Pin Cam­pa­ña (54), fo­tó­gra­fa

Paula - - Visual -

“Hoy po­dría de­cir que se me aca­bó la an­gus­tia. Cre­cí en dic­ta­du­ra, por lo tan­to cre­cí an­gus­tia­da, me fui a vi­vir a Pa­rís y tu­ve que ar­mar­me en otro país. Me diag­nos­ti­ca­ron lu­pus, Ad­di­son, per­dí un ri­ñón por cán­cer y su­pe­ré un cán­cer a la es­pal­da. Cuan­do has vi­vi­do tan­tas co­sas fuer­tes pe­ro te has he­cho car­go de tus mie­dos y de tus trau­mas a tra­vés de te­ra­pias, a los 50 pue­des de­cir que ya mu­rió la an­gus­tia y que lo­gras­te do­mi­nar tu ego. Sien­to que la vi­da se en­car­gó de de­cir­me: ‘¿creís­te que era fá­cil?,¿te creías tan fuer­te? To­ma, ahí tie­nes’. Así, sa­bia­men­te se en­car­gó de ba­jar­me el mo­ño, las va­ni­da­des y el ego. Es que en la ju­ven­tud ¡por Dios que fui pre­po­ten­te! El amor es un te­ma pen­dien­te aún a mis 50. Creo que no me he enamo­ra­do, que nun­ca amé, ni per­do­né lo su­fi­cien­te. Pe­ro de ver­dad a es­tas al­tu­ras no me in­tere­sa es­tar en pa­re­ja. No quie­ro que me jo­dan cuan­do edi­to mis fo­tos a las 3 de la ma­ña­na ni cuan­do me fu­mo mis pi­tos de ma­ri- hua­na pa­ra los do­lo­res. Quie­ro te­ner ro­man­ces cortos, amo­res li­bres, his­to­rias apa­sio­nan­tes. O si no, ten­dría que apa­re­cer un roc­ke­ro que vi­vie­ra su vi­da sú­per in­de­pen­dien­te y que fue­ra muy abier­to de ca­be­za co­mo soy yo. En el fon­do se tra­ta de la li­ber­tad. A los 25 es­tan­do en Pa­rís me li­be­ré y des­pués de eso nun­ca más ce­rré las alas. Si­go afe­rra­da a la li­ber­tad por­que nun­ca me ban­qué lo que dic­ta­ba la so­cie­dad chi­le­na. Chi­le es de­ma­sia­do me­die­val. Hoy es­toy es­cu­chan­do aten­ta por­que en­ten­dí la im­por­tan­cia del es­cu­char pa­ra co­nec­tar con otro. Quie­ro apren­der a to­car piano, gui­ta­rra eléc­tri­ca y lan­zar­me a la fo­to­gra­fía sub­ma­ri­na. Tal vez a los 60, 70 me va­ya al Ama­zo­nas don­de un cha­mán pa­ra vi­vir la ex­pe­rien­cia de la ayahuas­ca, es al­go que me da cu­rio­si­dad pe­ro ne­ce­si­to pre­pa­rar­me pa­ra eso por­que y ¿si me da por que­dar­me a vi­vir allá? No, aho­ra no, es me­jor que sea des­pués”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.