El re­vi­val de Mar­ta Bru­net

Es­te año se cum­ple me­dio si­glo de la muer­te de es­ta es­cri­to­ra chi­le­na de look mis­te­rio­so y dis­tin­gui­do, cu­ya obra com­ple­ta se aca­ba de re­edi­tar. ¿Quién era es­ta Pre­mio Na­cio­nal, que so­lía ves­tir de ne­gro o blan­co y siem­pre lle­va­ba ga­fas os­cu­ras?

Paula - - Libros - Por Ca­ro­la So­la­ri / Pro­duc­ción: Car­la Fo­gliat­ti

LA ANÉC­DO­TA ES ASÍ. MAR­TA BRU­NET, NA­CI­DA EN CHILLÁN EN UNA FA­MI­LIA ACO­MO­DA­DA Y EN­TON­CES MUY JO­VEN, SE REUNÍA CON UN GRU­PO DE POE­TAS CHILLANEJOS A LEER Y ES­CRI­BIR; ES­TO, AL­RE­DE­DOR DE 1920, CUAN­DO LA FIGURACIÓN DE LAS MU­JE­RES EN ÁM­BI­TOS AR­TÍS­TI­COS, Y MÁS EN­CI­MA EN PRO­VIN­CIA, ERA CA­SI NU­LA. Bru­net to­mó la ini­cia­ti­va y man­dó al­gu­nos poe­mas, jun­to a una car­ta re­dac­ta­da por ella mis­ma, a Alo­ne, el in­flu­yen­te crí­ti­co li­te­ra­rio. Tras re­vi­sar el ma­te­rial, él le con­tes­tó: “Los poe­mas son pé­si­mos, pe­ro la car­ta es muy bue­na. ¿Us­ted es­cri­be na­rra­ti­va?”.

De esa for­ma se ini­ció un in­ter­cam­bio epis­to­lar en­tre la jo­ven Bru­net y el crí­ti­co, a quien le hi­zo lle­gar el ma­nus­cri­to de Mon­ta­ña aden­tro, su pri­me­ra novela, que pu­bli­ca­ría en 1923 con 26 años. “Me lla­ma la aten­ción el arro­jo de Bru­net y el ha­ber te­ni­do la in­te­li­gen­cia de en­ten­der que para ini­ciar una ca­rre­ra li­te­ra­ria se ne­ce­si­ta­ba la ve­nia de al­gún pa­drino. Alo­ne que­dó muy sor­pren­di­do con su for­ma de es­cri­bir y la cri­ti­có muy bien”, cuen­ta Na­ta­lia Cis­ter­na, doc­to­ra en Li­te­ra­tu­ra y quien es­tu­vo a car­go de la edi­ción crí­ti­ca de la obra com­ple­ta de Bru­net que se pu­bli­có en coedi­ción en­tre la Uni­ver­si­dad de Chi­le y la Uni­ver­si­dad Al­ber­to Hur­ta­do en dos gran­des to­mos; el se­gun­do se lan­zó el 7 de septiembre. Y agre­ga: “Ese tex­to ha­bla de ma­ne­ra muy rea­lis­ta de la vio­len­cia en el cam­po, por eso fue con­si­de­ra­do po­co fe­me­nino. De he­cho, Bru­net se tu­vo que en­fren­tar por lo que es­cri­bía a su me­dio so­cial”.

Muer­to el pa­dre, di­si­pa­da la for­tu­na y con una ma­dre con pro­ble­mas men­ta­les a quien man­te­ner, Bru­net emi­gró a San­tia­go y se ga­nó la vi­da es­cri­bien­do y fue muy pro­lí­fi­ca: pu­bli­có ocho no­ve­las (en­tre ellas Bes­tia da­ñi­na, Ma­ría de na­die, Ama­si­jo) y sie­te li­bros de cuen­tos (Aguas aba­jo, Raíz del sue­ño, Re­loj del sol, en­tre otros). Tam­bién tra­ba­jó co­mo pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Co­la­bo­ró en la re­vis­ta Fa­mi­lia, de la que lle­gó a ser di­rec­to­ra. Fue di­plo­má­ti­ca en Uru­guay y Ar­gen­ti­na, don­de se co­deó con Bor­ges y Vir­gi­nia Ocam­po, quien la pu­bli­có en la le­gen­da­ria re­vis­ta li­te­ra­ria Sur.

Es, jun­to a Ga­brie­la Mis­tral, la úni­ca mu­jer que ha ga­na­do el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra, en 1961; así de im­por­tan­te. Pe­ro su obra, sal­vo Cuen­tos para Ma­ri­sol que es un libro para ni­ños, es po­co co­no­ci­da por las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

“Una lec­tu­ra ac­tual es in­tere­san­te por­que los te­mas que to­ca si­guen muy vi­gen­tes: ella es­cri­bió so­bre el mun­do fe­me­nino cam­pe­sino, so­bre la de­sigual­dad so­cial en la ha­cien­da, so­bre la vio­len­cia se­xual y tam­bién so­bre la ho­mo­se­xua­li­dad y la so­le­dad más ra­di­cal”, pre­ci­sa Na­ta­lia Cis­ter­na.

“Fue una ade­lan­ta­da por su for­ma de abor­dar los te­mas so­cia­les y de la mu­jer de la pri­me­ra mi­tad del si­glio XX”, agre­ga ca­te­gó­ri­ca la his­to­ria­do­ra Ali­cia Ro­me­ro, quien lle­va años in­ves­ti­gan­do su vi­da y tra­ba­ja en una bio­gra­fía de la es­cri­to­ra.

Pue­de de­cir­se que mu­rió con las bo­tas pues­tas: en 1967, mien­tras leía un dis­cur­so en la Aca­de­mia Na­cio­nal de las Le­tras de Mon­te­vi­deo, don­de ha­bía si­do nom­bra­da miem­bro, Bru­net ca­yó des­plo­ma­da en el pi­so. Fa­lle­ció ho­ras des­pués.

EXTRACTOS DEL TRA­BA­JO DE BRU­NET SE PUE­DEN LEER EN WWW.BRU­NET.UCHILE.CL. Y SU OBRA COM­PLE­TA, EN LOS DOS VO­LÚ­ME­NES DE MAR­TA BRU­NET, OBRA NA­RRA­TI­VA, EDI­CIÓN CRÍ­TI­CA, DE NA­TA­LIA CIS­TER­NA.

En las po­cas fo­tos que que­da­ron de Mar­ta Bru­net, lu­ce con gar­bo: ro­pa clá­si­ca, un co­llar, pe­lo cor­to y sus len­tes os­cu­ros que no usa­ba exac­ta­men­te por co­que­te­ría: “Te­nía muy ma­la vis­ta, se es­ta­ba que­dan­do cie­ga y, en la úl­ti­ma eta­pa, le dic­ta­ba sus tex­tos a una asis­ten­te”, pre­ci­sa Na­ta­lia Cis­ter­na, edi­to­ra de la edi­ción crí­ti­ca de su obra. Hoy es­ta ima­gen se es­tá con­vir­tien­do en un ícono pop im­pre­so en cha­pi­tas y po­le­ras.

So­lo dos mu­je­res han ga­na­do el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra: Ga­brie­la Mis­tral y Mar­ta Bru­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.