El si­len­cio ac­ti­vo

Paula - - Libros - Por Mar­ce­la Fuen­teal­ba

Mar­ce­la La­bra­ña ha in­ves­ti­ga­do y en­se­ña­do du­ran­te años so­bre el si­len­cio y la poe­sía: aho­ra pu­bli­ca sus en­sa­yos so­bre el te­ma en la pres­ti­gio­sa edi­to­rial es­pa­ño­la Si­rue­la.

¿Có­mo fue el pro­ce­so de es­cri­tu­ra del li­bro?

Se cons­tru­yó des­de mi te­sis doc­to­ral, pro­ce­so que fue lar­guí­si­mo, has­ta el pun­to que vi ca­si im­po­si­ble ter­mi­nar. Me en­co­men­dé a San­ta Ri­ta de Ca­sia, pa­tro­na de las cau­sas per­di­das, a ella le de­di­co el li­bro. La es­cri­tu­ra, en cam­bio, fue bas­tan­te rá­pi­da y muy go­zo­sa. In­ves­ti­gué mu­chí­si­mo en bi­blio­te­cas. Amo las bi­blio­te­cas y lo que las es­tan­te­rías pue­den ofre­cer. Ade­más, co­mo me in­tere­san co­sas ra­ras y por lo ge­ne­ral al­go de­mo­dé, ca­si no con­sul­to ba­ses de da­tos ni re­vis­tas aca­dé­mi­cas. Ten­go la for­tu­na de te­ner ami­gos muy lec­to­res que me re­co­mien­dan li­bros no­ta­bles y me de­jan hus­mear en sus bi­blio­te­cas.

En el li­bro ha­blas de la no­ción del si­len­cio co­mo al­go vi­vo y per­sis­ten­te en la cul­tu­ra.

Pien­so que el si­len­cio ope­ra a mo­do de símbolo y, co­mo tal, es irre­duc­ti­ble. Al fi­nal de la in­tro­duc­ción de mi li­bro ex­pon­go una lis­ta de los dis­fra­ces que ha adop­ta­do pa­ra man­te­ner­se ac­ti­vo: re­co­no­ci­mien­to de la inefa­bi­li­dad de los mis­te­rios di­vi­nos y amo­ro­sos, ma­ni­fes­ta­ción de sa­bi­du­ría o es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, signo de iro­nía o bur­la, ex­pre­sión de la ex­pe­rien­cia de lo ab­sur­do o de ese ex­tra­ño y efí­me­ro sa­ber es­tar en el va­cío que tan si­len­cio­sa­men­te ha­bi­ta en es­tos ver­sos de Ro­ber­to Jua­rroz: “En el cen­tro de la fies­ta es­tá el va­cío. / Pe­ro en el cen­tro del va­cío hay otra fies­ta”.

Ni del más allá ni pu­ra au­sen­cia de rui­do.

Es hu­ma­na­men­te im­po­si­ble ac­ce­der al si­len­cio ab­so­lu­to, co­mo ex­pli­ca Pas­cal Quig­nard en uno de los en­sa­yos de El odio a la mú­si­ca. Es una ob­vie­dad, pe­ro me re­cuer­da un poe­ma que cam­bia el fo­co: no apun­ta a las ca­rac­te­rís­ti­cas anató­mi­cas de nues­tros oí­dos sino al mun­do que per­ci­bi­mos a tra­vés de ellos. Por ejem­plo, de Mú­si­ca en­va­sa­da, el úl­ti­mo li­bro de An­drés An­wand­ter: “las clá­si­cas to­ses / y ca­rras­peos / al ini­cio muy elo­cuen­tes / los chas­qui­dos ha­bi­tua­les / de las si­llas si hu­bie­re / los cru­ji­dos de la ro­pa / to­do aque­llo cons­ti­tu­ye / hoy en día un mi­nu­to de si­len­cio / guar­da­do en un ac­to so­lem­ne”. Leí es­te poe­ma ha­ce unos días y pen­sé que de ha­ber­lo co­no­ci­do an­tes de se­gu­ro lo ha­bría in­cor­po­ra­do a las con­ver­sa­cio­nes so­bre el si­len­cio que in­ten­té en­ta­blar en­tre los tex­tos e imá­ge­nes de En­sa­yos so­bre el si­len­cio.

/ Fo­to­gra­fía: Ca­ro­li­na Var­gas

El li­bro se lan­za­rá el 11 de oc­tu­bre en el Ma­vi y es­tá en li­bre­rías a par­tir de es­ta se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.