UNA SE­MA­NA VI­VIEN­DO EN EL GUE­TO VER­TI­CAL

Un pe­rio­dis­ta de re­vis­ta Pau­la se fue a vi­vir, du­ran­te una se­ma­na, al con­tro­ver­sial gue­to ver­ti­cal que se cons­tru­ye en Es­ta­ción Cen­tral. Des­de un de­par­ta­men­to de 30 m2, que no re­ci­be sol a nin­gu­na ho­ra del día y cu­ya vis­ta es otra enor­me mo­le que se edi­fi

Paula - - Reportaje - Te x t o y f o t o s : Ro­ber­to Fa­rías

Por fin me ins­ta­lo en “el” gue­to ver­ti­cal, la ca­te­dral de los 20 edi­fi­cios que en Es­ta­ción Cen­tral de pron­to atra­je­ron co­mo mos­cas a la pren­sa y to­do ti­po de ex­per­tos: es­toy en la mis­ma fo­to del pa­tio in­te­rior que la na­na Ma­ría San­tos what­sap­peó a su pa­trón, el ar­qui­tec­to Ro­dri­go Ara­ve­na el 6 de abril y que lue­go re­pli­có el in­ten­den­te Clau­dio Orre­go di­cien­do: “Es­tos edi­fi­cios se cons­tru­yen en Es­ta­ción Cen­tral. ¿Dón­de es­tá la es­ca­la hu­ma­na y el es­pa­cio pú­bli­co? ¿Sa­bían que no exis­te plan re­gu­la­dor?”. Por la no­che el ar­qui­tec­to Iván Po­du­je bau­ti­zó es­tos edi­fi­cios co­mo gue­tos ver­ti­ca­les.

Es­toy ins­ta­la­do en la mis­ma me­cha de la po­lé­mi­ca: el edi­fi­cio Ala­me­da Ur­bano, en ave­ni­da Las Re­jas Nor­te 65, en Es­ta­ción Cen­tral. Vi­vien­do co­mo cual­quier chi­leno.

Du­ran­te una se­ma­na, el es­tre­cho de­par­ta­men­to de 30 m² se­rá mi ho­gar –“y mi cár­cel”– pien­so, ca­si sin que­rer, al es­ti­rar las pier­nas so­bre la me­sa de cen­tro (que de otro mo­do no po­dría es­ti­rar sin de­rri­bar al­go). Ade­más de lo pe­que­ño, so­bre­co­ge el pai­sa­je que abar­ca la vis­ta des­de mi ven­ta­na: a exac­tos 18 me­tros de dis­tan­cia, se es­tá cons­tru­yen­do un edi­fi­cio que ten­drá 1200 de­par­ta­men­tos y que se en­tre­ga­rá en di­ciem­bre.

Ocu­pan to­da mi vis­ta des­de aba­jo has­ta el cie­lo. Ten­go que abrir la ven­ta­na, y es­ti­rar el cue­llo ha­cia afue­ra, pa­ra ver una ren­di­ja de cie­lo del an­cho de un ci­ga­rri­llo. No ten­dré luz na­tu­ral du­ran­te una se­ma­na.

En­fren­te, ca­si leo lo que di­ce el compu­tador de mi ve­cino. Leo cla­ra­men­te la mar­ca Iris en ga­lo­nes de pin­tu­ra.

Cuan­do se com­ple­te es­te pro­yec­to, que com­po­nen tres to­rres Ala­me­da de la in­mo­bi­lia­ria Su Ksa jun­to al edi­fi­cio Ala­me­da Pla­za, de Ab­sal, se­rán 5600 de­par­ta­men­tos en un so­lo mo­no­block de una man­za­na. Es de­cir, ocho mil per­so­nas en una so­la man­za­na, en una so­la hec­tá­rea. Cuan­do la den­si­dad pro­me­dio de Es­ta­ción Cen­tral es de 79 ha­bi­tan­tes por hec­tá­rea. Y la de to­do San­tia­go, 23 ha­bi­tan­tes por hec­tá­rea.

La mo­le de Su Ksa se ve a cua­dras de dis­tan­cia y pa­re­ce un mons­truo fue­ra de con­tex­to. Una co­sa ru­sa. Pe­ro tam­bién mar­ca un lí­mi­te: a sus es­pal­das la tie­rra de las pi­ca­das co­mo El Ho­yo o El Pa­la­cio del Po­ro­to con Rien­da, del pla­ne­ta­rio de la Usach, de la Te­le­tón, de la Vi­lla Por­ta­les, la Quinta Nor­mal, los tre­nes, los bu­ses, de cier­to fol­clor ur­bano de San­tia­go Po­nien­te.

Al fren­te su­yo em­pie­za la am­plia pe­ri­fe­ria de San­tia­go po­nien­te. Ca­sas ba­jas has­ta prác­ti­ca­men­te los ce­rros.

Ape­nas me ins­ta­lo en el de­par­ta­men­to, me co­nec­to a un gru­po de Fa­ce­book que agru­pa a un cen­te­nar de ve­ci­nos de la To­rre Orien­te: “¡Aquí sa­bré to­do!” pien­so y me pon­go a leer. Al­gu­nos anun­cios se re­pi­ten, otros son nue­vos. Bor­da­dos pa­ra sá­ba­nas. Una pa­re­ja anun­cia el na­ci­mien­to de su gua­gua. Una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.