En­tre­vis­ta : Jor­ge Du­que Vélez

Di­se­ña­dor . Crea­ti­vo . Ex­pe­ri­men­ta­dor . Co­lom­biano

OneBook - - Índice -

Rup­tu­ris­ta y aman­te de lo po­co con­ven­cio­nal, así es el di­se­ña­dor ga­na­dor del pri­mer Pro­yect Run­way La­ti­noa­mé­ri­ca. En es­ta en­tre­vis­ta nos cuen­ta de su trans­gre­so­ra y psi­co­dé­li­ca pro­pues­ta, fór­mu­la con la que bus­ca dar

una vuel­ta de tuer­ca a la mo­da la­ti­noa­me­ri­ca­na.

]CC[ Há­bla­nos de la ins­pi­ra­ción pa­ra crear la co­lec­ción que pre­sen­tas­te en Co­lom­bia­mo­da.

]JD[ Es­ta co­lec­ción se se­pa­ra en tres lu­ga­res, es­tá sos­te­ni­da so­bre un trí­po­de con­cep­tual que ha­bla del Ato­mium de Bru­se­las, la obra de Oskar Fis­hin­ger, hom­bre que plan­tea­ba el ini­cio de la psi­co­de­lia en la épo­ca del 30, al­guien muy vis­ce­ral en có­mo sen­tir el co­lor, la for­ma, y ade­más un pa­so per­so­nal por los hos­pi­ta­les cuan­do tra­ba­ja­ba co­mo fi­sio­te­ra­peu­ta, y me to­có ver es­tos mo­men­tos de ur­gen­cia. Pa­ra mi to­da la co­lec­ción se con­cen­tra fi­nal­men­te en que la vi­da es un ejer­ci­cio ne­ta­men­te quí­mi­co, y co­mo tal qui­se ex­po­ner­la na­cien­do des­de un lu­gar de cri­sis y en có­mo la vi­da pen­de de un hi­lo y to­do se pue­de ir en un ins­tan­te. Y lue­go la ce­le­bro a tra­vés del co­lor y es­te mun­do, y lo sus­ten­to en la psi­co­de­lia. Me pa­re­ce muy di­ver­ti­do ver la vi­da ca­si des­de un mun­do de qui­ró­fano y la­bo­ra­to­rios, por eso usé ma­te­ria­les que evo­ca­ran ese es­ce­na­rio de los la­bo­ra­to­rios, es­ta gran re­vo­lu­ción de fi­na­les de la gue­rra fría, ha­cia el tér­mino de los 60. To­dos esos plan­tea­mien­tos que ha­cía Pa­co Ra­ban­ne o Pie­rre Car­din, que se ale­ja de ese uni­ver­so caribeño y tro­pi­cal, pa­ra ha­cer al­go más pa­re­ci­do a un fas­hion­lab.

]CC[ ¿Qué rol jue­ga el Cons­truc­ti­vis­mo en tu pro­pues­ta?

]JD[ Sien­to que soy com­ple­ta­men­te cons­truc­ti­vis­ta y me cues­ta des­cons­truir. Si en al­gún mo­men­to lle­ga­ra a de­cons­truir se­ría por­que co­no­ce­ría la nor­ma a la per­fec­ción. Bien lo de­cía John Ga­lliano en su mo­men­to cuan­do tra­ba­ja­ba en Dior: “Pa­ra de­cons­truir hay que sa­ber la nor­ma a la per­fec­ción”. Y me pa­re­ce que an­do en esa eter­na bús­que­da de en­ten­der las nor­mas de cons­truc­ti­vis­mo. Me gus­ta mu­cho in­cor­po­rar ma­te­ria­les po­co usua­les, o que son inusua­les pa­ra la cos­tu­ra y la mo­da, y pues a eso me de­di­co real­men­te. A in­ves­ti­gar­los, en­ten­der­los.

]CC[ ¿Cuál es la im­por­tan­cia de es­tos ma­te­ria­les y el uso que les das?

]JD[ Pien­so que es ahí don­de vi­ve es­ta gran di­co­to­mía que vi­vi­mos en la mo­da, y en el en­ten­der los con­cep­tos a los cua­les nos he­mos en­ca­si­lla­do. Pen­sa­mos que el ve­rano es flui­do, el in­vierno es más ta­pa­do y creo que no fun­cio­na de esa ma­ne­ra. Las co­lec­cio­nes van per­dien­do ese ca­rác­ter tem­po­ral en tér­mi­nos de cli­ma y sim­ple­men­te pre­ten­den con­tar una his­to­ria. En mi ca­so, el ma­te­rial a mi me co­mu­ni­ca, el ma­te­rial ate­rri­za plás­ti­ca­men­te una co­lec­ción y ayu­da a en­ten­der el ves­tua­rio co­mo un ejer­ci­cio pu­ra­men­te plás­ti­co.

Ten­go una cier­ta ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo de ma­te­ria­les po­co con­ven­cio­na­les. En es­te ca­so usé fu­sio­nes de cue­ro y PVC, fo­lias de alu­mi­nio so­bre cue­ro, te­las te­ji­das en ace­ro inoxi­da­ble, vi­drio que­bra­do, cra­que­la­do, ace­ta­to y ple­xi­glás. Y mi úl­ti­mo ves­ti­do es­tá re­ma­cha­do en ta­chas de Agat­ha y ace­ro inoxi­da­ble, ny­lon con es­tam­pa­ción re­flec­tan­te que me pa­re­ce di­ver­ti­dí­si­mo, qui­zás por­que las am­bu­lan­cias las veo con esos ele­men­tos. Me pa­re­ce tan lindo que la ro­pa bri­lle. Co­mo di­se­ña­dor se es­ta­ble­ce un diá­lo­go muy íntimo en­tre el ma­te­rial y la pren­da que uno quie­re di­se­ñar. Yo no me ale­jo nun­ca de los al­go­do­nes, se­das, que es­tán pre­sen­tes en la co­lec­ción, pe­ro creo que en es­te ca­so la no­ble­za del ma­te­rial ce­de pro­ta­go­nis­mo a los ma­te­ria­les que ayu­dan a crear un con­cep­to pu­ra­men­te plás­ti­co, ma­te­ria­les más inusua­les, que tie­nen más pre­pon­de­ran­cia, ver­sus la se­da y el al­go­dón.

Es una co­lec­ción que se ale­ja com­ple­ta­men­te de lo que la ma­cro­ten­den­cia de con­su­mo dic­ta, pe­ro creo que los di­se­ña­do­res de mar­cas del ta­ma­ño de las nues­tras, so­mos los en­car­ga­dos de dar­le una vuel­ta de tuer­ca a los con­cep­tos y bus­car nue­vos len­gua­jes pa­ra que la mo­da la­ti­noa­me­ri­ca­na ten­ga una nue­va vi­si­bi­li­dad.

Sien­to que en La­ti­noa­mé­ri­ca he­mos si­do su­ma­men­te te­me­ro­sos al en­ten­der la mo­da o ser crea­do­res de mo­da, lo que no ha si­do un bueno. Le pre­gun­to a mis co­le­gas y siem­pre crean en vir­tud del miedo, ha­cen co­sas que se ven­dan, que sean co­mer­cia­les y nun­ca cam­bian las mar­cas por­que si es­to es al­go que fun­cio­nó se que­da así, eso es al­go muy la­tino. No sé si es por­que fui­mos cria­dos en me­dio de la di­fi­cul­tad, pe­ro nos vol­ve­mos ca­si bo­rre­gui­tos. Cuan­do sa­le una ma­cro­ten­den­cia y ve­mos que a nues­tro ve­cino le es­tá yen­do bien, to­dos ha­ce­mos lo mis­mo. Por eso me cues­ta mu­cho en­ten­der có­mo crea­mos des­de ese lu­gar, por­que pier­des la lí­nea di­vi­so­ria y no sa­bes cual es la blu­sa que cues­ta 500 dó­la­res o la que cues­ta 20. Mi mar­ca la ten­go en Bo­go­tá y por for­tu­na me va muy bien y mis clien­tes me co­no­cen ca­da vez más por­que se di­vier­ten con­mi­go, con mi pro­pues­ta y eso ha­ce que la mar­ca si­ga viva to­do el tiem­po. Yo no bus­co ge­ne­rar po­lé­mi­ca, só­lo con­si­de­ro que la ro­pa tie­ne que ser muy di­ver­ti­da y los di­se­ña­do­res in­de­pen­dien­tes tie­nen por obli­ga­ción in­vi­tar al clien­te a ser­lo. In­vi­to a las mu­je­res a que en las fies­tas se vis­tan de Glam.

›A mi sim­ple­men­te lo que me mo­ti­va es el de­seo, des­de que la mo­da fue crea­da

co­mo con­cep­to ese de­seo es el gran mo­vi­li­za­dor, el de­seo de ves­tir la pren­da‹.

]CC[ Se ha­bla de que tus pren­das rein­ven­tan la fe­mi­nei­dad ¿Crees que es po­si­ble tal rein­ven­ción?

]JD[ No, pa­ra na­da, no lo creo po­si­ble. Pro­ba­ble­men­te ex­plo­ra la fe­mi­nei­dad, es vial del ego, te lo con­fie­so si yo fue­ra mu­jer me ves­ti­ría así. Es mi al­ter ego per­ma­nen­te un ma­ni­fies­to de lo que yo de­seo. Pe­ro en­ten­der la fe­mi­ni­dad es una co­sa su­ma­men­te com­ple­ja, la po­de­mos en­ten­der des­de mu­chos lu­ga­res, pe­ro no quie­ro si­quie­ra po­ner­le gé­ne­ro. , des­de que la mo­da fue crea­da co­mo con­cep­to ese de­seo es el gran mo­vi­li­za­dor, el de­seo de ves­tir la pren­da.

›To­da­vía me en­tre­go al tra­zo, al mol­de, al ma­ni­quí, ha­cer la pri­me­ra prue­ba, el pro­to­ti­po‹.

]CC[ ¿En qué con­sis­te tu pro­ce­so crea­ti­vo?

]JD[ El mé­to­do prag­má­ti­co, el mé­to­do des­de el cual siem­pre fue crea­da la mo­da. Des­de una pul­sión, des­de un con­cep­to e i nten­tar cris­ta­li­zar ese con­cep­to. Có­mo traer­lo des­de l a abs­trac­ción a lo real. Y es ahí don­de se pro­du­ce un clic que ca­si siem­pre es muy su­rreal en tér­mi­nos de có­mo lo sen­ti­mos, so­lo lo en­tien­do yo co­mo di­se­ña­dor y no tie­ne por­que sen­tir­lo otro in­di­vi­duo que es­té al la­do mío. To­da­vía me en­tre­go al tra­zo, al mol­de, al ma­ni­quí, ha­cer la pri­me­ra prue­ba, el pro­to­ti­po. Ha­cer el sketch que has­ta ha­ce po­co lo ha­cía a lá­piz, aho­ra lo ha­go en IPAD draw. Y cuan­do he tra­ba­ja­do pa­ra mar­cas muy gran­des que me han con­tra­ta­do to­da­vía si­go uti­li­zan­do ese mis­mo pro­ce­so y lue­go lo so­me­te­mos a una di­gi­ta­li­za­ción, pa­ra que ad­quie­ra los có­di­gos de la in­dus­tria de la pron­ta mo­da o ready to wear. Y es muy fá­cil es­ta­ble­cer ese diá­lo­go, pe­ro creo que el ta­ller crea­ti­vo es siem­pre un l abo­ra­to­rio y co­mo tal no obe­de­ce a nin­gu­na nor­ma, la nor­ma no es al­go que exis­ta.

La ins­pi­ra­ción pue­de ve­nir de to­dos la­dos, ni se de don­de vie­ne. Pue­des es­tar sen­ta­do en la ca­lle, en unas es­ca­le­ras, en un ele­va­dor, en un edi­fi­cio. Y en al­gún mo­men­to pue­do es­tar vien­do al­go que me ins­pi­ra pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Que de he­cho ya es­toy tra­ba­jan­do en la pró­xi­ma tem­po­ra­da, que va a tra­tar so­bre un plan­tea­mien­to acer­ca de la minería res­pon­sa­ble. Y có­mo des­de el in­te­rior de la tie­rra he­mos he­cho que la ci­vi­li­za­ción se ma­du­re, lo que tam­bién a te­ni­do un pre­cio muy al­to. Te­ne­mos un pro­ble­ma gra­ví­si­mo con la minería. Y creo que la mo­da es una gran in­vi­ta­da a cual­quier te­ma de dis­cu­sión en el mun­do. Es muy trans­ver­sal en pen­sa­mien­to y for­ma de ex­pre­sar­se.

]CC[ ¿Qué sig­ni­fi­co pa­ra tu ca­rre­ra Pro­yect Run­way La­ti­noa­mé­ri­ca?

]JD[ ¡To­do! Oja­lá esa pa­la­bra sea su­fi­cien­te­men­te cla­ra, to­do. Hi­zo que mi tra­ba­jo fue­ra vi­si­ble. Me dio la opor­tu­ni­dad de subsistir, de subsistir la mar­ca. Co­no­cí gen­te muy bue­na en San­tia­go, Bue­nos Aires, Bo­go­tá, que ha­cen un tra­ba­jo ma­ra­vi­llo­so. Y so­mos par­te de un ofi­cio que necesita vi­si­bi­li­dad y si al­guien no te per­mi­te ha­cer vi­si­ble eso, qui­zás na­die nun­ca lo vea.

]CC[ ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti Co­lom­bia­mo­da?

]JD[ Es un fo­ro muy i mpor­tan­te de gran pre­pon­de­ran­cia en La­ti­noa­mé­ri­ca. Y te­ner la opor­tu­ni­dad de es­tar aquí pre­sen­tan­do mis co­lec­cio­nes sig­ni­fi­ca que pue­do te­ner un ma­yor ni­vel de di­fu­sión, que des­pués ter­mi­na­rá tra­du­ci­do en que ne­ce­si­ta­ré ven­der mi co­lec­ción pa­ra ga­ran­ti­zar la sub­sis­ten­cia. Es muy cu­rio­so por­que l as co­lec­cio­nes tie­ne un rui­do y un es­ta­lli­do, y son tan efí­me­ras que só­lo pre­ten­den ga­ran­ti­zar la sub­sis­ten­cia de una mar­ca du­ran­te una tem­po­ra­da. En­ton­ces es­tar en Co­lom­bia­mo­da es muy im­por­tan­te por­que me per­mi­te lle­gar a más clien­tes, es­tar ven­dien­do mis co­lec­cio­nes y pre­sen­tár­se­las a la gen­te que yo de­seo. Y no­so­tros no te­ne­mos el re­cur­so pa­ra ha­cer­lo de for­ma in­de­pen­dien­te, no es fá­cil. En­ton­ces que al­guien nos en­tre­gue ese lu­gar es su­ma­men­te va­lio­so.

›Sien­to que soy com­ple­ta­men­te cons­truc­ti­vis­ta y me cues­ta

des­cons­truir‹. ›Es muy cu­rio­so por­que las co­lec­cio­nes tie­ne un rui­do y un es­ta­lli­do, y son tan efí­me­ras que só­lo pre­ten­den ga­ran­ti­zar la sub­sis­ten­cia de una mar­ca du­ran­te

una tem­po­ra­da‹.

]CC[ “Hay gen­te que es­cri­be más de lo que lee”, Jor­ge Du­que Vélez, Co­lom­bia­mo­da 2017. ¿En re­la­ción a es­ta fra­se, que li­bro nos re­co­men­da­rías o cuál fue el úl­ti­mo que leís­te?

]JD[ Ha­ce po­co es­ta­ba le­yen­do un li­bro de la li­te­ra­tu­ra clá­si­ca que se llama la Ca­te­dral del Mar, ¡qué li­bro tan ma­ra­vi­llo­so!. Y to­do coin­ci­dió por­que un gran ami­go que tra­ba­ja en el ta­ller de Fen­di en Mi­lán me en­vió es­te li­bro de re­ga­lo don­de mues­tran to­da la mol­de­ría, el sis­te­ma de cor­te del si­glo XIII, XIV y XV. Un li­bro de có­mo las mo­dis­tas de la épo­ca cor­ta­ban y me co­men­cé a mo­ver mu­cho por esos te­mas re­na­cen­tis­tas, el fi­nal del Me­dioe­vo, lo que me pa­re­ce di­vino. Y le­yen­do la Ca­te­dral del Mar, don­de se ubi­ca el con­tex­to, es­tá Bar­ce­lo­na cuan­do ape­nas era un pue­blo, lo que se vi­vía, las emociones, el amor. La gen­te de­be­ría vol­ver a leer li­te­ra­tu­ra clá­si­ca pa­ra en­ten­der que la pro­sa es una co­sa muy se­ria.

En­trev is­ta C laud ia Cru­zat Fo­to­graf ías Inex­mo­da

Fo­to­graf ía re­tra­to Sant ia­go Es­co­bar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.