Na­tu­ra­le­za en la pa­red

Una se­lec­ción de pa­pe­les mu­ra­les bo­tá­ni­cos, una mo­da que vie­ne con fuer­za.

Paula - - Decoradora - Por Va­lesc a Dams­te, La de­co­ra­do­ra

LA MA­YOR PAR­TE DE SU HIS­TO­RIA EL PA­PEL MU­RAL HA SI­DO EL PRI­MO PO­BRE DE LAS AR­TES DE­CO­RA­TI­VAS POR SER FRÁ­GIL, EFÍ­ME­RO Y FÁ­CIL DE CAM­BIAR: na­ció co­mo una al­ter­na­ti­va más ba­ra­ta pa­ra re­cu­brir los mu­ros en vez de usar ta­pi­ces, en la Eu­ro­pa del si­glo XVI. Por la épo­ca, en Chi­na, tam­bién se pin­ta­ban flo­res, pá­ja­ros y vis­tas pa­ra ves­tir las pa­re­des, lo cual fue rá­pi­da­men­te co­pia­do por di­se­ña­do­res eu­ro­peos. Así na­ció el chi­noi­se­rie. Has­ta que en el si­glo XIX du­ran­te la re­vo­lu­ción in­dus­trial, co­mo se agi­li­zó el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción, se hi­zo más ma­si­vo y ac­ce­si­ble. Pe­ro siem­pre ha ha­bi­do una ac­ti­tud am­bi­va­len­te so­bre el pa­pel mu­ral, por­que ge­ne­ral­men­te apa­ren­ta­ba ser al­go que no era: ta­piz, ma­de­ra, un mu­ral. Pe­ro yo no ten­go am­bi­va­len­cia: ¡me en­can­ta! En­cuen­tro que vis­te los es­pa­cios de na­tu­ra­le­za fér­til y re­bo­san­te, y tie­ne mu­cha me­jor vi­da que los mu­ros pin­ta­dos. No hay na­da que me trai­ga más fe­li­ci­dad que ir a re­vi­sar los nue­vos ca­tá­lo­gos de pa­pe­les mu­ra­les. Pa­ra mi cum­plea­ños, in­clu­so, mi papá me re­ga­ló pa­pel mu­ral pa­ra la en­tra­da, que es co­mo una sel­va. El me­jor re­ga­lo. Ins­ta­gram: @cc­din­te­rio­res.

Char­les­ton Gar­den Mu­ral.

Las di­se­ña­do­ras chi­le­nas Co­lom­ba y Carolina Be­za­ni­lla tie­nen es­te pa­pel lla­ma­do Sel­va. $ 22.600 el m² en www.ppin­ta­do.cl

Los pa­pe­les pin­ta­dos a mano, que imi­tan los pa­ne­les de chi­noi­se­rie del si­glo XVII, son in­creí­bles. Se pue­den per­so­na­li­zar con co­lor de fon­do. Hay va­rias mar­cas, to­das muy ex­clu­si­vas. En Chi­le, Ca­sa Gar­da trae la mar­ca De Gour­nay, co­mo es­te, de su co­lec­ción www.ca­sa­gar­da.cl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.