He­re­de­ra de sus de­re­chos

Paula - - Libros -

Co­mo no se ca­só ni tu­vo hi­jos, Mar­ta Bru­net no te­nía he­re­de­ros y de­jó, en su tes­ta­men­to, to­dos los de­re­chos de su obra a la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Co­mo ex­pli­ca Fa­ri­de Ze­rán, vi­ce­rrec­to­ra de Ex­ten­sión y Co­mu­ni­ca­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Chi­le –y quien en­ca­be­za el Co­mi­té Mar­ta Bru­net en­car­ga­do de di­fun­dir y de­mo­cra­ti­zar su le­ga­do li­te­ra­rio y pa­tri­mo­nial–, Bru­net nun­ca asis­tió a la edu­ca­ción for­mal, ya que al pro­ve­nir de una fa­mi­lia de cla­se aco­mo­da­da, re­ci­bió la edu­ca­ción pri­ma­ria de par­te de ins­ti­tu­tri­ces y pro­fe­so­res par­ti­cu­la­res. Sin em­bar­go, aña­de Ze­rán, man­tu­vo una lar­ga re­la­ción con la Uni­ver­si­dad de Chi­le a tra­vés del Ins­ti­tu­to de Li­te­ra­tu­ra Chi­le­na y de las Es­cue­las de Ve­rano, ins­tan­cias que se rea­li­za­ban to­dos los años en di­fe­ren­tes lo­ca­li­da­des del país y en las que par­ti­ci­pa­ron los ac­to­res cul­tu­ra­les más im­por­tan­tes de me­dia­dos del si­glo XX co­mo Vio­le­ta Pa­rra o la mis­ma Bru­net. “La Uni­ver­si­dad de Chi­le era el de­po­si­ta­rio cul­tu­ral y académico de la épo­ca, por lo que no era ex­tra­ño que in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas do­na­ran par­te de su pa­tri­mo­nio a la ins­ti­tu­ción para su res­guar­do”, agre­ga. La uni­ver­si­dad, ade­más, cum­ple con el man­da­to de Bru­net de en­tre­gar dos be­cas de en­se­ñan­za su­pe­rior a jó­ve­nes de Chillán: una para el Li­ceo de Hom­bres y otra para el Li­ceo de Ni­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.