Dis­tor­sio­nes des­de el Cha­co

Lle­gan los cuen­tos de la bo­li­via­na Li­lia­na Co­lan­zi, otra de las es­cri­to­ras la­ti­noa­me­ri­ca­nas que se nom­bra den­tro de un nue­vo boom, es­ta vez jo­ven y fe­me­nino. Cer­ca de la cien­cia fic­ción, aun­que con rea­lis­mo pro­sai­co, los cuen­tos de Nues­tro mun­do muer­to (E

Paula - - Li­bros - Por Mar­ce­la Fuen­teal­ba

“ES­TE ES EL TRON­CO DE TO­DAS LAS HIS­TO­RIAS, HA­BLA DE NUES­TRO MUN­DO MUER­TO”: el ver­so de una can­ción ayo­rea abre y da tí­tu­lo al con­jun­to de re­la­tos de Li­lia­na Co­lan­zi (1981), la es­cri­to­ra bo­li­via­na que con es­te li­bro se ha vuel­to in­ter­na­cio­nal, pues se­rá tra­du­ci­do al in­glés, fran­cés e ita­liano. Los ayo­rea son uno de los pue­blos del Cha­co, la enor­me re­gión que bor­dea San­ta Cruz, don­de na­ció la es­cri­to­ra, y se ex­tien­de por Pa­ra­guay has­ta Ar­gen­ti­na y Bra­sil: el ex­ten­so te­rri­to­rio don­de la gue­rra con­tra los in­dios fue, por su­pues­to, cruel y los de­jó pa­ra siem­pre fue­ra y en la mi­se­ria. La fra­se mues­tra el pe­si­mis­mo an­ces­tral de las cul­tu­ras de los pue­blos de esa zo­na, co­mo el tu­pí-gua­ra­ní o el chi­qui­tano: pen­sa­ban que los dio­ses se ha­bían can­sa­do de la Tie­rra y se ha­bían ido le­jos, los ha­bían de­ja­do en un mun­do muer­to.

Co­lan­zi se ocu­pa de los es­ter­to­res de esa sen­sa­ción de fin de mun­do, y aun­que va­rios de los re­la­tos ten­gan am­bien­tes re­co­no­ci­da­men­te sud­ame­ri­ca­nos, otros per­so­na­jes via­jan a Pa­rís o es­tu­dian en un pue­blo te­rri­ble de Es­ta­dos Uni­dos –tal co­mo ella, ac­tual­men­te pro­fe­so­ra en Cor­nell, don­de in­ves­ti­gó so­bre mons­truos y cy­borgs– con la mis­ma sen­sa­ción de es­pan­to. Hay al­go sin sa­li­da en las his­to­rias que cuen­ta, que unen una na­rra­ción de­ta­lla­da, sin apu­ro, con el te­rror de lo omi­no­so que aplas­ta. So­bre­po­ne, por ejem­plo, la fan­tas­ma­go­ría del des­po­jo in­dí­ge­na con la mo­der­ni­dad des­pia­da­da al uso, o los más inocen­tes de­seos de amor y tras­cen­den­cia con el apro­ve­cha­mien­to ba­nal e in­cons­cien­te.

En uno de los cuen­tos, que se lla­ma pre­ci­sa­men­te Cha­co, un jo­ven ha­bla de su abue­lo, pe­ro la mi­ra­da in­fan­til –re­cu­rren­te en la es­cri­tu­ra ac­tual– se vuel­ve rá­pi­da­men­te te­ne­bro­sa: se re­fie­re al mi­to de que él ha­bría si­do un ex­ter­mi­na­dor de in­dios ma­ta­cos pa­ra el Es­ta­do, a su muer­te in­mi­nen­te, a sus fra­ses he­chas. Y des­de ahí el nie­to pue­de ser su­ce­si­va­men­te su con­ti­nua­dor o el jus­ti­cie­ro: un ase­sino, un aven­tu­re­ro o un ilu­mi­na­do. Ha di­cho la es­cri­to­ra: “Su ca­mino es ab­so­lu­ta­men­te tor­ci­do, no se sa­be si es­tá in­ven­tan­do o si la reali­dad se le pre­sen­ta de es­ta ma­ne­ra. La es­cri­tu­ra qui­zás sea eso: ha­llar otro ti­po de ver­dad en esa dis­tor­sión”. No im­por­ta si se tra­ta de ima­gi­nar una mi­sión mar­cia­na o de con­ver­sar con una vie­ja y sus muer­tos.

$17.000 en li­bre­rías.

Li­lia­na Co­lan­zi, au­to­ra del li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.