La cro­no­lo­gía de un di­si­den­te

El pe­rio­dis­ta Ro­ber­to Ca­rea­ga lan­za la bio­gra­fía del poe­ta Ro­dri­go Li­ra, La poe­sía ter­mi­nó con­mi­go, una in­ves­ti­ga­ción enor­me so­bre uno de los au­to­res más ex­tra­va­gan­tes de la li­te­ra­tu­ra chi­le­na.

Paula - - Libros - Por Mar­ce­la Fuen­teal­ba / Fo­to­gra­fía: Ale­jan­dro Ara­ya

De­di­cas­te años a es­te li­bro. Me ima­gino que la bús­que­da de información se hi­zo ca­da vez más pre­ci­sa.

Fue­ron sie­te años, en bue­na me­di­da por mi len­ti­tud y por­que nun­ca de­jé de tra­ba­jar co­mo pe­rio­dis­ta. In­ves­ti­gar la vi­da de una per­so­na, in­clu­so la de Ro­dri­go Li­ra, quien so­lo vi­vió has­ta los 32, es una ta­rea po­ten­cial­men­te in­ter­mi­na­ble. El li­bro par­tió de una con­ver­sa­ción con el edi­tor Ma­tías Ri­vas (Edi­cio­nes UDP), quien me pro­pu­so el nom­bre de Li­ra. Yo co­no­cía bien su poe­sía y ma­ne­ja­ba da­tos ge­ne­ra­les de su le­yen­da. Pe­ro los mi­tos no sir­ven: la idea del lo­co es de­ma­sia­do sim­ple pa­ra in­ten­tar en­ten­der a un su­je­to que se re­la­cio­nó con su épo­ca ca­si siem­pre co­mo un di­si­den­te, que cons­tru­yó una obra li­te­ra­ria ex­ce­si­va, pa­ró­di­ca y mor­daz.

En­tre­vis­tas­te has­ta a Pi­ñe­ra.

Se­bas­tián Pi­ñe­ra fue com­pa­ñe­ro de cur­so de Ro­dri­go en la bá­si­ca, en el Ver­bo Di­vino. Sus re­cuer­dos son muy pre­ci­sos, y do­cu­men­tan el ori­gen de Li­ra ro­zan­do la eli­te chi­le­na. Se tra­ta de un re­co­rri­do vi­tal, por lo que en­tre­vis­té a más de 50 ami­gos, co­no­ci­dos, fa­mi­lia­res, pa­re­jas, y tam­bién al siquiatra que le apli­có electroshock. Al­gu­nos me dieron tes­ti­mo­nios de­ci­si­vos, otros da­tos pre­ci­sos, lo que su­mé a tex­tos de pren­sa y a los abun­dan­tes tex­tos au­to­bio­grá­fi­cos de Li­ra. Fue cla­ve re­vi­sar cua­der­nos y ma­nus­cri­tos iné­di­tos que guar­da Ro­ber­to Me­rino, uno de sus me­jo­res ami­gos. En ese ma­te­rial apa­re­ce con es­tre­me­ce­do­ra cla­ri­dad el ni­vel de ob­se­sión de Ro­dri­go con el len­gua­je, co­mo tam­bién los ras­tros de sus in­tere­ses plás­ti­cos, me­nos co­no­ci­dos.

Son cla­ve la épo­ca, com­ple­ja y mi­to­lo­gi­za­da, y la bús­que­da del amor de Li­ra, al­go ín­ti­mo y do­lo­ro­so. Y una di­fi­cul­tad ma­yor: la es­qui­zo­fre­nia que pa­de­ció.

Oja­lá es­te re­la­to die­ra cuen­ta de esos años tan in­ten­sos, po­lí­ti­ca y culturalmente. Li­ra fue un fru­to de su tiem­po y es­pe­cial­men­te del quie­bre con­tra­cul­tu­ral de los 60: jo­ven de iz­quier­da du­ran­te la UP que tra­ba­jó pa­ra la edi­to­rial Qui­man­tú, a la vez pro­bó dro­gas, an­du­vo con hip­pies y se in­tere­só en la eco­lo­gía. Él sos­pe­cha­ba de ca­si to­do y pre­fe­ría la car­ca­ja­da sa­tí­ri­ca. En par­te, creo, se de­bió a los gol­pes a los que lo so­me­tió el diag­nós­ti­co de es­qui­zo­fre­nia y su tra­ta­mien­to. Lo hi­zo un des­ajus­ta­do, un raro. Un sol­te­ro que nun­ca pu­do te­ner pa­re­ja es­ta­ble ni tra­ba­jo. Pe­ro Li­ra, en vez de la­men­tar­se, hi­zo de esas tur­bu­len­cias la car­ne de su poe­sía.

Ro­ber­to Ca­rea­ga.

“Li­ra pa­de­ció des­equi­li­brios men­ta­les y ter­mi­nó sui­ci­dán­do­se, pe­ro ha­bía que des­mon­tar ver­sio­nes y mon­tar otras más com­ple­tas so­bre la ba­se de tes­ti­mo­nios y da­tos”, dice el au­tor Ro­dri­go Ca­rea­ga. El tex­to lle­ga a li­bre­rías el 15 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.