De­rri­bar ba­rre­ras

En dos años más, Chi­le se­rá an­fi­trión de la Apec don­de el plan es que em­pre­sa­rias chi­le­nas se abran puer­tas a ne­go­cios con el mundo. ¿Qué mu­ra­llas hay que de­mo­ler pa­ra eso?

Paula - - Género - Por Pi­lar Navarrete / Ilus­tra­ción: Pa­lo­ma Mo­reno

Con fo­co de gé­ne­ro

Kras­na Bo­ben­rieth, je­fa del de­par­ta­men­to Apec de la Di­re­con es la en­car­ga­da de ins­ta­lar te­mas en la agen­da de es­te fu­tu­ro en­cuen­tro.

¿Qué da­to de­mues­tra que más mu­je­res en ne­go­cios es be­ne­fi­cio­so pa­ra la eco­no­mía? En el ca­so de Chi­le, so­lo un 48% de las mu­je­res tra­ba­jan for­mal­men­te; si lo­grá­ra­mos in­cor­po­rar otras 900 mil, el PIB del país cre­ce­ría en 6%.

¿Có­mo se es­tán pre­pa­ran­do las em­pre­sa­rias chi­le­nas pa­ra la Apec 2019?

Jun­to a directoras de mul­ti­na­cio­na­les, aso­cia­cio­nes gre­mia­les y de go­bierno, estamos par­ti­ci­pan­do en va­rios se­mi­na­rios en el ex­tran­je­ro. Ha­ce po­co se realizó un en­cuen­tro en Was­hing­ton don­de asis­ti­mos a char­las en las que se ha­bló de es­tra­te­gias pa­ra au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en la eco­no­mía. Eso ha si­do cla­ve.

Le­yes sin dis­cri­mi­na­ción

*Por Caryn Mo­rrow, ase­so­ra se­nior del De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos en te­mas de gé­ne­ro. Las mu­je­res con­tro­lan más del 70% del con­su­mo glo­bal y so­bre el 25% de la ri­que­za mun­dial. En­ton­ces, ¿por qué ve­mos a más hom­bres ven­dien­do pro­duc­tos y ser­vi­cios? Las em­pre­sas en ma­nos de mu­je­res sue­len es­tar en sec­to­res de ba­jo cre­ci­mien­to, ba­ja ren­ta­bi­li­dad y tie­nen me­nos ac­ce­so a ca­pi­tal. Son vis­tas co­mo pro­yec­tos de al­to ries­go. En oca­sio­nes por ley ne­ce­si­tan del per­mi­so del ma­ri­do o del pa­dre pa­ra ac­ce­der a cré­di­tos. Es de­cir, la vio­len­cia de gé­ne­ro im­pi­de que las mu­je­res par­ti­ci­pen ple­na­men­te en la eco­no­mía. Si bien a me­nu­do hay ma­yo­res ba­rre­ras de en­tra­da, los sec­to­res do­mi­na­dos por hom­bres –tec­no­lo­gía, ener­gía y mi­ne­ría– son más atrac­ti­vos pa­ra in­ver­so­res y las ga­nan­cias sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ma­yo­res. Des­ta­car a las mu­je­res en es­tos sec­to­res y alen­tar­las a par­ti­ci­par en ellos, ha­ría una di­fe­ren­cia real.

Hom­bres que apues­ten por mu­je­res

*Por Rio­la So­lano, abo­ga­da, ge­ren­ta de asun­tos cor­po­ra­ti­vos de Lo­ta Pro­tein. En un al­muer­zo, una de las 30 alum­nas de un di­plo­ma­do so­bre li­de­raz­go fe­me­nino le pre­gun­tó al má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de una agru­pa­ción em­pre­sa­rial, por qué las mu­je­res no lle­gan a al­tos pues­tos. Su res­pues­ta fue que so­lo el es­fuer­zo per­so­nal se­pa­ra a las mu­je­res de los al­tos car­gos de li­de­raz­go em­pre­sa­rial, co­mo a los dis­ca­pa­ci­ta­dos que asis­ten a la Te­le­tón de en­con­trar una es­tu­pen­da pa­re­ja y un buen tra­ba­jo. No po­día creer lo que oía. Él in­cons­cien­te­men­te re­co­no­ció una ver­dad: pa­ra mu­chos en su po­si­ción (ca­si to­dos hom­bres) so­mos mi­nus­vá­li­das la­bo­ra­les. Ten­go la suer­te de tra­ba­jar pa­ra una em­pre­sa que, aje­na a es­tos pre­jui­cios, cuen­ta con mu­je­res en car­gos de al­ta di­rec­ción y que le in­tere­sa te­ner mu­je­res pre­pa­ra­das. A su vez, la vi­da me re­ga­ló un com­pa­ñe­ro dis­pues­to a asu­mir las car­gas y dis­fru­tar los be­ne­fi­cios de la crian­za com­par­ti­da. Sin du­da, el es­fuer­zo per­so­nal es cla­ve. Pe­ro no bas­ta. Es ne­ce­sa­rio, ade­más, en­con­trar­se con hom­bres sin pre­jui­cios y abier­tos de men­te pa­ra quie­nes no sea­mos mi­nus­vá­li­das la­bo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.