El po­der del muérdago

En­tre las per­so­nas con cán­cer hay un da­to que cir­cu­la de bo­ca en bo­ca: el ex­trac­to de muérdago, un remedio an­tro­po­só­fi­co que es­ti­mu­la el sis­te­ma in­mu­ne que se ve arra­sa­do en las ra­dio y qui­mio­te­ra­pias: me­jo­ra la re­sis­ten­cia fí­si­ca y el áni­mo. “Mu­chos lo b

Paula - - Reportaje - Por Pi­lar Na­va­rre­te / Fo­to­gra­fía: Ale­jan­dro Ara­ya / Ilus­tra­ción: Pa­lo­ma Mo­reno

SON LAS 11:30 AM DE UN MAR­TES Y SOLEDAD GUNCKEL, LA QUÍMICO FARMACÉUTICO EN­CAR­GA­DA DE LA FAR­MA­CIA ONCOLÓGICA MII DE PRO­VI­DEN­CIA, re­ci­be por ter­ce­ra vez en es­ta ma­ña­na a una per­so­na que vie­ne a pre­gun­tar por el mis­mo com­pues­to: el ex­trac­to de muérdago o Vis­cum al­bum, un coad­yu­van­te de la te­ra­pia oncológica cu­ya ac­ción es es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Es la úni­ca far­ma­cia en to­do San­tia­go que ven­de He­li­xor, una de las sie­te mar­cas de ex­trac­to de muérdago que exis­ten en el mun­do, pe­ro el úni­co au­to­ri­za­do por el Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca (ISP) pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción en Chi­le.

To­dos los días Gunckel re­ci­be un mail, lla­ma­do o con­sul­ta di­rec­ta so­bre es­te me­di­ca­men­to que se ven­de con re­ce­ta mé­di­ca. Pa­ra ha­cer más efi­cien­te la res­pues­ta, la far­ma­céu­ti­ca ar­mó una lis­ta con los nom­bres de los mé­di­cos que sa­be que pres­cri­ben el muérdago en San­tia­go y re­gio­nes; lo sa­be por las re­ce­tas que traen los pa­cien­tes. De los cer­ca de 30 que lle­va apun­ta­dos en la lis­ta, la mi­tad son aló­pa­tas y la otra mi­tad, an­tro­po­só­fi­cos.

“No te­ne­mos un re­gis­tro exac­to, pe­ro son al­re­de­dor de 400 los pa­cien­tes con cán­cer que es­tán usan­do He­li­xor”, di­ce Gunckel. “La ma­yo­ría sa­be de él por­que lo es­cu­cha­ron du­ran­te la qui­mio­te­ra­pia o por­que un ami­go les con­tó. Quie­nes más lo usan son per­so­nas que no quie­ren o no pue­den ha­cer qui­mio­te­ra­pia, ya sea por­que su cán­cer es­tá de­ma­sia­do avan­za­do o por­que son per­so­nas ma­yo­res”, agre­ga.

Un ti­po jo­ven y al­to en­tra a la far­ma­cia. Pi­de 18 ca­jas con am­po­llas de muérdago. Ca­da ca­ja cues­ta 87 mil pe­sos (la ver­sión más con­cen­tra­da del me­di­ca­men­to cues­ta 150 mil). Tam­bién lle­va je­rin­gas, pa­ra apli­car­lo en in­yec­cio­nes. Ex­pli­ca que son pa­ra su madre de 82 años, quien es­tá desahu­cia­da por un cán­cer re­nal. Vi­ve en el sur y quie­re te­ner el tra­ta­mien­to pa­ra to­do el año. “Ella es­tá lle­na de tu­mo­res chi­qui­ti­tos, pe­ro no pa­re­ce que es­tu­vie­ra desahu­cia­da. Con el muérdago tie­ne sú­per bue­na ca­li­dad de vi­da”, co­men­ta el jo­ven, an­tes de pa­gar con tar­je­ta de cré­di­to cer­ca de $ 2,5 mi­llo­nes. Vein­te mi­nu­tos des­pués en­tra una mu­jer de ape­lli­do ma­pu­che. Quie­re com­prar una ca­ja de muérdago pa­ra un mes; di­ce que su madre, quien es­tá en­fer­ma de cán­cer quie­re pro­bar­lo; su mé­di­co tra­tan­te se los re­co­men­dó. Sos­te­nien­do la ca­ja con 8 am­po­llas, la mu­jer mi­ra a la far­ma­céu­ti­ca y le di­ce: “Te­ne­mos fe en el muérdago”.

Remedio an­tro­po­só­fi­co

El muérdago o Vis­cum al­bum es una plan­ta se­mi­pa­ra­si­ta­ria que cre­ce al ale­ro del man­zano, ro­ble, pino, ar­ce, ol­mo y abe­dul. Abun­da en los bos­ques del nor­te de Eu­ro­pa y los cel­tas la con­si­de­ra­ban una plan­ta má­gi­ca de al­to po­der cu­ra­ti­vo.

En 1900 el fi­ló­so­fo ale­mán Ru­dolf Stei­ner, fun­da­dor de la an­tro­po­so­fía, em­pe­zó a in­ves­ti­gar sus pro­pie­da­des. Tras ob­ser­var que en cier­tos pa­cien­tes con cán­cer in­hi­bía el desa­rro­llo tu­mo­ral, jun­to a la doc­to­ra Ita Weg­man, ela­bo­ró una fór­mu­la que mez­cla­ba par­te de la co­se­cha de in­vierno y de la de ve­rano, pues de­cía que así se di­na­mi­za­ban las po­ten­cia­li­da­des an­ti­can­ce­rí­ge­nas de la plan­ta. En 1926 Stei­ner y Weg­man lan­za­ron el pri­mer preparado a ba­se de ex­trac­to de muérdago: Is­ca­dor.

La du­da so­bre qué com­po­nen­te del ex­trac­to cau­sa­ba la in­hi­bi­ción del desa­rro­llo tu­mo­ral se des­pe­jó en 1949 cuan­do, en la­bo­ra­to­rio, el ale­mán Karl Win­ter­feld des­cu­brió que el muérdago con­te­nía vis­co­to­xi­nas ca­pa­ces de des­truir cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas de ma­ne­ra se­lec­ti­va (sin arra­sar con las cé­lu­las bue­nas) y es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. 20 años des­pués, Fre­de­ric Ves­ter lo­gró des­cri­bir más ex­haus­ti­va­men­te el com­ple­jo de pro­teí­nas que for­ma­ban el ex­trac­to.

Des­de 1960 en ade­lan­te a Is­ca­dor se su­ma­ron otras mar­cas desa­rro­lla­das por la­bo­ra­to­rios an­tro­po­só­fi­cos, en­tre ellas He­li­xor y tam­bién Ab­no­va, es­te úl­ti­mo re­ce­ta­do por va­rios mé­di­cos an­tro­po­só­fi­cos chi­le­nos y que, aun­que no se ven­de en Chi­le, se pue­de en­car­gar al la­bo­ra­to­rio que lo pro­du­ce Ale­ma­nia a tra­vés de la far­ma­cia an­tro­po­só­fi­ca Trio­do, lo que es­tá apro­ba­do por el ISP. En paí­ses co­mo Sui­za, Aus­tria y Ale­ma­nia el ex­trac­to de muérdago pa­só a ser el me­di­ca­men­to más re­ce­ta­do co­mo coad­yu­van­te en te­ra­pias con­ven­cio­na­les pa­ra el cán­cer –el tra­ta­mien­to es­tá cu­bier­to en el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do– y, por en­de, la te­ra­pia de me­di­ci­na com­ple­men­ta­ria más es­tu­dia­da pa­ra es­ta en­fer­me­dad.

En Chi­le el muérdago ha cir­cu­la­do des­de ha­ce 15 años co­mo par­te del re­ce­ta­rio de los mé­di­cos an­tro­po­só­fi­cos. Pe­ro des­de que en 2013 la em­pre­sa Xe­nius Phar­ma co­men­za­ra a traer He­li­xor a Chi­le, co­men­zó a co­rrer­se más fuer­te­men­te la voz en torno a él.

La doc­to­ra Ana Ma­ría Duar­te es mé­di­co ci­ru­jano de la Uni­ver­si­dad de Chi­le y des­de ha­ce 12 años, cuan­do de­ci­dió de­di­car­se por com­ple­to a la prác­ti­ca mé­di­ca an­tro­po­só­fi­ca, em­pe­zó a pres­cri­bir es­te me­di­ca­men­to. “Cuan­do una qui­mio o ra­dio­te­ra­pia se acom­pa­ña de muérdago, la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te es me­jor”, ase­gu­ra la doc­to­ra, quien es­ti­ma que ha aten­di­do a más de 7 mil per­so­nas con él. Hoy, 9 de los 10 pa­cien­tes que atien­de al día pa­de­cen de cán­cer y ca­si to­dos pre­gun­tan por el muérdago.

“An­tes los pa­cien­tes lle­ga­ban bus­can­do au­xi­lio, al­go com­ple­men­ta­rio al ma­ne­jo de la en­fer­me­dad. Lo que fue­ron en­con­tran­do fue una mi­ra­da an­tro­po­só­fi­ca de la me­di­ci­na don­de, jun­to con se­guir el desa­rro­llo de su en­fer­me­dad, el mé­di­co es­ta­ba dis­pues­to a es­cu­char y en­ten­der su his­to­ria de vi­da. En ese

En va­rios paí­ses de Eu­ro­pa el ex­trac­to de muérdago es el me­di­ca­men­to más re­ce­ta­do co­mo com­ple­men­to de te­ra­pias con­ven­cio­na­les pa­ra el cán­cer y es­tá cu­bier­to por los se­gu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.