LOS OJOS BIEN ABIER­TOS DE ECHA­ZA­RRE­TA

De­trás de bue­na par­te de las pe­lí­cu­las chi­le­nas pre­mia­das en el úl­ti­mo tiem­po ha es­ta­do la ci­ne­ma­to­gra­fía de Ben­ja­mín Echa­za­rre­ta, “poe­ta de la luz”, se­gún su so­cio crea­ti­vo, el di­rec­tor Se­bas­tián Le­lio; “am­bi­cio­so ci­ne­ma­tó­gra­fo”, en pa­la­bras de un crí­tic

Paula - - Entrevista - Por Ri­ta Cox / Fotografía: B en­ja­mín Echa­za­rre­ta (au­to­rre­tra­to)

Ben­ja­mín Echa­za­rre­ta ha­bla de los co­lo­res des­te­llan­tes de Una mu­jer fan­tás­ti­ca y de las prue­bas de len­tes que hi­zo en Ber­lín j un­to al di­rec­tor de l a pe­lí­cu­la, Se­bas­tián Le­lio. Men­cio­na re­fe­ren­cias pa­ra la crea­ción de la at­mós­fe­ra, co­mo As­cen­seur pour l’écha­faud, del fran­cés Louis Ma­lle, un par de pin­tu­ras y el au­to­rre­tra­to co­mo gé­ne­ro fo­to­grá­fi­co. Hasta que se de­tie­ne en Vi­vian Maier, se le­van­ta de la si­lla y va hasta el es­tan­te pa­ra sa­car un li­bro y re­gre­sar con una pá­gi­na abier­ta en una fo­to de la es­ta­dou­ni­den­se; el pun­to de par­ti­da de una de las es­ce­nas de Una mu­jer fan­tás­ti­ca, esa en que Marina se en­fren­ta­ba a su pro­pia ima­gen re­fle­ja­da en un enor­me es­pe­jo que dos hom­bres ba­jan de un ca­mión.

El ci­ne­ma­tó­gra­fo, cu­yo tra­ba­jo con­sis­te en ser el bra­zo de­re­cho y du­pla crea­ti­va del di­rec­tor, cre­ció con una pre­gun­ta sin res­pues­ta de­fi­ni­ti­va dan­do bo­te: có­mo re­pre­sen­tar el mun­do en una te­la o en un so­por­te fíl­mi­co. Hi­jo del ar­tis­ta vi­sual Alfredo Echa­za­rre­ta, na­ció en Pa­rís en mar­zo de 1975. Al po­co tiem­po la fa­mi­lia se tras­la­dó a Nor­man­día, no­res­te de Fran­cia, al bor­de del ca­nal de la Man­cha, don­de el pa­dre pin­ta­ba dia­ria­men­te en una pie­za con­ti­gua a la de su hi­jo, que pri­me­ro so­lo ob­ser­va­ba y más gran­de opi­na­ba. Un diá­lo­go ini­ciá­ti­co que tam­bién se nu­trió de fotografía. A los 13 su pa­pá le re­ga­ló su pri­me­ra cá­ma­ra de fo­tos, una Ni­kon TW20, a la que pron­to su­mó una ré­flex Olym­pus OM1. Jun­to a él apren­dió a re­ve­lar y am­pliar, ritual de ar­te­sano que la fotografía di­gi­tal no ha po­di­do de­te­ner. Hoy, le­jos de los pai­sa­jes de la in­fan­cia, en su de­par­ta­men­to de Pro­vi­den­cia, de­ba­jo de una me­sa del li­ving se en­cuen­tra un tam­bor de re­ve­la­do, en el ba­ño bi­do­nes con lí­qui­dos re­ve­la­do­res y fi­ja­do­res, y en su es­cri­to­rio el apa­ra­ta­je pa­ra edi­tar, es­ca­near, ar­chi­var ne­ga­ti­vos y, de vez en cuan­do, su­bir al­gu­na fo­to a su cuen­ta de Ins­ta­gram (@ben­za­rre­ta). Allí se lee que es miem­bro de la Aso­cia­ción Chi­le­na de Ci­ne­ma­to­gra­fía (A.C.C.), cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo es el me­jo­ra­mien­to de la pe­que­ña in­dus­tria lo­cal.

Es­ta tar­de Echa­za­rre­ta tra­ba­ja en las fo­tos que hi­zo du­ran­te sus va­ca­cio­nes con una cá­ma­ra Ma­ki­na 67. En­tre ellas, un atar­de­cer en el la­go Mun­go, al no­res­te de Mel­bour­ne, don­de lle­gó en abril des­pués de afi­nar los úl­ti­mos de­ta­lles de Rey, la pre­mia­da pe­lí­cu­la de Ni­les Ata­llah. Una pin­tu­ra de cie­lo azul y ce­les­te, y de nu­bes, tie­rra, ro­cas y un úni­co ár­bol a la vis­ta en to­nos vio­le­ta y ro­sa­do. Echa­za­rre­ta ex­tien­de los ne­ga­ti­vos so­bre la me­sa de luz e in­cli­na su ca­si me­tro 80 de es­ta­tu­ra pa­ra re­vi­sar con una lu­pa el ma­te­rial. Mi­ra. To­do co­men­ta­rio queda flo­tan­do en el ai­re. Hom­bre de po­cas pa­la­bras.

Lle­gar a vi­vir a Chi­le

En 1990, des­pués de una se­gun­da in­fan­cia y pri­me­ra ado­les­cen­cia en Pa­rís, don­de co­mo cual­quier pa­ri­sino ca­mi­na­ba hasta la es­cue­la pú­bli­ca a cua­dras de su ca­sa en el dis­tri­to de l’Opé­ra, a la de­re­cha del Se­na, Echa­za­rre­ta subió al avión que, jun­to a su her­ma­na ma­yor Aca­cia (cu­ra­do­ra del Mu­seo de la Mo­da), lo tra­jo a Chi­le a vi­vir por pri­me­ra vez. An­tes de par­tir tu­vo que ex­pli­car­les a sus ami­gos qué era Chi­le y que aquí tam­bién ha­bían au­tos y ca­rre­te­ras. Te­nía ca­si 15 años y Ayl­win es­tre­na­ba el pri­mer go­bierno de­mo­crá­ti­co tras el gol­pe. En­tró a la Alian­za Fran­ce­sa, don­de se en­con­tró con otros chi­cos igual a él, hi­jos de re­tor­na­dos, que se vol­vie­ron su nú­cleo. Se adap­tó sin pro­ble­mas. Se ins­cri­bió en un ta­ller de fotografía y man­da­ba a re­ve­lar al Por­tal Lyon. El acen­to fran­cés no lo aban­do­na, lo mis­mo que un re­cuer­do: “el pri­mer día de cla­ses me equi­vo­qué de micro y lle­gué a un lu­gar don­de so­lo ha­bía tie­rra y unos blo­ques de la­dri­llo. Vi la po­bre­za. Su­pe que es­ta­ba en un país que te­nía un lar­go ca­mino pa­ra te­ner un equi­li­brio”.

Co­mo con­tra­pun­to, el San­tia­go de Echa­za­rre­ta en pan­ta­lla –en La vi­da se­xual de las plan­tas, en Una mu­jer fan­tás­ti­ca y en la se­rie Ba­la lo­ca– es ama­ble y atrac­ti­vo. La ciu­dad apa­re­ce her­mo­sa co­mo po­cas ve­ces se ha vis­to en el ci­ne chi­leno.

¿Te sien­tes fran­cés, chi­leno, chi­leno-fran­cés?

Siem­pre he si­do un po­co ex­tran­je­ro. Per­te­nez­co a aquí y cuan­do es­toy en Pa­rís tam­bién sien­to que es mi ciu­dad. Un po­co ex­tran­je­ro y bas­tan­te nó­ma­da. Su pa­dre tam­bién lo fue, con via­jes co­mo par­te de la Es­cue­la Na­val de Val­pa­raí­so y lue­go co­mo pin­tor en Pa­rís, Lon­dres, Áms­ter­dam, Flo­ren­cia, Nue­va York y Nor­man­día. Si­guien­do esa pul­sión, Echa­za­rre­ta el ci­ne­ma­tó­gra­fo siem­pre es­tá lis­to pa­ra par­tir. Fil­man­do un do­cu­men­tal so­bre la tras­hu­man­cia del ga­na­do, ca­mi­nó hasta la fron­te­ra de Geor­gia con Che­che­nia. Ha fil­ma­do en Se­ne­gal, Ni­ge­ria, Ga­bon, Tí­bet, Si­be­ria y el Caribe. Du­ran­te la Pri­ma­ve­ra Ára­be fue par­te del pro­yec­to Tran­sMa­greb, en Al­ge­ria, que reunió a jó­ve­nes di­rec­to­res al­ge­ria­nos, tu­ne­ci­nos y ma­rro­quíes con el fin de que re­la­ta­ran sus his­to­rias. En fe­bre­ro re­gre­só a Sri Lan­ka pa­ra com­ple­tar el pro­yec­to mul­ti­me­dia San­ctuary, que el ar­tis­ta vi­sual es­pa­ñol Car­los Ca­sas estrenó a fi­nes de mar­zo en la Tate de Lon­dres, con imá­ge­nes del re­co­rri­do de un elegante vie­jo y su mahout a tra­vés de la sel­va.

“Me sien­to afor­tu­na­do de ha­cer es­te ofi­cio y tra­ba­jar con gen­te in­ter­cam­bian­do sus ex­pe­rien­cias, cul­tu­ras y ri­sas”, di­ce, a pe­sar de que el fu­tu­ro la­bo­ral siem­pre es in­cier­to. “Si­gue sien­do di­fí­cil vi­vir del ci­ne en Chi­le. Es una de las ra­zo­nes por las que Le­lio se fue a Ber­lín. Es di­fí­cil pa­ra mí, a pe­sar de que cuen­to con la con­fian­za de va­rios di­rec­to­res y he lo­gra­do ins­ta­lar­me en un buen lu­gar. Pe­ro in­clu­so ese lu­gar es pre­ca­rio”, ex­pli­ca. México, en sep­tiem­bre, es su pró­xi­mo des­tino. Mien­tras, lee guio­nes y aca­ba de ter­mi­nar de fil­mar Dry Mar­ti­na, lo nue­vo de Che San­do­val.

¿Por qué aun­que tan­tas pe­lí­cu­las son re­co­no­ci­das en fes­ti­va­les de afue­ra, si­gue sien­do tan di­fí­cil ha­cer ci­ne en Chi­le?

No sé muy bien, pe­ro hoy el ci­ne en Chi­le es una en­tre­ten-

ción pa­ra ni­ños. En los ré­cords de audiencia, los 10 pri­me­ros lu­ga­res son pa­ra pe­lí­cu­las Dis­ney. El pa­no­ra­ma lo­cal de ex­hi­bi­ción no es una al­ter­na­ti­va pa­ra los di­rec­to­res, por eso es que es­ta­mos ha­cien­do pe­lí­cu­las que sean ex­por­ta­bles. El ci­ne se es­tá trans­for­man­do en al­go eli­tis­ta. Se­ría in­tere­san­te agran­dar la red y mo­ver­se por La­ti­noa­mé­ri­ca. Es un desafío, pe­ro ha­ce co­mo 20 años que ven­go es­cu­chán­do­lo. A pe­sar de eso, la sa­la co­mo ex­pe­rien­cia me si­gue pa­re­cien­do irrem­pla­za­ble. Pro­po­ne una in­cur­sión en el for­ma­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co don­de se cap­tu­ra la aten­ción de ma­ne­ra bru­tal y úni­ca.

Las se­ries, Net­flix, ¿son una amenaza pa­ra el ci­ne?

Pue­de ser que ese for­ma­to, a me­dio ca­mino en­tre la te­le­vi­sión y el ci­ne, es­té des­pla­zan­do al pú­bli­co que so­lía ir a las sa­las y que a ese pú­bli­co le cues­te más el rit­mo del ci­ne.

¿Ves se­ries?

Aun­que tra­ba­jo en se­ries (Pró­fu­gos, Ba­la lo­ca), me cues­ta ver­las, por­que me sien­to es­cla­vi­za­do. Soy sú­per adic­ti­vo, en­ton­ces si me en­gan­cha una me pue­do pa­sar 3 noches se­gui­das sin dor­mir. No ten­go la dis­ci­pli­na pa­ra ver so­lo un ca­pí­tu­lo. Me es más sano ver una pe­lí­cu­la.

Ca­si ac­tor

A es­ta his­to­ria le fal­ta un per­so­na­je cla­ve: el pro­duc­tor de ci­ne ita­liano Car­lo Bet­tin ( Dia­rios de mo­to­ci­cle­ta), pa­re­ja de la ma­dre de Echa­za­rre­ta, jun­to a quie­nes vi­vió cuan­do se ra­di­có en Chi­le. Ya an­tes, des­de ni­ño, acom­pa­ñó a Bet­tin a in­nu­me­ra­bles ro­da­jes, “don­de com­pren­dí los mi­cro­mun­dos del set”. Fue va­rias ve­ces ex­tra en Fran­cia y en Chi­le, y tu­vo un pe­que­ño pa­pel en La ru­bia de Ken­nedy. Pu­do ha­ber si­do ga­lán de te­le­se­ries, pe­ro a los 20 años sus in­tere­ses es­ta­ban cla­ros. En­tró a la Es­cue­la de Ci­ne de Chi­le fun­da­da por Car­los Flo­res, co­mo par­te de esa pri­me­ra ge­ne­ra­ción de alum­nos jun­to a Ma­rialy Ri­vas y Se­bas­tián Le­lio. “En se­gun­do año Le­lio me ofre­ció ha­cer la fotografía de un cor­to­me­tra­je que se lla­mó Cua­tro. Me re­co­no­cí en ese ofi­cio. En­ten­dí el uso de la luz en un es­pa­cio y la di­men­sión dra­má­ti­ca que es­ta po­día apor­tar. Fue una be­lla re­ve­la­ción”.

La amis­tad y quí­mi­ca crea­ti­va con Le­lio han ido in cres­cen­do, lo mis­mo que los pre­su­pues­tos pa­ra fil­mar. Des­pués de ese pri­mer ejer­ci­cio vi­nie­ron Na­vi­dad (2009), Glo­ria (2013) y Una mu­jer fan­tás­ti­ca (2017) que, en Chi­le, ge­ne­ró una crí­ti­ca di­vi­di­da en cuan­to al desa­rro­llo de su his­to­ria, pe­ro au­nó elo­gios res­pec­to de su ci­ne­ma­to­gra­fía.

En 1999 Echa­za­rre­ta vol­vió a Pa­rís pa­ra es­pe­cia­li­zar­se en la es­cue­la La Fé­mis. Fue­ron 14 años fre­né­ti­cos. Ar­mó un la­bo­ra­to­rio de re­ve­la­do de 16 y 35 mi­lí­me­tros blan­co y ne­gro, fil­ma­ba sin guión y pro­yec­ta­ba esas imá­ge­nes en fies­tas. Tra­ba­jó co­mo asis­ten­te de cá­ma­ra, loa­der y fo­quis­ta. De­bu­tó co­mo di­rec­tor de fotografía en un cor­to de fic­ción fil­ma­do en Hai­tí, “un poe­ma apo­ca­líp­ti­co –co­mo des­cri­be a L’evan­gi­le du co­chon créo­le– ro­da­do en 35 mm a pul­so”, que fue par­te de la se­lec­ción ofi­cial de Can­nes”. Y tra­ba­jó en 4 pe­lí­cu­las del di­rec­tor fran­cés René Fé­ret, en­tre ellas Nan­nerl, la her­ma­na de Mo­zart, tam­bién en 35 mm.

¿Qué es pa­ra ti una bue­na pe­lí­cu­la?

Una que te cuen­te una bue­na his­to­ria y que te en­fren­te a pre­gun­tas. El ci­ne tiene una di­men­sión po­lí­ti­ca, por­que es ca­paz de po­ner a la audiencia en un lu­gar que ja­más po­dría ex­pe­ri­men­tar de otra ma­ne­ra. Y, pa­ra al­can­zar esa ex­pe­rien­cia o in­mer­sión, to­dos los ele­men­tos que es­tán en jue­go en una pe­lí­cu­la tie­nen que con­ju­gar­se. Me gus­ta ha­blar de at­mós­fe­ras al mo­men­to de ima­gi­nar una se­cuen­cia. Con at­mós­fe­ra me re­fie­ro a un uni­ver­so cohe­ren­te con la his­to­ria y sus per­so­na­jes, que fo­to­grá­fi­ca­men­te sea atrac­ti­vo. La at­mós­fe­ra per­mi­te rom­per con la ba­rre­ra de lo ba­nal y per­mi­te ac­ce­der a la fan­ta­sía.

¿Te re­co­no­ces en las pe­lí­cu­las que ha­ces?

Por su­pues­to.

¿Re­co­no­ces tu mi­ra­da?

Sí, pe­ro tam­bién hay otros ojos. El ci­ne es un gran ar­ti­fi­cio que

¿Lees las críticas?

po­ne en es­ce­na va­rias mi­ra­das: la del di­rec­tor, la del fo­tó­gra­fo, la de los ac­to­res –cu­yos ojos son pro­ba­ble­men­te los ór­ga­nos más ex­pre­si­vos y po­ten­tes que ten­gan pa­ra con­vo­car–, la de la audiencia que mi­ra la pan­ta­lla y se pro­yec­ta en ella. La cá­ma­ra es una ma­ra­vi­llo­sa he­rra­mien­ta pa­ra cap­tar mi­ra­das. Sí.

De Una mu­jer fan­tás­ti­ca, ¿cuál fue la más re­le­van­te pa­ra ti?

La de The Guar­dian, ima­gí­na­te. Es una crí­ti­ca muy bo­ni­ta. Echa­za­rre­ta se re­fie­re al tex­to que el crí­ti­co Ryan Gil­bert es­cri­bió des­pués del estreno en el Fes­ti­val de Ci­ne de Ber­lín, don­de la pe­lí­cu­la se lle­vó el Oso de Oro a Me­jor Guión (Gon­za­lo Ma­za). “Ci­ne­ma­tó­gra­fo am­bi­cio­so”, ano­ta Gil­bert, quien, ade­más, de­di­ca to­do un pá­rra­fo a la cá­ma­ra del di­rec­tor de fotografía.

¿Des­de dón­de ana­li­zas tus pro­pias pe­lí­cu­las?

No pue­do ser im­par­cial. Hay pe­lí­cu­las en que du­ran­te se­ma­nas lle­vé la cá­ma­ra al hom­bro du­ran­te 11 ho­ras dia­rias, pu­se el má­xi­mo de con­cen­tra­ción pa­ra cui­dar ca­da encuadre y en­trar en una sim­bio­sis con los ac­to­res y en­ten­der có­mo se iban a des­pla­zar. Uno se in­vo­lu­cra emo­cio­nal­men­te con la di­ná­mi­ca ima­gi­na­ti­va, la del set, la de los per­so­na­jes. Ha­cer una pe­lí­cu­la sig­ni­fi­ca apro­piár­se­la y en­can­tar­se con ella.

¿A quién le im­por­ta el ci­ne en Chi­le?

A los po­lí­ti­cos. Ba­che­let fue a ver Una mu­jer fan­tás­ti­ca y era fan de Glo­ria. No sé. Es un cir­cui­to muy re­du­ci­do. No sé la ver­dad a quién le im­por­ta. ¿A ti te im­por­ta?

En 2010 se estrenó Nan­nerl, la her­ma­na de Mo­zart, di­ri­gi­da por el fa­lle­ci­do di­rec­tor fran­cés René Fé­ret, con ci­ne­ma­to­gra­fía de Ben­ja­mín Echa­za­rre­ta. Pa­ra ser fiel al ti­po de luz de in­te­rio­res del 1700, los sets, en­tre ellos el pa­la­cio de Ver­sa­lles, fue­ron illu­mi­na­dos con ve­las. Vio­let­te Echa­za­rre­ta, her­ma­na de Ben­ja­mín y que en Fran­cia tra­ba­ja co­mo asis­ten­te de di­rec­ción, fue par­te del equi­po.

En 2014, en Sri Lan­ka, fil­man­do pa­ra San­ctuary, pro­yec­to vi­sual y so­no­ro del ar­tis­ta es­pa­ñol Car­los Ca­sas. En fe­bre­ro de 2017, Echa­za­rre­ta re­gre­só pa­ra ha­cer las úl­ti­mas imá­ge­nes. El tra­ba­jo se estrenó en mar­zo en la Tate, de Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.