MA­QUI­LLA­JE PA­RA UNA PIEL MA­DU­RA

Ilu­mi­nar, ilu­mi­nar e ilu­mi­nar. Ca­mu­flar y po­ten­ciar con na­tu­ra­li­dad.

Paula - - Belleza - Por Ri­ta Cox / Fo­to­gra­fía: Rodrigo Cho­dil / Pro­duc­ción: Fer­nan­da Za­mo­ra Ma­qui­lla­je y pe­lo: Ro­sa­rio Va­len­zue­la / Mo­de­lo: Cons­tan­za Gri­san­ti

Tal co­mo una piel ma­du­ra re­quie­re de for­mu­la­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra pro­te­ger, re­pa­rar y po­ten­ciar, con el ma­qui­lla­je ocu­rre al­go pa­re­ci­do: a par­tir de los 40 (tal vez an­tes, tal vez des­pués) hay co­sas que fun­cio­nan y otras que es me­jor des­te­rrar y no in­ten­tar ni pa­ra hu­mo­ra­das. Las ba­ses, por ejem­plo, de­ben ser li­ge­ras y lí­qui­das o se co­rre el ries­go de que la ca­ra se “cra­que­le” y se evi­den­cien tris­te­men­te las lí­neas de ex­pre­sión y las man­chas que se pre­ten­dían ca­mu­flar. ¿Las som­bras? Na­da bri­llan­te. ¿El la­bial? Fue­ra los ma­te de aca­ba­do se­co que mar­can las arru­gui­tas. No son re­glas ca­pri­cho­sas, sí al­gu­nas de las con­clu­sio­nes de la ma­qui­lla­do­ra Ro­sa­rio Va­len­zue­la (54) tras ser tes­ti­go de los cam­bios de su pro­pia piel y tra­ba­jar du­ran­te ca­si 30 años so­bre la de mo­de­los, no­vias, ma­dri­nas, hi­jas, ma­dres y abue­las. Va­len­zue­la ini­ció su ca­rre­ra en pro­duc­cio­nes de mo­da Paula en 1988, de la mano de Ro­ber­to Ed­wards.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.