SA­NAR EL INTESTINO

En los úl­ti­mos años, la me­di­ci­na se ha vol­ca­do a es­tu­diar por qué el intestino es el pilar de nues­tra bue­na o mala sa­lud: bi­llo­nes de bac­te­rias –bue­nas y ma­las– con­vi­ven den­tro de él, co­mien­do lo mis­mo que no­so­tros nos lle­va­mos a la bo­ca. Las in­ves­ti­ga­cio

Paula - - Reportaje - Por Da­nie­la Gon­zá­lez A. / Fo­to­gra­fía: Ale­jan­dro Ara­ya / Pro­duc­ción: Ca­mi­la Le­te­lier

Fue cues­tión de una ma­ña­na. Ós­car No­voa (68) se en­con­tra­ba en la par­ce­la de unos ami­gos y, de un mo­men­to a otro, co­men­zó a sen­tir un fuerte do­lor en la len­gua. Pen­só que era un af­ta, al­go ha­bi­tual pa­ra él, pe­ro no. Lo que si­guió fue fie­bre, un ede­ma en la zo­na y una in­fla­ma­ción de tal mag­ni­tud que em­pe­zó a obs­truir su res­pi­ra­ción. Por eso lle­gó a ur­gen­cia y, des­de ahí, pa­só a la UCI: era la pri­me­ra vez que es­te car­dió­lo­go, que atien­de in­far­tos y ur­gen­cias co­ro­na­rias, es­ta­ba co­mo pa­cien­te en la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos. “Tu­ve un abs­ce­so en la ba­se de la len­gua con ame­na­za de obs­truc­ción la­rín­gea agu­da, y una oti­tis se­ve­ra co­mo con­se­cuen­cia”, ex­pli­ca el mé­di­co, quien aquel do­min­go de ju­lio del año pa­sa­do que­dó hospitalizado –tras es­tar en la UCI pa­só a la UTI– sin po­der ha­blar ni co­mer por su len­gua hin­cha­da. Un equi­po en­te­ro es­tu­dia­ba el ca­so de es­te mé­di­co: in­mu­nó­lo­go, oto­rrino, infectólogo y ex­per­tos en en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias no sa­bían el por­qué de la in­fla­ma­ción se­ve­ra. Se des­car­tó un tu­mor en la len­gua o un even­tual cuer­po ex­tra­ño que hu­bie­ra pro­vo­ca­do ta­ma­ña in­fec­ción. No ha­bía res­pues­tas, pe­ro sí la ne­ce­si­dad in­me­dia­ta de con­tro­lar la hin­cha­zón, por­que de lo con­tra­rio ha­bría que acu­dir a una tra­queo­to­mía o in­ci­sión en la trá­quea pa­ra que pu­die­ra respirar.

Al quin­to día, los an­ti­bió­ti­cos y cor­ti­coi­des por fin lo­gra­ron ba­jar la in­fla­ma­ción y Ós­car No­voa pu­do ir­se de al­ta, aun­que con una oti­tis co­mo con­se­cuen­cia, que re­qui­rió la ins­ta­la­ción de un pe­que­ño tu­bo de ven­ti­la­ción pa­ra que pu­die­ra oír bien, ya que tam­bién era un área in­fla­ma­da. “Des­pués vino la pri­ma­ve­ra y, co­mo era ha­bi­tual en mí, co­men­cé a te­ner sig­nos pro­gre­si­vos de aler­gia, ri­ni­tis y obs­truc­ción bron­quial. Lo ma­ne­ja­mos del mo­do ha­bi­tual: an­ti­his­ta­mí­ni­cos, in­ha­la­do­res de cor­ti­coi­des na­sa­les y bron­co­di­la­ta­do­res de acuer­do a ne­ce­si­dad”.

Del otro la­do del mundo, en Aus­tra­lia, su hi­jo Ma­tías No­voa (42), un in­ge­nie­ro que aban­do­nó un pues­to ge­ren­cial pa­ra con­ver­tir­se en coach nu­tri­cio­nal, in­ten­ta­ba con­ven­cer­lo por te­lé­fono: “Pa­pá, tie­nes que sa­nar pri­me­ro tu intestino, que es­tá in­fla­ma­do por tu ali­men­ta­ción y los re­me­dios que has de­bi­do to­mar. Des­de ahí me­jo­ra­rá el res­to. Hay que qui­tar de tu die­ta aler­ge­nos co­mo el glu­ten, los lác­teos y la so­ya; re­pa­rar tus pa­re­des in­tes­ti­na­les con cal­do de hue­so de po­llo y fer­men­ta­dos ca­se­ros; ali­men­tar a tus bac­te­rias bue­nas, por­que ellas son muy im­por­tan­tes”.

Has­ta que lle­gó el ve­rano y Ma­tías via­jó a Chi­le de va­ca­cio­nes. Acá lo­gró con­ven­cer a su pa­dre. “Uno es­tá acos­tum­bra­do a bus­car res­pues­tas ob­je­ti­vas y hay mu­cha fan­ta­sía en al­gu­nos tra­ta­mien­tos al­ter­na­ti­vos. Sin em­bar­go, de­ci­dí se­guir el plan de Ma­tías al pie de la le­tra. Y la res­pues­ta que tu­ve fue, pa­ra mí, ines­pe­ra­da”, dice el car­dió­lo­go, quien lue­go de la die­ta em­pe­zó a sen­tir­se co­mo ha­cía años no se sen­tía. Des­apa­re­ció el re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co y la obs­truc­ción na­sal que so­lía des­per­tar­lo por las no­ches. Tam­bién las af­tas que su­fría des­de ni­ño y los cua­dros de sinusitis se­ve­ra que co­men­zó a te­ner a los 40 años. “Y tam­bién las ri­ni­tis que apa­re­cie­ron a los 60, por las que va­rias ve­ces tu­ve que to­mar an­ti­bió­ti­cos. Cuan­do fui a ver a mi oto­rrino de ca­be­ce­ra, des­pués de un mes de die­ta, él es­ta­ba muy im­pre­sio­na­do. ‘¿Qué hi­cis­te?’, me pre­gun­tó mien­tras me ha­cía una fi­bros­co­pía. ‘Aquí ya no hay na­da in­fla­ma­do’, me di­jo”.

¿Qué ha­bía te­ni­do que ver aque­lla die­ta que le in­di­có su hi­jo?

“UNO ES­TÁ ACOS­TUM­BRA­DO A BUS­CAR RES­PUES­TAS OB­JE­TI­VAS Y HAY MU­CHA FAN­TA­SÍA EN AL­GU­NOS TRA­TA­MIEN­TOS AL­TER­NA­TI­VOS. SIN EM­BAR­GO, DE­CI­DÍ SE­GUIR LA DIE­TA. Y LA RES­PUES­TA QUE TU­VE FUE, PA­RA MÍ, INES­PE­RA­DA”, DICE EL DOC­TOR ÓS­CAR NO­VOA. DES­APA­RE­CIÓ SU RE­FLU­JO, LA OBS­TRUC­CIÓN NA­SAL Y LOS CUA­DROS DE SINUSITIS.

Bac­te­rias con ham­bre

Las in­di­ca­cio­nes que el coach de sa­lud Ma­tías No­voa (www. ki­nu.com.au) le dio a su pa­dre no eran an­to­ja­di­zas. Pro­ve­nían de un lar­go es­tu­dio que él ini­ció por una his­to­ria per­so­nal. Cuan­do Ma­tías te­nía 39 –aun­que era de­por­tis­ta y ve­ge­ta­riano– se sen­tía en ex­tre­mo can­sa­do, se hin­cha­ba con fa­ci­li­dad y te­nía más gra­sa ab­do­mi­nal de la que le hu­bie­ra gus­ta­do. Pe­ro un ex­tra­ño y enor­me do­lor en su an­te­bra­zo iz­quier­do fue lo que de ver­dad lo aler­tó: no po­día si­quie­ra to­mar en bra­zos a su hi­jo de en­ton­ces un año, ni apo­yar­se en nin­gu­na su­per­fi­cie. Los exá­me­nes arro­ja­ron un ele­va­do ni­vel de pro­teí­na C reac­ti­va, sus­tan­cia pro­du­ci­da por el hí­ga­do que aumenta cuan­do hay un es­ta­do in­fla­ma­to­rio ge­ne­ra­li­za­do, en to­do el cuer­po. Mien­tras des­car­ta­ban ar­tri­tis y otras en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes, Ma­tías en­con­tró mu­cha información so­bre la co­ne­xión de pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios cró­ni­cos con una die­ta al­ta en azú­car y car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos, co­mo la ha­ri­na blan­ca. Y de­ci­dió ex­pe­ri­men­tar: de­jó el azú­car, sa­có prác­ti­ca­men­te to­dos los pro­duc­tos pro­ce­sa­dos, y re­em­pla­zó pas­tas y arroz por sus ver­sio­nes in­te­gra­les. Tres me­ses des­pués ya no le do­lía el bra­zo, sus in­di­ca­do­res vol­vie­ron a la nor­ma­li­dad, ha­bía ba­ja­do de pe­so y se sen­tía co­mo si tu­vie­ra 20. De­ci­dió es­tu­diar en el Ins­ti­tu­te for In­te­gra­ti­ve Nu­tri­tion, de Nue­va York, una de las es­cue­las de nu­tri­ción más

gran­des del mundo, y en­ten­dió por qué un intestino da­ña­do era la cau­sa de una se­rie de en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias y có­mo es­te se po­día sa­nar con un plan ali­men­ta­rio y pre­pa­ra­dos ca­se­ros co­mo un cal­do de hue­so de po­llo her­vi­do por más de 24 ho­ras (ver re­cua­dro).

“El azú­car –tan­to la blan­ca que es­tá en la me­sa, co­mo la pre­sen­te en gra­nos, ce­rea­les y le­gum­bres–, así co­mo una die­ta po­bre en fi­bra y con mu­cho car­bohi­dra­to en ge­ne­ral, pue­de des­truir un intestino. Co­mer de esa ma­ne­ra lo que ha­ce es ma­tar de ham­bre a las bac­te­rias bue­nas que ne­ce­si­ta­mos te­ner aden­tro, y al mis­mo tiem­po ali­men­ta a hon­gos, los que ga­nan te­rreno en el intestino. Es­te con­jun­to de mi­cro­or­ga­nis­mos, los bue­nos y ma­los, se co­no­ce co­mo mi­cro­bio­ta y la me­di­ci­na se es­tá vol­can­do a es­tu­diar­la, por­que ha vis­to lo de­ter­mi­nan­te que es pa­ra la sa­lud”, co­men­ta Ma­tías.

En efec­to, la ra­di­cal in­fluen­cia de la ali­men­ta­ción en en­fer­me­da­des di­sí­mi­les –aler­gias, pa­to­lo­gías au­to­in­mu­nes, es­cle­ro­sis múl­ti­ple, Alz­hei­mer, Par­kin­son, es­pec­tro au­tis­ta u obe­si­dad, en­tre va­rias otras– ya no se vin­cu­la so­la­men­te al te­rreno de la sa­lud com­ple­men­ta­ria. Una se­rie de es­tu­dios es­tán apa­re­cien­do en repu­tadas re­vis­tas aca­dé­mi­cas que vin­cu­lan a la mi­cro­bio­ta con es­tas pa­to­lo­gías men­cio­na­das; y una se­rie de en­ti­da­des for­ma­les se es­tán reunien­do pa­ra au­nar cri­te­rios y com­par­tir avan­ces cien­tí­fi­cos. En mar­zo de es­te año, por ejem­plo, la So­cie­dad Eu­ro­pea de Neu­ro­gas­tro­en­te­ro­lo­gía y Mo­ti­li­dad, la So­cie­dad Eu­ro­pea de Gas­troen­te­ro­lo­gía Pe­diá­tri­ca, He­pa­to­lo­gía y Nu­tri­ción y la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Gas­troen­te­ro­lo­gía, or­ga­ni­za­ron en París la sex­ta Cum­bre Mun­dial so­bre Mi­cro­bio­ta In­tes­ti­nal pa­ra la Sa­lud. Allí con­clu­ye­ron que la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal mol­dea­rá el fu­tu­ro de la prác­ti­ca mé­di­ca.

En 2008 ya se co­men­zó a tra­ba­jar en el te­ma en dos pro­yec­tos de en­ver­ga­du­ra, am­bos pa­ra es­ta­ble­cer las co­ne­xio­nes en­tre mi­cro­bio­ta y en­fer­me­da­des hu­ma­nas: el Me­taHIT, fi­nan­cia­do por la Co­mi­sión Eu­ro­pea, y el Pro­yec­to Mi­cro­bio­ma Hu­mano, del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud de Es­ta­dos Uni­dos. “Es­ta­mos en­tran­do en una nue­va eta­pa: el ma­yor co­no­ci­mien­to de la mi­cro­bio­ta y los fac­to­res que la mo­di­fi­can pue­de cam­biar ra­di­cal­men­te el en­fo­que de la me­di­ci­na”, dice el in­mu­nó­lo­go Ro­dri­go Hur­ta­do, es­pe­cia­lis­ta chi­leno ra­di­ca­do ha­ce más de 50 años en Was­hing­ton DC. “Se ve a la mi­cro­bio­ta co­mo un su­pra ór­gano ca­paz de en­fer­mar o sa­nar. Lo que se plan­tea es que la in­fla­ma­ción in­tes­ti­nal es la cau­sa de gran par­te de es­tas pa­to­lo­gías en per­so­nas ge­né­ti­ca­men­te pre­dis­pues­tas. Fue­ra del da­ño a la sa­lud, son de un cos­to in­men­so en los pre­su­pues­tos de los paí­ses”, co­men­ta.

¿Por qué el intestino?

Wi­ki­pe­dia lo de­fi­ne así: si­tua­do en la ca­vi­dad ab­do­mi­nal, el intestino es la par­te tu­bu­lar del apa­ra­to di­ges­ti­vo que va des­de el es­tó­ma­go has­ta el ano. En hu­ma­nos se di­vi­de en dos seg­men­tos: del­ga­do –que mi­de en­tre 5 y 11 me­tros– y grue­so –que mi­de en­tre 1 y 1,5 me­tros–. Pa­ra en­ten­der la im­por­tan­cia del intestino –dice Lo­re­to Ha­gar, mé­di­co y coach de sa­lud y nu­tri­ción in­te­gra­ti­va– hay que fa­mi­lia­ri­zar­se con el con­cep­to de intestino permea­ble. “En la pa­red in­tes­ti­nal hay una mem­bra­na mu­co­sa com­pues­ta de cé­lu­las lla­ma­das en­te­ro­ci­tos, que se en­car­gan, en­tre otras co­sas, de ab­sor­ber los nu­trien­tes y de man­te­ner una ba­rre­ra. Es­tas cé­lu­las se van re­ge­ne­ran­do ca­da 3 a 5 días. Pe­ro cuan­do nos ali­men­ta­mos mal, des­can­sa­mos po­co y es­ta­mos es­tre­sa­dos, los en­te­ro­ci­tos ya no se re­ge­ne­ran de ma­ne­ra óp­ti­ma, se des­hi­dra­tan y ce­den las unio­nes es­tre­chas que los unen, ge­ne­rán­do­se es­pa­cios”.

En tér­mi­nos muy sim­ples, aña­de Ha­gar (www.re­vo­lu­cio­nu­tri­cio­nal.cl), aque­llas pro­teí­nas mal di­ge­ri­das y quí­mi­cos que con­su­mi­mos en los ali­men­tos pa­san del intestino a la san­gre, por­que la pa­red in­tes­ti­nal se ha vuel­to permea­ble. Una vez en la san­gre, el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co no re­co­no­ce es­tos ele­men­tos: ge­ne­ra an­ti­cuer­pos, se ac­ti­va la cas­ca­da in­fla­ma­to­ria, y apa­re­ce la en­fer­me­dad.

Catalina Val­dés, chef y tam­bién coach de sa­lud in­te­gra­ti­va, lo ex­pli­ca así: el to­rren­te san­guí­neo es co­mo si fue­ran au­to­pis­tas. Es­tas tie­nen una cen­tral, con cá­ma­ra, que che­quea que to­das las vías es­tén des­pe­ja­das. Cuan­do ven un ca­mión en pa­na o un cho­que, in­ter­vie­nen y en­vían emi­sa­rios. “Te­ne­mos al­go muy pa­re­ci­do

en nues­tro sis­te­ma in­mu­ne. Él nos mo­ni­to­rea y cuan­do ve un ex­tra­ño en el to­rren­te san­guí­neo, un pe­da­zo de pro­teí­na suel­to, por ejem­plo, se en­cien­de la in­fla­ma­ción que es el me­ca­nis­mo por el cual ope­ra el sis­te­ma in­mu­ne”. Pa­ra re­ver­tir es­te me­ca­nis­mo, aña­de Val­dés (Fa­ce­book: ca­ta­co­ci­na.cl), te­ne­mos que se­llar esas pa­re­des in­tes­ti­na­les a tra­vés de cal­dos de hue­so, pro­bió­ti­cos que co­lo­ni­cen de bac­te­rias bue­nas el intestino y ali­men­tos que no lo da­ñen, co­mo los ve­ge­ta­les, fru­tos se­cos, acei­tes de co­co, se­mi­llas o seu­do­ce­rea­les co­mo la quí­noa.

Un se­gun­do ce­re­bro

El úl­ti­mo tiem­po ha si­do su­fri­do pa­ra Va­le­ria Cor­tés (33, in­ge­nie­ra in­dus­trial). “Cuan­do ha­ce tres me­ses mi hi­jo Mel­chor te­nía un año y me­dio, lo no­té re­traí­do”, cuen­ta. Las úni­cas tres pa­la­bras que ha­bía apren­di­do ya no las de­cía, así que lo lle­vó a una fo­no­au­dió­lo­ga, quien le hi­zo una eva­lua­ción la­pi­da­ria: “Tu hi­jo no mi­ra, no son­ríe, no in­ter­ac­túa, no re­co­no­ce so­ni­dos de ani­ma­les, no imi­ta. Llé­va­lo a un oto­rrino, qui­zás es sor­do”. Pe­ro los exá­me­nes au­di­ti­vos dieron re­sul­ta­dos 100% nor­ma­les. En­ton­ces, dos neu­ró­lo­gas de dis­tin­tas clí­ni­cas lo diag­nos­ti­ca­ron con tras­torno de es­pec­tro au­tis­ta. Va­le­ria llo­ró una se­ma­na com­ple­ta, mien­tras ob­se­si­va­men­te re­vi­sa­ba to­dos los vi­deos que du­ran­te el año y me­dio de su hi­jo ha­bía gra­ba­do. Has­ta el año, Mel­chor apa­re­cía rién­do­se a carcajadas y ju­gan­do. Y Va­le­ria se dio cuen­ta de que el cam­bio coin­ci­dió cuan­do co­men­zó a dar­le le­che de va­ca y pan. Em­pe­zó a es­tu­diar el te­ma y qui­tó glu­ten y lác­teos de la die­ta de su hi­jo. “Al mes y me­dio de vol­ver a la die­ta sin glu­ten ni lác­teos, Mel­chor em­pe­zó a te­ner cam­bios cog­ni­ti­vos muy im­por­tan­tes. Ju­ga­ba con no­so­tros, nos bus­ca­ba. Des­pués de 3 me­ses de die­tas, te­ra­pias y cam­bios am­bien­ta­les, vol­ví a lle­var­lo a un nue­vo neu­ró­lo­go, quien des­car­tó ro­tun­da­men­te el tras­torno de es­pec­tro au­tis­ta. Aho­ra sa­be­mos que fue­ron diag­nós­ti­cos erra­dos, pe­ro de que la die­ta cam­bió su con­duc­ta, la cam­bió”.

La in­fluen­cia de la ali­men­ta­ción en la sa­lud neu­ro­ló­gi­ca es un te­ma po­lé­mi­co. En es­ta área, es re­co­no­ci­da la his­to­ria de Na­tas­ha Camp­bell-McB­ri­de (www.doc­tor-na­tas­ha.com), una neu­ró­lo­ga y neu­ro­ci­ru­ja­na ru­sa ra­di­ca­da en In­gla­te­rra, cu­yo hi­jo años fue diag­nos­ti­ca­do con au­tis­mo. Su pro­fu­sa in­ves­ti­ga­ción la lle­vó a la die­ta

co­mo res­pon­sa­ble, y hoy su hi­jo de 24 años tie­ne un desa­rro­llo nor­mal. Camp­bell-McB­ri­de fue pio­ne­ra en el te­ma y creó el con­cep­to Sín­dro­me del Intestino y la Psi­co­lo­gía (Gaps, por sus si­glas en in­glés), que vin­cu­la la per­mea­bi­li­dad in­tes­ti­nal con pa­to­lo­gías co­mo au­tis­mo, dis­le­xia, de­pre­sión, tras­tor­nos de apren­di­za­je e in­clu­so es­qui­zo­fre­nia. En los sie­te li­bros que ha es­cri­to en los úl­ti­mos 15 años, plan­tea un pro­to­co­lo de tra­ta­mien­to de va­rios pa­sos, que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les ex­clu­ye ali­men­tos pro­ce­sa­dos, glu­ten, lác­teos y so­ya, en­tre otros, y se ba­sa en ve­ge­ta­les fer­men­ta­dos –cu­yas bac­te­rias muy be­ne­fi­cio­sas pa­ra la des­in­to­xi­ca­ción del intestino–, ade­más de cal­do de hue­so y gra­sas sa­lu­da­bles, co­mo pal­ta, co­co, hue­vo.

“Cuan­do leí el tra­ba­jo de Na­tas­ha Camp­bell, alu­ci­né. Ella ha­bla de la si­mi­li­tud que hay en­tre ce­re­bro y es­tó­ma­go: en am­bos hay neu­ro­nas y neu­ro­trans­mi­so­res, y se co­nec­ta di­rec­ta­men­te por el ner­vio va­go. Al intestino le lla­man el se­gun­do ce­re­bro”, se­ña­la la chef Catalina Val­dés.

La co­ne­xión en­tre intestino y ce­re­bro es tam­bién una te­má­ti­ca de am­plio es­tu­dio en la ac­tua­li­dad. In­clu­so, se es­tá ha­blan­do de que en­fer­me­da­des co­mo la de­pre­sión po­drían sanarse in­gi­rien­do bac­te­rias bue­nas, que el ca­te­drá­ti­co ir­lan­dés acu­ñó en 2013 co­mo si­co­bió­ti­cos: un ti­po de pro­bió­ti­cos que po­ten­cial­men­te po­drían com­ba­tir tras­tor­nos y en­fer­me­da­des men­ta­les. Aun­que aún es un área en es­tu­dio, lo cier­to es que por al­go el 90% de nues­tro ma­te­rial ge­né­ti­co pro­vie­ne de nues­tra mi­cro­bio­ta. Co­mo ha di­cho la doc­to­ra Camp­bell-McB­ri­de: “Sim­ple­men­te so­mos una con­cha… So­mos el há­bi­tat de es­ta ma­sa de mi­cro­bios que se en­cuen­tra den­tro de no­so­tros. Los ig­no­ra­mos ba­jo nues­tro pro­pio ries­go”.

Un in­ten­so do­lor en el bra­zo fue lo que lle­vó a Ma­tías No­voa a in­ves­ti­gar el efec­to de la ali­men­ta­ción en la sa­lud. Hoy es coach nu­tri­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.