¿Dón­de nos ves­tía­mos ha­ce 50 años?

Un ma­peo a la ofer­ta de ro­pa, za­pa­tos y mo­da cuan­do la in­dus­tria na­cio­nal es­ta­ba pro­te­gi­da, el hand­ma­de, más que una ten­den­cia, era una ne­ce­si­dad, e im­pe­ra­ba la co­pia Ma­de in Chi­le de las tendencias que sur­gían en Eu­ro­pa. El es­ce­na­rio an­tes de los mall, d

Paula - - Reportaje - Por C o n s u e l o Te r r a

En 1967 los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio y las com­pras on­li­ne ti­po Aliex­press ha­brían si­do al­go im­pen­sa­do e, in­clu­so, an­ti­pa­trió­ti­co. El “Ma­de in Chi­le not in Chi­na”, que usa ac­tual­men­te la mar­ca de za­pa­tos chi­le­nos Bes­tias, era ley. Es­ta­ba prohi­bi­da la im­por­ta­ción de pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos que pu­die­ran com­pe­tir con los que se ha­cían en el país. Ape­ga­do al mo­de­lo desa­rro­llis­ta de la Ce­pal, el go­bierno de Frei Mon­tal­va pro­mo­vía y pro­te­gía la in­dus­tria na­cio­nal. Eso, jun­to a la mo­der­ni­za­ción tec­no­ló­gi­ca, lle­va­ron a que los 60 fue­ra la dé­ca­da de ma­yor au­ge de la in­dus­tria tex­til y de ves­tua­rio en Chi­le. ¿Y si uno que­ría un ves­ti­do que es­ta­ba de mo­da en Fran­cia? Ni un pro­ble­ma. Se po­día ad­qui­rir una lin­da imi­ta­ción Ma­de in Chi­le.

Au­ge tex­til y za­pa­te­ro

Si hoy ape­nas un 7% de la ro­pa que usan los chi­le­nos es con­fec­cio­na­da en el país y más del 80% es im­por­ta­da des­de Chi­na, en los años 60 los sec­to­res de tex­til y de ves­tua­rio sa­tis­fa­cían el 97% de las ne­ce­si­da­des na­cio­na­les. Las gran­des em­pre­sas Ya­rur, Sú­mar, Hir­mas, Said y Po­llack, ade­más de otras tex­ti­les pe­que­ñas y me­dia­nas, abas­te­cían al mer­ca­do in­terno.

El lino que abas­te­cía a las tex­ti­les se cul­ti­va­ba en Osorno y el cá­ña­mo en San Fe­li­pe y Los An­des. El al­go­dón y la la­na se im­por­ta­ba, pe­ro en bru­to. “No es que a Ya­rur lle­ga­ra el hi­lo de al­go­dón lis­to. Lle­ga­ban los far­dos su­cios”, cuen­ta Aca­cia Echa­za­rre­ta, cu­ra­do­ra del Mu­seo de la Mo­da. “El al­go­dón se lim­pia­ba, se car­da­ba, se tor­cía, se hi­la­ba, se te­jía, te­ñía y se es­tam­pa­ba. El pro­ce­so com­ple­to se ha­cía en la fá­bri­ca”. Las no­ve­do­sas te­las sin­té­ti­cas, co­mo el acrí­li­co y el ny­lon, tam­bién se fa­bri­ca­ban en Chi­le con li­cen­cias com­pra­das a em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas y eu­ro­peas. La his­to­ria­do­ra Pía Mon­tal­va, en su libro Mo­rir un po­co, ha­ce un re­cuen­to: Se­da­mar pro­ce­sa­ba en Chi­le la Du­no­va, fi­bra acrí­li­ca pro­pie­dad de Ba­yer. Sú­mar fa­bri­ca­ba el ban-lon, un te­ji­do de pun­to y el du­ches­se, una te­la pla­na sa­ti­na­da, am­bas con li­cen­cia nor­te­ame­ri­ca­na. Tex­ti­les Co­man­da­ri ela­bo­ra­ba el or­lon, una fi­bra acrí­li­ca de DuPont, que por su li­vian­dad y re­sis­ten­cia se trans­for­ma­ría en el ma­te­rial fa­vo­ri­to de las nue­vas di­se­ña­do­ras a me­dia­dos de los 60 para fa­bri­car abri­gos, pan­ta­lo­nes y ves­ti­dos.

En 1967 las chi­le­nas so­lo po­dían com­prar za­pa­tos he­chos en Chi­le, he­chos en cue­ro na­tu­ral y ma­te­rias pri­mas na­cio­na­les. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre hoy, en que un 90% del cal­za­do es

im­por­ta­do, la in­dus­tria za­pa­te­ra es­ta­ba pro­te­gi­da por el Es­ta­do. Ha­bía gran­des fá­bri­cas co­mo Or­lan­do, Min­go, Roy­le, Jo­ya, Ga­cel y Ba­ta (per­te­ne­cien­te a la Ba­ta Shoe Or­ga­ni­za­tion), que do­mi­na­ban el mer­ca­do lo­cal y con­cen­tra­ban sus tien­das en San­tia­go Cen­tro. “En 1967 las em­pre­sas gran­des se im­po­nían a las chi­cas. Hoy, en cam­bio, se im­po­nen las fá­bri­cas pe­que­ñas de rá­pi­da adap­ta­ción a las tendencias de mer­ca­do”, di­ce Pe­dro Be­ries­tain, director ge­ren­te de la Fe­de­ra­ción Gre­mial del Cue­ro y Cal­za­do de Chi­le (Fe­dec­cal).

Ese año es­ta­ba de mo­da un za­pa­to más geo­mé­tri­co, de pun­ta cua­dra­da y ta­co­nes ba­jos, que re­em­pla­za al ta­co agu­ja y pun­ta agu­za­da de prin­ci­pios de los 60. Sin em­bar­go, era un ru­bro más len­to para adop­tar las mo­das. La mar­ca más van­guar­dis­ta era la des­apa­re­ci­da Or­lan­do, la pri­me­ra en ha­cer mo­de­los pa­re­ci­dos a los za­pa­tos Ro­ger Vi­vier con la he­bi­lla bu­cle pla­tea­da que usó Cat­he­ri­ne De­neu­ve en la pe­lí­cu­la Be­lle de Jour, de Bu­ñuel, que cau­só al­to im­pac­to en el 67.

El de­cli­ve del mo­de­lo Los Go­be­li­nos

1967 mar­ca un mo­men­to de tran­si­ción, en que apa­re­ce un atra­yen­te po­lo de bou­ti­ques en Pro­vi­den­cia, pe­ro la ma­yor par­te de la ofer­ta de ves­tua­rio per­ma­ne­cía en San­tia­go Cen­tro. “En­tre las se­ño­ras y se­ño­ri­tas de la bur­gue­sía na­cio­nal has­ta la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da se man­tu­vo la cos­tum­bre de com­prar en los de­par­ta­men­tos de mo­da fe­me­ni­na de las gran­des ca­sas co­mer­cia­les co­mo Los Go­be­li­nos, a car­go del mo­dis­to Mi­guel Aran­gua; en Ca­sa Mu­zard, que te­nía co­mo ‘ex­per­ta en mo­das’ a Zu­le­ma Arro­yo o en Mo­das Fa­la­be­lla, que es­ta­ba en ma­nos del fran­cés Guy Pie­rre, quien lle­gó a me­dia­dos de los 60 y ase­gu­ra­ba ha­ber ini­cia­do su ca­rre­ra con Pie­rre Car­din”, re­la­ta Juan Luis Sa­li­nas en su libro Lin­da, re­gia, es­tu­pen­da.

Ese año Los Go­be­li­nos se­guía pre­sen­tan­do co­lec­cio­nes pro­pias, para se­ño­ras, ca­ba­lle­ros y ni­ños, pe­ro de­jó de re­pre­sen­tar lo úl­ti­mo en mo­da. “Ape­la­ban a un pú­bli­co más tra­di­cio­nal por­que sus co­lec­cio­nes se que­da­ron ca­da vez más des­fa­sa­das, an­ti­cua­das”, di­ce Pía Mon­tal­va a re­vis­ta Pau­la. “To­da­vía se ins­pi­ra­ban en la al­ta cos­tu­ra pa­ri­si­na, pe­ro con­fec­cio­na­da en se­rie al es­ti­lo nor­te­ame­ri­cano. Era ro­pa en se­rie, pe­ro no por un pre­cio eco­nó­mi­co co­mo el que en­cuen­tras hoy en el re­tail. Por eso la in­no­va­ción ya no es­tá ahí, sino en las nue­vas bou­ti­que­ras que adap­tan más rá­pi­da­men­te las tendencias”, aña­de.

El Dior chi­leno y las bou­ti­que­ras

Cuan­do José Car­doch, for­ma­do en el ta­ller en Pa­rís del di­se­ña­dor Ser­gio Mat­ta (her­mano de Ro­ber­to), inau­gu­ra su ate­lier en 1962, re­vis­ta Eva lo lla­ma el Ch­ris­tian Dior chi­leno. “Era un di­se­ña­dor que se­guía los man­da­tos de la al­ta cos­tu­ra fran­ce­sa, que era una mo­da más apa­ra­to­sa, in­có­mo­da, de ma­yor com­ple­ji­dad en cos­tu­ras y en cor­tes. Es de­cir, to­do lo con­tra­rio del dis­cur­so de las nue­vas bou­ti­que­ras que apa­re­cen en Pro­vi­den­cia, que se adap­tan más a las ne­ce­si­da­des de sus clien­tas y en ese sen­ti­do son más mo­der­nas”, di­ce Mon­tal­va.

Mien­tras San­tia­go Cen­tro pa­sa a ser la zo­na don­de se en­cuen­tra lo más an­ti­guo, la ola mo­der­ni­zan­te en la mo­da se des­pla­za ha­cia ave­ni­da Pro­vi­den­cia, li­de­ra­da por una nue­va cas­ta: las bou­ti­que­ras. Des­de me­dia­dos de los 60 es­tas mu­je­res, ca­si to­das de cla­se al­ta, via­ja­das y con una gran con­fian­za en su “buen ojo”, ins­ta­lan pe­que­ñas bou­ti­ques o tien­das don­de ven­dían la ver­sión chi­le­na del prêt-à-por­ter. In­ter­pre­ta­ban o di­rec­ta­men­te co­pia­ban los mo­de­los de mo­da en Eu­ro­pa en pe­que­ños ta­lle­res de cos­tu­ra, con te­las chi­le­nas. Vog, Luz Lyon, Tai, Shock y Pe­lu­sas son las pri­me­ras en im­po­ner la mi­ni­fal­da, la fal­da­pan­ta­lón, los jum­pers cor­tos y acam­pa­na­dos es­ti­lo Mary Quant, y los di­se­ños geo­mé­tri­cos, tú­ni­cas y es­tam­pa­dos de co­lo­res vi­vos. Pro­du­cen edi­cio­nes li­mi­ta­das, lo que otor­ga un ha­lo de ex­clu­si­vi­dad y a la vez les per­mi­te fa­bri­car rá­pi­do y a un pre­cio ac­ce­si­ble. “Ha­cían lo que hoy ha­ce H&M, que to­ma las úl­ti­mas tendencias de los cen­tros mun­dia­les de mo­da y las re­ci­cla rá­pi­da­men­te. So­lo que aquí hay más crea­ti­vi­dad in­vo­lu­cra­da en

to­da la ca­de­na y muy bue­na con­fec­ción”, com­pa­ra Mon­tal­va.

Vog, abier­ta en 1967 por Carmen Ro­jas y Pau­li­na Vio­llier, y orien­ta­da a las jó­ve­nes, fue la pri­me­ra en lan­zar la mi­ni­fal­da y bus­ca­ba siem­pre el úl­ti­mo gri­to de la mo­da. Shock, de las her­ma­nas Mar­ta Josefina y Xi­me­na Echau­rren, ofre­cía prêt-à-por­ter. Mary-Ro­se Ma­cGill era clien­te asi­dua: “Te­nía ro­pa es­plén­di­da para se­ño­ras jó­ve­nes y siem­pre es­ta­ban ahí las her­ma­nas Echau­rren que con mu­cho gus­to te de­cían ‘es­to, es­to y es­to’. Su ojo nun­ca erra­ba”, re­cuer­da.

La mo­da la­ti­noa­me­ri­ca­na

Ese mis­mo 1967 apa­re­ció una ca­ma­da de di­se­ña­do­res que no so­lo imi­ta­ban a Eu­ro­pa, sino que te­nían La­ti­noa­mé­ri­ca co­mo re­fe­ren­te. Es­te mo­vi­mien­to fue apo­ya­do por las po­lí­ti­cas de in­te­gra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na del go­bierno de Frei Mon­tal­va, pri­me­ro, y de Sal­va­dor Allen­de, des­pués. Tal co­mo ocu­rrió con La Nue­va Can­ción Chi­le­na, las ar­te­sa­nías y el mu­ra­lis­mo, se bus­ca­ba crear una es­té­ti­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na en el ves­tua­rio para en­fren­tar la hegemonía cul­tu­ral del Pri­mer Mun­do.

En Mer­ced, fren­te al Par­que Fo­res­tal, es­ta­ba la bou­ti­que Tai. Su di­se­ña­dor Mar­co Co­rrea (mues­tra abier­ta has­ta el 30 de septiembre en el Mu­seo de la Mo­da), de 26 años, crea­ba ves­ti­dos lar­gos y tú­ni­cas de pun­to te­ji­do de­co­ra­dos con mo­ti­vos pre­co­lom­bi­nos, aun­que sin de­jar de la­do los co­lo­res y for­mas geo­mé­tri­cas que se veían en Eu­ro­pa. Muy cer­ca, en Vi­lla­vi­cen­cio, es­ta­ba la Ca­sa de la Lu­na, don­de la di­se­ña­do­ra Ma­ría Inés So­li­mano ex­po­nía su ro­pa ar­te­sa­nal te­ji­da y com­par­tía espacio con la es­cue­la de mi­mos de En­ri­que Nois­van­der y con un tea­tro.

Al mis­mo gru­po, de­no­mi­na­do de la mo­da au­tóc­to­na por re­vis­ta Pau­la, per­te­ne­cía el di­se­ña­dor tex­til Ale­jan­dro Stu­ven, quien ela­bo­ra­ba te­las con es­tam­pa­dos flo­ra­les y pre­co­lom­bi­nos. Ha­cia fi­nes de la dé­ca­da apa­re­cen la tejedora chi­lo­ta Nelly Alarcón (ver en­tre­vis­ta en pá­gi­na 112) y el di­se­ña­dor En­ri­que Con­cha quien, du­ran­te el go­bierno de Allen­de, se aso­cia con la ex­pro­pia­da Fá­bri­ca Ya­rur para crear tex­ti­les con es­tam­pa­dos dia­gui­tas a muy ba­jos pre­cios. “Era un mo­men­to en que to­das las ar­tes se mez­cla­ban y la mo­da era vis­ta co­mo una ex­pre­sión cul­tu­ral más. No so­lo eran di­se­ña­do­res, Mar­co Co­rrea era ar­tis­ta y es­ce­nó­gra­fo. So­li­mano, ga­le­ris­ta. Por eso el Mu­seo de Be­llas Ar­tes in­vi­tó a 12 di­se­ña­do­res a ex­po­ner sus crea­cio­nes en 1972”, ex­pli­ca Echa­za­rre­ta.

Hand­ma­de an­tes del “DYI”

Si en 2017 Chi­le se ha con­ver­ti­do en el país que más con­su­me ves­tua­rio en Su­da­mé­ri­ca, con un pro­me­dio de 50 pren­das nue­vas al año por per­so­na, en 1967 los chi­le­nos com­pra­ban muy po­co. “La ro­pa ter­mi­na­da te­nía un al­to cos­to, pe­ro era de me­jor ca­li­dad y con un lar­go ci­clo de vi­da. Las pie­zas se trans­for­ma­ban, se he­re­da­ban o re­ga­la­ban. Exis­tían tien­das de ro­pa usa­da, no ‘ vin­ta­ge’ ni ‘ame­ri­ca­na’, sino ro­pa lo­cal da­da de ba­ja. Los sec­to­res de es­ca­sos re­cur­sos se ves­tían con pren­das re­ga­la­das, usa­das o con­fec­cio­na­das en ca­sa”, cuen­ta Mon­tal­va.

Ha­cer­se o in­ter­ve­nir la ro­pa era al­go trans­ver­sal. La mis­ma Ra­quel Bas­cu­ñán, ele­gan­te y van­guar­dis­ta –ma­dre de Jor­ge Ya­rur, fun­da­dor del Mu­seo de la Mo­da–, ves­tía ca­si ex­clu­si­va­men­te con fi­nos ves­ti­dos he­chos por su cos­tu­re­ra. “Los ves­ti­dos de mar­ca con eti­que­ta eran con­ta­dos en su cló­set”, aco­ta Echa­za­rre­ta.

La má­qui­na de co­ser Sin­ger te­nía su fi­lial de Su­da­mé­ri­ca en San­tia­go y exis­tía to­do un mer­ca­do para las mu­je­res que desea­ban ha­cer su ro­pa: la re­vis­ta chi­le­na Ro­si­ta y la ale­ma­na Bur­da in­cluían mol­des de los di­se­ños de mo­da en Eu­ro­pa; li­bre­rías que ven­dían fi­gu­ri­nes; tien­das especializadas en bo­to­nes, hi­los, fo­rros y te­las de gran ca­li­dad gra­cias al boom de la in­dus­tria tex­til. Tien­das co­mo Al­ma­ce­nes Pa­ris ven­dían el mis­mo gé­ne­ro Sú­mar o Hir­mas usa­do en sus co­lec­cio­nes. Tam­bién se po­día ir a los de­pó­si­tos de fá­bri­ca co­mo el de Lu­xo-tex, en Vi­cu­ña Mac­ken­na, para con­se­guir me­jo­res pre­cios. “Era un mer­ca­do chi­co don­de po­días com­prar exac­ta­men­te la mis­ma te­la del ves­ti­do que ven­dían en la bou­ti­que. Por eso tam­bién ha­bía tan­ta co­pia”, di­ce Mon­tal­va.

Las te­las eran de tal re­le­van­cia que los tra­ba­ja­do­res de Ya­rur re­ci­bían en­tre sus be­ne­fi­cios te­las para ha­cer­se ro­pa.

Cos­tu­re­ras, una ins­ti­tu­ción

En los años 60 flo­re­cía un ofi­cio que hoy es­tá en ex­tin­ción: la cos­tu­ra. En los pa­sa­jes del cen­tro, y tam­bién en los ba­rrios, se en­con­tra­ban cien­tos de ta­lle­res de cos­tu­ra y con­fec­ción di­ri­gi­dos por mu­je­res. En ellos fa­mi­lias de di­ver­sos sec­to­res de la so­cie­dad se man­da­ban a ha­cer ves­ti­dos de no­che, tra­jes de dos pie­zas, abri­gos, ro­pa in­fan­til y pie­zas más bien tra­di­cio­na­les, pe­ro de muy bue­na fac­tu­ra.

El ofi­cio de cos­tu­re­ra fue fo­men­ta­do por las po­lí­ti­cas de pro­mo­ción po­pu­lar del Presidente Frei Mon­tal­va. Ba­jo su go­bierno se em­pe­za­ron a ven­der má­qui­nas de co­ser y má­qui­nas de te­jer a pre­cio de cos­to y con fa­ci­li­da­des de pa­go a mu­je­res afi­lia­das a los cen­tros de ma­dres, don­de re­ci­bían ca­pa­ci­ta­ción en te­ji­do y cos­tu­ra. Tam­bién fue fun­da­men­tal la Es­cue­la Téc­ni­ca de Al­ta Cos­tu­ra, crea­da en 1955 y de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, don­de las alum­nas eran ca­pa­ci­ta­das du­ran­te tres años. En su libro, Mon­tal­va re­la­ta que allí se re­clu­ta­ba mano de obra para co­ser los di­se­ños de las nue­vas bou­ti­ques, tra­ba­jar en los ta­lle­res de mo­dis­tos o ellas ins­ta­la­ban sus pro­pios ta­lle­res de al­ta cos­tu­ra.

Los nue­vos des­fi­les de mo­da

1967 mar­ca el año en que los des­fi­les de mo­da de­jan de ser un com­ple­men­to de los jue­gos de ca­nas­ta a la ho­ra del té y lo re­le­van­te ya no es el even­to so­cial, sino lo que se ex­po­ne so­bre la pa­sa­re­la. En es­to, Pau­la tu­vo un rol fun­da­men­tal. Des­de su ter­ce­ra edi­ción co­mien­za a or­ga­ni­zar des­fi­les para que las bou­ti­ques pre­sen­ten sus co­lec­cio­nes en su pro­pio es­tu­dio fo­to­grá­fi­co, dis­pues­to al es­ti­lo de la pe­lí­cu­la Blow-Up, de An­to­nio­ni. El pri- mer des­fi­le lo ha­ce la bou­ti­que Vog, el se­gun­do, Tai y Pe­lu­sas, con un pú­bli­co de 600 per­so­nas. “La re­vis­ta Pau­la ins­ta­ló una re­la­ción más ac­ti­va con los di­se­ña­do­res y la in­dus­tria tex­til, bus­can­do pren­das para sus editoriales de mo­da, fo­to­gra­fian­do di­se­ño lo­cal, or­ga­ni­zan­do des­fi­les, es­cri­bien­do so­bre ca­da uno de los di­se­ña­do­res. Así los vi­si­bi­li­za­ba. Des­pués las clien­tas lle­ga­ban con la re­vis­ta en la mano a pe­dir un ves­ti­do a las bou­ti­ques”, ex­pli­ca Pía Mon­tal­va.

Con la aper­tu­ra glo­bal de los mer­ca­dos, la ofer­ta y va­rie­dad de ves­tua­rio en Chi­le es ma­yor que nun­ca y a pre­cios ac­ce­si­bles para to­dos los pú­bli­cos. Ya no se ven ni­ños des­cal­zos y con ro­pas gran­des en la ca­lle co­mo en los años 60. El cos­to, sin em­bar­go, fue la des­apa­ri­ción de la in­dus­tria tex­til chi­le­na, que no tu­vo có­mo com­pe­tir con las po­le­ras de al­go­dón de $ 4.990 im­por­ta­das des­de Chi­na. Y la pér­di­da de un ofi­cio que se ha­cía con ex­ce­len­te fac­tu­ra en Chi­le: el de la cos­tu­re­ra. Pía Mon­tal­va di­ce que los que más ex­tra­ñan es­tas dos co­sas son los di­se­ña­do­res chi­le­nos que, si quie­ren tra­ba­jar con te­las de ca­li­dad, tie­nen que im­por­tar­las a pre­cios al­tí­si­mos, mien­tras que ha­ce 50 años po­dían en­con­trar to­do el ma­te­rial ne­ce­sa­rio en la in­dus­tria lo­cal. “La pér­di­da de la in­dus­tria tex­til es irrem­pla­za­ble y di­fi­cul­ta a los di­se­ña­do­res te­ner un pro­yec­to sus­ten­ta­ble en el lar­go pla­zo”, afir­ma. Ade­más, tie­nen que co­ser ellos mis­mos los tra­ba­jos más de­li­ca­dos, por fal­ta de cos­tu­re­ras ca­li­fi­ca­das. “En el Mu­seo de la Mo­da te­ne­mos la suer­te de con­tar con la an­ti­gua cos­tu­re­ra de Ra­quel Bas­cu­ñán, de más de 70 años, que tu­vo una for­ma­ción ex­ce­len­te. Fui­mos a com­prar te­las el otro día y no en­con­tra­mos más que pu­ras co­sas plás­ti­cas y na­da he­cho acá. Chi­na nos ga­nó”, di­ce Aca­cia Echa­za­rre­ta.

El ofi­cio de cos­tu­re­ra fue fo­men­ta­do por las po­lí­ti­cas de pro­mo­ción po­pu­lar de Frei Mon­tal­va. Ba­jo su go­bierno se em­pe­za­ron a ven­der má­qui­nas de co­ser y má­qui­nas de te­jer a pre­cio de cos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.