La que sa­be, sa­be

La ma­qui­lla­do­ra Ro­sa­rio Valenzuela, quien tra­ba­jó du­ran­te 15 años en Pau­la, aca­ba de abrir su pro­pio es­tu­dio. En es­ta en­tre­vis­ta dice lo que sí, lo que no y lo que já­más es­tá per­mi­ti­do echar­se en la ca­ra.

Paula - - Personaje - Por Ri­ta Cox / Fo­to­gra­fía: Ro­dri­go Cho­dil

TRA­BA­JÓ EN UNA AGEN­CIA DE PU­BLI­CI­DAD, ES­TU­DIÓ MA­QUI­LLA­JE CON CH­RIS­TI­NE VALMY EN NUE­VA YORK, fue mano de­re­cha de Ro­ber­to Ed­wards en el ta­ller ex­pe­ri­men­tal de Cuer­pos Pin­ta­dos y du­ran­te 15 años fue par­te de re­vis­ta Pau­la. In­de­pen­dien­te ha­ce un buen tiem­po, con to­da esa ex­pe­rien­cia, y co­mo tes­ti­go de los cam­bios de su pro­pia piel, es es­pe­cia­lis­ta en ros­tros ma­du­ros. De ahí que ten­ga una clien­te­la fiel y sue­ne su te­lé­fono ca­da vez que hay que sa­car lo me­jor de una en­tre­vis­ta­da de 40 ha­cia arri­ba. Ro­sa­rio Valenzuela sa­be. Ha­ce unas se­ma­nas abrió su es­tu­dio en El Coihue, Vi­ta­cu­ra, don­de ma­qui­lla y da cla­ses a as­pi­ran­tes a ma­qui­lla­do­ra, a to­do pú­bli­co y a em­pre­sas. Su me­són so­lo tie­ne bue­nas mar­cas: Pe­rri­co­ne, Ur­ban De­cay, Nars y Mac, en­tre otras. ¿Tu es­ti­lo co­mo ma­qui­lla­do­ra? Clá­si­co y na­tu­ral. Me gus­ta des­ta­car la par­ti­cu­la­ri­dad de ca­da ros­tro, no tie­nen que ser uni­for­mes. Si una ni­ña tie­ne una na­riz im­por­tan­te, hay que sa­car­le par­ti­do a eso, no ocul­tar­lo. Ca­da per­so­na tie­ne su be­lle­za, y eso es lo que hay que des­ta­car con el ma­qui­lla­je. ¿Lo más im­por­tan­te? Pre­pa­rar la piel, de­jar­la lo más fres­ca y sa­na po­si­ble. No es es­ti­rar las arru­gas ni na­da por el es­ti­lo. Bus­co que se vea una piel cui­da­da. A los 50 años no po­de­mos te­ner una piel sin arru­gas, pe­ro sí se pue­de cui­dar. Esa es la ba­se de un buen ma­qui­lla­je. ¿Tus “ja­más” pa­ra una piel ma­du­ra? Una ba­se de ma­qui­lla­je grue­sa, ya que la piel se cra­que­la y mar­ca arru­gas. El

gloss hay que de­jar­lo pa­ra las hi­jas y so­bri­nas: se cho­rrea y se co­rre el la­bial. Ja­más som­bras na­ca­ra­das en to­do el ojo, ya que ha­ce que el pár­pa­do se vea mu­chí­si­mo más arru­ga­do. Evi­tar la más­ca­ra de pes­ta­ñas ne­gra, por­que endurece la mi­ra­da. ¿Im­pres­cin­di­ble an­tes de sa­lir a la ca­lle? In­sis­to con lo mis­mo: siem­pre pre­pa­rar la piel, hi­dra­tar­la. Lue­go, apli­car una ba­se li­via­na, un ru­bor ro­sa­do mate, un la­bial en tono na­tu­ral y una más­ca­ra de pes­ta­ñas ma­rrón. Pa­ra la no­che, se­guir los mis­mos pa­sos, pe­ro acen­tuar los ojos con una som­bra ca­fé, to­nos tie­rra, o ro­sa, pe­ro siem­pre mate. Tam­bién se pue­de po­ner un po­co más de más­ca­ra de pes­ta­ñas y mar­car las ce­jas. ¿El cos­me­ti­que­ro pre­ci­so? Una ba­se li­via­na, la­bial ro­sa­do cre­mo­so, más­ca­ra de pes­ta­ñas ma­rrón, co­rrec­tor, ru­bor en cre­ma, fi­ja­dor de ce­ja, som­bras cre­mo­sas mate. To­do se pue­de apli­car con la mano o con los de­dos.

Con­tac­to: Cel 99231 7432, mail: ro­sa­rio­va­len­zue­la­ve­ra@gmail.com / Ins­ta­gram y Fa­ce­book: @ro­sa­rio­va­len­zue­la­ma­keu­par­tist

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.