Protegiendo el oceano

Patagon Journal - - CONTRIBUTORS THIS ISSUE -

El área ma­rina pro­te­gida de Pi­ti­palena-Añi­hué, en la costa sur de la Patag­o­nia chilena, fue creada en el 2014. Y en el pe­queño poblado de Raúl Marín Bal­maceda, de 250 habi­tantes, los ve­ci­nos es­tán llenos de ex­pec­ta­ti­vas por los años venideros. El pue­blo se en­cuen­tra ahora de­mar­cado, ha­cia tierra firme, por la nat­u­raleza ex­u­ber­ante y sal­vaje del nuevo Par­que Na­cional Cor­co­v­ado, y ha­cia el mar, por esta nueva gran área ma­rina pro­te­gida de 238,62 km2. De esta man­era, se in­cluye al pue­blo den­tro de la in­dus­tria de turismo sus­tentable. To­dos los ve­ci­nos par­tic­i­pan. En su may­oría pescadores, -al­gunos al prin­ci­pio cautelosos ante las re­stric­ciones im­pues­tas a su ofi­cio- los pobladores han adop­tado la prác­tica de ges­tionar la pesca para ase­gu­rar su forma de sus­tento a largo plazo. “Ha habido un cambio cul­tural. Hay una nueva forma de ver cómo vivi­mos con la nat­u­raleza”, dijo Ro­drigo Parra, de 58 años, quien dirige la fun­dación de la co­mu­nidad para co­ges­tionar la pro­tec­ción ma­rina del área junto con el Min­is­te­rio de Medio Ambiente de Chile.

Justo al norte del área ma­rina pro­te­gida (AMP) Pi­ti­palena-Añi­hué, Ro­drigo Hucke-Gaete, di­rec­tor del Cen­tro Bal­lena Azul en Val­divia, ha es­tado pro­poniendo desde el 2004 la creación de un área ma­rina y costera pro­te­gida en las aguas junto al par­que na­cional Cor­co­v­ado y el archip­iélago de Chiloé, donde se en­cuen­tra un área de al­i­mentación im­por­tante para el mamífero más grande del mundo, la gran bal­lena azul. De he­cho, al­gunos cien­tí­fi­cos es­pec­u­lan que den­tro de 10 o 20 años la zona po­dría con­ver­tirse en el úl­timo refu­gio del hem­is­fe­rio sur para las bal­lenas azules. La razón es que se pronos­tica que los cam­bios climáti­cos po­drían causar una re­duc­ción del 80% de la población

Newspapers in English

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.