IM­PUL­SO VER­DE

Tho­mas Kim­ber, uno de los fun­da­do­res de Re­fo­res­te­mos La Pa­ta­go­nia, es un em­pren­de­dor sus­ten­ta­ble que hace an­te­ojos de sol con desechos re­co­lec­ta­dos por co­mu­ni­da­des ru­ra­les, los que hoy ven­de en Chi­le y en 45 tien­das en Eu­ro­pa. Tie­ne 28 años, so­lo es­tu­dió

Paula - - Entrevista - Por Fran­cis­ca Urroz / Fo­to­gra­fía: Ale­jan­dro Ara­ya

TE­NÍA 20 AÑOS, Y LLE­VA­BA DOS ES­TU­DIAN­DO IN­GE­NIE­RÍA CO­MER­CIAL, CUAN­DO HI­ZO UN VIA­JE QUE LO MAR­CÓ: FUE A RE­CO­RRER

LA PA­TA­GO­NIA, CON SU MA­MÁ FO­TÓ­GRA­FA. “En­con­tré una paz que la ciu­dad no me da­ba. Me di cuen­ta de que que­ría pro­te­ger la na­tu­ra­le­za, cons­truir una so­cie­dad en ar­mo­nía con el en­torno”, di­ce. Ha­bla­ba en se­rio. Dos años des­pués, en 2012 –y tras el in­cen­dio en To­rres del Pai­ne– co­fun­dó Re­fo­res­te­mos La Pa­ta­go­nia, cam­pa­ña pa­ra re­fo­res­tar las zo­nas afec­ta­das a tra­vés de do­na­cio­nes: plan­ta­ron más de 200 mil ár­bo­les na­ti­vos. Con ese ím­pe­tu, ese mis­mo año lo­gró le­van­tar $100 mi­llo­nes a tra­vés de un so­cio, y fun­dó Ka­rün, una em­pre­sa de co­mer­cio jus­to, que fa­bri­ca an­te­ojos de sol con ma­de­ras de tron­cos caídos, re­des de pes­ca y de jeans, su más re­cien­te co­lec­ción. To­dos re­co­lec­ta­dos por pes­ca­do­res ar­te­sa­na­les, em­pren­de­do­ras de la Re­gión de Los La­gos y miem­bros de una co­mu­ni­dad en Río Pue­lo. “Soy un am­bien­ta­lis­ta mo­derno. Creo que es po­si­ble ha­cer ne­go­cios con una ca­de­na de va­lor cir­cu­lar y re­ge­ne­ra­ti­va”, ex­pli­ca. Pe­ro cin­co me­ses des­pués de ha­cer sus pri­me­ros pro­to­ti­pos en ma­de­ra, ca­yó hos­pi­ta­li­za­do por es­trés: te­nía 22 años. “Una no­che me des­per­té y no po­día res­pi­rar. Lue­go de cin­co días en la clí­ni­ca, me di cuen­ta de que es­ta­ba abar­can­do mu­cho”, di­ce. De­jó Re­fo­res­te­mos La Pa­ta­go­nia –que hoy fun­cio­na co­mo Fun­da­ción Re­fo­res­te­mos– y se abo­có so­lo a Ka­rün, que hoy cuen­ta en­tre sus so­cios al ex pre­si­den­te de Sa­lo­mon y al due­ño de O’Neill. Y es­te año abrió una ofi­ci­na en Es­to­col­mo. Kim­ber no se que­da so­lo con las in­ten­cio­nes: en no­viem­bre de­ja­rá su de­par­ta­men­to en Las Con­des y se irá a la Re­gión de Los La­gos. Las ofi­ci­nas de Ka­rün se van a Puer­to Varas. ¿Es una de­ci­sión po­lí­ti­ca? Sí, es po­lí­ti­ca, es­tra­té­gi­ca y de co­ra­zón. To­dos di­cen que hay que des­cen­tra­li­zar Chi­le, pe­ro na­die hace na­da. Les di­je a las 8 per­so­nas del equi­po, “quién se ani­ma”: y nos va­mos 7. Que­re­mos de­mos­trar que des­de re­gio­nes se pue­de te­ner un em­pren­di­mien­to in­ter­na­cio­nal. ¿Por qué te re­ti­ras­te de In­ge­nie­ría Co­mer­cial? Por­que no es­ta­ba de acuer­do con el mo­de­lo eco­nó­mi­co que me es­ta­ban en­se­ñan­do, no me apa­sio­na­ba. Y eso era al­go im­pen­sa­do pa­ra mi en­torno. Hu­bo ami­gos de mi papá que me di­je­ron: “co­noz­co a al­guien que no es­tu­dió y hoy es dro­ga­dic­to”. Mis com­pa­ñe­ros me mi­ra­ban con ca­ra de “po­bre, es­tá lo­co”. Eso me hi­zo du­dar. Pe­ro fue una de las me­jo­res de­ci­sio­nes que to­mé, por­que me per­mi­tió abrir la men­te. To­dos te­ne­mos la mis­ma ca­pa­ci­dad de em­pren­der, pe­ro es­ta­mos li­mi­ta­dos por nues­tro con­tex­to. Es­tu­vis­te a pun­to de que­brar tres ve­ces, ¿hoy vi­ves de es­to? Sí, pe­ro me de­mo­ré tres años en te­ner un suel­do fi­jo. Tu­ve que ce­rrar la fá­bri­ca de Chi­le y despedir gen­te. Acu­mu­lé deu­das, y eso me pa­só la cuen­ta fí­si­ca, men­tal y emo­cio­nal­men­te. Si hu­bie­ra que­ri­do ha­cer­me mi­llo­na­rio fa­bri­can­do an­te­ojos, me ha­bría ido pé­si­mo. ¿Qué apren­dis­te al es­tar a pun­to de fra­ca­sar? La im­por­tan­cia de pe­dir ayu­da, de des­pren­der­se del ego. Bus­car apo­yo en los so­cios, en el equi­po. Dar­se cuen­ta de que uno so­lo no es na­da. Ma­ne­jar las ex­pec­ta­ti­vas de la gen­te que te acom­pa­ña. Yo ge­ne­ré ex­pec­ta­ti­vas muy gran­des y no te­nía la ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria. Y por muy cli­ché que sue­ne, hay que ser per­ser­ve­ran­te. El re­torno no es in­me­dia­to; en seis me­ses no vas a ser mi­llo­na­rio. Los an­te­ojos Ka­rün cues­tan so­bre $ 80 mil, ¿es ca­ro ser ver­de? Son ba­ra­tos en com­pa­ra­ción con las mar­cas con que com­pe­ti­mos. Ofre­ce­mos la mis­ma o me­jor ca­li­dad, pe­ro no fa­bri­ca­mos en Chi­na. Aún así es­ta­mos de­jan­do afue­ra al 90% de la po­bla­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na, y eso no me gus­ta. Mi sue­ño es sa­car un an­te­ojo más ase­qui­ble, pe­ro siem­pre sus­ten­ta­ble. ¿Al con­su­mi­dor chi­leno le preo­cu­pa có­mo se ha­cen las co­sas? No lo su­fi­cien­te. No es un te­ma de cos­tos, es un te­ma de edu­ca­ción. Me sor­pren­de có­mo la gen­te bo­ta y no re­ci­cla. Aquí no hay con­cien­cia de qué pa­sa des­pués de que uno tira al­go al ba­su­re­ro. ¿Qué tan con­se­cuen­te eres en tus de­ci­sio­nes de con­su­mo? No ten­go au­to, an­do en bi­ci. Tra­to de com­prar en lo­ca­les pe­que­ños y voy a la ro­pa usa­da. Si ne­ce­si­to al­go nue­vo bus­co co­sas de ca­li­dad, que no sean desecha­bles. No quie­ro se­guir apor­tan­do a ge­ne­rar ba­su­ra. Ya te­ne­mos su­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.