DI GIROLAMO POR DI GIROLAMO

Mariana di Girolamo, la ac­triz, y Gre­ta di Girolamo, la pe­rio­dis­ta, son pri­mas. Tie­nen la mis­ma edad y cre­cie­ron jun­tas. En es­ta ín­ti­ma en­tre­vis­ta la pro­ta­go­nis­ta de la muy exitosa te­le­se­rie Perdona Nues­tros Pe­ca­dos, re­ve­la que en la épo­ca es­co­lar pre­di­có

Paula - - Entrevista - Por Gre­ta di Girolamo / Fo­to­gra­fía: Ale­jan­dro Ara­ya / Pro­duc­ción: Ál­va­ro Ren­ner / Ma­qui­lla­je y pe­lo: Ca­ro­la Pi­za­rro

ESE SÁ­BA­DO DE ABRIL, LA MARIANA SE PU­SO UNOS LEN­TES DE SOL ENOR­MES Y ES­CON­DIÓ SU ME­LE­NA DE LEO­NA DEN­TRO DE LA POLERA AN­TES DE QUE NOS ADENTRÁRAMOS EN EL PER­SA BIO­BÍO. No du­ra­mos ni 20 mi­nu­tos. Un tu­mul­to de per­so­nas la re­co­no­ció y se le vino en­ci­ma; mien­tras unas ni­ñas gri­ta­ban, las per­so­nas sa­ca­ron sus ce­lu­la­res pa­ra ob­te­ner su co­di­cia­da sel­fie con la ac­triz Mariana di Girolamo (26). Yo, com­ple­ta­men­te in­vi­si­ble, mi­ra­ba a mi pri­ma, que ape­nas di­jo al­go. Da­ba la im­pre­sión de que a la gen­te no le im­por­ta­ba na­da lo que a ella le pa­se. So­lo le in­tere­sa­ba ob­te­ner su ape­te­ci­da sel­fie con la pro­ta­go­nis­ta de Perdona nues­tros pe­ca­dos, la exitosa te­le­se­rie de Me­ga.

–De­be­rías com­prar­te una pe­lu­ca, –le di­je, cuan­do aflo­jó el aco­so.

–Me­jor vá­mo­nos, –res­pon­dió la Mariana, y nos me­ti­mos por unos ca­lle­jo­nes pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­das en el es­ca­pe.

La san­gre

Me­ses des­pués, en su de­par­ta­men­to, le re­cuer­do ese epi­so­dio en el per­sa. Y le pre­gun­to si le gus­ta la fa­ma.

–No. Pe­ro es un ar­ma de do­ble fi­lo, por­que a ve­ces te po­ne en un lu­gar ri­co. ¿Qué es lo ri­co? El re­co­no­ci­mien­to. Tam­bién ayu­da mu­cho co­mo he­rra­mien­ta. Gracias a la fa­ma mu­cha gen­te fue a ver la obra en la que par­ti­ci­pé ha­ce po­co, Romeo y Ju­lián. La pro­mo­cio­né en Ins­ta­gram y tu­vi­mos la sa­la lle­na; hay gen­te que nun­ca en su vi­da ha­bía ido al tea­tro y sa­lió llo­ran­do.

¿Qué es lo ma­lo en­ton­ces?

Es ate­rra­dor no po­der lle­var la vi­da que lle­va­ba an­tes. No po­der ca­mi­nar tran­qui­la por el per­sa, de­jar de an­dar en mi­cro, no po­der ce­le­brar a Chi­le en la Pla­za Ita­lia. Que me si­gan a mí y a mi pa­re­ja, que los me­dios lla­men a mi pa­pá. No sé si mi vi­da va a vol­ver a ser co­mo an­tes. Co­mo an­tes de los 36 pun­tos de ra­ting que mar­ca Perdona nues­tros pe­ca­dos, de las cua­tro obras de tea­tro que ha he­cho, las tres te­le­se­ries y las tres pe­lí­cu­las en las que ha par­ti­ci­pa­do. An­tes de ser “em­ba­ja­do­ra” de tres mar­cas y ha­cer cam­pa­ña por otras tan­tas a cam­bio de pro­duc­tos. Cuan­do íba­mos a bai­lar sin que na­die su­pie­ra quién es ella. Cuan­do ven­día­mos ro­pa en la feria pa­ra aho­rrar un po­co de pla­ta. Cuan­do fue mi pa­re­ja de gra­dua­ción de oc­ta­vo y yo la de ella. Cuan­do, en la ca­sa de los ta­tas, nos pe­gá­ba­mos ho­ras fren­te a la te­le vien­do los úl­ti­mos vi­deo­clips de MTV. La mis­ma ca­sa don­de nos dis­fra­zá­ba­mos con cual­quier pren­da que es­ta­ba a mano y ca­da Pas­cua bus­cá­ba­mos los hue­vos de cho­co­la­te es­con­di­dos en­tre la hie­dra.

En esa ca­sa de pin­ce­les y pin­tu­ras, es­tu­diar cien­cias era una ra­re­za. Pe­ro las dos nos me­ti­mos en ese mundo ajeno; ella que­ría ser obs­te­tra y yo, mé­di­ca. Al año de es­tu­dio, ab­di­ca­mos. “Por lo me­nos lo in­ten­ta­ron”, di­jo el ta­ta con risa; fui­mos las úni­cas dos de la fa­mi­lia que tra­ta­mos de des­vin­cu­lar­nos de las ar­tes y las hu­ma­ni­da­des. Y no nos re­sul­tó. –Yo creo que es la san­gre. La san­gre ti­ra, –dice la Mariana. Su ma­má y su pa­pá son artistas vi­sua­les. Él tra­ba­ja co­mo rea­li­za­dor au­dio­vi­sual, ella es una te­je­do­ra ex­per­ta. A eso se su­ma una tra­di­ción fa­mi­liar li­ga­da a to­da cla­se de ar­tes. Cuan­do nues­tro bi­sa­bue­lo, Giu­lio di Girolamo, tra­jo a su fa­mi­lia de Ita­lia a Chi­le bus­can­do una me­jor vi­da y arran­can­do de la post­gue­rra, una de las po­cas co­sas que me­tió al bar­co en el que na­ve­ga­ron fue­ron la­tas de pe­lí­cu­las an­ti­guas. Ade­más de pin­tar, con­fec­cio­na­ba ma­rio­ne­tas y ar­mó un tea­tro ma­ra­vi­llo­so pa­ra ellas. Mi abue­lo, Clau­dio di Girolamo, es el fun­da­dor del Tea­tro Ic­tus, miem­bro del Tea­tro En­sa­yo, ha di­ri­gi­do sie­te pe­lí­cu­las y fue di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ca­nal 13. Mi tía, Clau­dia di Girolamo, es ac­triz de ci­ne, te­le y tea­tro. Qui­zás la más fa­mo­sa de Chi­le. Nun­ca le di­ji­mos Clau­dia. Pa­ra la fa­mi­lia siem­pre ha si­do “la Pin­ki”. Des­de chi­cas tu­vi­mos cla­ro que era fa­mo­sa, por­que nos vi­mos to­das sus te­le­se­ries y por­que ape­nas pro­nun­ciá­ba­mos nues­tro ape­lli­do nos pre­gun­ta­ban si éra­mos sus pa­rien­tes.

El ape­lli­do, ¿te ha ju­ga­do a fa­vor o en contra?

Creo que a fa­vor. Ad­mi­ro pro­fun­da­men­te a la Clau­dia, pe­ro no as­pi­ro a ser co­mo ella, quie­ro abrir mi pro­pio ca­mino. Al prin­ci­pio me da­ba ner­vio que pen­sa­ran que es­ta­ba api­tu­ta­da, pe­ro he de­mos­tra­do que soy bue­na en lo que ha­go. Pa­ra mí el le­ga­do Di Girolamo no es una car­ga. Es un ho­nor. A fi­nes de 2010, la Mariana fue a dar la prueba de Tea­tro a la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. So­lo al­gu­nas per­so­nas sa­bía­mos, pa­ra el res­to era un se­cre­to. El fin de se­ma­na an­te­rior, en mi compu­tador bus­ca­mos una can­ción pa­ra que in­ter­pre­ta­ra en la prueba de voz. La ele­gi­da fue Me en­ga­ñas mu­jer, de Lu­cho Ba­rrios.

–Cuan­do me es­cu­ché can­tar, di­je: “soy bue­na”. Me em­po­de­ré, sen­tí que lo po­día ha­cer. Siem­pre dis­fru­té ac­tuan­do en los mu­si­ca­les de mi co­le­gio, la se­mi­lla del tea­tro es­ta­ba, pe­ro no era mi sue­ño ser ac­triz. Es­tu­diar Tea­tro fue una ma­ne­ra de re­be­lar­me an­te to­do.

Su pri­mer suel­do de ac­triz en la te­le­vi­sión fue de 600 mil pe­sos. “El día an­tes del pa­go no pu­de dor­mir. Al otro día fui al mall y me gas­té to­da la pla­ta en un cló­set nue­vo. Me da­ba ta­qui­car­dia ca­da vez que pa­sa­ba la tar­je­ta de cré­di­to”.

La pre­sen­cia de Je­su­cris­to

En la te­le­se­rie Perdona nues­tros pe­ca­dos, Mariana en­car­na a Ma­ría El­sa, la hi­ja del hom­bre más im­por­tan­te del pue­blo Villa Rui­se­ñor. Ma­ría El­sa se en­vuel­ve en un ro­man­ce con el cu­ra, con quien ter­mi­na en la ca­ma el mis­mo día que se ca­sa con otro hom­bre. Una es­ce­na que fue una es­pe­cie de eman­ci­pa­ción pa­ra la Mariana, que vie­ne de una fa­mi­lia y un co­le­gio ca­tó­li­co, el Fran­cis­co de Asís.

Tú eras muy cre­yen­te cuan­do es­ta­bas en el co­le­gio.

Era una de esas per­so­nas que llo­ra­ba por­que sen­tía la pre­sen­cia de Je­su­cris­to. Muy cre­yen­te en Dios, en el cas­ti­go y en el po­der de la con­fe­sión y el per­dón. A los 15 , cuan­do par­ti­ci­pa­ba de Schoens­tatt, fui a un pue­blo a pre­di­car puer­ta a puer­ta la pa­la­bra de Dios. Des­pués en­tré a CVX, una co­mu­ni­dad je­sui­ta con la que fui a cons­truir me­dia­guas y don­de co­no­cí gen­te que me abrió un po­co la men­ta­li­dad. Mi ma­má me em­pe­zó a ha­blar de per­so­nas co­mo Ma­riano Puga, co­no­cí a Pablo Wal­ker, a Fe­li­pe Be­rríos; sa­cer­do­tes que pre­di­can otro ti­po de re­li­gión. To­do me ha­cía mu­cho sen­ti­do.

Pe­ro en un mo­men­to de­jó de ha­cer­te sen­ti­do y que­rías cam­biar­te a mi co­le­gio, que es lai­co. ¿Qué te pa­só?

De par­ti­da, so­cio­eco­nó­mi­ca­men­te el co­le­gio al que iba nun­ca me per­te­ne­ció. Era un co­le­gio pa­ra gen­te de mu­cha pla­ta y mi fa­mi­lia no te­nía mu­cha pla­ta. No me po­día ce­le­brar los cum­plea­ños, du­ran­te las cam­pa­ñas de so­li­da­ri­dad me hue­via­ban por­que mi ma­má me man­da­ba pa­pel hi­gié­ni­co suel­to. Esas co­sas. La mi­ra­da que te­nían de la re­li­gión, ade­más, me em­pe­zó a in­co­mo­dar.

¿Con qué es­ta­bas en desacuer­do?

No ha­bía li­ber­tad. En las cla­ses de bio­lo­gía cuan­do se ha­bla­ba de los apa­ra­tos re­pro­duc­to­res, se­pa­ra­ban a hom­bres y mu­je­res en di­fe­ren­tes sa­las. Una nu­me­ra­ria, que nun­ca ha­bía te­ni­do se­xo en su vi­da, nos en­se­ña­ba que el se­xo pre­ma­tri­mo­nial era pe­ca­do y que era ex­clu­si­vo pa­ra la pro­crea­ción. Tam­po­co apro­ba­ban los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos. Mis com­pa­ñe­ros sa­lían llo­ran­do de las con­fe­sio­nes por­que se ha­bían mas­tur­ba­do. Es gra­ve por­que des­pués cues­ta de­ma­sia­do ini­ciar la vi­da se­xual. Le ten­go pi­ca a esa edu­ca­ción. Me ter­mi­né alejando de la re­li­gión por com­ple­to.

Esa es­ce­na de la te­le­se­rie, en que tie­nes se­xo con el cu­ra, ¿fue una re­van­cha?

Sí.

¿Re­ci­bis­te por es­to al­gún co­men­ta­rio de tu co­le­gio, de tu fa­mi­lia o de la fun­da­ción que te dio la be­ca uni­ver­si­ta­ria?

Na­da. Gen­te muy pa­ca­ta y con­ser­va­do­ra es­tá fas­ci­na­da con la te­le­se­rie. Han vis­to el la­do hu­mano del cu­ra; creo que to­dos quie­ren que ellos es­tén jun­tos por­que se aman. La otra vez es­ta­ba en un res­to­rán y se me acer­có un cu­ra, me dio la mano y me di­jo: “Gracias, has re­fle­ja­do una reali­dad”.

Va­rias ve­ces te he es­cu­cha­do de­cir que re­cién aho­ra te es­tás li­be­ran­do de la cul­pa. ¿Cuá­les son esas cul­pas?

Es el mie­do al qué di­rán, es cas­ti­gar­te to­do el tiem­po. En la ado­les­cen­cia me sen­tía pu­ta cuan­do iba a una dis­co y me aga­rra­ba a un mino. O me sen­tía cul­pa­ble por ca­len­tar­me y sen­tir pla­cer. Aho­ra me pa­sa con la po­bre­za. Ar­mo pla­nes en mi ca­be­za: com­prar mu­chas ca­jas de Sú­per 8 y dár­se­las a los hai­tia­nos que veo ven­dien­do en la ca­lle. Des­pués pien­so que pue­de ser ofen­si­vo. Son co­sas que es­tán ahí: la cul­pa de te­ner más que otros.

“Yo era una de esas per­so­nas que llo­ra­ba por­que sen­tía la pre­sen­cia de Je­su­cris­to. Muy cre­yen­te en Dios, en el cas­ti­go. A los 15, cuan­do par­ti­ci­pa­ba de Schoens­tatt, fui a un pue­blo a pre­di­car, puer­ta a puer­ta, la pa­la­bra de Dios”.

Un cló­set nue­vo

En una co­mi­da fa­mi­liar de 2014, cuan­do es­ta­ba en su úl­ti­mo año de uni­ver­si­dad, la Mariana se me acer­có ra­dian­te. Ca­si sal­tan­do, me con­tó que la ha­bían con­tra­ta­do pa­ra una te­le­se­rie don­de le iban a pa­gar 600 mil pe­sos men­sua­les. Pa­ra no­so­tras era una for­tu­na, da­ba pa­ra gri­tar y aba­ni­car­se con bi­lle­tes.

–Ni si­quie­ra ne­go­cié. Me ofre­cie­ron 600 lu­cas y yo: “¡Sí!”. Des­pués en­ten­dí que no ha­bía que ser así.

¿Qué hi­cis­te con ese pri­mer suel­do?

El día an­tes del pa­go no pu­de dor­mir. Al otro día fui al mall y me gas­té to­da la pla­ta en un cló­set nue­vo. Por pri­me­ra vez en­tré a Tops­hop, Man­go, Um­bra­le y Prü­ne. Me da­ba ta­qui­car­dia ca­da vez que pa­sa­ba la tar­je­ta de cré­di­to. Al día si­guien­te fui a una fies­ta con to­da mi ro­pa nue­va.

¿Có­mo fue sen­tir que te­nías pla­ta?

Raro. La pla­ta que ma­ne­ja­ba era de pe­gui­tas que ha­cía por ahí y de la me­sa­da que me da­ba la be­ca de la Fun­da­ción Juan Pablo II (que le cos­teó la ca­rre­ra). An­tes me las in­ge­nia­ba con la ro­pa usa­da, pe­ro aho­ra me po­día com­prar lo que me gus­ta­ba. Al prin­ci­pio fui des­me­di­da y le tu­ve que pe­dir pla­ta pres­ta­da a mi pa­pá pa­ra pa­gar el arrien­do.

¿Qué otras co­sas cam­bia­ron?

Me fui de la ca­sa a vi­vir con ami­gas. An­du­ve en ta­xi por pri­me­ra vez, in­vi­té a gen­te a co­mer. Cuan­do era chi­ca y al­gu­na ami­ga mía es­ta­ba de cum­plea­ños, mi ma­má ha­cía car­te­ras a cro­chet, ga­lle­tas o re­ci­cla­ba re­ga­los. Aho­ra po­día com­prar los re­ga­los que que­ría. Tam­bién em­pe­cé a apor­tar con pla­ta a mi ma­má y a mi her­ma­na chi­ca.

¿Te pu­sis­te muy con­su­mis­ta?

Sí. Las ac­tri­ces son sú­per tra­pe­ras. Pe­ro en el día a día me pongo bu­zo y beatle y ahí que­da mi ro­pa col­gan­do. Ahí es cuan­do sien­to que es in­ne­ce­sa­rio. A ca­da per­so­na que vie­ne a mi ca­sa me dan ga­nas de re­ga­lar­le co­sas, yo creo que así me sien­to me­nos cul­pa­ble. Ha­ce un tiem­po, la Mariana me re­ga­ló unas za­pa­ti­llas ba­ca­nes de una de las mar­cas que la aus­pi­cian. Ha­ce 20 años, fue mi tía Clau­dia la que me re­ga­ló unas Do­nors ne­gras con pla­ta­for­ma que era im­po­si­ble que mis pa­pás me pu­die­ran com­prar.

Cuan­do éra­mos chi­cas, la Pin­ki era la tía que lle­va­ba las co­sas ri­cas a las jun­tas fa­mi­lia­res y nos ha­cía re­ga­los. ¿Te ha to­ca­do ju­gar ese rol?

Mu­cho. En al­gún al­muer­zo fa­mi­liar me vi y di­je: “Oh, soy un po­co co­mo la Pin­ki”. Lo veo en los re­ga­los a los so­bri­nos. O cuan­do ami­gos y co­le­gas me piden pla­ta pres­ta­da.

¿Has sen­ti­do un pe­so?

No. Cuan­do es reite­ra­do, sien­tes que hay un in­te­rés de­trás. Pe­ro al mis­mo tiem­po me gus­ta que la gen­te ten­ga esa con­fian­za. Si el día de ma­ña­na mi pa­pá ne­ce­si­ta mi ayu­da, lo voy a ha­cer. A mi ma­má la quie­ro se­guir ayu­dan­do siem­pre, si es que pue­do. No sé si voy a te­ner es­ta pe­ga ma­ca­nu­da por el res­to de mi vi­da, por eso in­vier­to y aho­rro.

¿Qué cri­te­rio usas pa­ra de­fi­nir qué mar­ca te aus­pi­cia, en qué co­mer­cial par­ti­ci­par?

Ha cam­bia­do. Al prin­ci­pio iba a to­das, aho­ra me he da­do el lu­jo de re­cha­zar pe­gas. Es fuerte, por­que cuan­do eres pro­ta­go­nis­ta y al­can­zas 36 pun­tos de ra­ting, va­les más. Un día, la Mariana me pi­dió un con­se­jo. Le ha­bían he­cho una ofer­ta mi­llo­na­ria a cam­bio de ca­si na­da de tra­ba­jo. El pro­ble­ma era que la mar­ca es­ta­ba me­ti­da en un ca­so de co­lu­sión. –Lo pen­sé har­to por­que lo que pa­ga­ban sig­ni­fi­ca­ba el pie de una ca­sa. Pe­ro no lo hi­ce. No que­ría ser el ros­tro con el cual lim­pia­ran su ima­gen.

Ca­da de­ci­sión que to­mas es­tá sien­do ob­ser­va­da y ha­bla de quién eres tú. ¿Có­mo ha si­do eso?

Tor­men­to­so. Ini­cié una te­ra­pia que me ha he­cho muy bien. Mi ra­zón prin­ci­pal pa­ra ir es que he vi­vi­do mu­chos cam­bios en po­co tiem­po. La gen­te te po­ne en un pe­des­tal y te su­be mu­cho el ego, hay que lu­char por man­te­ner­se en tie­rra. Yo me co­bi­jo en mi pa­re­ja, mis pa­dres, mis pri­mos. Y les di­go: “Si al­gu­na vez me pongo hueo­na, me tie­nen que de­cir”.

Pro­ve­nien­tes de una fa­mi­lia de artistas, Mariana y Gre­ta son las úni­cas que in­ten­ta­ron se­guir un ca­mino dis­tin­to. “La Mariana que­ría ser obs­te­tra y yo mé­di­ca. Pe­ro al pri­mer año de es­tu­dio, ab­di­ca­mos”, cuen­ta Gre­ta. Mariana, quien des­pués de eso en­tró a Tea­tro, agre­ga: “La san­gre ti­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.