Li­ber­da­de: comer un pe­da­ci­to de Ja­pón

Paula - - Viajes -

“Va­mos ca­mino al ba­rrio ja­po­nés. Y ape­nas lle­gue­mos se van a dar cuen­ta; es co­mo es­tar en una es­qui­na de To­kio”, di­ce Ma­tías Pa­lo­mo, quien con sus ojos ne­gros bri­llan­tes mi­ra aten­to las ca­lles a tra­vés de la ven­ta­na de una van que de pron­to en­tra a una ca­lle don­de las tí­pi­cas lu­mi­na­rias cam­bian por unas fa­ro­las con apli­ques ro­jos. Es el ba­rrio Li­ber­da­de, el re­duc­to ja­po­nés de São Pau­lo, la ciu­dad que reúne a la co­lo­nia de ni­po­nes más nu­me­ro­sa fue­ra de Ja­pón. Cua­tro man­za­nas lle­nas de tien­das con vi­tri­nas don­de los ma­ni­quíes ex­hi­ben ki­mo­nos, ro­dea­dos de te­te­ras y lo­za. En las ve­re­das, se­ño­ras ven­dien­do ra­mas de ce­re­zos en flor.

1 Fe­ria li­bre los fi­nes de se­ma­na

Un mer­ca­do ca­lle­je­ro se ins­ta­la sá­ba­dos y do­min­gos en el ba­rrio Li­ber­da­de con cer­ca de 20 pues­tos de co­mi­da. “Co­mi­da ja­po­ne­sa, pe­ro ja­po­ne­sa de ver­dad”, di­ce Ma­tías Pa­lo­mo. “¿Qué pe­di­mos? ¿Gyo­zas, ta­ko­ya­ki?”. De to­do un po­co. Pri­me­ro lle­gan las gyo­zas, enor­mes em­pa­na­das re­lle­nas de ver­du­ras y cer­do, co­ci­das al va­por y lue­go do­ra­das en una plan­cha ca­lien­te. Y lue­go, ta­ko­ya­ki, bo­li­tas de ha­ri­na de tri­go re­lle­nas de pul­po o de ca­ma­rón. Am­bas fri­tas. Una de­li­cia. Pa­ra sa­ciar la sed: ju­go de ca­ña de azú­car en el pues­to del cos­ta­do. Es­te pa­seo es tan co­ti­za­do el fin de se­ma­na, que Pa­lo­mo re­co­mien­da lle­gar tem­prano. Av Li­ber­da­de 365.

2 SU­PER­MER­CA­DO IM­PER­DI­BLE

“Pa­ra mí, es­to es Ja­pón. Un pa­raí­so pa­ra un co­ci­ne­ro. Pa­si­llos re­ple­tos de pro­duc­tos que me per­mi­ten ir in­ven­tan­do ideas de pla­tos, por­que tie­nes mil va­rie­da­des de to­do: 20 ti­pos de le­chu­ga, de hon­gos, de be­ren­je­nas. A lo me­nos 800 pro­duc­tos que en Chi­le no exis­ten”, di­ce el chef. Se re­fie­re a Ma­ru­kai, el su­per­mer­ca­do gas­tro­nó­mi­co ja­po­nés más fa­mo­so de Li­ber­da­de que, ade­más de te­ner un sin­fín de in­gre­dien­tes, es un excelente lu­gar pa­ra sur­tir­se de sou­ve­nirs co­mo man­do­li­nas y lo­za asiá­ti­ca. Rua Gal­vão Bueno 34.

Ta­ko­ya­ki re­lle­nas de pul­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.