LA TEJEDORA DE LA MO­DA AU­TÓC­TO­NA

Paula - - Entrevista - Des­de Chi­loé, por Pi­lar Na­va­rre­te / Fo­to­gra­fía: Ale­jan­dro Ara­ya / Pro­duc­ción: Ma­ría Paz Braun

A fi­nes de los 60 co­men­zó a ela­bo­rar ves­ti­dos y abri­gos de sa­ba­ni­lla, ma­te­rial que en Chi­loé se usa­ba para fra­za­das y al­fom­bras. En San­tia­go, lo­gró no­to­rie­dad des­pués de ser des­cu­bier­ta por re­vis­ta Pau­la y, en 1972, lle­gó a Pa­rís, don­de tu­vo un en­cuen­tro con Ne­ru­da, y Pie­rre Car­din la in­vi­tó a in­te­grar su ta­ller de al­ta cos­tu­ra, pe­ro re­cha­zó la pro­pues­ta y re­gre­só a su Cas­tro na­tal. Des­de en­ton­ces po­co se ha sa­bi­do de ella, aun­que nun­ca ha de­ja­do de crear. A los 83 años, cuen­ta que siem­pre se sin­tió fue­ra de la mo­da, ana­li­za con preo­cu­pa­ción la cri­sis de ma­te­ria­les que vi­ve la is­la y anun­cia la pu­bli­ca­ción de un libro con su his­to­ria. “ES­TOY ME­DIA SOR­DA. PE­RO SI NO HABLAS MUY RÁ­PI­DO Y MODULAS BIEN, EN­TIEN­DO PER­FEC­TO”. GRA­CIO­SA, AGU­DA, CHISPEANTE, NELLY ALARCÓN, DUE­ÑA DE UNOS OJOS AZU­LES CRISTALINOS Y VIVACES, es­tá sen­ta­da jun­to a una pe­que­ña me­sa de ma­de­ra en la co­ci­na de la ca­sa de su hi­ja Ta­nia, en Ner­cón, a las afue­ras de Cas­tro. Por un gran ven­ta­nal mi­ra ha­cia el mar in­te­rior que, tras las fuer­tes llu­vias que afec­ta­ron a la is­la a fi­nes de agos­to, es­ta tar­de es­tá cal­mo. Nelly es­tá de vi­si­ta. Su ca­sa, que cons­tru­yó a pul­so con un par de maes­tros, que­da en Cu­cao, una ho­ra más al sur. Allí vi­ve so­la y se en­tre­tie­ne trans­for­man­do man­tas en abri­gos, ha­cien­do en­car­gos para clien­tas –“hay una que tie­ne 15 abri­gos míos”–, arre­glan­do cer­cos y co­ci­nan­do para sus ami­gos. Tam­bién re­vi­san­do el ma­te­rial que le va mos­tran­do su yerno Jai­me Oso­rio, quien tra­ba­ja en un libro so­bre su his­to­ria: la de la jo­ven pro­fe­so­ra chi­lo­ta que a fi­nes de los 60 se fue a vivir a San­tia­go y, al po­co tiem­po, co­men­zó a apa­re­cer en re­vis­tas jun­to a nom­bres co­mo el de Mar­co Co­rrea. En las pá­gi­nas de Pau­la, de he­cho, era des­cri­ta co­mo la di­se­ña­do­ra que des­lum­bra­ba con una apues­ta de mo­da que res­ca­ta­ba las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les de las te­je­do­ras de Chi­loé.

Alarcón se trans­for­mó, sin am­bi­cio­nar­lo, en un ícono crea­dor que pu­so a Chi­loé en el ma­pa de la mo­da.

Se si­gue ha­blan­do de ti co­mo la gran di­se­ña­do­ra tex­til de Chi­loé. ¿Así te pre­sen­ta­bas?

No. Nun­ca le di nom­bre a na­da de lo que hi­ce. Has­ta la fe­cha me mo­les­ta la pa­la­bra “di­se­ña­do­ra”. Yo creo que soy más bien una trans­for­ma­do­ra. Di­se­ña­do­ra va mu­cho con la mo­da y la mo­da no me gus­ta. Es una co­sa que no tie­ne na­da que ver con lo que ha­go, que no tie­ne tiem­po. Mis pren­das es­tán pen­sa­das para que du­ren para siem­pre.

Es des­cu­bier­ta

Mu­cho an­tes de con­ver­tir­se en la tejedora re­co­no­ci­da, Nelly Alarcón vi­vió lar­gos años en Chi­loé, sin si­quie­ra so­ñar con sa­lir de la is­la. Na­ció en Cas­tro en 1934 y cre­ció ro­dea­da de una fa­mi­lia con sen­si­bi­li­dad crea­do­ra. Su pa­pá fue ar­qui­tec­to au­to­di­dac­ta. Su abue­lo ma­terno, un ar­te­sano en cue­ro que bor­da­ba mon­tu­ras. Sus dos abue­las te­jían en te­lar chi­lo­te las fra­za­das de sus ca­sas, co­mo acos­tum­bra­ban a ha­cer­lo las mu­je­res de la is­la.

La pri­me­ra gran de­ci­sión de su vi­da la to­mó a los 16, tras la muer­te de su pa­dre: de­jó el li­ceo en Cas­tro y par­tió a es­tu­diar a la Es­cue­la Nor­mal en An­cud, para apren­der so­bre jar­di­ne­ría, co­ci­na, elec­tri­ci­dad y mue­ble­ría. “Que­ría te­ner una pro­fe­sión para ga­nar­me la vi­da. Pe­ro ahí, ade­más, des­cu­brí que te­nía un don con las ma­nua­li­da­des y que me fas­ci­na­ba en­se­ñar”, di­ce. Con su tí­tu­lo de pro­fe­so­ra ru­ral re­gre­só a Cas­tro don­de tra­ba­jó 11 años en el Li­ceo Po­li­téc­ni­co de Cas­tro. Has­ta que un día to­mó sus co­sas y par­tió a San­tia­go.

¿Por qué te fuis­te tan de so­pe­tón si era tan ri­ca la vi­da en Chi­loé?

Ah, por­que me enamo­ré de una per­so­na que es­ta­ba “ocu­pa­da” y que­dé es­pe­ran­do a mi pri­me­ra hi­ja, la Sol. No fue un em­ba­ra­zo ca­sual. Yo es­ta­ba pro­fun­da­men­te enamo­ra­da, pe­ro sa­bía que no po­día se­guir. Así que cuan­do te­nía 6 me­ses de em­ba­ra­zo, me fui a San­tia­go. La úni­ca que lo sa­bía era mi her­ma­na ma­yor y una ami­ga. Mi ma­má se en­te­ró cuan­do la Sol ya ha­bía na­ci­do. Co­rría 1969. Nelly te­nía 35 años y ape­nas se ubi­ca­ba en la ca­pi­tal. Sin te­ner to­da­vía cla­ro có­mo ga­nar­se la vi­da, su pri­me­ra ta­rea fue mon­tar su ca­sa. Fue el maes­tro que lle­gó a ha­cer las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas a su de­par­ta­men­to en San­tia­go Cen­tro quien, ase­gu­ra, abrió la puer­ta de to­do lo que su­ce­de­ría en su fu­tu­ro cer­cano, tras que­dar asom­bra­do con las imá­ge­nes ta­lla­das en ma­de­ra, los re­pu­ja­dos en co­bre y los tra­ba­jos en plu­ma­vit que Nelly te­nía so­bre una me­sa. “Me di­jo: ‘Y es­to, ¿quién lo ha­ce?’. ‘Yo’, le res­pon­dí. ‘Pe­ro se­ño­ra ¿por qué no se ins­cri­be en el gru­po de ar­te­sa­nos del Ce­rro San­ta Lu­cía para mos­trar sus

Par­te de la mo­da pu­bli­ca­da por re­vis­ta Pau­la en 1972, fo­to­gra­fia­da por Ho­ra­cio Wal­ker.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.