Ken­zo Ta­ka­da

El po­der de la crea­ti­vi­dad

NuevaMujer - - PERFIL - Por Gerty Oyar­ce Vás­quez y Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba.

Mien­tras lan­za­ba las fra­gan­cias Avon Li­fe Co­lour by Ken­zo Ta­ka­da en Bue­nos Ai­res, lo­gra­mos con­ver­sar en ex­clu­si­va con el ar­tis­ta so­bre los aro­mas, la in­dus­tria de la mo­da y de­ta­lles des­co­no­ci­dos de su vi­da.

Bue­nos Ai­res se con­vir­tió en la ciu­dad ele­gi­da pa­ra el lan­za­mien­to glo­bal de Avon Li­fe Co­lour, la nue­va fra­gan­cia co-crea­da con Ken­zo Ta­ka­da y Avon. Ken­zo com­par­tió con los in­vi­ta­dos los se­cre­tos del pro­ce­so crea­ti­vo, el po­der de los aro­mas y los co­lo­res. Tan­to el per­fu­me mas­cu­lino co­mo fe­me­nino con­ta­ron con la co­la­bo­ra­ción de maes­tros per­fu­mis­tas re­co­no­ci­dos mun­dial­men­te: Frank Voelkl y Oli­vier Cresp, de la pres­ti­gio­sa ca­sa Fir­me­nich.

“Pa­ra Avon Li­fe Co­lour real­men­te qui­se par­ti­ci­par y ha­cer al­go muy ener­gé­ti­co, jo­ven, per­pe­tuo. Esos prin­ci­pios real­men­te me hi­cie­ron em­pe­zar mi tra­ba­jo en una in­dus­tria co­lo­ri­da, su­ma­do al he­cho de que pin­to. Me pre­gun­té có­mo po­día te­ner una pa­le­ta de co­lor mez­cla­da con una de emo­cio­nes que pu­die­ran des­en­ca­de­nar to­do eso. To­dos los in­gre­dien­tes e in­fu­sio­nes re­fle­jan es­ta cla­se de co­lo­res que com­bi­nan con el lien­zo blan­co y la mag­no­lia. Re­fle­jan cier­tos co­lo­res y emo­cio­nes que son im­preg­na­dos en es­ta fra­gan­cia. Y no lo hi­ce so­lo: to­do el equi­po Avon par­ti­ci­pó en ese desafío”, ase­gu­ra el di­se­ña­dor.

Tam­bién se con­si­de­ra afor­tu­na­do por es­ta alian­za y el equi­po que for­mó. “Amo tra­ba­jar con sus gran­des ta­len­tos, y me en­can­ta el he­cho de que es­toy tra­ba­jan­do con gen­te que real­men­te tie­ne mi mis­ma pa­sión y tam­bién el he­cho de que he po­di­do rea­li­zar dos fra­gan­cias. Fue un gran tra­ba­jo de equi­po di­se­ñar y crear to­do el pro­ce­so y en­con­trar una te­má­ti­ca al­re­de­dor de ello. Tra­ba­jar en un pro­yec­to don­de pue­des im­ple­men­tar to­dos los có­di­gos del lu­jo, pe­ro ha­cién­do­los muy ac­ce­si­bles y de­mo­crá­ti­cos, es muy desafian­te y tam­bién muy di­ver­ti­do”.

¿Por qué un per­fu­me pue­de de­fi­nir­se co­mo ar­te?

Uno siem­pre em­pie­za por una ho­ja en blan­co y co­mien­za a di­bu­jar las pri­me­ras lí­neas con ba­se en lo que la ins­pi­ra­ción te lle­ve. El pro­ce­so crea­ti­vo siem­pre tie­ne los mis­mos pi­la­res.

¿Cuál es tu aro­ma fa­vo­ri­to en la vi­da?

Los aro­mas que amo y uso, in­clu­so cuan­do ha­go las fra­gan­cias con los per­fu­mis­tas, co­mo Avon Li­fe Co­lour, son los que ge­ne­ral­men­te me traen re­cuer­dos emo­cio­nan­tes.

Hay uno que par­ti­cu­lar­men­te re­cuer­do muy fuer­te de mi in­fan­cia. En Ja­pón, después de la gue­rra, du­ran­te los años 40 y 50, los ja­po­ne­ses no usa­ban mu­chas fra­gan­cias, pe­ro mi ma­dre so­lía po­ner pe­da­ci­tos de ma­de­ra de sán­da­lo en los bra­zos de su ki­mono y en los di­fe­ren­tes ar­ma­rios de la ca­sa don­de cre­cí. És­te es un aro­ma par­ti­cu­lar que me ha­ce re­cor­dar esa épo­ca de mi vi­da. Creo que el gus­to de ca­da uno de no­so­tros se cons­tru­ye a tra­vés del tiem­po y de las emo­cio­nes que vi­vi­mos.

¿Qué hábitos guar­das de la cul­tu­ra asiá­ti­ca?

Hoy real­men­te si­go dis­fru­tan­do la co­mi­da ja­po­ne­sa. Siem­pre in­ten­to co­mer en di­fe­ren­tes res­tau­ran­tes en Pa­rís, in­clui­do el res­tau­rant To­yo y va­rios otros. No pue­do me­di­tar, pe­ro prac­ti­co yo­ga to­dos los días. Mi de­par­ta­men­to en Pa­rís lo de­co­ro con va­rias obras asiá­ti­cas y en mi tra­ba­jo in­ten­to en­con­trar ins­pi­ra­ción en Asia.

Lle­gas­te a Pa­rís so­lo y sin di­ne­ro. ¿Có­mo de­rri­bas­te los pre­jui­cios en tu con­tra?

De­fi­ni­ti­va­men­te, no fue fá­cil. To­das las per­so­nas en Ja­pón, y hasta los ja­po­ne­ses que se en­con­tra­ban en Fran­cia, me di­je­ron que iba a ser im­po­si­ble rea­li­zar­lo. A pe­sar de eso, y tras mu­cho es­fuer­zo, pu­de rea­li­zar­lo. Al­gu­nas ve­ces no te­ne­mos que es­cu­char to­do lo que los de­más nos di­cen. Sim­ple­men­te con­fiar y se­guir tus pro­pias am­bi­cio­nes.

¿Có­mo ves los cam­bios de la in­dus­tria de la mo­da?

Da­do que los 70 ob­via­men­te eran muy di­fe­ren­tes, ha­bía al­gu­nas ten­den­cias, pe­ro só­lo una pe­que­ña par­te del mun­do te­nía un in­te­rés fuer­te en ellas. Des­de los 80 y 90, la ma­ne­ra de tra­ba­jar real­men­te cam­bió y, con la lle­ga­da de los compu­tado­res y las co­mu­ni­ca­cio­nes, la ma­ne­ra de ha­cer mar­ke­ting y to­das las he­rra­mien­tas al­re­de­dor de la mo­da cam­bia­ron. Otra gran co­sa vino jun­to con es­ta épo­ca: la mo­da real­men­te se vol­vió glo­bal.

¿Có­mo ves la mo­da ac­tual con­si­de­ran­do to­do lo que has vi­vi­do?

La mo­da real­men­te es­tá al­can­zan­do al mun­do en su ba­se glo­bal, lo cual reivin­di­ca que pue­des en­con­trar cual­quier co­sa que te gus­te en cual­quier lu­gar del mun­do, y eso es al­go que en­cuen­tro ab­so­lu­ta­men­te fan­tás­ti­co. Lo úni­co que la­men­to es que an­tes, cuan­do via­ja­bas a otros paí­ses, po­días en­con­trar co­sas que es­ta­ban só­lo ahí. Eso pa­sa ca­da vez me­nos y, en su ma­yo­ría, pue­des en­con­trar las mis­mas co­sas en

Nue­va York o en San­tia­go. Es una es­pe­cie de in­ten­to de ha­cer­lo más ma­si­vo. Aun­que pien­so que es­tá bien, por­que eso sig­ni­fi­ca que es­tá al al­can­ce de to­dos.

En va­rias en­tre­vis­tas di­ces que la mo­da se ha vuel­to muy ho­mo­gé­nea. ¿Cree que es abu­rri­do o ayu­da a de­mo­cra­ti­zar­la?

Es bueno, pe­ro al mis­mo tiem­po no pue­des te­ner­lo to­do. Ex­tra­ño el he­cho de que, por ejem­plo, pue­da ir a tu país y en­con­trar fá­cil­men­te co­sas pro­pias de ahí. Aho­ra en­cuen­tras mu­chas mar­cas glo­ba­les en cual­quier lu­gar. De cier­to mo­do es bueno, pe­ro de­be­ría­mos dar­le una opor­tu­ni­dad a lo lo­cal. ¿Qué pien­sas de mo­vi­mien­tos co­mo el “body po­si­ti­ve”, de sa­lir­nos un po­co del canon de un pe­so y un cuer­po ideal?

Es lo me­jor, por­que mu­chos crea­do­res han te­ni­do pro­ble­mas en el pa­sa­do de­bi­do a lo que ha pa­sa­do re­cien­te­men­te en la in­dus­tria de la mo­da. Ob­via­men­te, me con­si­de­ro muy di­ver­so y fui uno de los pri­me­ros di­se­ña­do­res en ele­gir gen­te de cual­quier ori­gen pa­ra mis des­fi­les. El he­cho de que el te­ma del pe­so es­té cam­bian­do en la mo­da pien­so que es pa­ra me­jor. El ob­je­ti­vo de la mo­da es ser ca­paz de sa­tis­fa­cer el ojo, y de­pen­de de có­mo quie­ras pro­ce­sar eso, de la per­so­na a quien di­ri­jas el men­sa­je que quie­res crear y el sue­ño que quie­ras con­tar.

¿Có­mo des­cri­bi­rías a una mu­jer po­de­ro­sa?

Só­lo creo en la con­fian­za en uno mis­mo, sin im­por­tar el as­pec­to fí­si­co. Las mu­je­res de­be­rían es­tar or­gu­llo­sas, son úni­cas y ma­ra­vi­llo­sas. El mun­do no se­ría na­da sin ellas.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti la ju­ven­tud? Tie­nes 79 años y tu ener­gía es tre­men­da.

No me gus­ta pen­sar en mi edad. En fe­bre­ro cum­pli­ré 80 años, pe­ro de al­gu­na for­ma me gus­ta se­guir pen­san­do que ten­go 50 o 60. Pien­so que a to­das las per­so­nas de mi edad les pa­sa lo mis­mo. Nos en­can­ta­ría se­guir sien­do jó­ve­nes la ma­yor can­ti­dad de tiem­po po­si­ble. In­ten­to man­te­ner­me en buen es­ta­do y cui­dar­me to­dos los días yen­do al gim­na­sio, ha­cien­do yo­ga y rea­li­zán­do­me ma­sa­jes. Pe­ro lo que real­men­te me man­tie­ne jo­ven es mi fan­tás­ti­co equi­po con el que tra­ba­jo dia­ria­men­te y tra­ba­jar jun­to a Avon.

¿Cuál se­ría tu re­co­men­da­ción pa­ra se­guir sien­do crea­ti­vo?

Cu­rio­si­dad, men­te abierta y no te­ner­le mie­do a nue­vas aven­tu­ras y des­cu­bri­mien­tos. La ins­pi­ra­ción vie­ne de las emo­cio­nes.

Pa­ra se­guir sien­do crea­ti­vo. ¿Es im­por­tan­te el or­den del es­pa­cio y los ho­ra­rios?

En el pro­ce­so crea­ti­vo es muy im­por­tan­te con­tar con un es­pa­cio en don­de sen­tir­se bien y que ge­ne­re una bue­na ener­gía. Ade­más, tie­nes que lle­var­te bien con el equi­po con el que tra­ba­jas, ya que son co­mo tu fa­mi­lia. Si no tie­nes eso, y ade­más te es­tre­sas o hay co­sas que te po­nen an­sio­so, es más di­fí­cil ser crea­ti­vo.

¿En­cuen­tras ins­pi­ra­ción en la tec­no­lo­gía?

Vi­vi­mos, con­su­mi­mos y nos co­mu­ni­ca­mos de ma­ne­ra muy di­fe­ren­te que ha­ce 30 años. A pe­sar de mi edad, ne­ce­si­to adap­tar­me y es­to es de­fi­ni­ti­va­men­te par­te de mi ins­pi­ra­ción y tra­ba­jo.

¿Qué opi­nas de las re­des so­cia­les? ¿Te gus­tan?

Las re­des so­cia­les cam­bia­ron nues­tra for­ma de co­mu­ni­car­nos, así co­mo tam­bién in­flu­yen en el mar­ke­ting y con­su­mo. Cla­ra­men­te, pa­ra bien, pe­ro, en mi opi­nión, de­be­ría­mos usar­lo con cier­tos lí­mi­tes pa­ra no rom­per ni des­gas­tar nues­tras re­la­cio­nes. Per­so­nal­men­te, no me gus­ta ex­po­ner­me mu­cho, así que só­lo las uti­li­zo pa­ra mi vi­da pri­va­da.

¿Un país que te ins­pi­ra?

¡To­dos! He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer mu­chos paí­ses y des­cu­brir co­sas ma­ra­vi­llo­sas, así que no hay uno en par­ti­cu­lar. He via­ja­do por Su­da­mé­ri­ca, Asia y Eu­ro­pa y por otras mu­chas re­gio­nes del mun­do, y siem­pre he des­cu­bier­to co­sas in­creí­bles. En es­te mo­men­to, me gus­ta via­jar a Ja­pón y re­des­cu­brir mi país na­tal. Un país que de­jé a muy tem­pra­na edad.

Al­gu­nas ve­ces no te­ne­mos que es­cu­char to­do lo que los de­más nos di­cen. Sim­ple­men­te con­fiar y se­guir tus pro­pias am­bi­cio­nes”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.