EL PO­DER de las ma­nua­li­da­des

NuevaMujer - - MATERIAPRIMA - Por Ale­jan­dra Fe­rrer, Di­rec­to­ra Ma­te­ria­pri­ma

En es­tos tiem­pos, los días se nos pa­san vo­lan­do in­ten­tan­do dar con los di­fe­ren­tes ro­les que de­be­mos o que­re­mos cum­plir, ge­ne­ran­do un rit­mo de vi­da que mu­chas ve­ces nos im­pi­de dis­fru­tar de las co­sas sim­ples de la vi­da. Soy una con­ven­ci­da de que es ho­ra de dar una vuel­ta de ti­món y ge­ne­rar ac­cio­nes con­cre­tas que nos per­mi­tan vol­ver a dis­fru­tar de la vi­da. Se­gu­ra­men­te, mu­chos de us­te­des ya han en­con­tra­do al­gu­na vía de es­ca­pe a es­te pro­ble­ma me­dian­te ac­ti­vi­da­des que los re­la­jen, co­mo el de­por­te, la lec­tu­ra, la me­di­ta­ción o al­gún hobby. No soy mé­di­co, ni si­có­lo­ga, ni gu­rú. Pe­ro, des­de mi ám­bi­to –el mun­do de las ma­nua­li­da­des– pue­do con­tar­les que soy tes­ti­go per­ma­nen­te­men­te de la enor­me ayu­da que és­tas otor­gan. La­bo­res co­mo el te­ji­do, la pin­tu­ra, el bor­da­do, la ce­rá­mi­ca, el scrap­book, let­te­ri­ng, patch­work y mu­chas más, nos dan un es­pa­cio pa­ra sa­lir­nos por un mo­men­to de la vo­rá­gi­ne. El au­ge de las ar­tes ma­nua­les ca­da día co­bra más fuer­za, ya que son te­ra­péu­ti­cas en di­ver­sos sen­ti­dos: nos re­la­jan, apor­tan sa­tis­fac­ción, nos ayu­dan a crear nue­vos víncu­los so­cia­les e, in­clu­so, for­ta­le­cen nues­tra au­to­es­ti­ma. El só­lo ac­to de re­unir­nos en torno a una ac­ti­vi­dad, en­ri­que­ce nues­tras vi­das y nos ayu­da a se­re­nar­nos. El com­pro­bar que so­mos ca­pa­ces de crear al­go con pa­cien­cia y amor nos re­por­ta enor­mes be­ne­fi­cios cog­ni­ti­vos y aními­cos. Es im­por­tan­te des­ta­car que es­tos be­ne­fi­cios no son só­lo pa­ra los adul­tos, sino tam­bién pa­ra los ni­ños. El tra­ba­jo ma­nual es­ti­mu­la su ima­gi­na­ción, sus ha­bi­li­da­des mo­tri­ces, con­cen­tra­ción y au­to­es­ti­ma. Mu­chos si­co­pe­da­go­gos lo uti­li­zan co­mo un apo­yo en los tra­ta­mien­tos, pues fa­vo­re­ce el apren­di­za­je, ayu­da a dis­mi­nuir la an­sie­dad e hi­per­ac­ti­vi­dad. Quie­ro des­ta­car al­go que me pa­re­ce muy im­por­tan­te: a di­fe­ren­cia de lo que se asu­mía tra­di­cio­nal­men­te, las ma­nua­li­da­des no son só­lo pa­ra las mu­je­res. Los hom­bres tam­bién pue­den desa­rro­llar­las con éxi­to. El in­te­rés mas­cu­lino en es­te ám­bi­to au­men­ta ca­da día más, y así han ido sur­gien­do no­ta­bles crea­do­res que se des­ta­can en di­fe­ren­tes téc­ni­cas. Tan­to así, que in­clu­so exis­ten gru­pos de hom­bres que se reúnen pa­ra con­ver­sar y re­la­jar­se en torno a una ac­ti­vi­dad ma­nual. Hoy en día, las ma­nua­li­da­des se han trans­for­ma­do en un es­ti­lo de vi­da, pa­san­do de com­prar to­do co­mo “ca­sa pi­lo­to”, a la in­quie­tud de crear y plas­mar en ca­da ob­je­to o rin­cón al­go que nos iden­ti­fi­que. Ca­da vez es más co­mún que las ce­le­bra­cio­nes, es­pa­cios per­so­na­les, ro­pa o ac­ce­so­rios, sean in­ter­ve­ni­dos crean­do ob­je­tos úni­cos, he­chos pa­ra una oca­sión de­ter­mi­na­da. Por úl­ti­mo, quie­ro des­ta­car que las ma­nua­li­da­des se han trans­for­ma­do en em­pren­di­mien­tos, ya sea co­mo pri­me­ra o se­gun­da fuen­te de in­gre­sos pa­ra el ho­gar. Una de sus prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas es que pue­des co­men­zar en un pe­que­ño rin­cón de tu ca­sa y con po­co ca­pi­tal. El úni­co re­qui­si­to es la crea­ti­vi­dad e in­no­va­ción. Ca­da día sur­gen nue­vos ar­tis­tas y ta­lle­res que ofre­cen pro­duc­tos y cla­ses de las más va­ria­das téc­ni­cas. Las po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas, to­dos po­de­mos apren­der y, cuan­do veas los re­sul­ta­dos, ¡te sor­pren­de­rás!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.