LA BAN­DA SO­NO­RA DE Ca­mi­la Me­za

Ha­ce ocho años vi­ve en Nue­va York, pe­ro es­te mes la can­tan­te, gui­ta­rris­ta y com­po­si­to­ra es­ta­rá en el Fes­ti­val Chi­le Jazz, don­de pre­sen­ta­rá jun­to a su cuar­te­to, Tra­ces, su úl­ti­mo dis­co. Aquí, ha­bla de sus re­fe­ren­cias mu­si­ca­les.

Paula - - Elegidos - Por Car­la Alon­so / Fo­to­gra­fía: Vin­cent So­yez

BJÖRK

“Es una can­tan­te que me in­fluen­ció mu­cho de chi­ca, de esos artistas que uno no de­ja de es­cu­char nun­ca”. Ca­mi­la Me­za ase­gu­ra que la is­lan­de­sa Björk re­vo­lu­cio­nó su vi­da a los 11 años, cuan­do su ma­dre le re­ga­ló el CD Ves­per­ti­ne, al que has­ta hoy re­cu­rre cuan­do ne­ce­si­ta un mo­men­to de paz. Ha si­do su re­fe­ren­te du­ran­te 20 años, al pun­to que hi­zo unos arre­glos de Björk en su se­gun­do dis­co, Re­tra­to, don­de ex­pe­ri­men­tó lle­van­do can­cio­nes que no eran del re­per­to­rio jaz­zís­ti­co a un con­tex­to pro­pio de es­te gé­ne­ro. “Björk tie­ne un acer­ca­mien­to a la mú­si­ca de ma­ne­ra muy jaz­zís­ti­ca, li­bre, im­pro­vi­sa­to­ria y su so­no­ri­dad es sú­per ri­ca”.

LAURA MVULA

“Una can­tan­te nue­va, in­gle­sa de as­cen­den­cia afri­ca­na, que tie­ne so­lo dos dis­cos pe­ro es una ge­nia. Es­tá li­ga­da tam­bién al mundo del jazz y del soul. Su dis­co de­but Sing to the moon me mar­có mu­cho; es épi­co. Ha­bla de so­bre­pa­sar mo­men­tos y de con­fiar en la ca­pa­ci­dad de sa­lir ade­lan­te. Fue ca­si co­mo te­ra­péu­ti­co, de es­cu­char­lo to­dos los días y sen­tir que al­guien te es­ta­ba ayu­dan­do a pro­ce­sar emo­cio­nes”. Des­cu­brió Sing to the moon ha­ce cua­tro años y lo ra­yó de tan­to es­cu­char­lo. El año pa­sa­do pu­do ver a Laura Mvula en vi­vo en un fes­ti­val de jazz en Ho­lan­da, en el que ella tam­bién to­có. En ge­ne­ral vuel­ve a es­cu­char­la en mo­men­tos in­tros­pec­ti­vos y en pro­ce­sos más per­so­na­les.

PAT METHENY

“Es uno de los res­pon­sa­bles de mi cu­rio­si­dad por el jazz y uno de mis pri­me­ros re­fe­ren­tes mu­si­ca­les”, re­cuer­da. Sus ini­cios co­mo gui­ta­rris­ta fue­ron en el rock y el funk, y cuan­do des­cu­brió a Pat Metheny –te­nía 15 años y su her­mano lo es­cu­cha­ba–, al­go en ella cam­bió: “Quie­ro te­ner ese so­ni­do en la gui­ta­rra”, ase­gu­ra que pen­só en ese mo­men­to. Es­te año, Ca­mi­la Me­za fue in­vi­ta­da a to­car en un ho­me­na­je a la mú­si­ca de Pat Metheny en un tea­tro de Nue­va York. Al fi­nal de su pre­sen­ta­ción, el mú­si­co, quien es­ta­ba en el pú­bli­co, la fe­li­ci­tó. “Pu­de te­ner una con­ver­sa­ción con él. Fue un mo­men­to de rea­li­za­ción ado­les­cen­te: to­car pa­ra tu hé­roe mu­si­cal”, dice. Pat Metheny, agre­ga, es par­te de su ban­da so­no­ra cuan­do via­ja, so­bre to­do, du­ran­te las gi­ras.

ELIS RE­GI­NA

“Es la le­yen­da má­xi­ma de la mú­si­ca bra­si­le­ña can­ta­da, del bos­sa no­va y MPB (mú­si­ca po­pu­lar bra­si­le­ña). Ca­da vez que la es­cu­cho se me pa­ran los pe­los. La in­ten­si­dad y pro­yec­ción emo­cio­nal que tie­ne: es pa­ra mí una maes­tra del can­to. Tam­bién era una mu­jer ex­ce­si­va­men­te ca­ris­má­ti­ca”. Co­men­zó a es­cu­char­la a los 18 años, cuan­do de­ci­dió es­tu­diar mú­si­ca en Pro­jazz y a in­da­gar en el Ame­ri­can Song­book, un re­per­to­rio de can­cio­nes po­pu­la­res que fue­ron lle­va­das al jazz. Al­gu­nas de Elis Re­gi­na fi­gu­ran ahí. “Hu­bo una in­ter­ac­ción muy gran­de en­tre el jazz y la mú­si­ca bra­si­le­ña, lo que ge­ne­ró una nue­va co­rrien­te lla­ma­da bos­sa no­va y Elis Re­gi­na es una de las ca­ras más vi­si­bles de eso. Ella me abrió el ca­mino pa­ra en­fo­car­me al can­cio­ne­ro la­ti­noa­me­ri­cano y en­ten­der que es­tá to­do co­nec­ta­do. Eso me ha in­fluen­cia­do a la ho­ra de com­po­ner y ele­gir mi re­per­to­rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.