De pa­ti­to feo a rei­na del rock & roll

Paula - - Personaje - Por Ale­jan­dra Cue­vas

Fal­das cor­tas, pan­ta­lo­nes an­chos y ca­mi­sas de hom­bre fue­ron las pri­me­ras ar­mas que usó Ja­nis Jo­plin (1943-1970) co­mo res­pues­ta al re­cha­zo que pro­vo­ca­ba su apa­rien­cia y su ur­gen­cia por cons­truir una iden­ti­dad fue­ra del ca­non. Des­pués se con­ver­ti­ría en una re­vo­lu­cio­na­ria de la mo­da.

SU BIO­GRA­FÍA ES­TÁ ÍN­TI­MA­MEN­TE LI­GA­DA A SU GUAR­DA­RRO­PA. HAS­TA LOS 13, NO ERA MUY DIS­TIN­TA AL RES­TO DE LAS CHI­CAS DE LA LO­CA­LI­DAD DE PORT ART­HUR DE LA DÉ­CA­DA DEL 50. Pe­ro bas­ta­ron un par de años para que unos ki­los de­más y la irrup­ción de un fuer­te ac­né “hi­cie­ran que el mun­do me die­ra la es­pal­da”, co­mo co­men­tó en va­rias en­tre­vis­tas, cuan­do ya era una ce­le­bri­dad del rock & roll y el blues.

Ais­la­da por el en­torno, Ja­nis co­men­zó a ves­tir fal­das cor­tas, pan­ta­lo­nes an­chos y ca­mi­sas de hom­bre que lla­ma­ban la aten­ción en ese am­bien­te de cla­se me­dia nor­te­ame­ri­ca­na, don­de el má­xi­mo pa­no­ra­ma era ver te­le­vi­sión. Se­gún sus bió­gra­fos, Ja­nis se ha­bría ins­pi­ra­do en un ejem­plar de la re­vis­ta Ti­me que lle­va­ba un re­por­ta­je so­bre los beat­niks.

En la Uni­ver­si­dad de Texas, don­de es­tu­dió Be­llas Ar­tes, no le fue me­jor. Fue no­mi­na­da al ce­tro de “hom­bre más feo”, hi­to que la mar­ca­ría por siem­pre se­gún re­ve­la Po­well St. John, ami­go e in­te­gran­te de su pri­me­ra ban­da, los Wa­ller Creek Boys en el do­cu­men­tal Ja­nis: Little Girl Blue.

A los 20 su vi­da cam­bió cuan­do de­jó el in­fierno del pue­blo chi­co y se ins­ta­ló en San Fran­cis­co. Una car­ta a sus pa­dres con una fo­to, con­te­ni­da en el mis­mo do­cu­men­tal, da cuen­ta del oxí­geno que le sig­ni­fi­có lle­gar a Ca­li­for­nia: “Los de la fo­to son mis ami­gos. No van dis­fra­za­dos, siem­pre vis­ten así. Vis­to en pers­pec­ti­va, no soy tan ex­cén­tri­ca, ¿ver­dad?”, es­cri­bía.

En San Fran­cis­co, se ves­tía en tien­das de se­gun­da mano, don­de la ro­pa vin­ta­ge, el ter­cio­pe­lo, los de­ta­lles de pie­dre­ci­llas y bor­da­dos la atra­pa­ron, al tiem­po que des­cu­bría su ta­len­to para ela­bo­rar un len­gua­je cohe­ren­te con esa ciu­dad, los tiem­pos y su mú­si­ca.

Ja­nis Jo­plin des­cu­brió un pla­cer en la ro­pa. Co­lec­cio­na­ba te­las y a ve­ces co­sía. Ama­ba los ma­te­ria­les lu­jo­sos y las te­las me­ta­li­za­das que com­ple­men­ta­ba con plu­mas, cin­tas y flo­res. Usa­ba tan­tos co­lla­res de mos­ta­ci­llas que bro­mea­ba di­cien­do que no ne­ce­si­ta­ba usar ca­mi­se­ta y, mu­cho an­tes que Ma­don­na, lle­nó sus mu­ñe­cas de pul­se­ras y bra­za­le­tes.

Su gran ami­ga Lin­da Gra­ve­ni­tes fue su di­se­ña­do­ra para los shows. La con­ven­ció de usar ves­ti­dos cor­tos y jun­tas crea­ron pren­das atre­vi­das y ex­pe­ri­men­ta­les con las que Ja­nis, ya con­ver­ti­da en una es­tre­lla lue­go de su pre­sen­ta­ción en el Mon­te­rey Pop Fes­ti­val de 1967, se con­vir­tió en la rei­na in­dis­cu­ti­da de la mo­vi­da hip­pie.

Con es­ta­tus de lí­der, se li­be­ró de los sos­te­nes y a ella se su­ma­ron sus fa­ná­ti­cas. En la mis­ma di­rec­ción, y dán­do­le la es­pal­da al boom del ma­qui­lla­je, pres­cin­dió de es­te. El frizz, tan odia­do has­ta hoy, en ella fue un sím­bo­lo de na­tu­ra­li­dad.

Sin sa­ber­lo, Ja­nis Jo­plin en­ca­be­zó un mo­vi­mien­to li­ber­ta­rio y fue una re­vo­lu­cio­na­ria de la mo­da. Lo su­yo fue sa­lir­se del ca­mino y abrir una ru­ta al­ter­na­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.