LOS LI­BROS Y UNA PE­LÍ­CU­LA DE Isabel Klotz

Ce­rá­mi­ca, acua­re­las y obras so­bre te­la com­po­nen la ex­po­si­ción de es­ta ar­tis­ta en la ga­le­ría A.M.S. Marl­bo­rough, abier­ta has­ta el 27 de ma­yo. Un tra­ba­jo in­fluen­cia­do por ele­men­tos esen­cia­les co­mo el ai­re y el agua, con los que Klotz in­ter­ac­túa a dia­rio en

Paula - - Elegidos - Por Ri­ta Cox / Fo­to­gra­fía: Del­fi­na Mar­te­lli

EL LI­BRO DE LA AL­MOHA­DA | Sei Shô­na­gon

“Fue es­cri­to por la ayu­dan­te per­so­nal de la em­pe­ra­triz en Chi­na el año mil. El he­cho de co­nec­tar­se con ese tiem­po, ya es un via­je. El otro es pe­ne­trar en la cor­te sin fic­ción, es de­cir ser una es­pía en la his­to­ria de la em­pe­ra­triz. Me in­tere­sa el in­te­lec­to fe­me­nino y me con­for­ta es­cu­char la voz sua­ve y sa­bia de una mu­jer que tie­ne mil años y si­gue sien­do ac­tual, ana­lí­ti­ca, in­tui­ti­va y as­tu­ta”.

EL TAO DE LA SALUD, EL SE­XO Y LA LAR­GA VI­DA | Da­niel Reid

“Es­te li­bro es pa­ra mí una bi­blia des­de que ten­go 20 años. Me ha ser­vi­do pa­ra no en­fer­mar­me y pa­ra cui­dar a to­da mi fa­mi­lia. Me ha ayu­da­do a en­ten­der que la en­fer­me­dad es pro­duc­to de un des­ba­lan­ce en la vi­da, que el se­xo es me­di­ci­na y que la ar­mo­nía y ale­gría son la úni­ca obli­ga­ción es­pi­ri­tual”.

MAPPING THE MIND | Ri­ta Car­ter

“Es­ta pe­rio­dis­ta usa tec­no­lo­gía y cien­cia pa­ra des­cri­bir có­mo el com­por­ta­mien­to hu­mano y la per­so­na­li­dad re­fle­jan los me­ca­nis­mos bio­ló­gi­cos de­trás del pen­sa­mien­to y la emo­ción. Pa­ra mí fue muy im­por­tan­te a fi­nes de los 90, cuan­do vi­vía en NY, don­de en mi de­par­ta­men­to des­cu­brí que las le­yes del uni­ver­so tras­pa­sa­ban puer­tas y mu­ra­llas y no ha­bía se­pa­ra­ción en­tre la co­ci­na y el cos­mos: el ca­lor de los géi­se­res ca­len­ta­ban el pu­ré y la pa­pa de mis hi­jas en la li­cua­do­ra gi­ra­ba co­mo una ga­la­xia. Com­pren­dí que to­do es­ta­ba uni­do ba­jo un sis­te­ma ope­ra­ti­vo uni­ver­sal”.

DEAD MAN | Jim Jar­mush

“La tra­ma se abre con un dis­pa­ro en el co­ra­zón que re­ci­be el pro­ta­go­nis­ta por sal­var a su aman­te. Co­mien­za, en­ton­ces, su via­je, hu­yen­do por el bos­que, ha­cia el mar. Lo acom­pa­ña un in­dio que lo pre­pa­ra pa­ra pa­sar al otro mun­do y lo de­ja ir en un bo­te por la desem­bo­ca­du­ra del río a en­con­trar­se con su muer­te en el mar. La muer­te y los fu­ne­ra­les tie­nen sa­bor a trá­mi­te en nues­tra cultura. Yo dis­cre­po: creo que son jun­to al na­ci­mien­to los úni­cos he­chos que cam­bian ra­di­cal­men­te nues­tra exis­ten­cia y el fu­ne­ral es la ce­re­mo­nia de clau­su­ra más im­por­tan­te de la vi­da. Cuan­do mu­rió mi pa­dre me sen­té so­bre su ataúd y lo di­bu­je con un pin­cel del­ga­do y pin­tu­ra blan­ca, di­se­ñan­do el pa­so del al­ma a tra­vés del agua a otro es­ta­do. Fue un ac­to so­lem­ne y ele­gan­te que com­pa­ro con es­ta pe­lí­cu­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.