Ojos re­bel­des

Paula - - Maquillaje -

En la mi­ra­da re­ca­yó el as­pec­to de mu­ñe­ca, ju­ve­nil y si­co­dé­li­co, del es­pí­ri­tu de la be­lle­za de la dé­ca­da. La pul­cri­tud de los 50 es des­pla­za­da por la exa­ge­ra­ción: el pár­pa­do su­pe­rior pin­ta­do con car­bon­ci­llo y de­li­nea­dor, y siem­pre una som­bra pro­nun­cia­da en tra­zo y co­lor. Las mar­cas de cos­mé­ti­ca lan­zan som­bras en va­ria­dos for­ma­tos y co­lo­res, in­clui­dos los me­tá­li­cos. En Lon­dres, Mary Quant co­mer­cia­li­zó su pro­pia lí­nea, las Jee­pers Pee­pers, mien­tras que en Chi­le, Pa­me­la Grant y He­le­na Ru­bins­tein, com­pe­tían por el mer­ca­do de los ojos con to­do ti­po de pro­duc­tos. “Aho­ra sus ojos se em­be­lle­cen para él. ¿Para quién si no?”, pu­bli­ci­ta­ba la fir­ma es­ta­dou­ni­den­se.

Al rí­mel, no so­lo ne­gro, se su­ma­ron los alar­ga­do­res de pes­ta­ñas.

La com­pe­ten­cia por los me­jo­res ojos he­chos en ca­sa fue una gue­rra sin cuartel en­tre las mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.