Es mi fies­ta

Paula - - Reportaje - Por Car­la Alon­so / Fo­to­gra­fía: Ro­dri­go Cho­dil y Ale­jan­dro Ara­ya

Em­pe­za­ron cir­cu­lan­do en fies­tas elec­tró­ni­cas. Hoy, jó­ve­nes en­tre 20 y 35 años, las con­su­men a puer­ta ce­rra­da, en jun­tas de ami­gos en ca­sa, ce­le­bra­cio­nes de cum­plea­ños o asa­dos die­ci­oche­ros. A las ya clá­si­cas X, M y LSD se han su­ma­do una lar­ga lis­ta de dro­gas sintéticas de nom­bres ra­ros, co­mo NBOMe. Y han au­men­ta­do los re­por­tes de in­to­xi­ca­cio­nes des­pués de es­tos ca­rre­tes de pas­ti­llas.

SÁBADO EN LA NO­CHE. FELIPE (24, SU NOM­BRE HA SI­DO CAM­BIA­DO) Y 15 AMI­GOS CARRETEAN EN UNA CA­SA EN LA COMUNA DE LAS CON­DES. Los pa­dres del an­fi­trión no es­tán y se au­gu­ra una no­che lar­ga: la mú­si­ca sue­na fuer­te, hay pis­co­la y los ami­gos ya sien­ten los efec­tos de las pas­ti­llas de X, más co­no­ci­da co­mo éx­ta­sis, una dro­ga sin­té­ti­ca. Felipe la pro­bó por primera vez a los 23 y aho­ra la to­ma con sus ami­gos dos ve­ces al mes, por­que les ase­gu­ra, di­ce, in­ten­sa di­ver­sión: “Sien­to mu­cha fe­li­ci­dad sin per­der la lu­ci­dez. Me sien­to eu­fó­ri­co, con ga­nas de mo­ver­me e in­ter­ac­tuar con la gen­te”, des­cri­be.

Ese sábado to­dos to­ma­ron me­dio o un com­pri­mi­do de co­lor mo­ra­do. Sal­vo Ma­riano (nom­bre cam­bia­do), que con­su­mió una pas­ti­lla y me­dia y duer­me en un si­llón. “No­ta­mos que es­ta­ba in­tran­qui­lo: se mo­vía, ha­bla­ba y da­ba vuel­tas. En un mo­men­to pen­sa­mos que le po­día pa­sar al­go, pe­ro des­pués se cal­mó. Yo sa­bía que no es­ta­ba ‘de­rre­ti­do’, que es cuan­do te so­bre­pa­sas en el con­su­mo de X y no pue­des hil­va­nar una fra­se. No­so­tros se­gui­mos ade­lan­te con el carrete que ter­mi­nó a las 9 de la ma­ña­na”, cuen­ta Felipe, días des­pués, en una si­tua­ción muy di­fe­ren­te: es­tá ves­ti­do de terno, pues aca­ba de ter­mi­nar su jor­na­da la­bo­ral en un banco co­mer­cial.

Por San­tia­go, y tam­bién en las ciu­da­des más po­bla­das co­mo Val­pa­raí­so, hoy cir­cu­la una va­rie­dad muy gran­de de dro­gas de sín­te­sis, co­mo se de­no­mi­na a las sus­tan­cias que no tie­nen un ori­gen na­tu­ral, sino que son fa­bri­ca­das en la­bo­ra­to­rios clan­des­ti­nos a par­tir de sus­tan­cias quí­mi­cas. Des­de el 2014 has­ta la fe­cha han en­tra­do 26 dis­tin­tas nue­vas dro­gas de sín­te­sis al país des­de el ex­tran­je­ro, co­mo NBOMe, di­me­ti­lo­na, bu­ti­lo­na, 5F-APINACA y XLR-11, se­gún da­tos de la Me­sa de Nue­vas Sus­tan­cias Psi­coac­ti­vas (MNSP), una ins­tan­cia que li­de­ra el Mi­nis­te­rio del In­te­rior. La me­sa ha in­clui­do 131 nue­vas dro­gas sintéticas, la gran ma­yo­ría en­tre 2014 y 2016, al re­gla­men­to de la Ley 20.000 pa­ra que pue­dan ser per­se­gui­das pe­nal­men­te.

A las ver­sio­nes con­si­de­ra­das a es­tas al­tu­ras clá­si­cas –co­mo X,M, y LSD–, hoy se su­man otras de nom­bres ra­ros co­mo XLR-11, 1M-LSD, 1P-LSD, ETH-LAD, AL-LAD, U-47700, que fue­ron de­tec­ta­das es­te año. Tam­bién se las co­no­ce por los so­bre­nom­bres que les po­nen los usua­rios y los dea­lers, se­gún la ex­pe­rien­cia que pro­vo­can: ma­los via­jes, muer­te gris, ma­nía si­có­ti­ca, des­co­ne­xión y mo­do avión.

El nú­me­ro de do­sis in­cau­ta­das de éx­ta­sis y LSD ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años, y la pre­va­len­cia de con­su­mo de LSD ha au­men­ta­do des­de el 2010. “Am­bos da­tos su­gie­ren una ma­yor de­man­da por es­te ti­po de dro­gas. Ade­más, en los úl­ti­mos 3 años se ha di­ver­si­fi­ca­do la in­cau­ta­ción de ellas, pa­san­do ori­gi­nal­men­te des­de el éx­ta­sis, LSD y NBOMe, ha­cia la de­tec­ción de can­na­bi­noi­des sin­té­ti­cos, fe­ni­le­ti­la­mi­nas, ca­ti­no­nas sintéticas y opioi­des sin­té­ti­cos”, ex­pli­ca el sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior, Mah­mud Aleuy, quien ha se­gui­do es­te te­ma des­de la Me­sa de Nue­vas Sus­tan­cias Psi­coac­ti­vas.

La do­si­fi­ca­ción es dis­tin­ta a dro­gas de ma­yor con­su­mo –co­mo ma­rihua­na y co­caí­na–, por lo que se ne­ce­si­ta po­ca can­ti­dad pa­ra pro­du­cir los efec­tos. “La U-47700 –un nue­vo opioi­de sin­té­ti­co de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.