Am­bien­tes car­ga­dos

Tres li­bros de mu­je­res, tra­du­ci­dos al es­pa­ñol por pri­me­ra vez, se me­ten en mun­dos in­ten­sos y su­pues­ta­men­te de­ca­den­tes: una his­to­ria per­so­nal del punk in­glés, cuen­tos de una pre­cur­so­ra su­rrea­lis­ta fran­ce­sa, la no­ve­la de una ca­sa apo­ca­líp­ti­ca del gó­ti­co est

Paula - - Libros - Por Mar­ce­la Fuen­teal­ba

La be­be­do­ra de san­gre y otros cuen­tos, Ra­chil­de (Ove­rol)

Su pri­me­ros cuen­tos, que pu­bli­có a los 24 años, se con­si­de­ra­ron de­di­ca­dos al “in­con­for­mis­mo se­xual: tra­ves­tis­mo (mas­cu­lino y fe­me­nino), sa­dis­mo, ma­so­quis­mo, fe­ti­chis­mo, ho­mo­ero­tis­mo e in­clu­si­ve ne­cro­fi­lia”. Era fi­nes del si­glo XIX y la au­to­ra se ves­tía co­mo hom­bre y fir­ma­ba co­mo Mon­sieur Ve­nus; lue­go fue Ra­chil­de. Es­cri­bió re­la­tos de mun­dos oní­ri­cos e ima­gi­na­rios, co­mo lo ha­cían sus con­tem­po­rá­neos Sch­wob y Huys­mans; Paul Ver­lai­ne la fe­li­ci­tó por ha­ber “des­cu­bier­to un vi­cio nue­vo”: una es­cri­tu­ra al bor­de de to­do. Se lla­ma­ba Mar­gue­ri­te Ey­mery (1860-1953) y tam­bién fue au­to­ra pro­lí­fi­ca de obras de tea­tro y es­cri­bió una bio­gra­fía de su ami­go Al­fred Jarry, crea­dor de Ubu, otro pre­cur­sor del su­rrea­lis­mo. Con su ma­ri­do fun­da­ron y sos­tu­vie­ron la muy re­le­van­te re­vis­ta li­te­ra­ria Mer­cu­re de Fran­ce. Otro de sus co­me­ti­dos fue la pre­ser­va­ción del le­ga­do li­te­ra­rio de Os­car Wil­de. $ 8.000 en li­bre­rías.

Ro­pa mú­si­ca chi­cos, Viv Al­ber­ti­ne (Ana­gra­ma)

Des­pués de que se se­pa­ró su ban­da, The Slits (al­go así co­mo Las Con­chas), a co­mien­zos de los 80, no se su­po más de Viv Al­ber­ti­ne has­ta que en 2012 vol­vió con el aplau­di­do dis­co The Ver­mi­li­on Bor­der. Un par de años des­pués re­ci­bió nue­vos elo­gios por su ex­ten­so re­la­to per­so­nal del punk, del que fue pro­ta­go­nis­ta en los 70 con las Slits. Hi­ja de obre­ros in­mi­gran­tes en Lon­dres, de es­tu­dian­te pa­só a vi­vir li­bre­men­te co­mo ocu­pa: se ves­tía con Vi­vien­ne West­wood, ca­rre­tea­ba con Sid Vi­cious y se iba de gi­ra con los Clash. Fran­ca y di­ver­ti­da, sa­lió de esa vida in­ten­sa con va­rias he­ri­das, pe­ro con la re­bel­día in­tac­ta: “Éra­mos gen­te ra­ra, ve­nía­mos de fa­mi­lias jo­di­das, lle­ga­mos al punk por­que era lo úni­co que nos acep­ta­ba”, di­jo. Es el re­gis­tro, ade­más, de una épo­ca hoy des­apa­re­ci­da por la pre­emi­nen­cia de la sa­lud y el éxi­to. “Di­ver­ti­do, obs­ceno, tierno, so­ber­bia­men­te es­cri­to”, co­men­tó el crí­ti­co de The Spec­ta­tor; Greil Mar­cus lo con­si­de­ra “no so­lo el me­jor li­bro so­bre el punk, sino uno de los me­jo­res li­bros de cual­quier ti­po que he leí­do”. 500 pá­gi­nas pa­ra de­di­car­se. $ 33.650 en li­bre­rías.

El re­loj de sol, Shir­ley Jack­son (Fior­do)

“Mi abue­la ma­tó a mi pa­pá”, re­pi­te la ni­ña cuan­do mue­re el hi­jo ma­yor de los Ha­llo­ran, ha­bi­tan­tes de una ca­so­na de­cré­pi­ta en la que con­vi­ven una ma­dre si­nies­tra, un tío en si­lla de rue­das, sir­vien­tes omi­no­sos, la nue­ra des­pe­cha­da, la nie­ta te­rri­ble, en­tre otros per­so­na­jes de una ga­le­ría que des­de la os­cu­ri­dad se vuel­ve, ba­jo la ame­na­za del apo­ca­lip­sis, una sá­ti­ra so­cial, con la iro­nía y la sen­sa­ción del mis­te­rio de la exis­ten­cia hu­ma­na. Jack­son (1916-1965), au­to­ra po­pu­lar de re­la­tos de te­rror en Es­ta­dos Uni­dos, pu­bli­có es­ta no­ve­la en 1958; es el an­te­ce­den­te de El res­plan­dor de Step­hen King, uno de sus fer­vo­ro­sos lec­to­res. Lo­cu­ra, mie­do y vio­len­cia: una de las jo­yas li­ga­das al gó­ti­co su­re­ño, don­de bri­llan Ten­nes­see Wi­lliams, Car­son McCu­llers y una lar­ga es­te­la. Des­de el pró­xi­mo mes en li­bre­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.