Mó­ni­ca RIN­CÓN Voz in­flu­yen­te

NuevaMujer - - ANIVERSARIO -

Su es­pí­ri­tu jus­to y la cons­tan­te bús­que­da de la ver­dad, la si­túan co­mo una mu­jer de fé­rrea opi­nión. En lu­cha con­tra el des­equi­li­brio del po­der, es una de las co­mu­ni­ca­do­ras más des­ta­ca­das del país.

En po­co más de un mi­nu­to, Mó­ni­ca Rin­cón (42) re­su­me una pos­tu­ra al ai­re des­de su trin­che­ra en te­le­vi­sión. La pe­rio­dis­ta, con más de 20 años de tra­yec­to­ria, ha cau­sa­do re­vue­lo por las edi­to­ria­les in­for­ma­ti­vas que pre­pa­ra jun­to a su equi­po en CNN, e in­clu­so fue re­co­no­ci­da co­mo una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes de Chi­le. Des­de pe­que­ña fue ins­trui­da en el seno de una fa­mi­lia hu­ma­nis­ta. Con un pa­dre abo­ga­do y una ma­dre pro­fe­so­ra de len­gua­je, se acos­tum­bró a la lec­tu­ra, a pen­sar por sí mis­ma, mi­rar las trans­for­ma­cio­nes del país y a co­la­bo­rar en un sen­ti­do so­cial.

Es­to la lle­vó a es­tu­diar Pe­rio­dis­mo y, sus elec­cio­nes de vi­da e in­tere­ses de ni­ña, des­de una po­si­ción pri­vi­le­gia­da, co­mo ella mis­ma no du­da en re­co­no­cer, se con­di­cen con el rol que en­car­na hoy en el mun­do de las co­mu­ni­ca­cio­nes. “A los 14 años le di­je a mi ma­má que que­ría ser pe­rio­dis­ta, por­que me gus­ta­ba mu­cho co­mu­ni­car, bus­car la ver­dad y la his­to­ria. Lo que pa­ra mí no era otra co­sa que el pe­rio­dis­mo”, re­cuer­da.

A los 17 años de­jó su na­tal Con­cep­ción pa­ra se­guir la ca­rre­ra que que­ría en San­tia­go. Lue­go reali­zó un Ma­gís­ter en Cien­cia Po­lí­ti­ca, vi­vió en Inglaterra pa­ra apren­der in­glés y tra­ba­jó en di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Vi­vió hi­tos his­tó­ri­cos co­mo re­por­te­ra, co­mo la muer­te de Pi­no­chet o el te­rre­mo­to del 27F.

Con la con­cien­cia crí­ti­ca con­tra la de­sigual­dad co­mo mo­tor de vi­da, no di­si­mu­la y ha­bla sin ta­pu­jos so­bre te­mas gé­ne­ro, pues se pre­sen­ta co­mo fe­mi­nis­ta. Aho­ra la ve­mos en el pro­gra­ma Con­cien­cia In­clu­si­va, don­de de­fien­de las mi­no­rías y, por su­pues­to, su ta­rea de in­for­mar la asu­me con la res­pon­sa­bi­li­dad de una ex­per­ta.

La he­mos vis­to plan­tear sin re­pa­ros la in­to­le­ran­cia, tras el co­bar­de ata­que que su­frie­ron tres mu­je­res en la Mar­cha por el Abor­to, Li­bre y Se­gu­ro, en ju­lio de es­te año; cues­tio­nar las de­cla­ra­cio­nes del ar­zo­bis­po Ricardo Ez­za­ti; y acla­rar al se­na­dor Juan An­to­nio Co­lo­ma el sig­ni­fi­ca­do del ma­chis­mo.

“Lle­gué al fe­mi­nis­mo de ma­ne­ra na­tu­ral. Es un te­ma que siem­pre me ha mo­ti­va­do y es otra for­ma de de­sigual­dad, co­mo lo es la po­lí­ti­ca, la eco­no­mía. En es­te ca­so las per­ju­di­ca­das son las mu­je­res y, más aún, las más po­bres”, di­ce. Se­gún la pe­rio­dis­ta, su pro­pio ru­bro -co­mo to­dos- no es­tá exen­to de ma­chis­mo u obs­tácu­los pa­ra ser una mu­jer co­mu­ni­ca­do­ra. “To­da­vía exis­te re­sis­ten­cia a que las mu­je­res to­men lu­gar en el po­der, co­mo aca­ba de pa­sar con la Co­mi­sión de Re­for­ma al Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal”, co­men­ta.

“Si­gue sien­do más di­fí­cil pa­ra las mu­je­res dar su opi­nión. To­da­vía los fi­nes de se­ma­na la ma­yo­ría de co­lum­nis­tas son hom­bres”, di­ce, y ci­ta a la pen­sa­do­ra Mary Beard, quien plan­tea que una mu­jer que opi­na re­ci­be mu­cha más agre­si­vi­dad que un hom­bre, aún cuan­do di­ga lo mis­mo. “Tie­ne que ver con es­pa­cios que han si­do pre­do­mi­nan­te­men­te mas­cu­li­nos”. Aun­que re­co­no­ce que en Chi­le he­mos ga­na­do es­pa­cios en igual­dad de gé­ne­ro, la­men­ta que to­da­vía se per­pe­túen los es­te­reo­ti­pos tra­di­cio­na­les y se na­tu­ra­li­ce la vio­len­cia. La co­mu­ni­ca­do­ra es po­si­ti­va y pue­de ima­gi­nar un país sin ma­chis­mo, pro­ce­so, que ase­gu­ra, de­be ir de la mano de me­di­das con­cre­tas de las au­to­ri­da­des. “To­dos quie­nes es­tén a fa­vor de la igual­dad, de­be­rían ser fe­mi­nis­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.