CO­LUM­NA PA­ME­LA VIC­TO­RIA

NuevaMujer - - SÍGUENOS Y GANA - Por Pa­me­la Vic­to­ria Uri­be Kun­car. Co­lum­nis­ta y ex­per­ta en Mo­da de la Es­cue­la de Par­sons the New School - Fashion Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy. @pa­me­vic­to­ria

Una mi­ra­da pro­fun­da a las ten­den­cias y el mun­do de la mo­da

Lo im­por­tan­te aquí no es só­lo el ta­len­to, sino que la fuer­za y el ri­gor que ayu­da a con­se­guir ese gran sue­ño”

Mu­je­res ins­pi­ran­do a otras mu­je­res, mu­je­res lu­chan­do con­tra el qué di­rán de las épo­cas de an­ta­ño, que pen­sa­ron, tra­ba­ja­ron y so­ña­ron en gran­de. No im­por­ta dón­de es­tés pa­ra­da, de dón­de ven­gas, cuán­to di­ne­ro ten­gas en el bol­si­llo o si dor­mis­te o no en cu­na de oro. Lo im­por­tan­te aquí no es só­lo el ta­len­to, sino que la fuer­za y el ri­gor que ayu­da a con­se­guir ese gran sue­ño. Los súper po­de­res que na­cen de esas vi­sio­nes de li­ber­tad con tan só­lo ce­rrar los ojos y que las hi­cie­ron per­pe­tuar­se en el tiem­po. Con do­ce ta­rri­tos de cre­ma, la re­ce­ta de la fa­mi­lia en mano, una hu­mil­de ma­le­ta, un sue­ño en su men­te, con la res­pon­sa­bi­li­dad de ser la ma­yor de ocho her­ma­nos y una vi­da aus­te­ra, Helena Ru­bins­tein se mar­cha a es­tu­diar Me­di­ci­na a Mel­bour­ne. El lu­gar don­de su piel blan­ca y ra­dian­te co­mien­za a pa­vi­men­tar el ca­mino de la in­dus­tria de la be­lle­za que es­ta­ba apun­to de na­cer. La cre­ma Va­la­ze es su pri­mer pro­duc­to de gran éxi­to, y la lle­vó a ga­nar 24.000 dó­la­res aus­tra­lia­nos en dos años. Con ese di­ne­ro, abre su pri­mer cen­tro de be­lle­za Beauty Va­la­ze 1905. ¿El gran éxi­to? Ha­ber des­cu­bier­to, me­dian­te su via­je a Eu­ro­pa, los di­fe­ren­tes ti­pos de piel y ofre­cer pro­duc­tos se­gún la ne­ce­si­dad de ca­da una. Rei Ka­wa­ku­bo, la mu­jer de­trás del con­cep­to de la an­ti­mo­da, una de las per­so­nas más in­flu­yen­tes en la in­dus­tria de los úl­ti­mos 40 años, cam­bió la for­ma en que se apre­cia­ba, crea­ba y ven­día ro­pa. “Siem­pre he per­se­gui­do nue­vas ma­ne­ras de pen­sar so­bre el di­se­ño, ne­gan- do los va­lo­res es­ta­ble­ci­dos, con­ven­cio­nes y aque­llo ge­ne­ral­men­te acep­ta­do por la so­cie­dad co­mo nor­ma”. La gran artesana de la cos­tu­ra, una mu­jer que cam­bió to­das las re­glas del jue­go, es hoy una de las ex­po­nen­tes más im­por­tan­tes del post­mo­der­nis­mo. Na­ci­da en To­kio, cre­ció en un am­bien­te de fa­mi­lia de cla­se me­dia y fue la más pe­que­ña de tres her­ma­nos que so­ñó en gran­de y tu­vo el co­ra­je de an­te­po­ner­se a su cul­tu­ra. Dia­ne Vree­land, una me­ce­na del si­glo XX. La es­cri­to­ra de mo­da pa­ra la re­vis­ta Har­per’s Ba­zaar y Vo­gue, co­no­ci­da fí­si­ca­men­te por su “fal­ta de be­lle­za”, acom­ple­ja­da des­de pe­que­ña y cu­ya ma­dre po­ten­ció en ella el sen­ti­do de la mo­da y del buen ves­tir. Efec­to que tras­cen­dió en su vi­da y que la lle­vó, mu­chos años después, a re­plan­tear el mun­do editorial, la ob­ser­va­ción de los cá­no­nes de be­lle­za es­ta­ble­ci­dos, po­ten­cian­do las “im­per­fec­cio­nes” de mo­de­los en las re­vis­tas. DV in­ven­tó des­de ce­ro una nue­va pro­fe­sión. La crea­ti­vi­dad y su ojo, es­pe­cial­men­te do­ta­do, la hi­cie­ron des­cu­brir gran­des ta­len­tos, que con los años, se con­vir­tie­ron en íco­nos inol­vi­da­bles. Via­jó por el mun­do, es­cri­bió, pro­du­jo y más tar­de ca­yó en las ma­nos del Cos­tu­me Ins­ti­tu­te del Me­tro­po­li­tan Mu­seum de Nue­va York, don­de le dio nue­va vi­da a un lu­gar só­lo en­fo­ca­do al ar­te tra­di­cio­nal. Mu­je­res que lo­gra­ron sus sueños, per­pe­tua­ron sus crea­cio­nes y nos las he­re­da­ron. “He da­do a mis hi­jos to­da la co­mo­di­dad y el di­ne­ro que un ser hu­mano pue­de re­ci­bir. ¿Pe­ro les he da­do su­fi­cien­te de mí mis­ma? No creo”, di­jo Helena Ru­bins­tein. Una lu­cha que hasta hoy si­gue en pie. ¿Se­rá ca­paz la so­cie­dad de de­jar de juz­gar­nos? ¿Nos po­dre­mos per­do­nar a no­so­tras mis­mas? Ya lo ve­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.