Los 50 Mi Mo­men­to

A LOS 50 UNA MU­JER HA CON­QUIS­TA­DO UN LU­GAR EN EL MUN­DO. YA SA­BE QUIÉN ES Y QUÉ QUIE­RE. YA TIE­NE EX­PE­RIEN­CIA. ES­TAS 10 MU­JE­RES ASE­GU­RAN QUE A LOS 50 LES PA­SÓ AL­GO IM­POR­TAN­TE: SOLTARON EL DEBER SER, SE VOLVIERON MÁS LI­BRES, DUE­ÑAS DE SÍ MIS­MAS Y ADQUIRIERON

Paula - - Visual - Por Va­len­ti­na Ro­drí­guez / Pro­duc­ción: Ál­va­ro Ren­ner / Fo­to­gra­fía: Rodrigo Cho­dil Ma­qui­lla­je y Pe­lo: Car­men Bot­ti­ne­lli y Ca­ro­la Pi­za­rro pa­ra Yves Saint Lau­rent y Ké­ras­ta­se / Agra­de­ci­mien­tos: Ca­ro­li­na He­rre­ra, Ba­na­na Re pu­blic, Paula Ca hen D’ An­vers, Mon­te

LA BE­LLE­ZA Lorena Va­len­zue­la (53), pe­rio­dis­ta, edi­to­ra ge­ne­ral de re­vis­ta ¡ Ho­la!

“La piel más suel­ta, las arru­gas y có­mo to­do co­men­za­ba a caer­se, lo em­pe­cé a sen­tir a los 40 y me ate­rré con la ve­jez. Ahí co­men­cé una lu­cha pa­ra ha­cer re­sis­ten­cia. Me pu­se tres ve­ces bó­tox al­re­de­dor de los ojos, hi­ce to­dos los tra­ta­mien­tos que ha­bían pa­ra la gua­ta, pa­ra las pier­nas, pa­ra to­do. Hoy en­tien­do que eso te­nía que ver con el mo­men­to vi­tal que es­ta­ba pa­san­do: a los 40 to­da­vía hay in­cer­ti­dum­bre y al­gu­nos pen­dien­tes en la vi­da. En los 50 esa lu­cha con­tra la na­tu­ra­le­za se aca­bó, me di cuen­ta de que era una ba­ta­lla per­di­da, ago­ta­do­ra, sin sen­ti­do. Lo más do­lo­ro­so de acep­tar a los 50, en tér­mi­nos de be­lle­za, es lo que pa­sa con el contorno de la ca­ra, co­mo que los ca­che­tes se suel­tan y se caen. Lo no­to más que na­da en las fo­tos y cuan­do voy a la pe­lu­que­ría don­de siem­pre me mi­ro al es­pe­jo y di­go: chu­ta que es­toy vie­ja. To­dos me di­cen que es­toy me­jor que an­tes, yo sé que no, pe­ro lo que sí es que hoy ca­mino con una se­gu­ri­dad que nun­ca ha­bía sen­ti­do y eso me ha­ce atrac­ti­va. Eso es lo que cam­bió. Cuan­do jo­ven me pa­ra­ba fren­te al es­pe­jo a bus­car­me los de­fec­tos, hoy, aun­que sé que no es per­fec­to, me quie­ro y me en­can­ta lo que veo. Avan­zo co­mo con un ‘aquí voy’, la vi­da ya me en­se­ñó que es­to es lo que hay, que es­to es lo que soy. En­ton­ces doy el pa­so fir­me. Me sien­to una mu­jer po­ten­te, que pro­yec­ta se­gu­ri­dad, es­ta­bi­li­dad, ma­du­rez y eso me apor­ta mu­cho. De­ci­dí lle­var mis años dig­na­men­te y me hi­ce la pro­me­sa de no ha­cer­me na­da en la ca­ra por­que me gus­ta que me mi­ren y se den cuen­ta de que no me he es­ti­ra­do. A cam­bio, to­mé con­cien­cia del cui­da­do de mi piel co­mo al­go sa­gra­do, ten­go un ri­tual con mis cre­mas en la ma­ña­na y en la no­che, y me ha­go una lim­pie­za de cu­tis men­sual. A los 50 uno no pue­de pre­ten­der te­ner la piel ter­sa, ni el vien­tre plano, o no te­ner arru­gas, pe­ro cui­dar­se pa­sa a ser un deber con uno mis­ma”.

EN PAZ De­ni­se Gro­ve (56), pai­sa­jis­ta y te­ra­peu­ta en bio­mag­ne­tis­mo

Has­ta los 27 años, De­ni­se Gro­ve ha­bía vi­vi­do in­tran­qui­la, sen­tía que no en­ca­ja­ba. Cre­ció en el Co­le­gio Vi­lla María, es­tu­dió Pai­sa­jis­mo e in­ten­tó se­guir el ca­mino de sus ami­gas. Pe­ro ha­bía al­go que la in­quie­ta­ba. “Ne­ce­si­ta­ba sa­lir a la bús­que­da, ha­cer­me car­go de mi in­quie­tud”. Aga­rró sus co­sas y par­tió a la In­dia y se ins­ta­ló en una co­mu­ni­dad de Os­ho. En los tres años que es­tu­vo ahí, apren­dió a to­mar con­cien­cia a tra­vés de la me­di­ta­ción. “Fue ma­ra­vi­llo­so, ahí pu­de res­pon­der va­rias du­das in­ter­nas que te­nía”. Des­pués se fue a By­ron Bay en Aus­tra­lia don­de vi­vió cua­tro años más y apren­dió to­do so­bre per­ma­cul­tu­ra. Al vol­ver se ins­ta­ló en el Va­lle de El­qui por 10 años don­de cons­tru­yo De­va­ma­ni, un es­pa­cio pa­ra el yo­ga y la me­di­ta­ción. Nun­ca se ca­só y a los 35, so­lo cuan­do sin­tió que ya ha­bía he­cho su tra­ba­jo in­terno y que po­día criar sin tras­pa­sar ca­ren­cias, tu­vo una hi­ja que hoy tie­ne 19 años, y por quien se de­vol­vió a San­tia­go en la épo­ca es­co­lar. “La Mo­re era muy exi­gen­te en­ton­ces la ma­tri­cu­lé en el Ni­do de Águi­las, el co­le­gio más open mind que en­con­tré en San­tia­go”. Aho­ra ella es­tu­dia en Madrid y De­ni­se se que­dó en San­tia­go ha­cien­do bio­mag­ne­tis­mo. “A mis 50 en­con­tré la tran­qui­li­dad que tan­to an­he­la­ba. Es­toy en paz por­que me hi­ce car­go de mi con­flic­to in­terno, me atre­ví a vi­vir, a sa­lir a la bús­que­da, a en­fren­tar desafíos. Y lo me­jor de to­do es que in­cor­po­ré la me­di­ta­ción a mi vi­da. Hoy ten­go la ca­pa­ci­dad de ob­ser­var­me y en­tien­do que no soy ni mi men­te ni mi per­so­na­li­dad, ni mis emo­cio­nes o sen­ti­mien­tos. Soy mu­cho más que eso, por lo tan­to ya na­da de eso me con­tro­la. En­ten­dí que eso es so­lo par­te de mi equi­pa­je y que ten­go una he­rra­mien­ta muy po­de­ro­sa que an­tes no sa­bía ma­ne­jar: la res­pi­ra­ción. No te­ne­mos idea de res­pi­rar y esa es la lla­ve pa­ra en­fren­tar to­do ti­po de pro­ble­mas y mie­dos. Creo fi­nal­men­te que tu­ve mu­cha suer­te de no ha­ber en­ca­ja­do, aun­que en su mi­nu­to fue in­có­mo­do, por­que eso fue lo que me im­pul­só a sa­lir al mun­do a apren­der de él”.

“En la an­te­sa­la de los 50 he ex­pe­ri­men­ta­do los cam­bios más po­ten­tes de mi vi­da y no creo que sea una coin­ci­den­cia. En me­nos de un mes me se­pa­ré, se aca­bó el pro­yec­to la­bo­ral en el que es­ta­ba, tu­ve que ven­der la ca­sa de mis sue­ños y des­apa­re­cie­ron la mi­tad de los ami­gos. Gran par­te de lo que ha­bía da­do por se­gu­ro, y que ha­bía aca­rrea­do por 49 años, des­apa­re­ció. Me sen­tí co­mo un au­to al que la vi­da le sa­có las cua­tro rue­das y le di­jo: ‘va­mos, si­gue’. Y yo sin sa­ber có­mo se­guir, sen­tí que la vi­da me di­jo: ‘¿tú pen­sa­bas que ne­ce­si­ta­bas las rue­das? Si­gue, si tú pue­des vo­lar’. Así re­ci­bo los 50, co­mo el por­tal de la se­gun­da par­te de mi vi­da que me tie­ne alu­ci­na­da por­que to­do lo que me pa­só era pa­ra que des­cu­brie­ra los po­de­res que te­nía, la ca­pa­ci­dad que ten­go de ha­cer mil co­sas de las que no me creía ca­paz: soy se­ca co­mo ma­má, soy se­ca es­cri­bien­do, soy se­ca crean­do, soy se­ca pa­ra lo que quie­ra ha­cer. Me ha­bía acos­tum­bra­do a ne­ce­si­tar tan­ta es­truc­tu­ra ex­ter­na y con es­to me di cuen­ta de que no ne­ce­si­to na­da más que a mí mis­ma pa­ra lo­grar mu­chas co­sas. Es­to me pro­vo­có un Big Bang crea­ti­vo que no sen­tía des­de que es­ta­ba en la uni­ver­si­dad y, de pron­to, ten­go mi­les de pro­yec­tos en la ca­be­za y me veo cons­tru­yen­do una nue­va es­ce­no­gra­fía, en­con­trán­do­me con nue­vos per­so­na­jes, abra­zan­do a los que se que­da­ron y ar­man­do una nue­va his­to­ria. Sien­to que has­ta aquí vi­ví to­man­do lo que la vi­da me ofre­cía en el ca­mino: si apa­re­cía un na­ran­jo co­mía na­ran­jas. Y fui fe­liz. Pe­ro en es­ta se­gun­da par­te, en la que el au­to es­tá sin rue­das, to­mé el ti­món y no quie­ro vo­lar a nin­gún otro lu­gar más que al que yo quie­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.