LOS DIS­PA­ROS DE RON GA­LE­LLA

Paula - - Entrevista - Por Pau­laCod do u, des­de Nue­va York

Mar­lon Bran­do le rom­pió la man­dí­bu­la de un pu­ñe­ta­zo y Jac­kie Ke­neddy lo­gró que un tri­bu­nal fi­ja­ra la dis­tan­cia a la que se le po­día acer­car, pe­ro en dos dé­ca­das se con­vir­tió en el pa­pa­raz­zi más fa­mo­so del mun­do. Ar­ma­do con una Ni­kon y una vo­lun­tad de hie­rro, Ga­le­lla si­guió a los más fa­mo­sos des­de fi­nes de los 60 has­ta los 80 y los in­mor­ta­li­zó con una es­té­ti­ca que hoy es­tá en li­bros y en mu­seos. A sus 84 años, si­gue sien­do un cu­rio­so que tam­bién quie­re mo­rir co­mo una ce­le­bri­dad.

ES­TÁ SEN­TA­DO EN UNA SI­LLA NE­GRA QUE EN SU RES­PAL­DO TIE­NE IM­PRE­SA UNA DE SUS FO­TOS CÉ­LE­BRES, LA DE ROBERT RED­FORD CON AN­TE­OJOS ES­PE­JO BAJÁNDOSE DE UN AU­TO. Es co­mo el pe­que­ño trono del hom­bre al que la re­vis­ta Ti­me lla­mó “el Pa­drino de la cultura pa­pa­raz­zi ame­ri­ca­na”. En un so­fá ro­jo cir­cu­lar, Ron Ga­le­lla tie­ne or­de­na­das en ru­mas de­ce­nas de fo­tos en blan­co y ne­gro. “To­das es­tas fue­ron sa­ca­das en 1967”, di­ce to­man­do al­gu­nas. “Bueno, el es­pí­ri­tu de los 60 es si­co­dé­li­co… aquí es­tán las mi­ni­fal­das, los ojos bien ma­qui­lla­dos…”.

Pe­ro esas be­lle­zas anó­ni­mas no son la pa­sión del hom­bre que en su ju­ven­tud po­día pa­sar cin­co ho­ras es­pe­ran­do a su pre­sa, o dis­fra­zar­se, po­ner­se pe­lu­ca o su­bir­se arri­ba de un ba­su­re­ro para te­ner me­jor vi­sión. Su pa­sión eran y son los fa­mo­sos, las es­tre­llas, los ri­cos y fa­mo­sos a los que sor­pren­día en la ca­lle, sa­lien­do de una dis­cot­he­que, en un pa­si­llo, pe­ro siem­pre de im­pro­vi­so. Lo hi­zo des­de los años 60 has­ta fi­nes de los 80, con dos cá­ma­ras col­gan­do del cue­llo, mu­cha per­se­ve­ran­cia y una bue­na do­sis de hu­mor. “Mi tra­ba­jo es li­diar con ries­gos, tre­tas, vio­len­cia oca­sio­nal y a ve­ces la ne­ce­sa­ria in­ge­nui­dad que per­mi­te acep­tar la hu­mi­lla­ción y ri­dícu­lo. Pe­ro no me im­por­ta. Me veo a mí mis­mo co­mo el de­cano de los pa­pa­raz­zi ame­ri­ca­nos”, di­jo una vez.

Cer­ca de don­de es­tá sen­ta­do tie­ne una sa­li­ta es­pe­cial de­di­ca­da a Andy Warhol, quien lo ben­di­jo con la si­guien­te fra­se: “Mi idea de una bue­na fo­to es una que ha­ce fo­co en una per­so­na fa­mo­sa ha­cien­do al­go no pro­pio de un fa­mo­so, es de­cir es­tar en el lu­gar ade­cua­do en el peor mo­men­to. Por eso es que Ron Ga­le­lla es mi fo­tó­gra­fo pre­fe­ri­do”.

Ga­le­lla aca­ba de apa­re­cer en su li­ving ca­mi­nan­do con cier­ta di­fi­cul­tad. Vie­ne en­te­ro ves­ti­do de ne­gro. En­viu­dó ha­ce po­co de Betty, su mu­jer, pe­ro se ve ale­gre y vi­tal a sus 84 años. “Es que ten­go la suer­te de tra­ba­jar en lo que me gus­ta”, di­ce. Su ca­sa en Mont­vi­lle, Nue­va Jer­sey, al oes­te de Man­hat­tan –que fue eva­lua­da por HBO para ser la man­sión de Tony So­prano–, es­tá lle­na de ese tra­ba­jo. Co­men­za­do por la en­tra­da, don­de ex­hi­be fo­tos de al­gu­nas de sus ce­le­bri­da­des –al­gu­nos con los ojos co­lo­rea­dos ce­les­tes co­mo una bro­ma–, y el cas­co que usó para acer­car­se a Mar­lon Bran­do un año des­pués de que el ac­tor le rom­pie­ra la man­dí­bu­la de un pu­ñe­ta­zo. En 1973, a la sa­li­da de un pro­gra­ma de TV, Bran­do ya ha­bía per­di­do la pa­cien­cia con los dis­pa­ros del flash de Ga­le­lla y cuan­do el pa­pa­raz­zi le pi­dió que se qui­ta­ra los an­te­ojos, re­ci­bió por res­pues­ta un gol­pe que lo de­jó con cua­tro dien­tes me­nos, cua­tro ope­ra­cio­nes que Bran­do pa­gó y 40 mil dó­la­res. Un año des­pués, Ga­le­lla se pu­so su aho­ra in­mor­tal cas­co –que di­ce “pa­pa­raz­zi”– y le pi­dió a su ami­go Paul Sch­mal­bach que le to­ma­ra una fo­to de­trás del ac­tor sa­lien­do del Wal­dorf As­to­ria.

En otro sec­tor de la ca­sa, es­tá su archivo. Ahí guar­da cien­tos de ca­jas ro­tu­la­das por or­den al­fa­bé­ti­co: “Shee­na Eas­ton”, “Lin­da Evans”, “Brid­get Fon­da”, “Fleet­wood Mac”, “Glenn Ford”…, tie­ne su vie­jo la­bo­ra­to­rio de re­ve­la­do, y con­ser­va mi­llo­nes de

ne­ga­ti­vos en car­pe­tas api­la­das en es­tan­tes blan­cos. Dos asis­ten­tes tra­ba­jan or­de­nan­do to­do el ma­te­rial y di­gi­ta­li­zán­do­lo.

Sen­ta­da a su la­do una de ellos, Kathy Le­ner, com­ple­ta al­gu­nas de las his­to­rias que Ga­le­lla va con­tan­do.

–Mick Jag­ger la be­só –di­ce Ga­le­lla, mi­rán­do­la.

¿En se­rio? ¿Los la­bios más fa­mo­sos del mun­do?

–Sí –di­ce Kathy–. Es­ta­ba en un even­to en el Ho­tel Es­sex, iban a to­car en vi­vo en ese mo­men­to, y no sé qué pa­só, él sa­lió y me aga­rró… –Ella te­nía un ca­be­llo her­mo­so en esa épo­ca –di­ce Ron. –Sí, era co­mo una per­ma­nen­te… Y me to­mó y me di­jo “me en­can­tas, eres her­mo­sa”, y me be­só.

–Sí, ten­go la fo­to de eso –agre­ga Ron–. Con­ta­ré una his­to­ria so­bre Mick Jag­ger: una vez Mick era en­tre­vis­ta­do por Li­sa Robinson para la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne, y ella le pre­gun­tó que có­mo era su re­la­ción con la pren­sa, y él di­jo: “bueno, cuan­do es­toy en Nue­va York ten­go que cui­dar­me de Ron Ga­le­lla”. Lo ten­go gra­ba­do, ¡ten­go la voz!

“De­pen­dien­do de su hu­mor, las más fa­mo­sas es­tre­llas del mun­do lo po­dían ado­rar, mal­de­cir, o sim­ple­men­te co­rrer en la di­rec­ción con­tra­ria”, es­cri­bió de él el di­se­ña­dor y ci­neas­ta Tom Ford en el pró­lo­go del libro The Pho­to­graphs of Ron Ga­le­lla, don­de tam­bién es­cri­be Dia­ne Kea­ton que di­ce: “aquí es­tá la gen­te que son mis ído­los, la que co­no­cí una vez y to­da­vía co­noz­co”. Ahí es­tán Betty Da­vis sor­pren­di­da en una es­ca­le­ra ca­mino al ba­ño, Rin­go Starr dur­mien­do una sies­ta en el par­que, Woody Allen ta­pán­do­se la ca­ra con su tí­pi­co go­rro, los du­ques de Wind­sor al­go pa­té­ti­cos y asus­ta­dos, Ste­ve McQueen con un ta­zón de ca­fé que le ta­pa la mi­tad de la ca­ra –un ges­to que ado­ra Ga­le­lla, el de es­con­der al­go– y Jac­kie, Jac­kie Onas­sis sa­lien­do de una ga­la, mi­ran­do sin que­rer a la cá­ma­ra de Ga­le­lla o de­re­cha­men­te arran­can­do de él. Tam­bién Sam She­pard a to­da ca­rre­ra, un ador­mi­la­do Mick Jag­ger, Sop­hia Lo­ren de enor­mes ojos y es­co­te en la pre­mie­re de Doc­tor Zhi­va­go en 1965, y Eli­za­beth Tay­lor y Ri­chard Bur­ton lle­gan­do al Queen Eli­za­beth.

A fi­na­les de los 60 tam­bién Ga­le­lla se las tu­vo que ver con Bur­ton.

–Él era el peor de to­das las ce­le­bri­da­des, peor que Bran­do. En México me atra­pó to­man­do fo­tos. Yo lle­va­ba una se­ma­na fil­man­do, y se lle­va­ron to­das las cin­tas, 50 ro­llos, des­tru­ye­ron 500 fo­tos. Me me­tie­ron a la cár­cel por 45 mi­nu­tos, y me gol­pea­ron. Pe­ro lue­go, él lo com­pen­só. Jus­to des­pués de que se di­vor­cia­ra de Eli­za­beth Tay­lor, se ca­só con Sally Hay y que­ría fo­tos de su ma­tri­mo­nio, en­ton­ces me in­vi­tó a mí para to­mar­las.

Se sin­tió cul­pa­ble.

Sí. Él era un gran be­be­dor por­que te­nía un her­mano y una vez fue­ron a un bar en Lon­dres, se em­bo­rra­cha­ron, y él se ca­yó y mu­rió. Bur­ton se sen­tía cul­pa­ble de la muer­te de su her­mano. Por eso to­ma­ba mu­cho.

Pe­ro Ron Ga­le­lla, quien tie­ne una his­to­ria para ca­da fo­to, no se ve nos­tál­gi­co sino un hom­bre que dis­fru­ta –y vi­ve aún– de su éxi­to. Aho­ra so­lo cu­bre la ga­la anual del Met, lue­go en­tre­ga las fo­tos a sus agen­tes y con eso, más las co­sas an­ti­guas, ha­ce cer­ca de 20 mil dó­la­res al mes. Ade­más, es­tá tra­ba­jan­do en su 17° libro, uno so­bre Do­nald Trump –Ga­le­lla es un re­pu­bli­cano sin com­ple­jos– don­de re­co­pi­la to­das las fo­tos que le ha to­ma­do al ac­tual Presidente y a su fa­mi­lia. Es­tá Iva­na, Mar­la y Me­la­nia, “las tres es­po­sas”, di­ce.

El Mu­seo de Ar­te Mo­derno eli­gió cin­co fo­tos de Ron Ga­le­lla para su archivo: la de los du­ques de Wind­sor, una de Betty Da­vis, y tres de la se­sión –o huí­da– de Jac­kie Onas­sis por el Cen­tral Park, en 1971, por le­jos la pre­fe­ri­da del fo­tó­gra­fo.

¿A qué ce­le­bri­dad va­le la pe­na to­mar­le fo­tos hoy?

Me gus­ta Ni­co­le Kid­man, es bo­ni­ta por­que es al­ta. La ma­yo­ría de las ce­le­bri­da­des son ba­jas. Ma­don­na, in­clu­so J.Lo. Pe­ro Ni­co­le Kid­man, y lo vi­mos en la pe­lí­cu­la de Stan­ley Ku­brick, Eyes Wi­de Shut, cuan­do es­ta­ba des­nu­da en esa pe­lí­cu­la, es her­mo­sa.

Mi su­je­to fa­vo­ri­to

La pri­me­ra fo­to de Ron Ga­le­lla a Jac­kie Ken­nedy fue en 1967 en la Wil­dens­tein Ga­llery de Nue­va York. La galería es­ta­ba lle­na y no te­nía bue­na luz, así que la si­guió has­ta su de­par­ta­men­to. Así des­cu­brió que vi­vía en la ca­lle 85th con la Quin­ta Ave­ni­da. La vol­vió a fo­to­gra­fiar el 10 de di­ciem­bre del 67, ima­gen que pu­bli­có en News­wi­pe. “Des­pués de eso, en el 68, vi que ella era un muy buen su­je­to, no so­lo que ven­día sino que era muy in­tere­san­te, mi su­je­to fa­vo­ri­to. La lla­mé ‘Jac­kie, mi ob­se­sión’ en un libro, por­que no po­sa­ba ni se de­te­nía. Si hu­bie­ra po­sa­do y de­te­ni­do ten­dría que ha­ber­le di­cho “gra­cias” e ir­me, pe­ro me gus­ta to­mar fo­tos vi­vas an­tes que de es­ta­tuas. Y ella es­ta­ba vi­va y era un su­je­to ideal, por su­pues­to her­mo­sa, ojos gran­des, un mis­te­rio so­bre ellos.

¿Era tan bo­ni­ta en per­so­na co­mo en las fo­tos?

Sí, mi fo­to de ahí, esa es mi me­jor fo­to de Jac­kie… Ron Ga­le­lla mues­tra con su de­do la fo­to en blan­co y ne­gro de la ex pri­me­ra da­ma cru­zan­do la ca­lle con el pe­lo al vien­to, la po­le­ra de hi­lo y los jeans. Tie­ne otra to­ma en co­lo­res pe­ro sin la ma­gia ni la tex­tu­ra de la que in­mor­ta­li­zó co­mo su “Mo­na Li­sa”. Es de 1971. “No tie­ne ma­qui­lla­je. La lla­mo ‘Wind­blown Jac­kie’, sin pei­na­do, el vien­to so­plan­do en su ca­ra en Ma­di­son Ave­nue. Es una gran fo­to por­que mues­tra su vi­da pri­va­da. El pú­bli­co la ve en un ves­ti­do Va­len­tino, en los even­tos, ma­qui­lla­da, pe­ro aquí no; sin ma­qui­lla­je, muy in­for­mal, una po­se sexy. Y la lla­mé mi Mo­na Li­sa por­que tie­ne la son­ri­sa de la Mo­na Li­sa, el co­mien­zo de una son­ri­sa, en sus ojos y la­bios. Esa es la ra­zón de por qué la pin­tu­ra de Da Vin­ci es mag­ní­fi­ca”.

Ga­le­lla ve­ne­ra el ini­cio de una son­ri­sa. “Cuan­do mues­tran

los dien­tes es muy tar­de. Lo bueno de ser un pa­pa­raz­zi son las ex­pre­sio­nes de sor­pre­sa y el co­mien­zo de una son­ri­sa, ¡ese es el me­jor mo­men­to! Sa­co fo­tos con el len­te gran an­gu­lar y dis­pa­ro rá­pi­do, sin mi­rar”.

¿Te sen­tías con la adre­na­li­na de un ca­za­dor?

Sí, co­mo un ca­za­dor. Me gus­ta de­cir que soy un de­tec­ti­ve, los en­cuen­tro, los ca­zo. De he­cho, la úni­ca vez que Jac­kie me to­có y me en­con­tró di­rec­ta­men­te –ella es­ta­ba en el 21 Club en una ce­na– me to­mó de la mu­ñe­ca, me em­pu­jó ha­cia la li­mo­si­na y me di­jo: “Me has es­ta­do ca­zan­do por tres me­ses”. Pa­re­ció co­mo que no le im­por­ta­ra, no es­ta­ba enoja­da, creo que a ella le gus­ta­ba ser per­se­gui­da por mí. Creo que era una gran ac­triz tam­bién.

¿Ella ha­cía un pa­pel?

Sí, apren­dió a ha­cer esa voz ron­ca, hi­zo un en­tre­na­mien­to. Y el mis­te­rio so­bre ella es lo que la ha­ce gla­mo­ro­sa, con sus an­te­ojos gran­des, que era la for­ma en que veía al mun­do sin que la pu­die­ran ver a ella. Te­nía mís­ti­ca, co­mo la Gar­bo. Por eso no que­ría ser fo­to­gra­fia­da, que­ría ser re­cor­da­da cuan­do era her­mo­sa y jo­ven.

¿Nun­ca to­mas­te fo­tos de Jac­kie cuan­do es­ta­ba muy en­fer­ma, en sus úl­ti­mos años?

No, por­que en un jui­cio, en 1972, no le gus­té al juez, per­dí y me fi­ja­ron que te­nía que es­tar a 50 yar­das de Jac­kie. Ape­lé, y la Cor­te –de tres jue­ces– lo ba­jó a 25. En 1981 no cum­plí, y me de­fen­dí di­cien­do “soy cul­pa­ble de mu­cho más, to­mé

“JAC­KIE SIN MA­QUI­LLA­JE, MUY IN­FOR­MAL, UNA PO­SE SEXY. LA LLA­MÉ MI MO­NA LI­SA POR­QUE TIE­NE LA SON­RI­SA DE MO­NA LI­SA, EL CO­MIEN­ZO DE UNA SON­RI­SA, EN SUS OJOS Y SUS LA­BIOS”.

mu­chas fo­tos y a ella nun­ca le im­por­tó”, pe­ro de to­das for­mas per­dí. Te­nía que pa­gar 25 mil dó­la­res por no cum­plir o pa­sar 7 años en la cár­cel. Así que re­nun­cié a los tres, no los po­día fo­to­gra­fiar. Por el res­to de sus vi­das, has­ta hoy, no pue­do fo­to­gra­fiar a Caroline Ken­nedy por­que po­dría lle­var­me a jui­cio. Pe­ro cuan­do John Jr. inau­gu­ró su re­vis­ta Geor­ge le pe­dí permiso para fo­to­gra­fiar la inau­gu­ra­ción y me di­jo “ok”, me dio un permiso es­cri­to, le di fo­tos her­mo­sas del even­to y me agra­de­ció. Los úl­ti­mos tres años de la vi­da de John lo pu­de fo­to­gra­fiar y cuan­do fa­lle­ció, la re­vis­ta Peo­ple usó mi fo­to de él en la por­ta­da.

¿Y tu­vis­te al­gu­na re­la­ción con Caroline Ken­nedy?

Ella es muy pe­dan­te. John Jr. era na­tu­ral y ami­ga­ble. Un día mi es­po­sa y yo es­tá­ba­mos en el de­par­ta­men­to de Jac­kie, y John re­gre­só del par­que y nos di­ce “¿es­tán es­pe­ran­do a mi ma­má?”, “sí”, “ella es­tá fue­ra de la ciu­dad” (ri­sas). Él nos dio esa in­for­ma­ción vo­lun­ta­ria­men­te, así de agra­da­ble era.

Ha­blan­do de di­vas, ¿có­mo ob­tu­vis­te la fo­to de Gre­ta Gar­bo, que ya era ca­si una er­mi­ta­ña?

Ob­tu­ve so­lo dos to­mas de Gar­bo; en una yo es­ta­ba es­pe­ran­do a Sop­hia Lo­ren y un fan vie­ne co­rrien­do y di­ce “aca­bo de ob­te­ner el au­tó­gra­fo de Gar­bo en la Li­bre­ría Riz­zo­li”, así que in­me­dia­ta­men­te su­pe dón­de vi­vía Gar­bo, en 52nd Street con York Ave­nue. Co­rrí ha­cia allá, la vi ve­nir y me es­con­dí en la es­qui­na. Y di­ce “án­da­te, án­da­te…”. Eso fue en los 70.

¿Hay al­gu­na ce­le­bri­dad que no pu­dis­te fo­to­gra­fiar?

Sí, Ma­rilyn Mon­roe. Yo es­ta­ba en Art Cen­ter Co­lle­ge es­tu­dian­do Fo­to­pe­rio­dis­mo, en Holly­wood, y vino un ac­tor y me pi­dió que le sa­ca­ra fo­tos para su por­ta­fo­lio. Di­je “ok” y me lle­vó a 20th Cen­tury Fox. En­tra­mos por la puer­ta de los em­plea­dos y en el es­ce­na­rio Ma­rilyn Mon­roe es­ta­ba gra­ban­do Bus Stop. Era 1956. Pe­ro en ese tiem­po no me di cuen­ta. No era un pa­pa­raz­zo, co­mo des­pués. Me arre­pien­to de eso.

La ven­ta­ja des­pués fue que to­dos te co­no­cían.

Sí, era una ven­ta­ja. Cuan­do las ce­le­bri­da­des te co­no­cen in­clu­so te lla­man por tu nom­bre. Y cuan­do no es­ta­ba en las pre­mie­res, los fo­tó­gra­fos me con­ta­ban que les de­cían “us­te­des es­tán tra­tan­do de ser co­mo Ron Ga­le­lla”.

El mun­do era mi es­tu­dio

Ron Ga­le­lla, un hi­jo de in­mi­gran­tes ita­lia­nos, sir­vió a la Fuer­za Aé­rea de Es­ta­dos Uni­dos co­mo fo­tó­gra­fo du­ran­te la gue­rra de Co­rea, en los años 50, y lue­go de eso es­tu­dió fo­to­pe­rio­dis­mo en la Art Cen­ter Co­lle­ge of De­sign en Los An­ge­les. En su tiem­po li­bre iba a las ga­las a sa­car fo­tos a los fa­mo­sos, que em­pe­zó a ven­der. Las es­tre­llas, o “ce­le­bri­da­des” co­mo las lla­ma hoy, se vol­vie­ron muy po­pu­la­res a prin­ci­pio de los 70 y pron­to el mer­ca­do se am­plió para Ga­le­lla.

¿Cuan­do jo­ven eras tí­mi­do o te­nías mu­cha per­so­na­li­dad siem­pre?

Bueno, era tí­mi­do al prin­ci­pio. Cuan­do es­tu­ve en Art Cen­ter, el pro­fe­sor de Fo­to­pe­rio­dis­mo sa­bía que es­ta­ba in­tere­sa­do en las ce­le­bri­da­des y me di­jo que po­dría ha­cer un cur­so en tea­tro, en ac­tua­ción, y con­ver­tir­me en director. Lo hi­ce por uno o dos me­ses, has­ta hi­ce una au­di­ción para Gol­den Boy. Para su­pe­rar la ti­mi­dez fun­cio­nó y ayu­dó. De al­gu­na for­ma ve­mos a las es­tre­llas co­mo su­per­es­tre­llas en la pan­ta­lla, y pen­sa­mos que son co­mo dio­ses, pe­ro no lo son, son se­res hu­ma­nos y tie­nes que abor­dar­los co­mo igua­les.

¿Có­mo en­tre­nas­te la ra­pi­dez para to­mar una fo­to?

Ten­go un libro so­bre eso, que mues­tra 22 téc­ni­cas de có­mo ser un pa­pa­raz­zo con cual­quier cá­ma­ra. Se lla­ma The Sto­ries Behind the Pic­tu­res, y mues­tra có­mo ob­tu­ve mis me­jo­res fo­tos,

“NO TE­NÍA PLA­TA PARA UN ES­TU­DIO, EN­TON­CES EL MUN­DO ERA MI ES­TU­DIO. FUE BUENO, POR­QUE SI LO HU­BIE­RA TE­NI­DO HU­BIE­SE SI­DO CO­MO SCAVULLO O AVE­DON... HAY MU­CHOS FO­TÓ­GRA­FOS DE ES­TU­DIO, PE­RO MUY PO­COS PA­PA­RAZ­ZI BUE­NOS. Y YO SOY UNO DE ELLOS”.

có­mo ob­tu­ve esa fo­to de Jac­kie –in­di­ca a la pa­red– y otras. ¿La téc­ni­ca nú­me­ro uno? De­bes te­ner un au­to, no pue­des con­fiar en los ta­xis. Y otra co­sa: nun­ca le pre­gun­tes a una ce­le­bri­dad, por­que te van a de­cir “no”. Y si di­cen “sí”, van a po­sar, y no me gus­ta eso, así que no pre­gun­tes.

¿Có­mo de­ci­días en­tre usar co­lor o blan­co y ne­gro?

La for­ma en la que tra­ba­jo es que ten­go dos cá­ma­ras, una en blan­co y ne­gro con un len­te gran an­gu­lar; esa es la que dis­pa­ro rá­pi­do, sin mi­rar por el vi­sor. La otra cá­ma­ra la ten­go a co­lor, ge­ne­ral­men­te con un len­te de 85 mi­lí­me­tros. En­ton­ces, cuan­do to­mo fo­tos de al­gu­na ce­le­bri­dad es en blan­co y ne­gro pri­me­ro, des­pués me de­ten­go y sa­co la fo­to a co­lor y ob­ten­go el re­tra­to. Por­que a co­lor pue­de ser una por­ta­da. Pe­ro mi cá­ma­ra en blan­co y ne­gro es me­jor, es más sor­pre­sa, más lo que me gus­ta.

¿Cuá­les son tus lí­mi­tes per­so­na­les en una fo­to?

Bueno, no en­tra­ría en sus ca­sas, a me­nos de que ten­ga permiso.

¿Y qué pa­sa si al­guien se ve muy mal en una fo­to?

Hay una fo­to que sa­qué de Au­drey Hep­burn. La to­mé en el Ae­ro­puer­to JFK, ella es­ta­ba en el au­to y cap­té una ex­pre­sión gra­cio­sa pe­ro no pu­bli­qué esa fo­to, se veía te­rri­ble.

¿Cuán­do em­pe­zas­te a ser con­si­de­ra­do un muy buen fo­tó­gra­fo más que un pa­pa­raz­zi? ¿Cuan­do Warhol te ben­di­jo?

Bueno, des­de el prin­ci­pio, en los 60, cuan­do em­pe­cé a fo­to­gra­fiar. Des­pués que me gra­dué de Art Cen­ter en 1958, vi­ne a Nue­va York, y ha­bía una re­ce­sión; tra­ba­jé para fo­tó­gra­fos en es­tu­dios co­mo asis­ten­te; tra­ba­jé para Li­fe en el la­bo­ra­to­rio de fo­tos en blan­co y ne­gro ha­cien­do las im­pre­sio­nes, lo cual fue bueno. To­do eso ayu­dó. Y es­ta­ba en el Bronx, en la ca­sa de mi pa­dre, no te­nía pla­ta para un es­tu­dio, en­ton­ces el mun­do era mi es­tu­dio, es­ta­ba obli­ga­do a fo­to­gra­fiar en te­rreno: en fies­tas, en pre­mie­res, a Jac­kie en las ca­lles, en to­das par­tes. Fue bueno, por­que si hu­bie­se te­ni­do un es­tu­dio, hu­bie­se si­do co­mo Scavullo o Ave­don… Hay mu­chos fo­tó­gra­fos de es­tu­dio, pe­ro hay muy po­cos pa­pa­raz­zi bue­nos, y yo soy uno de ellos. Es­tu­dié Ar­tes, y eso es lo que me hi­zo dis­tin­to. Es el ar­te el que com­po­ne las fo­tos. Por ejem­plo, ¿ves es­ta fo­to de Bo­wie y Len­non? Es­ta­ban en una fies­ta des­pués de los Grammy en 1975, en Nue­va York. Bo­wie es­ta­ba en una me­sa y John Len­non en otra, y le di­je a Len­non “me gus­ta­ría fo­to­gra­fiar­te con Bo­wie”, y vino. Pe­ro es una bue­na fo­to por­que Bo­wie es el hé­roe, él es­tá mi­ran­do a la cá­ma­ra, él es el más im­por­tan­te. Y John Len­non mi­rán­do­lo, lo ha­ce más im­por­tan­te, es por eso que es una muy bue­na fo­to.

¿Ad­mi­ras a al­gún fo­tó­gra­fo aho­ra?

Creo que mi nú­me­ro uno se­ría Ir­ving Penn. Los fo­tó­gra­fos de es­tu­dio tie­nen la ven­ta­ja de que pue­den lle­var a las es­tre­llas al es­tu­dio, con bue­na ilu­mi­na­ción, un fon­do bo­ni­to, pe­ro el desafío para ellos es ha­cer que las ce­le­bri­da­des sean ellas mis­mas. Es muy di­fí­cil, y mu­chas de las ce­le­bri­da­des tra­tan de ser al­guien dis­tin­to de lo que son. La for­ma en que yo fo­to­gra­fío, en te­rreno, ha­ce que sean ellos mis­mos. Esa es la di­fe­ren­cia.

¿Qué pien­sas acer­ca de las re­des so­cia­les? Hoy la gen­te eli­ge có­mo mos­trar­se.

Bueno, de­bi­do al in­ter­net, to­do es­tá so­bre­ex­pues­to. To­dos son pa­pa­raz­zi con la cá­ma­ra de su ce­lu­lar, es­tá lleno de me­dio­cri­dad. To­da­vía hay espacio para los fo­tó­gra­fos pro­fe­sio­na­les con un buen ojo, pe­ro es ma­lo para to­das las cul­tu­ras te­ner tan­tas fo­tos me­dio­cres. Es co­mo la te­le­vi­sión, la in­dus­tria del ci­ne era me­jor. Aho­ra hay mu­chas ce­le­bri­da­des que no son ni si­quie­ra ta­len­to­sas, co­mo las Kar­das­hian; her­mo­sas, pe­ro sin ta­len­to. La te­le­vi­sión es la cul­pa­ble, que re­ba­jó la ca­li­dad de la cultura pop que te­nía­mos.

¿Nun­ca te has can­sa­do de los fa­mo­sos y qui­sis­te ha­cer otro ti­po de fo­tos?

Nun­ca me can­sé. Ten­go mu­cho en­tu­sias­mo, pa­sión, siem­pre me en­can­tó to­mar fo­tos, era un desafío. Y fui muy per­sis­ten­te, si no me in­vi­ta­ban a las fo­tos me co­la­ba por la co­ci­na, me me­tía en los even­tos de otra for­ma, siem­pre.

¿Te gus­ta Frank Cap­pa o los fo­tó­gra­fos de gue­rra?

No, no me gus­tan los fo­tó­gra­fos de gue­rra. Al­gu­nos son muy bue­nas, pe­ro a mí me gus­ta el mun­do del gla­mour. Por eso la re­vis­ta Li­fe sa­lió del mer­ca­do, por­que se en­fo­ca­ba en la gue­rra, en la cien­cia, y la gen­te no es­ta­ba tan in­tere­sa­da. Pe­ro es­tán in­tere­sa­das en la re­vis­ta Peo­ple, por las ce­le­bri­da­des, y su éxi­to. To­dos quie­ren ser fa­mo­sos y ri­cos (se ríe). En­ton­ces, so­mos cu­rio­sos con las ce­le­bri­da­des, lo her­mo­sos que son, qué ha­cen con to­da su pla­ta. Y que­re­mos sa­ber: “¿son tan bo­ni­tas co­mo en la pan­ta­lla?”.

¿Lo son?

No, ge­ne­ral­men­te no lo son, o bo­ni­tas pe­ro de una for­ma dis­tin­ta.

¿Te po­nen tris­te las fo­tos de gen­te po­bre, gen­te su­frien­do?

Sí. Vi­vi­mos en un mun­do lo­co, con te­rro­ris­mo y feal­dad. Y la ra­zón por la que son así es por­que no en­con­tra­ron al­go que amar. Yo en­con­tré al­go que amo. So­lo una de diez per­so­nas ama su tra­ba­jo, yo soy una de esas. Cuan­do amas al­go, no tie­nes tiem­po para ser un cri­mi­nal por­que es­tás preo­cu­pa­do día y no­che, tra­ba­jan­do. Y la for­ma en la que el mun­do es­tá jo­di­do es por­que se mue­ren sin usar su mal­di­to ta­len­to. El amor es cua­tro co­sas: sa­bi­du­ría, mien­tras más sa­bes al­go, más lo amas, mien­tras más te co­no­ces a ti mis­mo, más te amas; res­pe­to, ver­te a ti mis­mo de for­ma rea­lis­ta; preo­cu­pa­ción de ti mis­mo, ser sa­lu­da­ble, co­mer la co­mi­da ade­cua­da; y res­pon­sa­bi­li­dad, ser res­pon­sa­ble de tus ac­cio­nes.

¿Quién te en­se­ñó eso?

El libro, El ar­te de amar de Erich Fromm.

¿Qué quie­res ha­cer con tus ar­chi­vos? ¿Quie­res do­nar tus fo­tos a al­gún mu­seo?

Cuan­do fa­llez­ca va­mos a dar mis me­jo­res fo­tos al Mu­seo de Ar­te Mo­derno, al Mu­seo Me­tro­po­li­tano, to­dos los mu­seos. Y los ne­ga­ti­vos creo que irán a al­gu­na uni­ver­si­dad en Texas. Quie­ro un gran fu­ne­ral; ya pa­gué 69 mil dó­la­res para ha­cer­lo en Frank Camp­bell, el lu­gar más gran­de para ha­cer­lo en Nue­va York. Y ha­ré la mi­sa en Saint Pa­trick’s, y un fu­ne­ral mi­li­tar, con la ban­de­ra so­bre el ataúd, por­que es­tu­ve en la Fuer­za Áe­rea…

¿Y por qué quie­res te­ner un fu­ne­ral tan gran­de?

Por­que va a ve­nir gen­te fa­mo­sa a Nue­va York. Por­que –se ríe– yo soy una ce­le­bri­dad.

“La úni­ca vez que Jac­kie me to­có y me en­con­tró di­rec­ta­men­te –di­ce Ga­le­lla– me to­mó de la mu­ñe­ca, me em­pu­jó ha­cia la li­mo­si­na y me di­jo: ‘Me has es­ta­do ca­zan­do por tres me­ses‘. Pa­re­ció co­mo que no le im­por­ta­ra, no es­ta­ba enoja­da”.

Ron Ga­le­lla si­guien­do a Li­za Min­ne­lli, Hals­ton y Andy Warhol, quien fue su ami­go. “So­mos cu­rio­sos con las ce­le­bri­da­des, lo her­mo­sos que son, qué ha­cen con to­da su pla­ta. Y que­re­mos sa­ber: ‘¿son tan bo­ni­tas co­mo en la pan­ta­lla?’”, di­ce el fo­tó­gra­fo hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.