TES­TI­GO INDIGNADA DE UN SIS­TE­MA

La neu­ró­lo­ga in­fan­til y di­rec­to­ra de la Fun­da­ción pa­ra la Pre­ven­ción de la Vio­len­cia in­fan­til (Pre­vif) Laura Ger­main, ha si­do tes­ti­go en pri­me­ra lí­nea de los cam­bios que ha su­fri­do el sis­te­ma de pro­tec­ción de la in­fan­cia. No so­lo por­que du­ran­te 9 años su

Paula - - Reportaje - Por Pi­lar Navarrete / Fo­to­gra­fía: Ca­ro­li­na Var­gas

LAURA GER­MAIN LLE­VA LAR­GO TIEM­PO INDIGNADA. SEN­TA­DA EN UN SOFÁ DE TAPIZ FLOREADO EN EL SE­GUN­DO PI­SO DE LA CA­SA DON­DE VI­VE SO­LA LUE­GO DE QUE SU MA­RI­DO, el de­mo­cra­ta­cris­tiano y ex rec­tor de la Universidad de Chi­le Jai­me La­va­dos fa­lle­cie­ra el año pa­sa­do, la di­rec­to­ra de la Fun­da­ción pa­ra la Pre­ven­ción de la Vio­len­cia In­fan­til (Pre­vif), ase­gu­ra que ha man­da­do car­tas al dia­rio –“que nun­ca sa­len pu­bli­ca­das”– dan­do su opi­nión so­bre la cri­sis del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res. Pe­dia­tra y neu­ró­lo­ga de la Universidad de Chi­le. Te­ra­peu­ta fa­mi­liar, je­fa por ca­si 15 años de la Uni­dad de Te­ra­pia Fa­mi­liar del Hos­pi­tal Luis Cal­vo Mac­ken­na, Laura Ger­main da vuel­tas y vuel­tas un pa­ñue­lo desecha­ble que tie­ne en las ma­nos. El tono pau­sa­do de su ha­blar, con­tras­ta con sus opi­nio­nes sin pe­los en la len­gua.

–Aquí se di­cen mu­chas co­sas. Pe­ro hay otras que no se di­cen cuan­do se ha­bla del te­ma del Sename. Y yo creo que la his­to­ria es muy im­por­tan­te re­pa­sar­la, por­que nos apor­ta ideas de las ven­ta­jas que pu­do ha­ber ha­bi­do en al­gún mo­men­to en el sis­te­ma an­ti­guo–, di­ce.

La en­tre­vis­ta del dipu­tado Re­né Saf­fi­rio (ex DC) en To­le­ran­cia Ce­ro la mo­vi­li­zó a ha­blar y a en­tre­gar su pun­to de vis­ta des­de su ex­pe­rien­cia, pues le to­có co­no­cer dis­tin­tos mo­men­tos del ser­vi­cio. Pri­me­ro cuan­do, a me­dia­dos de los años 70, ya ha­bien­do ter­mi­na­do su es­pe­cia­li­za­ción co­mo neu­ro­pe­dia­tra, tra­ba­jó co­mo vo­lun­ta­ria en la Ca­sa Na­cio­nal del Ni­ño, a un cos­ta­do del Hos­pi­tal Luis Cal­vo Mac­ken­na, eva­luan­do los po­si­bles da­ños neu­ro­ló­gi­cos de los re­cién na­ci­dos y me­no­res de 2 años que lle­ga­ban tras ser en­tre­ga­dos por sus ma­dres –“los de­po­si­ta­ban ahí, sin trá­mi­te le­gal”– o por ne­ce­si­dad de pro­tec­ción. Y más tar­de co­mo di­rec- to­ra de Pre­vif, fun­da­ción que en­tre 1998 y 2007 se hi­zo car­go de uno de los pro­gra­mas de re­pa­ra­ción de ni­ños víc­ti­mas de mal­tra­to gra­ve –fí­si­co, si­co­ló­gi­co, se­xual o aban­dono– que es­ta­ban ba­jo la pro­tec­ción del Sename, ya fue­ra ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos o no. Hoy es una fé­rrea de­fen­so­ra de vol­ver al sis­te­ma an­ti­guo.

Co­no­cis­te el sis­te­ma de pro­tec­ción an­te­rior, ¿qué era lo que fun­cio­na­ba bien de él?

Que los ni­ños pa­sa­ban a ser cui­da­dos por fa­mi­lias de aco­gi­da, lo que los in­gle­ses lla­man “fos­ter ho­mes”, una es­pe­cie de adop­ción tran­si­to­ria. Era muy in­tere­san­te, por­que eran fa­mi­lias vo­lun­ta­rias a las que el Es­ta­do les pa­ga­ba po­quí­si­mo. Ca­da fa­mi­lia po­día re­ci­bir má­xi­mo tres o cua­tro ni­ños que se su­ma­ban a los su­yos. Eran ho­ga­res mo­des­tos, pe­ro lim­pios, y lo más im­por­tan­te de to­do: eran aco­ge­do­res. Y lo que vi es que mu­chos de esos ni­ños, cuan­do lle­ga­ban a los 18 años y el sis­te­ma de­ja­ba de es­tar vi­gen­te pa­ra ellos, se que­da­ban en los ho­ga­res de las fa­mi­lias que los ha­bían re­co­gi­do o te­ni­do por años. Se que­da­ban co­mo un hi­jo más. En vez de que­rer arran­car, pa­ra ellos el an­he­lo era que­dar­se ahí.

¿Có­mo lle­gas­te a co­no­cer esos ho­ga­res?

Por­que pa­ra co­no­cer qué pa­sa­ba con los ni­ños que yo veía en la Ca­sa Na­cio­nal del Ni­ño des­pués de que sa­lían de ahí, acom­pa­ñé va­rias ve­ces a la di­rec­to­ra, una asis­ten­te so­cial que se lla­ma­ba Aí­da, quien lle­ga­ba de sor­pre­sa a las ca­sas. Es­ta­ba to­dos los días en te­rreno. Las per­so­nas que es­ta­ban a car­go de los ni­ños la re­ci­bían ama­ble­men­te. Ella se me­tía a los dor­mi­to­rios, le­van­ta­ba las ro­pas de ca­ma pa­ra ver si es­ta­ban lim­pias y si te­nían su­fi­cien­tes fra­za­das. Abría las

ta­pas de las ollas pa­ra ver que es­tu­vie­ran bien ali­men­ta­dos. De­cía: “ten­go que sa­ber que los ni­ños es­tán bien, por­que si no ella (la due­ña de ca­sa) no pue­de ser la que los cui­de”. No es que lle­ga­ra co­mo el sar­gen­to de la co­mi­sa­ría, sino que era co­mo una ma­má o una abue­la que ve­nía a su­per­vi­sar.

¿Qué mo­vía a es­tas fa­mi­lias a re­ci­bir a es­tos ni­ños?

Era al­go cultural. Exis­tía al­go que se ha per­di­do: una cul­tu­ra de ge­ne­ro­si­dad que era tí­pi­ca del pue­blo chi­leno de re­ci­bir y aco­ger a quien lo ne­ce­si­ta, por un la­do. Y, por otro, ha­bía mu­je­res que te­nían la ex­pe­rien­cia de la crian­za, que no te­nían es­tu­dios de nin­gún otro ti­po. La ma­yo­ría ni si­quie­ra ha­bía ter­mi­na­do la en­se­ñan­za bá­si­ca, por­que la gen­te aban­do­na­ba con fre­cuen­cia en bá­si­ca el co­le­gio y des­pués se que­da­ba en su ca­sa y eran ma­dres. Esa era su ocu­pa­ción: ser ma­dres. Eso ha­cía que tu­vie­ran el sen­ti­do de ma­ter­ni­dad bien pues­to, por­que ese era su tra­ba­jo y po­dían ha­cer­lo bien.

¿Qué im­por­tan­cia te­nía que la mu­jer que cui­da­ba tu­vie­ra un sen­ti­do de ma­ter­ni­dad con ese ni­ño que no era su hi­jo?

La re­la­ción del ni­ño los 5 pri­me­ros años, es­pe­cial­men­te los pri­me­ros tres pa­ra no ser exa­ge­ra­da, es una re­la­ción con el adul­to uno a uno. Si no exis­te esa re­la­ción, el ni­ño no tie­ne la guía, no tie­ne el tra­duc­tor del mun­do que es­tá des­cu­brien­do. Y por su­pues­to, tam­po­co tie­ne tra­duc­tor de lo afec­ti­vo que es, di­ría yo, el te­lón de fon­do ab­so­lu­to pa­ra to­da ac­ti­vi­dad hu­ma­na. Las per­so­nas no apren­de­mos, no tra­ba­ja­mos ade­cua­da­men­te, no nos desa­rro­lla­mos so­cial­men­te en nin­gún sen­ti­do fa­vo­ra­ble cuan­do no te­ne­mos una emo­cio­na­li­dad bien desa­rro­lla­da; es de­cir, sen­tir que so­mos que­ri­dos, que te­ne­mos re­la­cio­nes con un adul­to con­fia­ble que nos en­se­ña o ayu­da a so­lu­cio­nar al­go. ¿Cuán­do eso iba dar­se en los gal­po­nes que se hi­cie­ron des­pués?

Tú re­mar­cas que, si bien esos ni­ños eran aban­do­na­dos por sus fa­mi­lias o sa­ca­dos de su en­torno por re­pre­sen­tar una ame­na­za, lle­ga­ban a un lu­gar don­de más o me­nos po­día ha­ber al­go lo más si­mi­liar a la ne­ce­si­dad que te­nían.

Sí. Era la sus­ti­tu­ción de una ca­ren­cia. Y ese pun­to es im­por­tan­te, por­que en esa con­cep­ción se en­ten­día qué era un ni­ño, al­go que no veo en la dis­cu­sión en nin­gu­na par­te. ¿Qué sig­ni- fi­ca ser ni­ño? Ser ni­ño es un su­je­to que na­ce in­com­ple­to, cu­yo sis­te­ma ner­vio­so tie­ne que desa­rro­llar­se a lo lar­go de 20 años pa­ra lle­gar a la eta­pa de ple­ni­tud de desa­rro­llo. Du­ran­te to­do ese pe­rio­do es­tá desa­rro­llan­do lo que va a ser el in­di­vi­duo. Esa eta­pa es tan sen­si­ble y es­tá tan in­flui­da por el medio ambiente que cual­quier tras­torno lo per­tur­ba. Y si eso ocu­rre de ma­ne­ra gra­ve ba­jo los 12 años, lo per­tur­ba pa­ra siem­pre. To­do es­to son da­tos cien­tí­fi­cos que ma­ne­jo co­mo neu­ró­lo­ga. Si un trau­ma co­mo el aban­dono no es sus­ti­tui­do por una fa­mi­lia de aco­gi­da ese da­ño emo­cio­nal va a ge­ne­rar des­pués un in­di­vi­duo que nun­ca va a ser emo­cio­nal­men­te sano.

La otra re­tro­ex­ca­va­do­ra

La in­dig­na­ción de Laura Ger­main se arras­tra ha­ce dé­ca­das. Si es por po­ner un pun­to de par­ti­da, su enojo par­te po­co an­tes de la vuel­ta a la de­mo­cra­cia, cuan­do, ase­gu­ra, la di­rec­to­ra de la Ca­sa Na­cio­nal del Ni­ño la lla­mó pa­ra con­tar­le que den­tro de las pri­me­ras ac­cio­nes que to­ma­ría el go­bierno de Pa­tri­cio Ayl­win se­ría “de­mo­ler el sis­te­ma de pro­tec­ción que ha­bía”. Al en­te­rar­se de que se ve­nía la me­di­da, Laura ase­gu­ra que par­tió a ha­blar con el mi­nis­tro de Jus­ti­cia de la épo­ca, Fran­cis­co Cum­pli­do, a quien co­no­cía por­que su ma­ri­do era de­mo­cra­ta­cris­ti­niano. “Yo no y, por fa­vor, que eso sal­ga”, pre­ci­sa. Re­la­ta que le ex­pre­só su desacuer­do al mi­nis­tro Cum­pli­do. “Le con­té mi ex­pe­rien­cia, di­cién­do­le: ‘es­to fun­cio­na bien, la pla­ta es po­ca, pe­ro los ni­ños es­tán bien’. La ver­dad es que no me to­mó en cuen­ta”.

¿Qué quie­res de­cir con que no te to­mó en cuen­ta?

Me di­jo: lo voy a ver. Te­nía mu­cha es­pe­ran­za de que yo po­dría ha­cer al­gu­na in­ter­ven­ción, pen­sa­ba que me iba a oír. Pe­ro el te­ma lo de­jó en ma­nos del sub­se­cre­ta­rio co­mo un te­ma me­nor y si­guió pa­ra ade­lan­te la re­tro­ex­ca­va­do­ra que des­pués ha sa­li­do a la luz. En esa épo­ca no sa­bía­mos que ha­bía una re­tro­ex­ca­va­do­ra, pe­ro yo la vi­ví. Acá se pa­só una re­tro­ex­ca­va­do­ra. Fue ho­rri­ble. Esas ca­sas se aca­ba­ron y fue­ron sus­ti­tui­das por gal­po­nes de aco­gi­da. Se creó un sis­te­ma en que se con­tra­ta­ba a gen­te, fun­cio­na­rias co­mo ma­dres sus­ti­tu­tas, quie­nes em­pe­za­ron a te­ner a car­go un gru­po muy gran­de de ni­ños que vi­vían en gal­po­nes. Ni­ños que des­de en­ton­ces nun­ca más pu­die­ron ro­dear­se de un con­cep­to de fa­mi­lia. Des­man­te­la­ron to­do es­te sis­te­ma de ho­ga­res de aco­gi­da y los trans­for­ma­ron en es­tos gal­po­nes don­de se tras­la­da­ron ni­ños ba­jo es­ta con­cep­ción pro­gre­sis­ta. Fue un desas­tre.

¿Por qué ese nue­vo sis­te­ma no lo­gró en­tre­gar un buen cui­da­do?

Por­que el víncu­lo que co­men­zó a dar­se ahí en­tre las cui­da­do­ras y los ni­ños de­jó de ser el víncu­lo ma­terno sus­ti­tu­to y pa­sa­ron a ser ni­ños en­car­ga­dos. Ni­ños guar­da­dos. De­ja­ron de ser ni­ños adop­ta­dos aun­que fue­ra de ma­ne­ra tran­si­to­ria por un en­torno fa­mi­liar.

De­fien­de el sis­te­ma an­ti­guo, las fa­mi­lias de aco­gi­da. “Eran ho­ga­res mo­des­tos, pe­ro lim­pios. Y lo más im­por­tan­te: aco­ge­do­res. Cuan­do esos ni­ños cum­plían 18, no que­rían arran­car, se que­da­ban con esas fa­mi­lias co­mo un hi­jo más”.

¿Pa­só a ser un ser­vi­cio des­pro­vis­to de emo­cio­na­li­dad?

Sí. El de­te­rio­ro más im­por­tan­te que traen los ni­ños que lle­gan a es­tos lu­ga­res es el emo­cio­nal y ahí, en es­tos gal­po­nes, eso se mul­ti­pli­ca, no se so­lu­cio­na. La ne­gli­cen­cia más gra­ve es la emo­cio­nal. Es una ne­gli­gen­cia ex­tre­ma. Pue­des te­ner ca­sas muy bien equi­pa­das, pe­ro eso no es lo más im­por­tan­te. Es pre­fe­ri­ble más po­bre­za pe­ro con más amor. Los de an­tes eran ho­ga­res mu­cho más po­bres, pe­ro mu­cho más amo­ro­sos. Más hu­ma­nos.

Tes­ti­go de fa­vo­res ¿Por qué te lla­mó la aten­ción la in­ter­ven­ción del dipu­tado Re­né Saf­fi­rio en To­le­ran­cia Ce­ro?

Por­que di­jo co­sas que yo sa­bía y que por pri­me­ra vez oi­go que las di­ce al­guien más. Yo sa­bía que el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia era un feu­do de­mo­cra­ta­cris­tiano. Sa­bía que el Sename, en vez de me­jo­rar, ha­bía em­peo­ra­do. En 1996 el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia abrió pro­gra­mas a los que las fun­da­cio­nes po­día­mos pos­tu­lar pa­ra eva­luar y dar tra­ta­mien­to a ni­ños víc­ti­mas de mal­tra­to gra­ve. Ese era nues­tro ám­bi­to. En Pre­vif fui­mos la pri­me­ra ins­ti­tu­ción en Chi­le en te­ner un equi­po de pro­fe­sio­na­les con for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra aten­der ca­sos de mal­tra­to –mé­di­cos, si­có­lo­gos, asis­ten­tes so­cia­les y abo­ga­dos– por­que has­ta ese mo­men­to no exis­tía gen­te for­ma­da en es­te te­ma. En 1998 ga­na­mos el fon­do pa­ra rea­li­zar un pro­gra­ma. Pa­sa­mos a re­ci­bir un mon­tón de mi­llo­nes; no sé, 50 mi­llo­nes. Esa pla­ta me per­mi­tió au­men­tar mi equi­po y la can­ti­dad de ni­ños que po­día­mos aten­der. Fue una tre­men­da ex­pe­rien­cia. En esa épo­ca, cuen­ta Ger­main, co­men­zó a vi­si­tar los ho­ga­res del Sename pa­ra co­no­cer la reali­dad de los ni­ños. “Vi mon­to­nes de ca­sos de ni­ños de eda­des si­mi­la­res que abu­sa­ban en­tre ellos den­tro de los ho­ga­res. Abu­sos en­tre co­mi­llas; eran con­tac­tos se­xua­les más bien, pe­ro no abu­si­vos en el sen­ti­do de que hu­bie­ra opo­si­ción o fuer­za, sino que era par­te de la re­la­ción afec­ti­va de la que ca­re­cían por la fal­ta de una fi­gu­ra que les die­ra afec­to”.

¿Los cui­da­do­res eran cons­cien­tes de eso?

Sí. Pe­ro tam­po­co les da­ban lo que los ni­ños ne­ce­si­ta­ban. Por eso al fi­nal yo di­je: “no po­de­mos acep­tar a ni un ni­ño más que ven­ga de un ho­gar”, por­que no te­nía­mos na­da que ofre­cer­les. Hi­ci­mos to­do lo que pu­di­mos por unos 10 años.

Laura Ger­main es crí­ti­ca del ac­tual sis­te­ma de cui­da­do, que se im­ple­men­tó en 1990. “Pa­ra mí lo más in­mo­ral es crear co­mo ca­llam­pas cen­tros con gen­te que ve­nía sa­lien­do de la es­cue­la de Si­co­lo­gía, con ce­ro for­ma­ción. Fue co­mo po­ner mé­di­cos re­cién re­ci­bi­dos a di­ri­gir hos­pi­ta­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.