SUICIDIO: res­pues­tas insuficientes

El si­quia­tra Jor­ge Ba­rros es una de las per­so­nas que más ha es­tu­dia­do el te­ma del suicidio en Chi­le y tie­ne, ade­más, una vas­ta ex­pe­rien­cia clí­ni­ca. Tras la muer­te del es­tu­dian­te de la Alian­za Fran­ce­sa, Pau­la le pi­dió una re­fle­xión so­bre es­te pro­ble­ma, que

Paula - - Columna - Por Jor­ge B arros B., mé­di­co si­quia­tra, pro­fe­sor aso­cia­do del De­par­ta­men­to de Psi­quia­tría de l a Fa­cul­tad de Me­di­ci­na, PUC

EL MARISCAL ROMMEL SE SUI­CI­DÓ, MA­RILYN MONROE (SUPONEMOS) TAM­BIÉN. Ellos de­ci­die­ron po­ner fin a su vi­da, tal co­mo lo hi­zo Ma­ría Ca­llas, ba­jo cir­cuns­tan­cias y bio­gra­fías muy dis­tin­tas. Des­ti­nos co­mu­nes pa­ra exis­ten­cias en­te­ra­men­te di­fe­ren­tes.

No se pue­de en­ten­der la vi­da de al­guien des­de el lu­gar al cual lle­gó.

El suicidio es una con­duc­ta al­ta­men­te com­ple­ja, es de­cir, una con­duc­ta en la que con­cu­rren mu­chos fac­to­res. Iba a es­cri­bir “un sin­nú­me­ro de fac­to­res”, pe­ro es­te tér­mino so­lo es jus­to de ma­ne­ra par­cial. Es co­rrec­to pues, efec­ti­va­men­te, son in­nu­me­ra­bles los fac­to­res, pro­tec­to­res o de­ter­mi­nan­tes, in­vo­lu­cra­dos en él. Pe­ro es tam­bién in­co­rrec­to, pues quien lle­va a ca­bo una con­duc­ta sui­ci­da ac­túa mo­vi­do por una li­mi­ta­da cons­te­la­ción de cir­cuns­tan­cias per­so­na­les. Si bien la ac­ción, o el re­sul­ta­do de la ac­ción, es si­mi­lar, lo que la in­ci­ta es in­di­vi­dual, par­ti­cu­lar.

Si tu­vie­se que es­co­ger cuál es la reac­ción más co­mún al en­te­rar­nos de un suicidio, di­ría que es la per­ple­ji­dad. Es po­si­ble que ha­ya po­cas ac­cio­nes hu­ma­nas que ha­yan ge­ne­ra­do tan­tas pre­gun­tas co­mo es­ta. Des­de la An­ti­güe­dad has­ta nues­tros días, mu­chos in­te­lec­tua­les, mu­chos fi­ló­so­fos y teó­lo­gos se han plan­tea­do las pre­gun­tas ne­ce­sa­rias pa­ra in­ten­tar com­pren­der la de­ci­sión de quie­nes aca­ban con su vi­da. Un es­cri­tor del si­glo pa­sa­do, con ce­le­bri­dad, ad­vir­tió que el úni­co pro­ble­ma im­por­tan­te pa­ra la fi­lo­so­fía era el suicidio. La vo­lun­tad por com­pren­der­lo se man­tie­ne, co­mo se man­tie­ne tam­bién nues­tra ig­no­ran­cia.

Des­de me­dia­dos del si­glo XIX, la so­cio­lo­gía, la si­co­lo­gía y la me­di­ci­na han abor­da­do el pro- ble­ma usan­do es­tra­te­gias muy so­fis­ti­ca­das pa­ra ex­pli­car es­ta con­duc­ta que, pa­ra to­dos, pa­re­cie­ra ser “evi­ta­ble”. Son mu­chos los es­tu­dios de in­ves­ti­ga­ción que, con el fin de pre­de­cir­la y pre­ve­nir­la, han in­ten­ta­do pre­ci­sar cuál o cuá­les se­rían los he­chos que la ex­pli­can. El re­sul­ta­do de to­do es­te tra­ba­jo sis­te­má­ti­co, lle­va­do a ca­bo por dis­tin­tos gru­pos de in­ves­ti­ga­ción de paí­ses muy di­ver­sos, es, a la vez, des­alen­ta­dor y alar­man­te. Has­ta hoy no exis­te ma­ne­ra de pre­de­cir la con­duc­ta sui­ci­da, aun en quie­nes –por es­tar su­frien­do una en­fer­me­dad si­quiá­tri­ca– tie­nen ma­yor ries­go que la po­bla­ción ge­ne­ral. Un buen ejem­plo de ello es el, qui­zás, más evi­den- te pre­dic­tor de suicidio: ha­ber rea­li­za­do un in­ten­to al­gu­na vez en la vi­da. Es­te es uno de los fac­to­res que me­jor pre­di­ce el que al­guien fa­lle­ce­rá, al­gu­na vez, por esa cau­sa. Sin em­bar­go, so­lo 9 de ca­da 100 su­je­tos que al­gu­na vez lo in­ten­ta­ron, mue­ren sui­ci­da­dos. En otras pa­la­bras, es­te fac­tor de ries­go es de cier­ta uti­li­dad, pe­ro tie­ne ba­ja es­pe­ci­fi­ci­dad. Quie­nes al­gu­na vez in­ten­ta­ron ma­tar­se, muy pro­ba­ble­men­te mo­ri­rán por otra cau­sa.

To­do ello no se­ría tan alar­man­te si el suicidio fue­se una ra­re­za, una con­duc­ta tan in­fre­cuen­te que re­sul­ta­ra, pa­ra al­gu­nos ojos, al­go así co­mo un he­cho irre­le­van­te. Pe­ro no es así.

“Es muy es­ca­sa, es­ca­sí­si­ma, la in­ves­ti­ga­ción que es­ta­mos rea­li­zan­do en Chi­le pa­ra lo­grar com­pren­der es­te mo­do tan tris­te de mo­rir. Pe­se a ser un asun­to muy se­rio, la ac­ti­tud de in­di­fe­ren­cia y pa­si­vi­dad ha si­do enor­me”.

En Chi­le la ta­sa de suicidio ha au­men­ta­do du­ran­te los úl­ti­mos años. En com­pa­ra­ción con las dé­ca­das pre­ce­den­tes, hoy hay una pro­por­ción ma­yor de per­so­nas que se sui­ci­dan. El da­to es im­por­tan­te, so­bre to­do si con­si­de­ra­mos que el au­men­to ha ocu­rri­do a ex­pen­sas de su­je­tos más jó­ve­nes. To­dos los años se qui­tan la vi­da cer­ca de 1600 per­so­nas en nues­tro país. El pro­ble­ma no ter­mi­na allí: por ca­da per­so­na que se sui­ci­da, ha­brá cer­ca de 20 o 30 que lo in­ten­ten. Es de­cir, to­dos los días se sui­ci­dan 4 o 5 per­so­nas y ca­da día ha­brá más de 80 in­ten­tos. Es pro­ba­ble que mien­tras lees es­te ar­tícu­lo, en al­gu­na par­te de Chi­le ocu­rre al­guno de am­bos, o am­bos even­tos.

De­be sor­pren­der­nos, pe­ro así es la reali­dad, que la si­co­lo­gía y la si­quia­tría no ha­yan po­di­do ven­cer es­te pro­ble­ma, pe­se a to­do el es­fuer­zo, el enor­me tra­ba­jo des­ple­ga­do y los tre­men­dos y sig­ni­fi­ca­ti­vos lo­gros que ha po­di­do ate­so­rar la me­di­ci­na, du­ran­te es­te úl­ti­mo si­glo. No, fren­te al suicidio es­ta­mos –hay que re­co­no­cer­lo– an­te un pro­ble­ma de una mag­ni­tud y com­ple­ji­dad tal, que no de­be­mos en­ca­rar­lo con la pre­ten­sión de ha­ber­lo re­suel­to. Si nues­tra primera reac­ción sue­le ser la per­ple­ji­dad, la ac­ti­tud que de­be­ría su­ce­der a esa primera im­pre­sión es el res­pe­to.

La his­to­ria, di­cen, la es­cri­ben los ven­ce­do­res. Esa fra­se in­si­núa un cier­to des­dén na­tu­ral por la reali­dad y sus com­ple­ji­da­des, que sue­le ser pro­pio de la suer­te de los ven­ce­do­res. Pa­ra ellos to­do lo ocu­rri­do se ex­pli­ca por sus re­sul­ta­dos; por ese fac­tor or­de­na­dor que es el fin. Al pa­re­cer, el fi­nal nos per­mi­ti­ría en­ten­der to­do lo que ocu­rrió co­mo si hu­bie­se es­ta­do pen­sa­do, di­ri­gi­do, ha­cia allá. El fin re­sul­ta ser un mo­do de re­cons­truir el pa­sa­do que nos pa­re­ce, en­ton­ces, por com­ple­to con­gruen­te con to­do lo que ocu­rrió an­te­rior­men­te.

Pe­ro sa­be­mos bien que la vi­da es mu­cho más com­pli­ca­da, que sue­le con­te­ner al­ter­na­ti­vas, in­nu­me­ra­bles al­ter­na­ti­vas, que po­drían ha­ber te­ni­do desen­la­ces muy dis­tin­tos.

Es­toy des­cri­bien­do nues­tra vo­lun­tad por dar con una ex­pli­ca­ción so­bre aque­llo que ig­no­ra- mos, so­bre to­do cuan­do nos sen­ti­mos apre­mia­dos por te­ner una ex­pli­ca­ción, co­mo su­ce­de con la muer­te de al­guien, en par­ti­cu­lar si se tra­ta de un suicidio.

To­da muer­te exi­ge ex­pli­ca­cio­nes, to­da muer­te nos obli­ga a en­con­trar una cau­sa. No es ra­ro, en­ton­ces, que co­men­ce­mos a bus­car pa­ra to­do suicidio su co­rres­pon­dien­te ex­pli­ca­ción: una rup­tu­ra sen­ti­men­tal, una di­fi­cul­tad so­cial, una desave­nen­cia fa­mi­liar o con per­so­nas cer­ca­nas, en fin, cual­quier mo­ti­vo que ali­vie nues­tras con­cien­cias y cal­me nues­tra in­ten­ción por ex­pli­car­nos lo inex­pli­ca­ble. Cuan­do en nues­tra fa­mi­lia, en­tre nues­tros cer­ca­nos, he­mos si­do afec­ta­dos por un suicidio, es ra­zo­na­ble si­tuar­nos an­te el do­lor con una ex­pli­ca­ción que nos per­mi­ta mi­ti­gar­lo. No so­lo eso: es lo que de­be­mos ha­cer.

Pe­ro no de­be­ría­mos es­pe­rar es­ta ac­ti­tud en quie­nes se en­cuen­tran en una si­tua­ción de más dis­tan­cia afec­ti­va. Quie­nes de­ten­tan car­gos pú­bli­cos, re­pre­sen­tan­do po­de­res o ins­ti­tu­cio­nes, de­be­rían in­ten­tar man­te­ner res­pe­to an­te un acon­te­ci­mien­to hu­mano tan do­lo­ro­so y mis­te­rio­so. En ellos tie­ne que pre­va­le­cer la vo­lun­tad de no tra­zar ex­pli­ca­cio­nes que siem­pre se­rán insuficientes, y oca­sio­nal­men­te tam­bién ofen­si­vas pa­ra quie­nes así aca­ban con sus vi­das, y pa­ra quie­nes –aza­ro­sa o cir­cuns­tan­cial­men­te– po­drían ha­ber es­ta­do in­vo­lu­cra­dos en el pro­ce­so.

Ade­más, esas ex­pli­ca­cio­nes sue­len im­pe­dir la bús­que­da de otras me­jo­res; al creer que con­ta­mos con una ex­pli­ca­ción, ya no te­ne­mos ne­ce­si­dad de en­con­trar una res­pues­ta más apro­pia­da y ver­da­de­ra.

Es muy es­ca­sa, es­ca­sí­si­ma, la in­ves­ti­ga­ción que es­ta­mos rea­li­zan­do en Chi­le pa­ra lo­grar com­pren­der es­te mo­do tan tris­te de mo­rir. Pe­se a ser un asun­to muy se­rio, la ac­ti­tud de in­di­fe­ren­cia y pa­si­vi­dad ha si­do enor­me. Se

“Has­ta hoy no exis­te ma­ne­ra de pre­de­cir la con­duc­ta sui­ci­da, aun en quie­nes –por es­tar su­frien­do una en­fer­me­dad si­quiá­tri­ca– tie­nen ma­yor ries­go que la po­bla­ción ge­ne­ral”.

re­quie­re au­nar vo­lun­ta­des, pú­bli­cas y pri­va­das, pa­ra abor­dar es­te pro­ble­ma hu­mano, co­ti­diano y trans­ver­sal, de un mo­do más in­te­li­gen­te, op­ti­mis­ta y am­bi­cio­so. Na­da más des­truc­ti­vo pa­ra es­te pro­pó­si­to que sen­tir­nos sa­tis­fe­chos con ex­pli­ca­cio­nes insuficientes, in­sa­tis­fac­to­rias, ins­pi­ra­das por pe­re­za y des­cui­do in­te­lec­tual. Pa­ra en­ca­rar el pro­ble­ma del suicidio hay que des­ple­gar to­da nues­tra in­te­li­gen­cia y vo­lun­tad, pa­ra lo­grar dis­mi­nuir, en al­gu­na me­di­da, la in­ci­den­cia de una con­duc­ta que a to­dos nos gol­pea con du­re­za.

Pa­ra lo­grar abor­dar es­ta con­duc­ta, es con­ve­nien­te re­co­no­cer qué es lo que sí sa­be­mos. Se sa­be que una per­so­na que pien­sa sui­ci­dar­se sue­le es­tar en un es­ta­do de su­fri­mien­to, de ago­bio sí­qui­co, sin ver sa­li­da. Pa­ra ellos, pe­dir ayu­da, con­sul­tar, re­ci­bir ayu­da, pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia en­tre la vi­da y la muer­te.

To­mar es­te pro­ble­ma co­mo co­mu­ni­dad y es­tar dis­pues­tos a es­cu­char al que te­ne­mos cer­ca, a ha­blar de lo que es emo­cio­nal­men­te do­lo­ro­so, acep­tan­do que el su­fri­mien­to tam­bién es par­te de nues­tra exis­ten­cia –y no so­lo el lo­gro, la ale­gría o el éxi­to– es un mo­do de en­fren­tar lo que ig­no­ra­mos sin elu­dir ha­cer lo que sa­be­mos.

En va­rias oca­sio­nes, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ha ex­pre­sa­do su in­ten­ción de con­se­guir dis­mi­nuir la in­ci­den­cia de es­te pro­ble­ma. Son mu­chos los paí­ses que han to­ma­do ini­cia­ti­vas pa­ra cum­plir con ese pro­pó­si­to. No­so­tros he­mos es­ta­do in­ves­ti­gan­do y lle­van­do a ca­bo ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas en di­ver­sos lu­ga­res de Chi­le. Una la­bor par­ti­cu­lar­men­te re­le­van­te en nues­tro me­dio es la que rea­li­za el doc­tor To­más Baa­der en la Re­gión de los Ríos, bus­can­do adap­tar a Chi­le la nue­va y exi­to­sa es­tra­te­gia de pre­ven­ción desa­rro­lla­da en Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.