HER­MA­NOS HAI­TIA­NOS LA ES­TÁN HA­CIEN­DO BO­NI­TA EN EL PE­LO­TEO AMA­TEUR

Con la si­tua­ción de mi­gra­ción en el país, el fút­bol ha si­do una herramienta que ha con­tri­bui­do enor­me­men­te a la in­ser­ción de los extranjeros a la so­cie­dad

Pasión Deportiva - - EL CENTRO -

En los úl­ti­mos años, Chi­le se ha trans­for­ma­do en el des­tino pre­di­lec­to pa­ra los her­ma­nos y her­ma­nas de dis­tin­tos paí­ses de Amé­ri­ca. Los ca­sos de mi­gra­cio­nes de los mo­re­nos de Hai­tí se han he­cho evi­den­te.

Sus cuer­pos ca­ri­be­ños, su sim­pa­tía, cor­dia­li­dad y so­bre to­do, sus ga­nas de sa­lir ade­lan­te jun­to a los su­yos, se han he­cho sen­tir en dis­tin­tos rin­co­nes del país.

Los mo­ro­chos, de to­das ma­ne­ras, no la han te­ni­do pa’ na fá­cil. Re­sul­ta que son muy po­cos los lle­ga­dos a Chi­le que ma­ne­jan la len­gua es­pa­ño­la, si­tua­ción que ha te­ni­do a más de al­guno en aprie­tos. Sin em­bar­go, gran par­te lle­gó sa­bien­do el idio­ma más uni­ver­sal del mun­do mun­dial: El fút­bol.

LI­GAS

Y eso se ha ido com­pro­ban­do tam­bién en las li­gas ama­teur. Po­co a po­co, es­tos mu­ñe­cos han ido en­con­tran­do un es­pa­cio en el de­por­te rey, lo que in­du­da­ble­men­te los ha ayu­da­do a in­ser­tar­se en el país.

Mu­chos clu­bes, de dis­tin­tas aso­cia­cio­nes, han asu­mi­do el com­pro­mi­so so­cial de po­der ha­cer par­te a los her­ma­nos hai­tia­nos, que lle­ga­ron al país con una mo­chi­la car­ga­da de sue­ños e ilu­sio­nes. De he­cho, ha­cien­do un re­co­rri­do por las can­chas, se co­mien­zan a apre­ciar a los cen­troa­me­ri­ca­nos, quie­nes dis­fru­tan, jun­to a un re­fres­co, de sus días li­bre­tas.

Uno es el ca­so de Re­gi­nal Da­bon, ju­ga­dor del Club De­por­ti­vo Po­bla­ción In­de­pen­den­cia, de la Aso­cia­ción de Vie­jos Crack de Tal­ca. Da­bon, quien ju­gó en la se­rie de 35 años B, com­par­tió la idea so­bre que el fút­bol le ha ayu­da­do a te­ner ami­gos. “El fút­bol me ha ayu­da­do pa­ra co­no­cer mu­chas per­so­nas. Es im­por­tan­te por­que he te­ni­do mu­chos ami­gos con es­te de­por­te. Lle­gar a un país don­de el fút­bol tie­ne una bue­na or­ga­ni­za­ción, es muy bueno”, di­jo el pe­lo­te­ro.

OTRO

Otro de los que se lu­ce en el fút­bol ama­teur tal­quino es Wil­bert Es­tin­vil, ju­ga­dor de la pri­me­ra adul­ta de Re­lám­pa­go, que es­te fin de se­ma­na ju­ga­rá la fi­nal en su ca­te­go­ría. El mo­reno de­lan­te­ro las ha he­cho to­das. Es que con su ca­si me­tro 90 ha te­ni­do de ca­se­ro a ca­si to­dos los ar­que­ros de la Aso­fút­bol de Tal­ca.

Con­sul­ta­do por có­mo ha si­do el tra­to en el pe­lo­teo lo­cal, el jo­ven de na­cio­na­li­dad hai­tia­na di­jo: “Ten­go un año en Chi­le, pe­ro lle­vo ju­gan­do un par de me­ses. Me han tra­ta­do muy bien, ayu­da mu­cho a po­der adap­tar­se me­jor al país, co­no­cien­do a más gen­te. Ten­go un ami­go con el que tra­ba­ja­mos y él me in­vi­tó a ju­gar a es­te equi­po. Ade­más, en to­dos los par­ti­dos ha­go go­les, así que es­toy muy fe­liz por eso”.

Ejem­plos co­mo es­tos se es­pe­ra que se re­pli­quen en el de­por­te ama­teur, por­que si bien lle­ga­ron sin co­no­cer el idio­ma es­pa­ñol, sí es­tán cons­cien­tes y sa­ben de lo que es el idio­ma uni­ver­sal, el fút­bol.

Wil­bert Es­tin­vil es uno de los go­lea­do­res de la pri­me­ra se­rie adul­ta de Re­lám­pa­go.

Es­ti­vil ha si­do muy bien aco­gi­do en el club del ba­rrio no­ro­rien­te de Tal­ca, ins­ti­tu­ción con la que ju­ga­rá la fi­nal es­te sá­ba­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.