Ne­rea DE UGAR­TE Transformar des­de la in­fan­cia

Crea­do­ra del mo­vi­mien­to La Re­be­lión del Cuer­po y la fun­da­ción Ni­ñas Va­lien­tes, ha de­di­ca­do la úl­ti­ma dé­ca­da de su vi­da al tra­ba­jo con mu­je­res y ni­ñas. Acá ex­pli­ca cuá­les son las mo­ti­va­cio­nes que la lle­va­ron a edu­car con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro.

NuevaMujer - - ANIVERSARIO -

Un Súper 8 en­ci­ma de su es­cri­to­rio y una no­ta que de­cía “Gra­cias, Ne­rea. Por pri­me­ra vez, en mis 50 años, tu­ve un or­gas­mo”. Ésa es la es­ce­na que, pa­ra la si­có­lo­ga y te­ra­peu­ta en si­co­lo­gía de la mu­jer, de­to­nó el im­pul­so que la man­tie­ne tra­ba­jan­do con la au­to­es­ti­ma. Eso pa­só en su pri­mer tra­ba­jo, lue­go de que en el con­tex­to de un ta­ller de “ha­bi­li­da­des pa­ra la vi­da”, orien­ta­do a je­fas de ho­gar, les pro­pu­sie­ra a las asis­ten­tes que em­pe­za­ran un ta­ller de se­xua­li­dad de for­ma clan­des­ti­na. Ahí se abor­da­ba la anato­mía, vio­len­cia se­xual y cons­truc­ción del pla­cer, en­tre otras te­má­ti­cas.

Des­de ni­ña vio con ra­bia las con­duc­tas ma­chis­tas, pe­ro no sa­bía to­da­vía po­ner­les un nom­bre. Se da­ba cuen­ta de que no es­ta­ba bien que los do­min­gos en fa­mi­lia ter­mi­na­ran con los hom­bres sen­ta­dos, y mu­je­res y ni­ñas en­fo­ca­das en re­ti­rar y lim­piar la me­sa. “Eso me enoja­ba vis­ce­ral­men­te. No po­día en­ten­der esa de­sigual­dad en un es­pa­cio tan co­ti­diano co­mo una so­bre­me­sa”, re­fle­xio­na.

Tan­to Ni­ñas Va­lien­tes co­mo La Re­be­lión del Cuer­po bus­can edu­car a ni­ñas y mu­je­res en la au­to­es­ti­ma, de­rri­ban­do los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro que con­di­cio­nan la exis­ten­cia. En la vi­da de Ne­rea, eso tam­po­co es ca­sual, y res­pon­de a la ex­pe­rien­cia de ha­ber vi­vi­do lo que re­co­no­ce co­mo una cár­cel, la pre­sión de cen­trar la vi­da en pa­re­cer­se a las mo­de­los con las que la pu­bli­ci­dad y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción bom­bar­dean a las ni­ñas. “Esos es­te­reo­ti­pos me en­fer­ma­ron por mu­chos años. Tu­ve un tras­torno a la con­duc­ta ali­men­ta­ria. Sen­tía que te­nía que ser tre­men­da­men­te fla­ca pa­ra po­der ser fe­liz. Ése es mi mo­tor hoy: no quie­ro que una ni­ña pien­se en eso en vez de pen­sar en co­sas que sean fa­vo­ra­bles pa­ra ella y la so­cie­dad”, con­fie­sa. “La in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca es un fac­tor súper im­por­tan­te en las mu­je­res, y hoy se ve co­mo un es­pa­cio po­si­ble”, di­ce. A su vez, agre­ga que, por eso mis­mo, mu­chas son ca­pa­ces de sa­lir de si­tua­cio­nes de vio­len­cia, ha­cién­do­se cons­cien­tes de que no es ne­ce­sa­rio so­por­tar mal­tra­tos por una cues­tión de sub­sis­ten­cia. Pa­ra ella, el es­ce­na­rio aún de­be ser trans­for­ma­do: “To­do es­tá cons­trui­do des­de los es­te­reo­ti­pos, las ideas que nor­man qué es lo mas­cu­lino y qué es lo fe­me­nino. Y hasta que eso no cam­bie, va­mos a se­guir edu­can­do ni­ñas y ni­ños des­pro­vis­tos de li­ber­tad pa­ra to­mar de­ci­sio­nes des­de una con­cien­cia crí­ti­ca y li­bre”, fi­na­li­za.

Tu­ve un tras­torno a la con­duc­ta ali­men­ta­ria. Sen­tía que te­nía que ser tre­men­da­men­te fla­ca pa­ra po­der ser fe­liz. Ése es mi mo­tor hoy: no quie­ro que una ni­ña pien­se en eso”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.