CAR­MEN BARAHONA RETROFUTURISTA

De­vo­ta de la mú­si­ca des­de que tie­ne uso de ra­zón, es la ce­re­bro y fun­da­do­ra de En Ór­bi­ta, fes­ti­val que trae a Chi­le a un buen nú­me­ro de ar­tis­tas y ban­das de la es­ce­na si­co­dé­li­ca in­de­pen­dien­te que an­tes era im­po­si­ble de ver en vi­vo. La an­te­sa­la del even­to

Paula - - Entrevista - Por Bár­ba­ra Rie­de­mann / Fo­to­gra­fía: Ca­ro­li­na Var­gas / Ma­qui­lla­je: Ma­ría Jo­sé León

FUE DU­RAN­TE UNAS VA­CA­CIO­NES CON SUS HI­JAS A DIS­NEY WORLD, JUS­TO EN EL PAR­QUE EPCOT –QUE RECREA UNA CIU­DAD FU­TU­RIS­TA–, CUAN­DO A CAR­MEN BARAHONA (35) AL­GO LE HI­ZO CLICK EN SU CA­BE­ZA: OR­GA­NI­ZAR EN ÓR­BI­TA, EL PRI­MER FES­TI­VAL QUE REUNIERA LO MÁS SELECTO DE LA ES­CE­NA RETROFUTURISTA EN CHI­LE. ¿Su ob­je­ti­vo? In­yec­tar nue­vos ai­res a la ofer­ta mu­si­cal crio­lla y des­mar­car­se del pop y los even­tos ma­si­vos que ago­tan en­tra­das y ati­bo­rran re­cin­tos.

Guia­da por sus pro­pios gus­tos mu­si­ca­les, que in­clu­yen la si­co­de­lia, el ga­ra­ge rock, el krau­trock y la mú­si­ca experimental, la su­ya era una arries­ga­da apues­ta de ni­cho. Tan­to, que ni si­quie­ra con­si­guió aus­pi­cios y que lo­gró mon­tar a pun­ta de prés­ta­mos y cré­di­tos que aún paga, aún cuan­do el éxi­to fue ro­tun­do: a su primera ver­sión, el año pa­sa­do, lle­ga­ron más de 5 mil es­pec­ta­do­res. Una ex­pe­rien­cia que es­te año pre­ten­de re­pli­car en tres es­ce­na­rios des­ple­ga­dos en el Pla­ne­ta­rio de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, don­de el 16 de di­ciem­bre se da­rán ci­ta una de­ce­na de ar­tis­tas, en­tre cu­yos pla­tos fuer­tes es­tán el nor­te­ame­ri­cano Lee Ra­nal­do –co­fun­da­dor de So­nic Youth– y el ja­po­nés Da­mo Su­zu­ki, am­bos referentes in­dis­cu­ti­dos de la mú­si­ca experimental. La pre­via del fes­ti­val con­ta­rá, ade­más, con la can­tau­to­ra nor­te­mae­ri­ca­na Lau­rie An­der­son –viu­da de Lou Reed– quien se pre­sen­ta es­te 21 de oc­tu­bre en el Cau­po­li­cán.

Miem­bro de IMI Chi­le –Aso­cia­ción Gre­mial de la In­dus­tria Mu­si­cal In­de­pen­dien­te Chi­le­na–, Barahona de­jó a me­dias la ca­rre­ra de Di­se­ño de Ves­tua­rio pa­ra me­ter­se de lleno en la in­dus­tria de la mú­si­ca, don­de tra­ba­jó co­mo asis­ten­te y pro­duc­to­ra has­ta fun­dar, en 2009, Doll Mu­sic, agen­cia de re­pre­sen­ta­ción y boo­king de ar­tis­tas na­cio­na­les co­mo The Gan­jas, Dj Bit­man, Los Mir­los en­tre otros, ade­más de in­ter­na­cio­na­les, co­mo los bra­si­le­ños Os Mu­tan­tes, pa­dres de la si­co­de­lia la­ti­na.

Hoy, es in­vi­ta­da a los fes­ti­va­les más im­por­tan­tes, co­mo el Pri­ma­ve­ra Sound, en Bar­ce­lo­na, don­de via­ja pa­ra des­cu­brir ban­das y se­llos. Y a fin de mes em­pren­de rum­bo a Co­rea a co­no­cer la nue­va ca­ma­da de ar­tis­tas asiá­ti­cos.

¿Qué es lo más di­fí­cil de mon­tar un even­to de es­ta en­ver­ga­du­ra?

El fi­nan­cia­mien­to. Por un la­do, los fon­dos con­sur­sa­bles del Es­ta­do es­tán muy orien­ta­dos al fol­clor, a la mú­si­ca ori­gi­na­ria y clá­si­ca y sus fun­cio­na­rios es­tán po­co ac­tua­li­za­dos con las tendencias, les fal­ta cul­tu­ra ge­ne­ral con lo que es­tá dan­do que ha­blar. Y el sec­tor pri­va­do pre­fie­re in­ver­tir en even­tos cu­yo éxi­to es­tá com­pro­ba­do, co­mo el Lo­lla­pa­loo­za. Y al­go gra­ve: los chi­le­nos quie­ren las co­sas gra­tis.

¿Es­ta­mos mal acos­tum­bra­dos?

El pú­bli­co na­cio­nal no es­tá aco­tum­bra­do a pa­gar un tic­ket por una ban­da po­co co­no­ci­da, me­nos si es na­cio­nal. El te­ma de las lis­tas VIP es ca­si una exi­gen­cia y eso per­ju­di­ca a los even­tos pe­que­ños. Quie­ro con­cien­ti­zar a la gen­te pa­ra que se­pa que el ar­te tie­ne que ser un bien re­mu­ne­ra­do. Abo­ga­dos me han di­cho: “ya po, in­ví­ta­me gra­tis”. Ahí yo les di­go: “haz­me un con­tra­to gra­tis”. Y me di­cen: “no es lo mis­mo”. “¿Y por qué no?”, me pre­gun­to. ¡Es exac­ta­men­te lo mis­mo!

Le­van­tas es­te fes­ti­val so­la, asu­mien­do deu­das y mu­cho es­trés. ¿Va­le la pe­na es­ta apues­ta?

Ob­vio que se­ría más ren­ta­ble traer a un ído­lo pop, pe­ro ese no es el sen­ti­do. Quie­ro que el fes­ti­val sea un cruce cul­tu­ral en­tre ar­tis­tas na­cio­na­les y lo­ca­les, don­de se ha­gan co­ne­xio­nes pa­ra que pa­sen co­sas nue­vas, ese es el apor­te. Quie­ro que el pro­yec­to sea sus­ten­ta­ble, pe­ro que si­ga sien­do de ni­cho por­que es­toy se­gu­ra que hay una au­dien­cia que lo agra­de­ce. El día que eso ten­ga que cam­biar en vir­tud de ga­nar pla­ta, pre­fie­ro ce­rrar­lo y que no se ha­ga más. ·

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.