EL RA­PE­RO MA­PU­CHE

Paula - - Entrevista - Por Car­la Alon­so / Fo­to­gra­fía: Ale­jan­dro Ara­ya

Jai­me Cuyanao, co­no­ci­do ar­tís­ti­ca­men­te co­mo Wai­kil, ra­pea mez­clan­do ma­pu­dun­gún y es­pa­ñol. Ha edi­ta­do nue­ve dis­cos jun­to a su ban­da We­che­ke­che Ñi Tra­wün y pron­to se lan­za­rá co­mo so­lis­ta. “Lo que me gus­ta de la mú­si­ca es que lle­ga a per­so­nas no ma­pu­ches”, dice.

CUAN­DO TE­NÍA 19 AÑOS, TU­VO UN SUE­ÑO: SU BI­SA­BUE­LO MA­TERNO, QUE HA­BÍA SI­DO CA­CI­QUE EN PANGUECO, EN LA CO­MU­NA DE TRAIGUÉN, LE DA­BA UN NOM­BRE EN MA­PU­DUN­GÚN: WAI­KIL, QUE QUIE­RE DE­CIR LAN­ZA RÁ­PI­DA. Hoy Jai­me Cuyanao (33), quien en la se­ma­na vis­te ca­mi­sa y cha­que­ta en su tra­ba­jo en una em­pre­sa de co­bran­za, se ha­ce lla­mar Wai­kil cuan­do se po­ne un tra­ri­lon­ko en la fren­te y se su­be al es­ce­na­rio a ha­cer rap ma­pu­che.

Hi­jo de pa­dres ma­pu­ches, na­ció en San­tia­go y cre­ció en­tre la ca­pi­tal y Traiguén, don­de vi­vía su abue­la en el cam­po. A los 17 em­pe­zó a es­car­bar en su ori­gen y se su­mó a una or­ga­ni­za­ción lla­ma­da Lel­fun­che, en la co­mu­na de La Flo­ri­da, que reunía a ma­pu­ches en San­tia­go. Ahí for­jó amis­tad con Ani­ta Mi­lla­leo y Paul Pai­lla­fi­lu, con quie­nes más tar­de ar­mó la ban­da We­che­ke­che Ñi Tra­wün. “Yo es­cu­cha­ba hip-hop y un día me pres­ta­ron un cas­set­te gra­ba­do en­ci­ma de mú­si­ca ma­pu­che. Ahí di­je: ‘qué ba­cán sue­na es­to’. Me re­cor­dó las ce­re­mo­nias co­mo el gui­lla­tún a los que iba con mi abue­la en Traiguén”, cuen­ta Jai­me.

En 2004 em­pe­zó a com­po­ner y a can­tar rap mez­clan­do ma­pu­dun­gún y es­pa­ñol. En 2005 lan­za­ron el pri­mer dis­co: We­che­ke­che Ül­ka­tun (el can­to de la gen­te jo­ven), que mez­cló ran­che­ras, rock y hip-hop, con le­tras so­bre reivin­di­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les, pre­sos po­lí­ti­cos ma­pu­ches y es­ce­nas co­ti­dia­nas del cam­po. Lla­ma­ron al es­ti­lo mú­si­ca “ma­pu­che fu­sión” y fue­ron pro­lí­fi­cos: edi­ta­ron nue­ve dis­cos, to­dos in­de­pen­dien­tes; hoy tra­ba­jan en un dé­ci­mo. Con la ban­da re­co­rrió el te­rri­to­rio ma­pu­che en Chi­le y Ar­gen­ti­na.

Jai­me –que es­tu­dió me­cá­ni­ca en el Duoc– ha­bla con cal­ma so­bre su tra­ba­jo, pe­ro es in­quie­to: hoy es­tá abo­ca­do al re­gis­tro au­dio­vi­sual con We­tru­we Ma­pu­che, una pla­ta­for­ma au­dio­vi­sual in­de­pen­dien­te que di­fun­de mú­si­ca y poe­sía ma­pu­che, y que di­ri­ge des­de 2010. Ha­ce dos años, ade­más, or­ga­ni­za jun­to a dos per­so­nas un fes­ti­val de mú­si­ca lla­ma­do We­tru­we Ma­pu­che, la mú­si­ca es te­rri­to­rio en re­sis­ten­cia, en San­tia­go y Te­mu­co. Y to­do lo que pro­du­ce lo su­be a un ca­nal de You­tu­be que tie­ne 3.200 sus­cri­tos.

Lan­zó su ca­rre­ra so­lis­ta co­mo Wai­kil en abril de 2015 y el pró­xi­mo año li­be­ra­rá su pri­mer dis­co, Wi­tral (te­lar), con 15 can­cio­nes.

En abril cru­zó el Atlán­ti­co pa­ra el cie­rre de una exposición fo­to­grá­fi­ca de la ar­tis­ta chi­le­na Flo­ren­cia Gri­san­ti en el Mu­seo del Hom­bre en París, de la que fue par­te. A raíz de su vi­si­ta, chi­le­nos y ma­pu­ches que apo­yan su cau­sa lo in­vi­ta­ron a ha­cer una gi­ra por Mi­lán y Ham­bur­go.

¿Qué bus­cas ha­cer aho­ra que vas a lan­zar­te co­mo so­lis­ta?

Hay un te­ma del dis­co, lla­ma­do Taiñ Wi­rin­tu­kun Ma­pu­che que ha­bla de có­mo los es­pa­ño­les e his­to­ria­do­res no ma­pu­ches co­mo (Ser­gio) Villalobos, han es­cri­to so­bre nues­tra cul­tu­ra a par­tir de lo que creen o pien­san. En­ton­ces se creó es­te es­tig­ma del in­dio, del sal­va­je; mi idea es des­le­gi­ti­mar eso y di­fun­dir la cul­tu­ra en otros es­pa­cios, co­mo el mundo aca­dé­mi­co. Los es­pa­cios más en­ri­que­ce­do­res son los co­le­gios: en ju­nio fui a uno en Cun­co y los ni­ños se sen­tían or­gu­llo­sos de ser ma­pu­che. Cuan­do lo­gras ha­cer ese click, se rom­pe con el es­tig­ma que se ha for­ma­do.

¿Tu mú­si­ca es una nue­va for­ma de lu­cha ma­pu­che?

Es una for­ma de ex­pre­sión más. Cuan­do se ha­bla de lu­cha ma­pu­che no tie­ne que ver so­lo con el te­rri­to­rio o la vio­len­cia. Tam­bién con as­pec­tos cul­tu­ra­les, con la reivin­di­ca­ción del len­gua­je des­de la li­te­ra­tu­ra, la his­to­ria y el me­dio au­dio­vi­sual, por ejem­plo.

¿Qué di­cen tus pa­res so­bre la mú­si­ca que ha­ces?

Hu­bo crí­ti­cas que de­cían “es­to no es ma­pu­che”, pe­ro res­pon­día­mos “es­to es mú­si­ca ma­pu­che fu­sión”. De a po­co lo han ido en­ten­dien­do, cuan­do es­cu­chan la mú­si­ca y las le­tras en ma­pu­dun­gún. Los más an­ti­guos han di­cho “qué bueno que lo es­tás nom­bran­do en ma­pu­dun­gún”. Hay cha­chay y pa­pay (vie­ji­tos y vie­ji­tas) que les gus­ta, a pe­sar de que el rit­mo no lo en­tien­den y se sien­ten or­gu­llo­sos de que la len­gua no se pier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.