TEN­DEN­CIAS

NuevaMujer - - SÍGUENOS Y GANA - Por Ro­cío Ve­ne­gas Al­caíno.

La in­fluen­cia de la astrología en las re­des so­cia­les

Dis­tan­tes de las pre­dic­cio­nes ta­jan­tes, con un len­gua­je cer­cano y abier­tas a las nue­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes de iden­ti­dad de gé­ne­ro. Es­tas tres as­tró­lo­gas han acercado el mi­le­na­rio es­tu­dio de los astros a las re­des so­cia­les pa­ra en­se­ñar y di­fun­dir su ofi­cio.

PALOMA PA­CHE­CO: TÚ CREAS TU DES­TINO (@TZADELUA) Ca­si a la par que apren­día a ha­blar, se acer­có a la astrología. Su ma­dri­na, quien tie­ne pre­sen­cia de ma­dre en su vi­da, es as­tró­lo­ga y ta­ro­tis­ta y, de a po­co, le iba mos­tran­do los sig­nos, sus ca­rac­te­rís­ti­cas y aso­cia­cio­nes. Ape­nas pu­do, co­men­zó a to­mar ta­lle­res y a for­mar­se, tan­to en astrología co­mo en in­ter­pre­ta­ción del ta­rot. Co­mo bue­na mi­llen­nial, in­ter­net tam­bién ha si­do su gran alia­do, dán­do­le la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar to­dos los días de su vi­da. Egre­sa­da de Teo­ría e His­to­ria del Ar­te, Paloma vin­cu­la am­bas dis­ci­pli­nas a la ho­ra de es­cri­bir de for­ma cohe­ren­te y fá­cil de di­ge­rir. Co­mo una for­ma de or­de­nar su ca­be­za, creó el Ins­ta­gram @ tzadelua, don­de des­ta­ca los mo­vi­mien­tos as­tro­ló­gi­cos y la re­per­cu­sión que tie­nen en su en­torno, o re­fle­xio­nes e ideas que na­cen de ella. Así, va or­de­nan­do los su­ce­sos que ve a su al­re­de­dor. Des­de chi­ca se que­da­ba pe­ga­da ob­ser­van­do la Lu­na. Hoy su fi­ja­ción con el sa­té­li­te si­gue vi­gen­te. Lo atri­bu­ye a la cer­ca­nía que tie­ne con la Tie­rra y a la for­ma en que in­flu­ye en có­mo nos sen­ti­mos, tan mo­vi­dos co­mo las ma­reas. Ade­más de la cer­ca­nía vi­sual que te­ne­mos con el úni­co as­tro que, sin te­les­co­pio, no se ve co­mo un pun­ti­to.

“La astrología con­si­de­ra que el mun­do es­tá tan vi­vo co­mo no­so­tros”, afir­ma, con­tan­do que en su ge­ne­ra­ción ve una gran aper­tu­ra a esos te­mas, lo que atri­bu­ye a una ne­ce­si­dad de in­te­grar co­sas nue­vas pa­ra po­der com­pren­der me­jor el mun­do y sus pro­ce­sos. “La gen­te pue­de pre­gun­tar lo que quie­ra, y tam­bién le pue­den res­pon­der lo que quie­ran. Yo no tra­ba­jo adi­vi­na­to­ria­men­te con nin­gu­na de las he­rra­mien­tas, siem­pre di­go que la idea es in­ter­pre­tar y re­fle­xio­nar”, ex­pli­ca. Acla­ra que en to­do

es­to, uno de los as­pec­tos más im­por­tan­tes es po­der ser se­lec­ti­va, pues la in­for­ma­ción es in­fi­ni­ta co­mo el uni­ver­so, y pue­de re­sul­tar abru­ma­do­ra.

Más allá de la com­pa­ti­bi­li­dad, Paloma cree que una de las pre­gun­tas que más acer­ca a la gen­te con la astrología o el ta­rot es en­ten­der el amor: “¿Qué sien­te por mí?” es una de las pre­gun­tas más he­chas. Des­ta­ca que gra­cias a per­so­nas co­mo Pe­dro En­gel, el acer­ca­mien­to va más allá de la sim­ple com­pa­ti­bi­li­dad y ve a la astrología co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra co­no­cer­se me­jor y en­ten­der los pro­pios pro­ce­sos.

Es crí­ti­ca con la astrología tra­di­cio­nal, por­que la con­si­de­ra “adi­vi­na­to­ria, pre­dic­ti­va, bi­na­ria y pa­triar­cal”. Eso per­mi­te la emi­sión de jui­cios. Por ejem­plo, si sa­le un pun­to ne­ga­ti­vo den­tro de una car­ta astral, se in­ter­pre­ta co­mo si la vi­da, de ese mo­men­to en ade­lan­te, se vol­ve­rá te­rri­ble. “Se ven al­gu­nos pla­ne­tas co­mo ma­los, otros co­mo bue­nos y son cuer­pos as­tra­les en­te­ros”, ex­pli­ca. Pa­ra ella, es más fá­cil ha­blar con per­so­nas cer­ca­nas a su ge­ne­ra­ción, pues las ma­yo­res bus­can cer­te­zas y, en to­da dua­li­dad com­ple­ja, en­cuen­tran una con­tra­dic­ción que no son más que co­sas dis­tin­tas que pue­den co­exis­tir. Al­go si­mi­lar le ocu­rre con la mi­ra­da tra­di­cio­nal so­bre el gé­ne­ro y la se­xua­li­dad: “Vi­vi­mos un mun­do con es­pec­tro de gé­ne­ro sú­per am­plio. Ya no po­de­mos de­cir que los hom­bres son de Mar­te y las mu­je­res de Ve­nus. Ni un pla­ne­ta bueno ni uno ma­lo. Pa­ra mí, ése es un cam­bio pa­ra­dig­má­ti­co muy po­ten­te en la astrología mo­der­na, que es li­be­ra­do­ra. La idea es que co­no­cer te li­be­re, no te de­pri­ma. No es un jui­cio so­bre ti, es una cons­truc­ción sim­bó­li­ca que te pue­de ayu­dar, pe­ro tú creas tu des­tino”.

¿Qué nos de­pa­ran es­tos úl­ti­mos dos me­ses del año?

El res­to del año es­tá mar­ca­do por Ve­nus. Vol­ve­re­mos a co­nec­tar con te­mas co­lec­ti­vos que, lle­ván­do­los al plano per­so­nal, se re­la­cio­nan con eva­luar lo que he­mos cam­bia­do en los úl­ti­mos me­ses, don­de nues­tras cer­te­zas se han pues­to en du­da. Ade­más, Ve­nus en­tró en Escorpio en sep­tiem­bre, y eso desafía nues­tros de­seos, re­la­cio­nes, víncu­los y afec­tos. El te­ma va más allá del amor ro­mán­ti­co, tie­ne que ver con la au­to­es­ti­ma, con pre­gun­tar­nos qué sien­to que me­rez­co.

MIAU ASTRAL: PA­SIÓN POR LO OCUL­TO (@MIAUASTRAL)

Pa­ra Con­sue­lo Ulloa, la astrología par­tió co­mo una cer­ca­nía na­tu­ral a lo que se re­fie­re co­mo “ocul­to”. A los ocho años, le pi­dió a su ma­má que le comprara una re­vis­ta don­de apa­re­cían las car­tas del ta­rot pa­ra re­cor­tar. Se las leía a sus com­pa­ñe­ras y se di­ver­tía. Lue­go pa­só a mi­rar su car­ta astral en por­ta­les co­mo Gru­po Ve­nus y, años des­pués, en me­dio de una cri­sis, una ami­ga le mos­tró a Mia Astral. Le­yen­do sus in­for­mes – en ese en­ton­ces es­cri­tos y muy de­ta­lla­dos– co­men­zó a fi­jar­se en la pro­fun­di­dad de la astrología y a en­con­trar­le ca­da vez más sen­ti­do.

Ha­ce dos años, una as­tró­lo­ga le le­yó la car­ta astral, cons­ta­tan­do que la lec­tu­ra pre­via que ha­bía he­cho an­tes es­ta­ba muy com­ple­ta. Una mez­cla de ur­gen­cia eco­nó­mi­ca (te­nía que pa­gar una de­man­da con­tra el CAE) y se­gu­ri­dad en sus co­no­ci­mien­tos, la lle­va­ron a ofre­cer lec­tu­ras de car­ta na­tal. Des­de ese mo­men­to no ha pa­ra­do. Con­ci­be la astrología co­mo una he­rra­mien­ta, en tér­mi­nos de tra­ba­jo per­so­nal y con­cien­cia de quién eres. Pa­ra gra­fi­car­lo, en

su Ins­ta­gram, sue­le ha­cer gan­chos con la cul­tu­ra pop. Mues­tra, por ejem­plo, ti­tu­la­res don­de se re­la­tan una se­gui­di­lla de quie­bres de pa­re­jas fa­mo­sas en con­tex­tos don­de los pla­ne­tas es­tán en ali­nea­cio­nes com­ple­jas en el cam­po ro­mán­ti­co. “No es tan eté­reo. To­do se ma­ni­fies­ta en co­sas con­cre­tas”, afir­ma.

“Me car­ga la pre­dic­ción y la pre­dis­po­si­ción”, sen­ten­cia. Asi­mis­mo, co­men­ta que, por ex­pe­rien­cia pro­pia, sa­be que más allá de una si­nas­tría per­fec­ta (com­pa­ti­bi­li­dad de car­tas as­tra­les) pue­den exis­tir in­clu­so víncu­los vio­len­tos, de los que es ne­ce­sa­rio ale­jar­se, ha­cien­do un lla­ma­do a mi­rar ca­da si­tua­ción con sus par­ti­cu­la­ri­da­des, an­tes de se­guir cie­ga­men­te una idea.

An­tes de em­pe­zar una lec­tu­ra, nun­ca mar­ca si la per­so­na es hom­bre o mu­jer. Es que bus­ca ale­jar­se de las ca­rac­te­rís­ti­cas de­fi­ni­das por los es­te­reo­ti­pos, plan­tean­do que las ener­gías fe­me­ni­nas y mas­cu­li­nas exis­ten en to­das las per­so­nas, con dis­tin­tas pon­de­ra­cio­nes, que van más allá de las ca­rac­te­rís­ti­cas bio­ló­gi­cas.

No so­mos 100% mu­je­res ni

100% hom­bres. Hay in­fi­ni­tas aris­tas, por ejem­plo, los hom­bres que tie­nen Ve­nus en Cán­cer son sú­per fe­me­ni­nos. Su ma­ne­ra de ma­ni­fes­tar el de­seo en las re­la­cio­nes es de cui­dar. Los que tie­nen Ve­nus en Piscis son muy ro­mán­ti­cos, y eso tam­bién vie­ne de lo fe­me­nino. Hay que ir in­te­grán­do­lo”, dic­ta.

¿Qué nos de­pa­ran es­tos úl­ti­mos dos me­ses del año?

Jú­pi­ter en­tra en Sagitario el 9 de no­viem­bre, ha­blan­do un po­co de ex­pan­sión de co­no­ci­mien­to y ver­dad, pe­ro tam­bién pue­de ver­se en ideas dog­má­ti­cas, co­mo lo que ocu­rre en Bra­sil con Bol­so­na­ro. Por otro la­do, van a apa­re­cer dis­cur­sos con Cán­cer, que nos ha­rán sol­tar es­truc­tu­ras de po­der, lle­ván­do­nos a abra­zar una co­mo­di­dad emo­cio­nal. En 2020 se vie­ne una con­ju­ción en­tre Sa­turno y Plu­tón, que no ocu­rre des­de 1518, épo­ca de la re­for­ma re­li­gio­sa. Se vie­nen su­ce­sos po­lí­ti­cos fuer­tes, y te­ne­mos que sa­ber quié­nes so­mos. Eso es im­por­tan­te, por­que des­de esa co­mo­di­dad po­dre­mos sa­ber quié­nes so­mos, a quién le va­mos a creer.

LOS SUE­ÑOS E IMÁ­GE­NES DE TROPIC (TROPIC.CL)

La pri­me­ra ener­gía con la que co­nec­tó Fran­cis­ca Ger­main fue la de sus pro­pios sue­ños. Lue­go de una te­ra­pia de acu­pun­tu­ra, que lo­gró ter­mi­nar con unos inex­pli­ca­bles do­lo­res de ca­be­za, sin­tió la cer­te­za que de­bía sa­nar mu­chas co­sas en su in­te­rior pa­ra ser más fe­liz. En esa bús­que­da por en­ten­der las ener­gías, lle­gó a una lec­tu­ra de car­ta astral, que le hi­zo pleno sen­ti­do. Co­men­zó a es­tu­diar los pla­ne­tas y sus mo­vi­mien­tos, fas­ci­nán­do­se con la idea de que nues­tro al­to por­cen­ta­je de agua nos co­nec­ta con el mo­vi­mien­to de la lu­na y los pla­ne­tas. Tal co­mo su­ce­de con las ma­reas. Fran­cis­ca es la fundadora de Tropic, una pla­ta­for­ma que ha­ce cin­co años, a tra­vés de una pá­gi­na web y sus re­des so­cia­les, com­ple­men­ta la astrología con una atrac­ti­va pro­pues­ta vi­sual, que hoy tra­ba­ja jun­to a la ilus­tra­do­ra Ma­ría Jo­sé Car­lier (@ ma­ria­jo­se­car­lier). Am­bas bus­can es­ca­par de la clá­si­ca es­té­ti­ca de por­ta­les as­tro­ló­gi­cos re­car­ga­dos de án­ge­les, bo­las de cris­tal y mú­si­ca eso­té­ri­ca, crean­do imá­ge­nes que lo­gren trans­mi­tir cal­ma, en con­cor­dan­cia con los men­sa­jes en­fo­ca­dos en la ex­plo­ra­ción per­so­nal que de­ter­mi­na su pro­yec­to.

Pa­ra for­mar­se ha re­cu­rri­do a to­do: ta­lle­res, pro­fe­so­res, ami­gos y, por su­pues­to, in­ter­net, es­pa­cio en el que siem­pre se ha sen­ti­do có­mo­da. De ni­ña, se que­da­ba has­ta tar­de na­ve­gan­do y hoy ve las re­des so­cia­les co­mo una ex­ten­sión de lo que ha­ce. Cuan­do de­ci­dió fun­dar Tropic co­men­zó con un blog, don­de par­te de su mé­to­do de es­tu­dio era ir su­bien­do lo que apren­día. “La astrología me en­tre­tie­ne y ayu­da a en­ten­der pro­ce­sos, y me ha­ce te­ner ple­na cons­cien­cia de que so­mos ener­gía y que por al­go na­ci­mos a de­ter­mi­na­da ho­ra y en de­ter­mi­na­do lu­gar. Ayu­da a con­fiar”, re­cal­ca.

A mi­llo­nes de ki­ló­me­tros, los pla­ne­tas se mue­ven y eso tie­ne un co­rre­la­to con lo que ocu­rre aquí en la Tie­rra, con no­so­tros. Ba­jo esa idea, ate­rri­za lo que ocurrre en di­ver­sos as­pec­tos, co­mo lo es­té­ti­co (por ejem­plo, cuán­do es buen mo­men­to pa­ra un cam­bio de look), lo eco­nó­mi­co, ro­mán­ti­co o se­xual. “Es muy lin­do, por­que ca­da vez más per­so­nas quie­ren sa­ber có­mo en­fren­tar o apro­ve­char los cam­bios en el cie­lo. Es­tán ca­da vez más pro­fun­das, las pre­gun­tas”, cuen­ta. En­tre las con­sul­tas que más re­ci­be, es­tán las vin­cu­la­das a los cam­bios, có­mo en­fren­tar­los y a las in­quie­tu­des amo­ro­sas. Acla­ra, de to­das for­mas, que la ge­ne­ra­ción más jo­ven es­tá más in­tere­sa­da en sa­ber có­mo es­tar cons­cien­te y fe­liz con­si­go mis­ma que con pa­re­ja.

Lo mas­cu­lino y lo fe­me­nino son po­la­ri­da­des que es­tán pre­sen­tes en la astrología. Pa­ra Fran­cis­ca, la cla­ve pa­ra no en­trar en ideas rí­gi­das que cai­gan en es­te­reo­ti­pos de “qué es pa­ra hom­bres” y “qué es pa­ra mu­je­res”, es­tá en la for­ma en que se in­ter­pre­tan: “Ca­da vez más gen­te va a en­ten­der que pue­den exis­tir más po­si­bi­li­da­des de gé­ne­ro que hom­bre/mu­jer. Tropic es un es­pa­cio ab­so­lu­ta­men­te abier­to. Yo tra­to de acer­car­lo a to­des los ti­pos de amor”, con­clu­ye.

¿Qué nos de­pa­ran es­tos úl­ti­mos dos me­ses del año?

Jú­pi­ter es el pla­ne­ta que nos co­nec­ta es­pi­ri­tual­men­te, ha­bla de edu­ca­ción y creen­cias. Es el pla­ne­ta de la ver­dad su­pre­ma y, du­ran­te es­te año, es­tu­vo en Escorpio, ha­cien­do que lo es­con­di­do en re­la­ción a per­so­nas con po­der, sal­ga a la luz, co­mo los abu­sos en la igle­sia. Es el signo re­gen­te de Sagitario, lo que nos ayu­da­rá a ex­pan­dir­nos, pro­bar co­sas nue­vas, bus­car nues­tras ver­da­des más pro­fun­das y cre­cer es­pi­ri­tual­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.