Vi­vir pa­ra CONTARLO

Es­tos ex­trac­tos for­man par­te del li­bro “Ído­las, his­to­rias de mu­je­res que ven­cie­ron el cán­cer de ma­ma”. Se en­cuen­tra a la ven­ta en li­bre­rías y la re­cau­da­ción se des­ti­na­rá a ac­ti­vi­da­des que me­jo­ren la ca­li­dad de vi­da de pa­cien­tes con cán­cer.

NuevaMujer - - SALUD -

Ca­mi­na­ba y llo­ra­ba. Fran­cis­ca Con­tre­ras avan­za­ba por la cal­za­da sur de la Ala­me­da so­por­tan­do las mi­ra­das de los tran­seún­tes que tra­ta­ban de ima­gi­nar por qué esa mu­cha­cha alta, del­ga­da, de 27 años, no de­ja­ba de llo­rar en esa tar­de de abril de un San­tia­go do­ble­men­te gris. Re­cién se ha­bía le­van­ta­do cuan­do, ca­mino al ba­ño, la toa­lla que lle­va­ba le ro­zó una de sus ma­mas pro­vo­cán­do­le un do­lor muy gran­de, del que hasta aho­ra no se ol­vi­da. En ri­gor, era un do­lor que siem­pre ha­bía es­ta­do ahí, pe­ro del que Fran­cis­ca no ha­bía to­ma­do con­cien­cia: “Des­de que mis hi­jos eran gua­guas, ese do­lor ya es- ta­ba. Cuan­do los to­ma­ba pa­ra dar­les pe­cho o pa­ra ha­cer­los dor­mir, siem­pre me do­lía el mis­mo lu­gar, el bor­de del es­co­te. Nun­ca le ha­bía pres­ta­do de­ma­sia­da aten­ción. Pe­ro ese día, cuan­do me me­tí a la du­cha, me to­qué y en­con­tré un po­ro­to”.

Pa­ra Fran­cis­ca, sal­tar del no sa­ber al diag­nós­ti­co pre­ci­so fue co­mo ir de las bra­sas al in­fierno. El on­có­lo­go le ex­pli­có que lo que ve­nía era una eta­pa di­fí­cil, que ha­bría que ha­cer nue­vos exá­me­nes, que era pre­ci­so de­ter­mi­nar si el pro­ble­ma es­ta­ba fo­ca­li­za­do o di­se­mi­na­do por su cuer­po, por­que al ser sen­si­ble a las hor­mo­nas, te­ner un ori­gen hor­mo­nal el es­tar ex­pues­ta a va­rios me­ses de pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas abría un flan­co de som­brío pro­nós­ti­co. — Doc­tor, pe­ro dí­ga­me. ¿ Es cán­cer?

— Sí, es cán­cer — le di­jo y al­go den­tro del cuer­po de Fran­cis­ca pa­re­ció que­brar­se. —Y cuál es mi pro­nós­ti­co de vi­da... ¿Cuán­to me que­da?

— No te pue­do dar esa res­pues­ta. Ne­ce­si­ta­ría el re­sul­ta­do de va­rios exá­me­nes pa­ra po­der de­cír­te­lo con exac­ti­tud.

Los úl­ti­mos exá­me­nes evi­den­cia­ron que el cán­cer ha­bía com­pro­me­ti­do al­gu­nos gan­glios, pe­ro no ha­bía afec­ta­do a ór­ga­nos im­por­tan­tes co­mo los pul­mo­nes o el hí­ga­do, tam­po­co los hue­sos. El mé­di­co fue cla­ro y ta­jan­te: “Te­ne­mos que ac­tuar aho­ra. No po­de­mos es­pe­rar”.

A me­nos de un mes de ha­ber si­do ope­ra­da por pri­me­ra vez, vol­vió a en­trar a pa­be­llón. Se fue a la clí­ni­ca con una al­moha­di­ta que le hi­cie­ron sus hi­jos. Fran­cis­ca se prac­ti­có una mas­tec­to­mía to­tal de la ma­ma que ya le ha­bían ope­ra­do, ade­más de la re­vi­sión del gan­glio cen­ti­ne­la, pues en la pri­me­ra ci­ru­gía le ha­bían ex­tir­pa­do al­gu­nos gan­glios sin sa­ber cuál era el ver­da­de­ro cen­ti­ne­la.

En no­viem­bre de 2016 con­ti­nua­ron las ci­ru­gías de re­cons­truc­ción. En una de esas in­ter­ven­cio­nes, cam­bia­ron el ex­pan­sor por el im­plan­te de­fi­ni­ti­vo e hi­cie­ron la mas­tec­to­mía de la se­gun­da ma­ma, ya que aun cuan­do la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca arro­jó que los nó­du­los que te­nía en esa ma­ma eran be­nig­nos, da­da su con­di­ción de pa­cien­te jo­ven, exis­tía la po­si­bi­li­dad de que un cán­cer de esa na­tu­ra­le­za vol­vie­ra a apa­re­cer. Por lo mis­mo, lue­go del ase­so­ra­mien­to ge­né­ti­co, se op­tó por la mas­tec­to­mía de re­duc­ción de ries­go con­tra­la­te­ral.

“Yo me diag­nos­ti­qué en 2015 y ya es­ta­mos en 2018. Lo he po­di­do so­bre­lle­var. Se vuel­ve a la vi­da, se vuel­ve a la nor­ma­li­dad. Cuan­do atra­vie­sas por si­tua­cio­nes lí­mi­te y miras ha­cia atrás te das cuen­ta de que una vi­ve preo­cu­pa­da por ton­te­ras que no va­len la pe­na. Mi vi­da cam­bió en cin­co se­gun­dos”. “Hoy el nú­me­ro de mu­je­res me­no­res de 35 años que su­fren el cán­cer va en au­men­to. Por pro­to­co­los, yo per­dí ocho me­ses va­lio­sos, lle­gué tar­de al diag­nós­ti­co. De ha­ber lle­ga­do a tiem­po tal vez me ha­bría evi­ta­do las qui­mio­te­ra­pias o la mas­tec­to­mía com­ple­ta. Nues­tra lec­ción de­be ser­vir pa­ra el res­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.