TUICIÓN COM­PAR­TI­DA, PERO DE VER­DAD

NuevaMujer - - PORTADA - Por Ro­cío Ve­ne­gas Al­caíno. @_ay­ro­cio

An­tes del 2013, la ley en­tre­ga­ba au­to­má­ti­ca­men­te la tuición a las ma­dres en ca­so de se­pa­ra­ción. Hoy, gra­cias a la Ley de Tuición Com­par­ti­da, es po­si­ble que am­bos pro­ge­ni­to­res lle­guen a un acuer­do de cui­da­dos que les per­mi­ta es­tar igual­men­te pre­sen­tes, ge­ne­ran­do avan­ces en la re­par­ti­ción jus­ta de ta­reas e im­por­tan­tes be­ne­fi­cios en ni­ñas y niños.

Ha­ce al­gu­nos años hu­bie­ra si­do un es­cán­da­lo: la ac­triz Lo­re­to Ara­ve­na se en­con­tra­ba pro­mo­cio­nan­do la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Sol­te­ra otra vez en Diana, el programa de Diana Bo­loc­co, cuan­do en me­dio de la con­ver­sa­ción, se re­fi­rió a su ma­ter­ni­dad, ex­pli­can­do que a veces ex­tra­ña a su pe­que­ña hi­ja Ema. ¿Por qué? Des­de que se di­vor­ció, con su pareja se di­vi­den de ma­ne­ra equi­ta­ti­va las ta­reas de cuidado. Es de­cir, tie­nen lo que se co­no­ce como un ré­gi­men de tuición com­par­ti­da. Lo­re­to Ara­ve­na y otros padres que han op­ta­do por es­te tipo de crian­za, nos con­ta­ron su ex­pe­rien­cia an­te una op­ción de vi­da que avan­za ca­da día con más fuerza. ¿Be­ne­fi­cios? Con­tri­bu­ye a la co­rres­pon­sa­bi­li­dad, fa­ci­li­ta el víncu­lo con am­bos pro­ge­ni­to­res y dis­mi­nu­ye la car­ga que por años han lle­va­do las mujeres. Cuan­do se se­pa­ró, Gon­za­lo Mu­ñoz, ac­tor y lo­cu­tor ra­dial, veía a su hijo Ben­ja­mín to­dos los días. “La idea de ver­lo fin de semana por me­dio me pa­re­cía te­rri­ble”, cuen­ta. Por eso, él y Fran­cis­ca, su ex pareja y también ac­triz, de­ci­die­ron que siem­pre iban a ve­lar por lo mejor pa­ra el niño. Así, ha­ce 13 años y an­tes de que se trans­for­ma­ra en una suer­te de ten­den­cia, co­men­za­ron a im­ple­men­tar una tuición com­par­ti­da adap­ta­ble a sus ne­ce­si­da­des.

“To­do lo que tie­ne que ver con Ben­ja­mín pa­sa por una cosa súper po­ten­te que se lla­ma diá­lo­go. Vi­vi­mos to­das las eta­pas: es­cu­char, eva­luar, de­ci­dir y ac­tuar”, de­ta­lla Gon­za­lo. Gra­cias a ese pro­ce­so, or­ga­ni­za­ron de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca sus va­ria­bles ho­ra­rios la­bo­ra­les evi­tan­do coin­ci­dir en en­sa­yos y fun­cio­nes. Pa­ra él, la cla­ve ha si­do man­te­ner una muy buena re­la­ción en­tre ellos, don­de lo pri­mor­dial es el bie­nes­tar de su hijo.

Un punto im­por­tan­te es con­ver­sar cla­ra­men­te las pau­tas y los acuer­dos que guia­rán la crian­za. En el ca­so de Lo­re­to Ara­ve­na, eso se fi­jó des­de el pri­mer día, es­ta­ble­cien­do qué días a la semana pa­sa con ca­da uno, in­clu­yen­do uno don­de ar­man pa­no­ra­mas pa­ra los tres,

ade­más de res­pe­tar ho­ra­rios y la crea­ción de há­bi­tos sa­lu­da­bles. También es­ta­ble­cie­ron un fin de semana com­ple­to al mes con ca­da uno, don­de pueden apro­ve­char de salir de San­tia­go o ha­cer pa­no­ra­mas más ex­ten­sos, las va­ca­cio­nes también se di­vi­den y las fiestas se tur­nan. Es­te sis­te­ma era el que más se aco­mo­da­ba a su si­tua­ción, pero pue­de va­riar se­gún la ne­ce­si­dad de ca­da fa­mi­lia. “Lle­ga­mos a esa op­ción por­que nos di­vor­cia­mos es­tan­do Ema muy pe­que­ñi­ta y el pa­pá quería ver­la tanto tiem­po como fue­se po­si­ble. Al principio me costó to­mar la de­ci­sión, por­que no quería es­tar sólo la mi­tad del tiem­po con mi hi­ja, pero des­pués de mu­cha re­fle­xión en­ten­di­mos que lo mejor era que ella pa­sa­ra tanto tiem­po con su ma­má como con su pa­pá”, re­ve­la la ac­triz, en­fa­ti­zan­do que pa­ra ella lo más im­por­tan­te es la cer­te­za de que am­bos tie­nen mu­cho amor y cuidado que en­tre­gar. Pa­ra Pa­me­la So­to, si­có­lo­ga, te­ra­peu­ta familiar y aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo, tan im­por­tan­te como las pau­tas co­mu­nes, es com­pren­der que exis­ten di­ver­sas for­mas de criar: “Cuan­do uno se separa hay una dis­tan­cia con la ex pareja. Los hijos no tie­nen por qué pa­de­cer esa di­fe­ren­cia, pueden nu­trir­se de ella. La re­par­ti­ción jus­ta de ro­les no tie­ne que ver sólo con lo que pue­de de­cir un juez, tie­ne que par­tir por­que uno en­tien­da qué es bueno pa­ra el niño o niña”, en­fa­ti­za la es­pe­cia­lis­ta.

RES­PE­TO Y DIÁ­LO­GO

Ha­ce un par de dé­ca­das la sola idea de in­vo­lu­crar en igual me­di­da a padres y ma­dres en la crian­za so­na­ba utó­pi­ca. Hoy la co­rres­pon­sa­bi­li­dad es­tá ca­da vez más pre­sen­te, de­jan­do en cla­ro que no hay ex­cu­sas pa­ra no re­par­tir equi­ta­ti­va­men­te los cui­da­dos. “Hemos ido avan­zan­do a un cuidado com­par­ti­do en­tre los padres”, co­men­ta So­to, apun­tan­do es­pe­cial­men­te a las pa­re­jas jó­ve­nes que se se­pa­ran, y op­tan con ca­da vez más fre­cuen­cia por es­te tipo de re­gí­me­nes. Pa­ra ella, la tuición com­par­ti­da de­be­ría ser la prio­ri­dad a la ho­ra de ver el cuidado. “Es súper im­por­tan­te res­guar­dar que los niños y las ni­ñas ten­gan un víncu­lo con am­bos padres. Que no sea sólo una re­la­ción de ver­se, como con los re­gí­me­nes de vi­si­ta. Es una re­la­ción don­de se es­pe­ra que ha­ya una comunicación di­rec­ta y re­gu­lar, don­de am­bos padres se res­pon­sa­bi­li­cen y hagan car­go del bie­nes­tar del niño”, ex­pli­ca.

Más allá de lo re­co­men­da­ble que pue­da ser la tuición com­par­ti­da, es ne­ce­sa­rio ana­li­zar ca­da ca­so en par­ti­cu­lar.

ABAN­DO­NAR EL JUI­CIO SO­CIAL

Ya sea dia­ria, se­ma­nal, quin­ce­nal o men­sual, la tuición com­par­ti­da es una op­ción que pue­de trans­for­mar la for­ma en que se vi­ve la crian­za hoy. Por un la­do, plan­tea que am­bos pro­ge­ni­to­res –más allá de las po­si­bi­li­da­des fí­si­cas, como ama­man­tar– tie­nen igual responsabilidad y ca­pa­ci­dad pa­ra cui­dar, abrién­do­le a los hom­bres las puer­tas de la crian­za res­pon­sa­ble. Por otro la­do, per­mi­te equi­li­brar los ro­les, de­jan­do de ad­ju­di­car a la mu­jer la responsabilidad prin­ci­pal den­tro de la crian­za. Lo­re­to Ara­ve­na re­co­mien­da de­jar de la­do las di­fe­ren­cias de pareja y tra­tar de tener una crian­za lo más equi­ta­ti­va po­si­ble. Sin em­bar­go, su pro­ce­so no ha es­ta­do exen­to de re­pro­ches y opi­nio­nes que no han si­do pe­di­das. “Le­jos lo que más me ha cos­ta­do en to­do es­te pro­ce­so es el jui­cio so­cial. Mu­cha gen­te me ha cues­tio­na­do por­que cree que pa­ra ser pa­pá bas­ta un fin de semana por me­dio y no es así”.

Si bien en un principio ex­tra­ña­ba mu­cho pa­sar to­dos los días con Ema, hoy apro­ve­cha de avan­zar en sus ac­ti­vi­da­des, pa­ra po­der de­di­car­le tiem­po de ca­li­dad cuan­do es­tán jun­tas. Ade­más, es en­fá­ti­ca en re­co­no­cer que esto es al­go ideal a lo que, pro­ba­ble­men­te, no to­das las mujeres pueden ac­ce­der al no con­tar con el apoyo ni la vo­lun­tad de sus ex pa­re­jas. Se­gún la primera “Ra­dio­gra­fía de la ma­má chi­le­na”, rea­li­za­da por Adi­mark en con­jun­to con una mul­ti­tien­da, el 41% de las mujeres se sien­te presionada a ser una madre per­fec­ta; mien­tras que la mi­tad se sien­te juz­ga­da por su for­ma de criar. ”Estamos asis­tien­do a un mo­men­to his­tó­ri­co”, plan­tea la si­có­lo­ga Pa­me­la So­to, re­fi­rién­do­se a las exi­gen­cias de las mujeres por un tra­to igua­li­ta­rio. La en­tra­da de padres que bus­quen ejer­cer su rol des­de la co­rres­pon­sa­bi­li­dad, con­tri­bui­ría a la fe­li­ci­dad de hi­jas e hijos y también a que la pre­sión so­bre las ma­dres dis­mi­nu­ya.

Pa­ra que es­te cam­bio sea efec­ti­vo es ne­ce­sa­rio que los dis­cur­sos co­mien­cen a cam­biar. La evi­den­cia cien­tí­fi­ca de­mues­tra que los hom­bres pueden ejer­cer una pa­ter­ni­dad res­pon­sa­ble, ha­cién­do­se car­go de ab­so­lu­ta­men­te to­das las ta­reas. Aho­ra es ne­ce­sa­rio que eso se tras­pa­se a es­pa­cios como los juz­ga­dos. “Los tri­bu­na­les son per­for­ma­ti­vos, eso quie­re de­cir que las ór­de­nes que ahí se dan re­fuer­zan con­duc­tas. Si en los jui­cios se si­gue di­cien­do que es la madre la en­car­ga­da de cui­dar, se es­ta­ble­cen ideas se­xis­tas, plan­teán­do­la como úni­ca res­pon­sa­ble”, con­clu­ye So­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.