¿Sa­mant­ha o Se­re­na?

En 1967 de­bu­ta la cuar­ta tem­po­ra­da de La He­chi­za­da. Su pro­ta­go­nis­ta Sa­mant­ha, dul­ce bru­ja obli­ga­da por su ma­ri­do a pres­cin­dir de sus po­de­res, re­ci­be de vi­si­ta a su pri­ma Se­re­na. La chi­ca ma­la no so­lo lle­va al set una mo­da re­vo­lu­cio­na­ria, sino tam­bién el i

Paula - - Tv - Por Lucy Will­son / Ilus­tra­ción: Pa­lo­ma Mo­reno

SUBURBIO ES­TA­DOU­NI­DEN­SE DE LOS 60, LA FA­MI­LIA INI­CIA CO­MO SIEM­PRE SU JOR­NA­DA. EL MA­RI­DO PU­BLI­CIS­TA VIS­TE TRA­JE Y LLE­VA EL PE­LO COR­TO Y BIEN PEI­NA­DO. La ru­bia due­ña de ca­sa pre­pa­ra el ca­fé y lu­ce un ves­ti­do has­ta la ro­di­lla y za­pa­tos de ta­co me­dio. La pe­que­ña hi­ja, tam­bién ru­bia, mi­ra aten­ta la te­le­vi­sión. No es Mad Men, co­mo qui­zás apos­ta­ría un mi­llen­nial. Se tra­ta de La He­chi­za­da (1964-1972), una de las co­me­dias más exi­to­sas de to­dos los tiem­pos, que re­creó una era de cam­bios, es­pe­cial­men­te para las mu­je­res, e in­mor­ta­li­zó la mo­da, el ma­qui­lla­je, el pe­lo y la de­co­ra­ción del pe­rio­do.

En la trama, Sa­mant­ha Step­hens, in­ter­pre­ta­da por Eli­za­beth Mont­go­mery, es­tá siem­pre atra­pa­da en­tre la pro­me­sa que le hi­zo a su ma­ri­do mor­tal, el cas­ca­rra­bias Da­rrin (Dick York/Dick Sar­gent), de pres­cin­dir de sus po­de­res de bru­ja con el fin de for­mar una fa­mi­lia tra­di­cio­nal y ser fiel a su iden­ti­dad, orí­ge­nes y em­bru­jos que pue­den li­be­rar­la de la co­ci­na, el aseo y la com­ple­ja vi­da te­rre­nal.

Sam des­plie­ga en pan­ta­lla el guar­da­rro­pa de la mu­jer clá­si­ca es­ta­dou­ni­den­se, con pan­ta­lo­nes ca­pri para pa­sar el plu­me­ro, ca­mi­so­las cor­te im­pe­rio para dor­mir, ves­ti­dos has­ta la ro­di­lla para re­ci­bir en ca­sa o ins­pi­ra­dos en los looks de la di­se­ña­do­ra de ci­ne He­len Ro­se (ga­na­do­ra de dos Os­car) para sa­lir de no­che. El pei­na­do de una pri­me­ra eta­pa si­gue la mo­da bouf­fant (en­la­ca­do y le­van­ta­do), que es­tre­llas co­mo Bri­git­te Bar­dot ma­si­fi­ca­ron. Los en­car­ga­dos de ar­mar el look fue­ron los ves­tua­ris­tas Vi Al­ford y By­ron Mun­son, del staff de la ca­de­na NBC, que vie­ron en es­te show su más re­co­no­ci­do tra­ba­jo.

En el ca­pí­tu­lo 4 de la tem­po­ra­da, es­tre­na­do en 1967, en­tra a es­ce­na la pri­ma Se­re­na, in­ter­pre­ta­da tam­bién por Mont­go­mery. Un per­so­na­je que sin­te­ti­zó la re­bel­día de esos años. Sol­te­ra, in­de­pen­dien­te, or­gu­llo­sa de sus po­de­res de bru­ja, apor­tó la ten­sión en­tre los dos mun­dos que se en­fren­ta­ban en­ton­ces: el de la mu­jer an­cla­da en la es­fe­ra do­més­ti­ca a pe­sar de sus ca­pa­ci­da­des, y aque­lla para la cual se abre un mun­do de po­si­bi­li­da­des al mar­gen de su rol his­tó­ri­co. La idea de que en­tra­ra Se­re­na fue de la pro­pia ac­triz, abu­rri­da de in­ter­pre­tar a la “chi­ca bue­na”. Fue­ra de pan­ta­lla, Mont­go­mery era bas­tan­te li­bre: te­nía un his­to­rial de tres ma­tri­mo­nios y ro­man­ces con Gary Coo­per y El­vis Pres­ley.

El look de Se­re­na tran­si­ta des­de una melena tra­di­cio­nal has­ta un pe­lo cor­to y asi­mé­tri­co muy Vidal Sas­soon (el ideó­lo­go de la pe­lu­que­ría mo­der­na), un ta­tua­je en la ca­ra, mi­ni­fal­das, y es­tam­pas si­co­dé­li­cas. El es­ti­lo de las ca­lles de San Fran­cis­co y de Lon­dres. La ca­sa de los Step­hens no les cie­rra las puer­tas a esos mo­vi­mien­tos.

Re­vo­lu­ción ves­ti­da de co­me­dia para un show que, se­gún el tex­to Do­mes­ti­can­do al enemi­go: La He­chi­za­da y las sit­coms de los 70, de Da­vid Allen Ca­se, “desafia­ba al pa­triar­ca­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.