En la men­te de un perfumista

Son dos de los crea­do­res de per­fu­mes más fa­mo­sos del mundo, fir­mas de­trás de aro­mas su­per­ven­tas. El me­xi­cano Ro­dri­go Flo­res y la fran­ce­sa Nat­ha­lie Cet­to se for­ma­ron, ade­más, en dos de las es­cue­las de per­fu­mis­tas más im­por­tan­tes del mundo. Aquí, el ca­mino

Paula - - Belleza - Por P a u l a C o d d o u B . , d e s d e N u e v a Yo r k

“TO­DO ES SO­BRE SE­XO”, DICE RO­DRI­GO FLO­RES MIEN­TRAS EX­PLI­CA LAS PRO­PIE­DA­DES DEL JAZ­MÍN EN UN WORKSHOP DE CAROLINA HE­RRE­RA EN NUE­VA YORK. HA­BLA DEL CO­LOR DE ESA FLOR, DE CÓ­MO SE APRO­VE­CHA SU CI­CLO DE VI­DA, Y DE CÓ­MO ES­TA PE­QUE­ÑA PLAN­TA DE FOR­MA SO­LAR QUE SE ABRE DE NO­CHE TIE­NE –SE­GÚN EX­PLI­CA– UN PO­DER DE SE­DUC­CIÓN QUE SE OCUL­TA EN LO MÁS PRO­FUN­DO DE SU COM­PO­SI­CIÓN.

“No to­dos sa­ben que el pro­pó­si­to de la fra­gan­cia de una flor es atraer in­sec­tos, pa­ra que va­yan y po­li­ni­cen, lo cual es to­mar las cé­lu­las se­xua­les de una plan­ta a otra. En­ton­ces, es­to es to­do so­bre re­pro­duc­ción, es to­do so­bre se­xo. ¡Las flo­res son so­bre se­xo!”, re­pi­te.

Al me­xi­cano Ro­dri­go Flo­res-Roux le di­cen “el ma­go de las flo­res” y es uno de los per­fu­mis­tas más fa­mo­sos del mundo, crea­dor de hits co­mo Cli­ni­que Happy, al ini­cio de su ca­rre­ra, y de He­rre­ra Tu­be­ro­se y Ne­ro­li Bohe­me, de Carolina He­rre­ra, en 2015, más sus co­la­bo­ra­cio­nes pa­ra Tom Ford y Dol­ce & Gab­ba­na. Flo­res es par­te de la sui­za Gi­vau­dan, una de las em­pre­sas crea­do­ras de aro­mas más gran­de del mundo. Con ese ape­lli­do, dice él, no te­nía más des­tino que tra­ba­jar en per­fu­me­ría. Tam­bién lo lla­man “El rey de los cí­tri­cos”. Ha­ce 10 años un pe­rio­dis­ta le pu­so ese so­bre­nom­bre por­que mu­chas de sus fra­gan­cias son co­no­ci­das por te­ner una fres­cu­ra ex­plo­si­va, cí­tri­ca y ju­go­sa.

Flo­res cre­ció con una na­riz pri­vi­le­gia­da. Vie­ne de una fa­mi­lia ol­fa­ti­va y de bue­nos co­ci­ne­ros, y sa­bía que que­ría ser perfumista des­de los 13 años. A esa edad pe­día que le re­ga­la­ran fras­cos va­cíos de co­lo­nia, y co­men­zó a dar­se cuen­ta de que, si a al­guien le gus­ta­ba un de­ter­mi­na­do ti­po, se­gu­ro le gus­ta­ría otro.

Tam­bién te­nía for­ma­ción cien­tí­fi­ca –su ma­dre era bo­tá­ni­ca y su pa­pá, un des­ta­ca­do fí­si­co– y se pu­so a leer. Se fue a la en­ci­clo­pe­dia bri­tá­ni­ca y se vol­vió un lo­co de las plan­tas.

Ya de ado­les­cen­te su­po de la exis­ten­cia de una es­cue­la de per­fu­me­ría, cos­mé­ti­ca y ol­fa­to que es­tá en Ver­sa­lles, Isip­ca, la úni­ca que no per­te­ne­ce a nin­gu­na com­pa­ñía. Le di­je­ron que pa­ra una es­pe­cia­li­za­ción ahí ne­ce­si­ta­ba an­tes un ba­chi­lle­ra­to en cien­cias de al me­nos dos años, así que ter­mi­nó el su­yo en Mé­xi­co y lue­go es­tu­dió Bio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Au­to­nó­ma de ese país. Cuan­do te­nía el 70% de los cré­di­tos cu­bier­tos, postuló y que­dó acep­ta­do.

En 1989 lle­gó a la es­cue­la. Ahí, en­tre pa­pe­les se­can­tes im­preg­na­dos de al­gu­na sus­tan­cia, apren­dió a des­cri­bir y de­fi­nir aro­mas: “hue­le a plan­cha apa­ga­da”, “a ani­ma­les”, res­pon­día, se­gún con­tó una vez, mien­tras una pro­fe­so­ra le de­cía: “¡Anó­ta­lo!, por­que es tu pri­me­ra im­pre­sión”. Re­cuer­dos que iban crean­do su vo­ca­bu­la­rio y me­mo­ria ol­fa­ti­va.

Se en­con­tró con una es­cue­la de ni­vel exi­gen­te y le pe­só ese ri­gor. “Po­días con­tes­tar un exa­men con 10 pre­gun­tas co­rrec­tas, pe­ro ha­bía esa men­ta­li­dad de que na­die pue­de recibir una eva­lua­ción per­fec­ta y pa­ra mí era frus­tran­te, pues en especial en ma­te­rias de ol­fac­ción siem­pre pro­cu­ré en­tre­gar un exa­men per­fec­to”.

Pe­ro su buen ni­vel aca­dé­mi­co fue re­co­no­ci­do y en 1991 lo se­lec­cio­na­ron pa­ra ha­cer una pa­san­tía con Jean-Clau­de Elle­na, la na­riz más fa­mo­sa de Her­mès y has­ta ha­ce po­co su “in-hou­se per­fu­mer“. Flo­res lo asis­tió en el tra­ba­jo de la­bo­ra­to­rio, hi­zo una te­sis so­bre la ro­sa y se gra­duó. “Mis años en la es­cue­la en Ver­sa­lles fue­ron su­ma­men­te for­ma­ti­vos a ni­vel aca­dé­mi­co, pe­ro pue­do de­cir que el ser alumno de esa es­cue­la en Fran­cia, muy le­jos de mi fa­mi­lia y de mi país, fue lo que más ali­men­tó mi vi­da co­mo perfumista in­ter­na­cio­nal, pues apren­dí a ser to­le­ran­te. Me di cuen­ta tam­bién de que el te­so­ro más gran­de pa­ra un perfumista es la pa­cien­cia, y sa­ber es­cu­char”, dice.

Vol­vió en­ton­ces a Mé­xi­co y co­men­zó a tra­ba­jar co­mo perfumista ju­nior en la fi­lial me­xi­ca­na de In­ter­na­tio­nal Fla­vors and Fra­gan­ces (IFF) en ese tiem­po la em­pre­sa de per­fu­mes más gran­de a ni­vel mun­dial, “y ahí em­pe­cé ha­cien­do per­fu­mes de ja­bón de la­van­de­ría”, re­cuer­da. En­tre ellos, un cham­pú pa­ra lien­dres y otro pa­ra pe­rros.

Al sex­to año, lo lle­va­ron a Nue­va York. Era 1996. Con IFF tra­ba­jó en una fra­gan­cia que fue fi­na­lis­ta pa­ra ser CK One, pe­ro lo aca­bó ga­nan­do otra com­pa­ñía. Le en­car­ga­ron otro pro­yec­to que sí ga­nó: Cli­ni­que Happy, que se con­vir­tió en un hit.

Des­pués pa­só por Quest In­ter­na­tio­nal, una ca­sa de per­fu­mes más pe­que­ña, don­de co­la­bo­ró en pro­yec­tos co­mo J’ado­re, de Dior, que des­pués fue com­pra­da por Gi­vau­dan, don­de es­tá hoy.

Un tiem­po des­pués lo con­tac­tó Carolina He­rre­ra hi­ja pa­ra tra­ba­jar con él. “Me en­car­ga­ron a su jaz­mín, a su ro­sa, a su flor de na­ran­jo y a su nar­do”, dice Flo­res. Nar­dos de Oa­xa­ca y Chia­pas. “Que­rían un per­fu­me de nar­do que no olie­ra a nar­do, que no fue­ra un flo­ral. Por­que es muy fá­cil ha­cer un flo­ral fo­to­grá­fi­co, que hue­la a la flor que es­tá en la iglesia y pun­to”, ex­pli­ca. De Flo­res na­cie­ron Ne­ro­li Bohe­me y He­rre­ra Tu­be­ro­se co­mo par­te de esa pri­me­ra co­lec­ción, Carolina Con­fi­den­tial, en 2015, que fue­ron un éxi­to y que aho­ra tie­nen una se­gun­da ver­sión en eau de toi­let­te con otros des­ta­ca­dos per­fu­mis­tas.

Flo­res hoy quie­re se­guir crean­do los per­fu­mes que le gus­tan, “los que ten­gan gancho, y una ex­pre­sión que yo uso: un gui­ja­rro en la bo­ta. O sea, que no sea de­ma­sia­do per­fec­to, por­que son de­ma­sia­do li­sos”.

Me­mo­ria ol­fa­ti­va

A Nat­ha­lie Cet­to, co­mo a Ro­dri­go Flo­res, tam­po­co le gus­tan los per­fu­mes muy per­fec­tos. Ni tan dul­ces. Aho­ra dis­fru­tó tra­ba­jan­do en uno cu­ya ba­se es la men­ta, Vir­gin Mint, de Carolina He­rre­ra; le pa­re­ció di­ver­ti­do con­ver­tir lo que se usa en la co­mi­da o en la pas­ta de dien­tes en un ele­men­to lu­jo­so.

Nat­ha­lie Cet­to na­ció en Gras­se, Fran­cia, lu­gar que al­gu­nos lla­man el “Si­li­con Va­lley de los per­fu­mes”, un pue­blo a 12 ki­ló­me­tros de Can­nes y del Mediterráneo que es ha­ce si­glos la ca­pi­tal mun­dial de la per­fu­me­ría. Ahí trans­cu­rría la vi­da del pro­ta­go­nis­ta de El Per­fu­me, hay es­cue­las de per­fu­me­rías –una de las más fa­mo­sas del mundo– y tien­das de esen­cias y sa­bo­res por to­dos la­dos. Pe­ro fue­ron los años que pa­só en Egip­to los que mar­ca­ron el ol­fa­to de Cet­to, es­pe­cial­men­te el aroma del té de Kar­ka­dé, he­cho con hi­bis­cus, y los jaz­mi­nes. “Los egip­cios los ven­den en to­dos la­dos, los cuel­gan de sus au­tos, pue­des sen­tir su olor cuan­do ca­mi­nas por la ca­lle”, dice es­ta perfumista, que aca­ba de usar­lo en una de sus nue­vas crea­cio­nes: Blond Jas­mi­ne, su otra fra­gan­cia pa­ra He­rre­ra Con­fi­den­tial, he­cho con una va­rie­dad de jaz­mín lla­ma­da “sam­bac” que so­lo se in­tro­du­jo en la per­fu­me­ría a par­tir de los años 70.

Des­pués de ter­mi­nar su doc­to­ra­do en Far­ma­co­lo­gía, Nat­ha­lie Cet­to se for­mó en la mí­ti­ca Gi­vau­dan Per­fu­mery School, en Gras­se, de­pen­dien­te del gi­gan­te sui­zo de la fa­bri­ca­ción de aro­mas. A los 29 años, ya es­ta­ba en­tre sus pro­fe­sio­na­les.

“Cuan­do em­pie­zas a es­tu­diar per­fu­me­ría, por un año y me­dio so­lo hue­les y hue­les. El día en­te­ro so­lo hue­les ma­te­ria­les”, re­cuer­da Cet­to. ”Usá­ba­mos el mé­to­do co­no­ci­do co­mo Jean Carles, don­de si hue­les por ejem­plo un cí­tri­co, tie­nes que ser ca­paz de re­co­no­cer una man­da­ri­na de

una ber­ga­mo­ta. Así se construye la me­mo­ria ol­fa­ti­va”.

Un perfumista ne­ce­si­ta cin­co años pa­ra me­mo­ri­zar has­ta 2 mil com­pues­tos in­di­vi­dua­les.

Des­pués de re­ci­bir­se, en 1996, la pri­me­ra gran vic­to­ria de Nat­ha­lie Cet­to fue jun­to al equi­po que creó un per­fu­me pa­ra Karl La­ger­feld “con un nom­bre muy ton­to” –re­cuer­da– Ja­ko. Des­pués vino Bur­berry Brit, Vi­va­ra de Puc­ci, Lo­ve de Ch­loé (2010), Pa­ra­di­so de Ro­ber­to Ca­va­lli (2015), Qua­tre Mu­je­res de Bou­che­ron y To­tem Oran­ge de Ken­zo, ese mis­mo año. Tam­bién Paul Smith Story. Y es­te año Blond Jas­mi­ne y Vir­gin Mint.

“Más que ten­den­cias”, dice Nat­ha­lie Cet­to, la per­fu­me­ría es so­bre lu­jo y ma­te­ria­les, por lo que de­bie­ras li­be­rar­te un po­co de lo que la gen­te quie­re. No ne­ce­si­tas ofre­cer­les lo que quie­ren, ne­ce­si­tas ofre­cer­les lo que la mar­ca quie­re pro­po­ner. Así es co­mo veo que los per­fu­mes de­be­rían ser ”.

El perfumista de Her­mès, Jean Clau­de, lo re­pe­tía en to­das sus en­tre­vis­tas: “Sé có­mo crear un buen per­fu­me, pe­ro no sé có­mo crear un éxi­to”. Flo­res y Cet­to han po­di­do te­ner am­bos.

Al me­xi­cano Ro­dri­go Flo­res le di­cen “El rey de los cí­tri­cos”.

Nat­ha­lie Cet­to es­tu­dió cin­co años Far­ma­co­lo­gía an­tes de ser perfumista.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.