LAS PIE­ZAS DE AR­TE DE Héc­tor Mo­ra­les

Lo que po­cos sa­ben del ac­tor es que en su casa alo­ja una va­ria­da co­lec­ción de pin­tu­ras y que fue co-fun­da­dor de la ex­tin­ta ga­le­ría Sa­lón Tu­dor, en las fal­das del ce­rro San Cris­tó­bal. Aquí, las jo­yas de su cu­ra­to­ría personal.

Paula - - Mi Vida En - Por Al­men­dra Ar­ca­ya L / Fo­to­gra­fía: Ca­ro­li­na Vargas

SIN TÍ­TU­LO | de San­tia­go As­cui

“Co­no­cí a As­cui ha­ce años, pe­ro pu­de apre­ciar su tra­ba­jo en pro­fun­di­dad en ju­nio de 2012, cuan­do vi­si­té su ta­ller. Su­mer­gir­se en su mun­do in­vi­ta­ba a lle­var­se un tro­zo de él, pe­ro las va­cas es­ta­ban fla­cas. Tiem­po des­pués vol­ví a pro­pó­si­to en bi­ci­cle­ta pa­ra no po­der lle­var­me na­da. A las dos ho­ras es­tá­ba­mos en la mi­tad de la ca­lle, tra­tan­do de en­con­trar un ta­xi con pa­rri­lla y un par de fra­za­das pa­ra em­ba­lar­lo, en me­dio de una emer­gen­te llu­via ame­na­zan­te. Sa­nos y sal­vos se ins­ta­la­ron los bai­la­ri­nes, que pro­ta­go­ni­zan, bai­lan­do sin ce­sar, cual­quier reunión de mi li­ving”.

SIN TÍ­TU­LO | de Ro­ber­to Mat­ta

“Con­se­guir que es­ta obra ter­mi­na­ra en mi li­ving fue una aven­tu­ra. En 2013, mi ami­go y ga­le­ris­ta Ós­car Zen­teno me ha­bló de ella. La te­nía en su casa y quedamos de jun­tar­nos pa­ra ver­la. Pa­só más de un año has­ta que me en­fren­té a es­te ma­ra­vi­llo­so gra­ba­do vo­lu­mé­tri­co, con­ce­bi­do en Flo­ren­cia a prin­ci­pios de los 90 e in­ter­ve­ni­do con acua­re­la. La qui­se de in­me­dia­to. La lle­vé por to­do San­tia­go con la ma­le­ta del au­to abier­ta (la obra mi­de 85x85 cm), ma­ne­jan­do a 20 km por ho­ra. No en­tra­ba en el as­cen­sor y no po­día col­gar­la, por­que los tor­ni­llos se caían por su pe­so. Es­tu­vo me­ses em­ba­la­da en mi es­cri­to­rio es­pe­ran­do su si­tio. A fi­nes del año pa­sa­do, cuan­do me cam­bié de casa, en­con­tró su lu­gar: en la en­tra­da, re­ci­bien­do y des­pi­dien­do a las vi­si­tas. Eso es amor a pri­me­ra vis­ta”.

FOLKLOR INSURRECTO | de Fran­cis­co “Pa­pas fri­tas”

“Es­ta obra la ad­qui­rí pa­ra un ami­go, pe­ro des­pués de en­mar­car­la se me hi­zo im­po­si­ble re­ga­lar­la. La iro­nía de esa más­ca­ra dia­bó­li­ca en el cuer­po de un ni­ño, con una bom­ba mo­lo­tov en la mano, me pa­re­ce po­lí­ti­ca y pe­li­gro­sa. Una pe­li­gro­si­dad y po­ca sim­pa­tía con el en­torno que tie­ne un po­co de mi per­so­na­li­dad: es una obra que no cae bien in­me­dia­ta­men­te y que la gen­te de­mo­ra en en­ten­der. La ob­ser­van, pien­san, la ob­ser­van, pien­san. Esas obras me fas­ci­nan. Las obras ha­blan por sí so­las, se ma­ni­fies­tan, y creo que es­ta que­ría que­dar­se”.

SIN TÍ­TU­LO | de Víc­tor Es­pi­no­za

“So­lía to­par­me con el tra­ba­jo de Víc­tor con fre­cuen­cia en ex­po­si­cio­nes y li­bros, has­ta que me atre­ví a lla­mar­lo, atraí­do por sus obras ela­bo­ra­das en hi­lo. Es­tu­ve a pun­to de en­gan­char­me con va­rias, has­ta que él me pro­pu­so lle­var­le una fo­to­gra­fía pa­ra re­pli­car. Fren­te a la pe­ti­ción, es­ta con mi abue­la Cle­men­cia –quien mu­rió en 1996– sur­gió es­pon­tá­nea­men­te. Soy el úni­co nieto que vi­vió con ella; mis pri­me­ros re­cuer­dos y mi ni­ñez es­tán li­ga­dos a ella. Va­lo­ro su va­len­tía y co­ra­je de ha­ber sa­ca­do ade­lan­te so­la a una fa­mi­lia de 6 hi­jos, lue­go de en­viu­dar. 4 me­ses des­pués, con la obra en­mar­ca­da (que pro­ta­go­ni­za la en­tra­da del li­ving de mi casa), la di­men­sión fo­to­grá­fi­ca de la úni­ca ima­gen que ten­go con ella ce­dió fren­te a los cien­tos de hi­los, y me re­mon­tó a ese pri­mer día de cla­ses”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.