BUE­NA FI­BRA

La his­to­ria­do­ra Clau­dia Hur­ta­do ha de­di­ca­do su ca­rre­ra a re­va­lo­ri­zar la iden­ti­dad cultural de los pue­blos ori­gi­na­rios, a tra­vés de la re­cu­pe­ra­ción de ofi­cios an­ces­tra­les y del desa­rro­llo de pro­duc­tos de acla­ma­do di­se­ño, co­mo los que ela­bo­ra Ño­cha Ma­len, u

Paula - - Entrevista - Por B ár­ba­ra Rie­de­mann / Fo­to­gra­fía: Ca­ro­li­na Var­gas

Ha­ce po­co más de una dé­ca­da, la es­ca­sez de ño­cha –plan­ta en­dé­mi­ca del sur de Chi­le que da del­ga­das y afi­la­das ho­jas– ame­na­za­ba con ex­tin­guir uno de los ofi­cios ces­te­ros más an­ti­guos de los ma­pu­ches. Eso has­ta que en la re­gio­nes de La Arau­ca­nía y del Bio­bío, CMPC ini­ció un pro­yec­to pa­ra re­plan­tar­la en di­ver­sas lo­ca­li­da­des. Una de ellas fue Huen­te­lo­lén, en Ca­ñe­te, don­de se plan­tó ño­cha en el pa­tio de las ca­sas de ar­te­sa­nas que, fren­te a la im­po­si­bi­li­dad de con­se­guir es­ta fi­bra ve­ge­tal, ha­bían de­ja­do de tra­ba­jar­la. En 2012 la fo­res­tal con­vo­có a la his­to­ria­do­ra y di­plo­ma­da en Administración Cultural, Clau­dia Hur­ta­do, quien ase­so­ra­ba el desa­rro­llo de pro­yec­tos pa­ra re­va­lo­ri­zar la ar­te­sa­nía co­mo sec­tor eco­nó­mi­co y ha­cer de ella un ofi­cio ren­ta­ble. “Hay que dar vi­si­bi­li­dad al artesano, pues su tra­ba­jo es par­te fun­da­men­tal del pa­tri­mo­nio cultural de nues­tro país”, ase­gu­ra. Co­men­zó a tra­ba­jar con un gru­po de 10 mu­je­res laf­quen­ches –quie­nes fun­da­ron la agru­pa­ción Ño­cha Ma­len (mu­je­res de ño­cha)– pa­ra en­tre­gar­les he­rra­mien­tas de ges­tión, mar­ke­ting y desa­rro­llo de pro­duc­tos, que des­de en­ton­ces han si­do ex­hi­bi­dos en fe­rias de to­do el país y en las bie­na­les de Mi­lán y Pa­rís. In­clu­so se hi­zo una alian­za con Pet Lamp, acla­ma­da em­pre­sa es­pa­ño­la de di­se­ño sus­ten­ta­ble, des­de la que re­ci­ben pe­di­dos de to­do el mun­do. Hoy, ca­da una ven­de sus pro­duc­tos de for­ma di­rec­ta en ba­se al co­mer­cio jus­to y se reúnen en una ru­ca, pun­to de tra­ba­jo y en­cuen­tro, don­de ela­bo­ran ces­te­ría en ño chad e im­pe­ca­ble fac­tu­ra, con ob­je­tos co­mo lám­pa­ras, pla­tos, pa­ne­ras, car­ter as, en­tre otros, y que se co­mer­cia­li­zan enwww. ño cha­ma len.com

El re­cuen­to de es­tos años de tra­ba­jo se pa­ten­ta­rá a me­dia­dos de agos­to en un li­bro ti­tu­la­do Ño­cha Ma­len, con tex­tos de la pe­rio­dis­ta Xi­me­na Torres Cau­ti­vo y fo­tos de Ca­ro­li­na Var­gas, edi­to­ra de Fo­to­gra­fía de re­vis­ta Pau­la.

¿Crees que los chi­le­nos no va­lo­ra­mos nues­tra ar­te­sa­nía?

Los chi­le­nos que­re­mos muy po­co lo nues­tro. Te­ne­mos una ri­que­za in­va­lua­ble en fren­te de nues­tros ojos y no la apre­cia­mos. ¡Bas­ta de fe­rias ar­te­sa­na­les con pro­duc­tos ma­de in Chi­na! El chi­leno no sa­be quién es y siem­pre mi­ra pa­ra afue- ra, so­mos de­ma­sia­do su­cur­sal de Mia­mi. Lo que que­re­mos es que el com­pra­dor de ar­te­sa­nía se­pa que lo que es­tá pa­gan­do es lo que va­le el pro­duc­to y pa­ra eso de­be co­no­cer la his­to­ria que hay de­trás de su fac­tu­ra. La ar­te­sa­nía es un ob­je­to que tie­ne his­to­ria y tras­cen­den­cia. Un ofi­cio que tie­ne que ver con el res­ca­te y su­ce­sión de una tra­di­ción, un pa­tri­mo­nio fa­mi­liar, his­tó­ri­co y cultural que se apren­de y he­re­da.

¿Qué ame­na­za hoy a la ar­te­sa­nía?

Prin­ci­pal­men­te, que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no quie­ren se­guir apren­dien­do la tra­di­ción por­que efec­ti­va­men­te es un tra­ba­jo en el que se ga­na me­nos del mí­ni­mo y pa­ra los jó­ve­nes es más ren­ta­ble mi­grar a la ciu­dad y em­plear­se en el re­tail o en el ser­vi­cio do­més­ti­co. Por otro la­do, hay una fal­ta de com­pro­mi­so y se­rie­dad por par­te de mu­chas ini­cia­ti­vas pú­bli­cas y pri­va­das, ya que de­ben ser ca­pa­ces de ex­ten­der­se en el tiem­po. To­do es­to lle­va a un círcu­lo vi­cio­so que im­pi­de que la la­bor del artesano se va­lo­re co­mo de­be ser.

¿Có­mo rom­per ese círcu­lo?

Hay que re­en­can­tar a es­tos jó­ve­nes. Me pa­só con Ma­rie­la Ma­ri­bur, una de las ar­te­sa­nas jó­ve­nes más ta­len­to­sas, quien me di­jo que se que­ría em­plear co­mo re­po­ne­do­ra de una mul­ti­tien­da. Le di­je: “cual­quie­ra pue­de ser re­po­ne­do­ra, pe­ro no ar­te­sa­na”. La mo­ti­vé pa­ra par­ti­ci­par en el Se­llo de Ex­ce­len­cia a la Ar­te­sa­nía del Con­se­jo de la Cul­tu­ra y acor­da­mos que si no se lo ga­na­ba po­día ser re­po­ne­do­ra. Y se lo ga­nó. Hoy es­tá or­gu­llo­sa de ser ar­te­sa­na. El pró­xi­mo pa­so de Clau­dia es una es­cue­la de ofi­cios en Ca­ñe­te, don­de se ge­ne­ra­rá un polo de desa­rro­llo que per­mi­ti­rá mul­ti­pli­car la ini­cia­ti­va. “Ya no se­rán 10, ni 15, sino 60 ar­te­sa­nos o más los que ten­drán la po­si­bi­li­dad de per­fec­cio­nar­se y apren­der. Que­re­mos que lle­guen afi­cio­na­dos in­tere­sa­dos en apren­der la téc­ni­ca en ño­cha, pe­ro tam­bién su­mar otras co­mo la la­na y pla­te­ría. Que­re­mos reivin­di­car un lu­gar es­tig­ma­ti­za­do, don­de la ri­que­za de su cul­tu­ra, per­so­nas y pai­sa­jes es la iden­ti­dad de to­dos los chi­le­nos. Ge­ne­rar va­lor es al­go que po­de­mos ha­cer to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.