“Es una chi­ca Pau­la”

La pri­me­ra edi­to­ra de mo­da de Pau­la, y lue­go di­rec­to­ra en­tre1976 y 1986, re­cuer­da el im­pac­to que cau­só en las lec­to­ras, en los me­dios y en el cir­cui­to de tien­das y di­se­ña­do­res la apa­ri­ción de la re­vis­ta y la for­ma­ción del pri­mer equi­po de mo­das chi­leno. R

Paula - - Columna - Por Cons­tan­za Ver­ga­ra, pe­rio­dis­ta

UNA RE­VO­LU­CIÓN EN LA MO­DA FUE LA PRI­ME­RA PU­BLI­CA­CIÓN DE MO­DA CHI­LE­NA EN RE­VIS­TA PAU­LA. Hay que re­tro­ce­der en el tiem­po para re­cor­dar que no ha­bía in­ter­net, po­ca te­le­vi­sión y las gran­des tien­das no ex­hi­bían es­pec­ta­cu­la­res ca­tá­lo­gos en ca­da tem­po­ra­da. Las chi­le­nas se­guían co­mo po­dían las tendencias eu­ro­peas. So­lo te­nían ac­ce­so a re­vis­ta Eva que, con cri­te­rio muy con­ser­va­dor, com­pra­ba fo­to­gra­fías ex­tran­je­ras. Otra op­ción era ir a la cos­tu­re­ra y re­vi­sar una re­vis­ta L’Of­fi­ciel bien ma­no­sea­da para ele­gir la te­ni­da que nun­ca que­da­ba igual al ori­gi­nal. La te­la se com­pra­ba en las po­cas tien­das del ru­bro.

Pau­la se apo­de­ró de un ni­cho que las chi­le­nas es­pe­ra­ban con an­sias, pe­ro con una par­ti­cu­la­ri­dad: las tendencias las im­po­nía Pau­la a las po­cas bou­ti­ques exis­ten­tes. La idea, bas­tan­te au­daz, era que Pau­la im­pon­dría la mo­da, la que se pau­tea­ba con to­das las periodistas, jun­to al res­to de los re­por­ta­jes.

Yo era par­te del equi­po de la re­vis­ta y co­mo pe­rio­dis­ta fui ele­gi­da para en­fren­tar es­te desafío, co­mo es en las gran­des re­vis­tas fe­me­ni­nas eu­ro­peas y nor­te­ame­ri­ca­nas. Ve­nia lle­gan­do de dos años de vivir en Nue­va York y Pa­rís y era bas­tan­te van­guar­dis­ta para ves­tir­me. Pien­so que por eso me eli­gie­ron. Así co­men­zó el pri­mer equi­po de mo­da de re­vis­ta Pau­la y de Chi­le.

Sa­li­mos a en­con­trar di­se­ña­do­res que acep­ta­ran su­ge­ren­cias, pe­lu­que­ros, mo­de­los, ma­qui­lla­do­res y fo­tó­gra­fos. Mo­de­los que bus­ca­ba en dis­co­te­cas y en la ca­lle. Ade­más de bo­ni­tas y dis­pues­tas a har­to tra­ba­jo y po­ca pla­ta, te­nían que con­tar con la anuen­cia del pa­pá y del po­lo­lo. Los fo­tó­gra­fos eran en­tre afi­cio­na­dos, re­tra­tis­tas y pu­bli­cis­tas. Jó­ve­nes y so­ña­do­ras nos atre­vi­mos in­clu­so a cam­biar­les su es­ti­lo.

Oí de un gran peluquero en Me­li­pi­lla. Par­tí en una mi­cro has­ta que lo en­con­tré: fue Lui­gi, el des­cu­bri­mien­to de un gran ar­tis­ta, con quien hi­ci­mos pro­duc­cio­nes en Chi­le y el ex­tran­je­ro.

Des­de ese mo­men­to fui­mos due­ñas de la mo­da y la re­vis­ta tu­vo una cir­cu­la­ción es­pec­ta­cu­lar por su gran y no­ve­do­so con­te­ni­do. Via­ja­mos por to­do el país fo­to­gra­fian­do la ro­pa, ha­cien­do des­fi­les y re­por­tean­do lo me­jor de ca­da re­gión. La lle­ga­da del equi­po Pau­la ocu­pa­ba los ti­tu­la­res de dia­rios, no­ti­cia­rios de ra­dio y te­le­vi­sión. To­do un acon­te­ci­mien­to.

Cuan­do pu­bli­cá­ba­mos el re­por­ta­je con­tá­ba­mos to­dos los de­ta­lles del ma­king of de la pro­duc­ción, anéc­do­tas, chas­ca­rros y los es­fuer­zos para con­se­guir ca­si to­do gra­tis so­lo con la men­ción de quien nos coope­ra­ba. Con po­ca pla­ta y mu­cho can­je lo­grá­ba­mos lo imposible gra­cias al en­tu­sias­mo con que tra­ba­ja­mos des­de las cin­co de la ma­ña­na has­ta tar­de en la no­che, eli­gien­do lu­ga­res, plan­chan­do ves­ti­dos, etc.

Con nues­tras pu­bli­ca­cio­nes las bou­ti­ques co­men­za­ron a ven­der más y sur­gie­ron va­rias nue­vas. Al­gu­nos se atre­vie­ron a di­se­ñar, co­mo Mar­co Co­rrea que hoy se ex­hi­be en el Mu­seo de la Mo­da. Otros in­ter­pre­ta­ban muy bien lo eu­ro­peo. Su vi­tri­na era Pau­la.

Aun­que sue­ne pre­sun­tuo­so, creo que so­cio­ló­gi­ca­men­te des­per­ta­mos el amor por la mo­da que to­das las mu­je­res te­ne­mos. Las chi­le­nas, muy so­brias, no se atre­vían. Tan­to así que se acu­ñó el di­cho que cuan­do una mu­jer lu­cía muy es­pe­cial se de­cía “es una chi­ca Pau­la”.

Par­te de la pro­duc­ción de mo­da co­man­da­da por Ver­ga­ra y pu­bli­ca­da en la edi­ción de septiembre de 1967. Un tra­je dos pie­zas en la­na del­ga­da de bou­ti­que Vog, za­pa­tos Or­lan­do y ma­qui­lla­je Max Fac­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.