MODA

Las po­lé­mi­cas por las co­lec­cio­nes “hi­per­se­xua­li­za­das” son un ale­ga­to ha­ce rato ya vis­to en la in­dus­tria de la moda, y aquí lo com­pro­ba­mos.

NuevaMujer - - SÍGUENOS Y GANA - Por Luz Lan­che­ros.

La re­la­ción en­tre la moda y el se­xo

Aun­que en la moda lo se­xual ha si­do un te­ma lar­go y com­ple­jo, pa­ra los que cri­ti­ca­ron a Ant­hony Va­ca­re­llo –di­se­ña­dor íta­lo-bel­ga ac­tual­men­te di­rec­tor crea­ti­vo de Yves Saint Lau­rent– por su co­lec­ción Pri­ma­ve­ra-Ve­rano 2019, pa­re­ce ser el des­cu­bri­mien­to del fue­go. La fir­ma pa­ra la cual tra­ba­ja fue cri­ti­ca­da por es­tar “hi­per­se­xua­li­za­da”, por­que mos­trar pe­chos de mo­de­los al ai­re es to­tal­men­te “ob- je­ti­fi­ca­do” y por­que, iró­ni­ca­men­te, no se ha he­cho ja­más. Pe­ro la his­to­ria mues­tra otra co­sa y el se­xo en es­ta in­dus­tria es po­lé­mi­co, com­ple­jo y, so­bre to­do, una re­la­ción fas­ci­nan­te. Es­tos son sus hits más im­por­tan­tes.

CAM­BIAN­DO EL GÉ­NE­RO

Aun­que cul­tu­ral­men­te han exis­ti­do ele­men­tos pa­ra ver­se “más atrac­ti­va”, en la moda se co­mien­za a ha­blar de tér­mi­nos de gé­ne­ro pa­ra cum­plir con el ca­non: Worth ha­ce las par­tes tra­se­ras más abul­ta­das y lue­go Cha­nel con­si­gue qui­tar to­dos esos cá­no­nes de

la fe­mi­ni­dad al in­tro­du­cir pren­das con­si­de­ra­das pa­ra hom­bres al guar­da­rro­pa fe­me­nino. Yves Saint Lau­rent ha­rá lo pro­pio a fi­na­les de los años 60 y a co­mien­zos de los 70. McQueen crea la fal­da mas­cu­li­na y se trans­for­ma uno de sus ma­yo­res ex­po­nen­tes.

SEX SYMBOLS

Con la lle­ga­da del star sys­tem y la cul­tu­ra de ma­sas, cam­bia la “as­pi­ra­cio­na­li­dad” y el ideal de be­lle­za, se­xua­li­dad y atrac­ti­vo. Aho­ra mu­chas mu­je­res y hom­bres ven en las es­tre­llas y en las fi­gu­ras po­pu­la­res una for­ma de mos­trar ese atrac­ti­vo y de­seo. Lo que ha­ce la moda es con­ju­gar eso, pe­ro con el es­ta­tus. De es­ta ma­ne­ra, en las pu­bli­ca­cio­nes de moda to­dos es­tos íco­nos apa­re­ce­rán re­tra­ta­dos a tra­vés de la ro­pa de ma­ne­ra ar­tís­ti­ca, co­mo lo que ha­ce Hel­mut New­ton, uno de los fo­tó­gra­fos más im­por­tan­tes del si­glo XX, co­no­ci­do por sus fo­tos icó­ni­cas de des­nu­dos. Tam­bién, personajes de ci­ne se­rán de­ter­mi­nan­tes pa­ra ha­blar de se­xo y moda, co­mo la Gil­da de Ri­ta Hay­worth y sus ves­ti­dos ce­ñi­dos o la Bar­ba­re­lla de Ja­ne Fon­da. Con la lle­ga­da de la cul­tu­ra jo­ven, mu­sas, it girls y roc­ke­ros tam­bién se­rán fuen­tes de ins­pi­ra­ción pa­ra la moda, así co­mo los mo­vi­mien­tos ur­ba­nos.

OB­JE­TOS DE DE­SEO

Lo pro­vo­ca­ti­vo y trans­gre­sor lle­ga a la moda en los años 60 y 70. Mary Quant in­ven­ta la mi­ni­fal­da, Yves Saint Lau­rent ha­ce lo pro­pio con el sas­tre mas­cu­lino en cuer­pos de mu­je­res, lue­go Hals­ton mar­ca la épo­ca dis­co y, en los años 80, Thierry Mu­gler hi­per­bo­li­za las si­lue­tas fe­me­ni­nas. Ver­sa­ce lle­ga con una se­xua­li­dad mu­chí­si­mo más abier­ta y sus ves­ti­dos cor­tos, con ma­te­ria­les co­mo el cue­ro y es­tam­pa- dos exu­be­ran­tes. Asi­mis­mo, las sú­per­mo­de­los se eri­gen co­mo sím­bo­los se­xua­les y re­fe­ren­tes de moda al mis­mo tiem­po.

PORNCHIC

Pa­ra los años 90 y 2000, la se­xua­li­dad lle­ga a un pun­to más trans­gre­sor to­da­vía. Tom Ford se arries­ga más con sus cam­pa­ñas, ini­cian­do jun­to con Ca­ri­ne Roith­feld, lo que se co­no­ce co­mo el “pornchic”. La cam­pa­ña pa­ra su per­fu­me es igual de po­lé­mi­ca y es­can­da­lo­sa, así co­mo las edi­to­ria­les de esa épo­ca.

PO­LÉ­MI­CAS

De to­dos mo­dos, pa­ra los tiem­pos de las re­des so­cia­les, hay co­sas que ya no son acep­ta­bles. Roith­feld es des­pe­di­da de su pues­to co­mo edi­to­ra de Vo­gue Pa­rís en 2011 por se­xua­li­zar ni­ñas. Se cri­ti­can cons­tan­te­men­te las cam­pa­ñas alu­si­vas a la vio­len­cia se­xual de Dol­ce & Gab­ba­na (vio­la­ción co­lec­ti­va) y Jimmy Choo, en­tre otras mar­cas.

LA ERA POST #METOO

El ac­ti­vis­mo co­bra fuer­za en re­des so­cia­les y se de­nun­cia el tra­to ha­cia los mo­de­los en una in­dus­tria ex­plo­ta­do­ra y cruel. Terry Ri­chard­son, fo­tó­gra­fo cé­le­bre por la se­xua­li­za­ción de sus re­tra­tos, es acu­sa­do de abuso se­xual y es ve­ta­do de Con­dé Nast, lue­go de que des­ta­pe el es­cán­da­lo de Har­vey Weins­tein y se co­mien­ce un mo­vi­mien­to imparable don­de el abuso y el aco­so ya no son to­le­ra­dos. Las mo­de­los re­ve­lan el tra­to ti­rá­ni­co ha­cia ellas: co­men­ta­rios so­bre sus cuer­pos, las de­man­das de sus em­plea­do­res. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo The Mo­dels Allian­ce to­man fuer­za. Aho­ra ven­der se­xo es­tá so­bre­va­lo­ra­do y, so­bre to­do, es al­go de­li­ca­do en una épo­ca en la que ya no to­do es per­mi­ti­do.

Con la lle­ga­da del star sys­tem y la cul­tu­ra de ma­sas, cam­bia la “as­pi­ra­cio­na­li­dad” y el ideal de be­lle­za, se­xua­li­dad y atrac­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.