La sa­la de ba­ño

Paula - - Anticuaria - Por Ma­ría Ed­wards, La An­ti­cua­ria

Trans­for­mar un lu­gar de uso per­ma­nen­te co­mo el ba­ño, en un lu­gar úni­co, es al­go más sen­ci­llo de lo que ima­gi­na­mos.

CUAN­DO COM­PRO AL­GO, MI MA­YOR PLA­CER ES COM­PRAR POR GUS­TO MÁS QUE POR FUNCIONALIDAD. No soy bue­na pa­ra la com­pra mo­ti­va­da por la ne­ce­si­dad ur­gen­te; pre­fie­ro ele­gir las co­sas que me gus­tan y lue­go ir vien­do su uso.

Hay es­pa­cios en la ca­sa que son to­tal­men­te fun­cio­na­les co­mo el ba­ño y la co­ci­na. Las co­sas es­tán ahí por­que tie­nen un ob­je­ti­vo es­pe­cí­fi­co que cum­plir. Por eso tam­bién es que no hay mu­cho es­pa­cio pa­ra la in­no­va­ción y el mer­ca­do ofre­ce pro­duc­tos bas­tan­te es­tán­dar. A po­cos les gus­ta op­tar por ar­te­fac­tos de ba­ño an­ti­guos, pues­to que tie­nen fa­ma de mal fun­cio­na­mien­to y di­fi­cul­tad en con­se­guir re­pues­tos, pe­ro es­to no es tan así: doy fe que sí se pue­den en­con­trar re­pues­tos pa­ra va­rios ar­te­fac­tos ori­gi­na­les.

Una al­ter­na­ti­va pa­ra in­no­var son los re­ves­ti­mien­tos: des­de bal­do­sas o ce­rá­mi­cas con co­lo­res que aban­do­nen las ga­mas de gri­ses, blan­cos y cre­mas, o bien for­mas es­pe­cia­les co­mo he­xa­go­na­les o bi­se­la­dos; has­ta in­cluir pa­pe­les mu­ra­les, ma­de­ras u otras tex­tu­ras es­pe­cia­les.

Por otra par­te, los accesorios an­ti­guos son una for­ma sen­ci­lla y fá­cil de ha­cer la di­fe­ren­cia: toa­lle­ros, por­ta pa­pel hi­gé­ni­co, apli­ques, gan­chos, ba­rras, ja­bo­ne­ras, es­pe­jos o lám­pa­ras. In­clu­so los mue­bles, bo­ti­qui­nes o re­pi­sas pue­den ser ma­de­ra u otros ma­te­ria­les cá­li­dos que no se usan tra­di­cio­nal­men­te en el ba­ño y eso ya le da­ría un to­que di­fe­ren­te.

Hoy pue­do de­cir que ten­go el ba­ño que siem­pre qui­se: un va­ni­to­rio an­ti­guo, mue­bles de ma­de­ra, el pi­so ori­gi­nal, es­pe­jos y accesorios an­ti­guos. Por ejem­plo, en vez de te­ner un tra­di­cio­nal y ca­rí­si­mo sho­wer door, pu­si­mos una ven­ta­na de pino ore­gón y vi­drio que me fun­cio­na per­fec­to y se ve mu­cho más es­pe­cial. Pa­ra ta­par una ca­ja eléc­tri­ca que era im­po­si­ble de sa­car, usa­mos un bo­ti­quín de ma­de­ra y lo me­jor de to­do es que los mue­bles no son fi­jos y pue­den mo­ver­se a nues­tro an­to­jo.

En per­sas o fe­rias se pue­den en­con­trar ar­te­fac­tos de bron­ce fun­di­do, idea­les pa­ra el ba­ño: es­pe­jos, ja­bo­ne­ras y gan­chos. Una idea pa­ra un sho­wer door di­fe­ren­te (y sus­ten­ta­ble): uti­li­zar una ven­ta­na de pino ore­gón y vi­drio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.