DESPEDIDA DE SOL­TE­RA

La crea­do­ra de Japi Ja­ne, la tien­da de ju­gue­tes se­xua­les, se ca­sa por se­gun­da vez. Pe­ro no ha­brá ve­det­tos en su despedida. Aquí ex­pli­ca, en pri­me­ra per­so­na, por qué.

Paula - - Entrevista - Por B ár­ba­ra Rie­de­mann / Fo­to­gra­fía: Ale­jan­dro Ara­ya / Pro­duc­ción: Ca­mi­la Le­te­lier / Ma­qui­lla­je: Ja­vie­ra Arri­go­rria­ga Agra­de­ci­mien­tos: iO y Ba­se­ment en Fa­la­be­lla

me­nos que con len­tes os­cu­ros y es­con­di­das. Hoy veo muchas sol­te­ras que com­pran ju­gue­tes pa­ra su pro­pio pla­cer, les sa­can fotos y lo pu­bli­can en Ins­ta­gram. Creo que he­mos con­tri­bui­do ha ins­ta­lar la no­ción de que los ju­gue­tes se­xua­les son alia­dos y no con­so­la­do­res.

Pa­ra una bue­na vi­da se­xual hay que par­tir con uno mis­mo. A mi hi­jo, de 18 me­ses, le voy a ha­blar di­rec­ta­men­te so­bre la mas­tur­ba­ción. Los ni­ños tie­nen que cre­cer sa­bien­do que es­tá bien la au­to­ex­plo­ra­ción y el au­to­pla­cer y que son co­sas que se ha­cen en pri­va­do, pe­ro que no tie­nen por qué es­con­der o aver­gon­zar­se. Y es­to va es­pe­cial­men­te pa­ra las ni­ñas a quie­nes sus pa­dres no les ha­blan, no les fo­men­tan ni les dan el es­pa­cio pa­ra ha­cer­lo. Es­to ge­ne­ra adul­tas su­ma­men­te cul­po­sas con su pro­pio pla­cer, no se atre­ven a ex­pe­ri­men­tar­lo y lo con­si­de­ran ta­bú, al­go que in­clu­so les trae pro­ble­mas con su vi­da se­xual en pa­re­ja.

El pri­mer ju­gue­te se­xual de co­bre ma­de in Chi­le pron­to se­rá una reali­dad. Es que me pi­có el bi­chi­to de la in­no­va­ción. Es un pro­to­ti­po con for­ma de un ave chi­le­na y, a tra­vés de un crow­fun­ding, reuni­mos $3 mi­llo­nes de un to­tal de cin­co. Aho­ra, estamos con Cor­fo in­ves­ti­gan­do so­bre las pro­pie­da­des an­ti­bac­te­ria­nas del co­bre pa­ra su uso ín­ti­mo. Cuan­do por fin es­té lis­to, se­re­mos pio­ne­ros en un ar­tícu­lo pa­ra el pla­cer con es­te no­ble me­tal. Se­rá un apor­te al bie­nes­tar na­cio­nal digno de ex­por­ta­ción.

La pri­me­ra vez que me ca­sé tu­ve tres des­pe­di­das de sol­te­ra y he ido a más de 600 des­pe­di­das co­mo Japi Ja­ne. En mar­zo me ca­so con el pa­pá de mi hi­jo Lu­ca. Di­go “me ca­so”, pe­ro en reali­dad va­mos a fir­mar el Acuer­do de Unión Ci­vil, con una ce­re­mo­nia que ofi­cia­re­mos no­so­tros mis­mos. Co­mo ya he te­ni­do de­ma­sia­das des­pe­di­das es­ti­lo wild on, es­ta vez, acor­dé con mis ami­gas que se­rá una despedida pa­ra con­sen­tir­nos en un spa. Ya no es­toy pa­ra ve­det­tos”.

“EX­PE­RI­MEN­TÉ LA SOL­TE­RÍA POST 30 AÑOS Y LOS HOM­BRES SE

ESPANTABAN CUAN­DO LES DE­CÍA QUE ERA JAPI JA­NE. Me di­vor­cié tras 10 años de re­la­ción y, cuan­do iba a ci­tas, des­pués me en­te­ra­ba que los hom­bres de­cían: “ah no, con ella no. Tra­ba­ja con la se­xua­li­dad, con ju­gue­tes…”. Se asus­ta­ban con es­ta pe­ga. Yo me lo to­mé con hu­mor. Pen­sa­ba: si un hom­bre se sien­te in­ti­mi­da­do por la se­xua­li­dad, es un hom­bre que no tie­ne con­fian­za, en­ton­ces no es pa­ra mí. Con mi pa­re­ja ac­tual fue dis­tin­to por­que él ja­más ha­bía es­cu­cha­do de Japi Ja­ne.

Me me­tí en es­te ne­go­cio de ca­sua­li­dad. Soy grin­ga. Lle­gué en 2000 des­de Mis­sou­ri pa­ra apren­der español y aquí co­no­cí a mi pri­mer es­po­so. Me acuer­do que un día qui­se com­prar un ju­gue­te se­xual y me di cuen­ta de que no ha­bía ofer­ta y lo po­co que ha­bía es­ta­ba en lu­ga­res sór­di­dos. En­ton­ces de­ci­dí im­por­tar unos co­lo­ri­dos vi­bra­do­res con for­ma de tier­nos ani­ma­li­tos pa­ra ven­der­les a mis ami­gas. La co­sa pren­dió tan­to que a los po­cos me­ses re­nun­cié a mi tra­ba­jo co­mo in­ge­nie­ra co­mer­cial en una fun­da­ción y me de­di­qué a for­mar Japi Ja­ne, en 2006. Em­pe­cé yen­do con mi ma­le­ti­ta llena de ob­je­tos del pla­cer a des­pe­di­das de sol­te­ra, lle­van­do jue­gos di­dác­ti­cos, co­mo una va­gi­na de plush y un pe­ne de plás­ti­co, pa­ra que mis en­se­ñan­zas que­da­ran cla­ras co­mo el agua. Lue­go hi­ce un di­plo­ma­do en Se­xua­li­dad Hu­ma­na, abrí tres tien­das y una su­cur­sal en Li­ma.

En los 11 años que lle­va Japi Ja­ne pue­do ase­gu­rar que la chi­le­na aún sa­be po­co so­bre su anato­mía fe­me­ni­na: co­no­ce las zo­nas re­pro­duc­ti­vas, pe­ro no las de pla­cer. In­clu­so las jó­ve­nes vein­tea­ñe­ras, no sa­ben lo que es la vul­va. Lo que sí ha cam­bia­do es quie­nes vie­nen a com­prar: an­tes las mu­je­res ca­sa­das eran las que lle­ga­ban más re­la­ja­das a la tien­da, pe­ro las sol­te­ras eran muy pu­do­ro­sas. En­tra­ban po­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.